No soy nada de dar envidia...

...pero en esta ocasión voy a hacer una excepción. Nos vamos de sábado a sábado a Tenerife para celebrar los cuarenta (¡¡CUARENTA!!) años de casados de mis padres. Vamos toda la familia. Mis padres, mis hermanos y cuñados, mi sobrina y nosotros. Ahora solo hace falta que nos respete el tiempo durante esa semana que, visto cómo está el panorama, va a ser mucho pedir.

Mi madre lleva un par de años con la idea de celebrar por todo lo alto el 40 aniversario de su boda. Ha pensado en que fuéramos al Caribe, a Nueva York, a París, al Mediterráneo... en fin, al final vamos a Canarias, a Tenerife, y creo que es una buena idea. Es la primera vez que C y J van a volar y creo que las ventajas de un viaje transoceánico no son suficientes comparadas con el cansancio, jet lag y demás.

Para empezar, vamos a este hotelazo:


La pinta que tiene es impresionante y creo que vamos a venir pesando varios kilos de más. Ya sólo de pensar en papas arrugás y los desayunos buffet se me van afilando los dientes. De momento las predicciones del tiempo son más o menos buenas con temperaturas entre los 22 de máxima y los 17ºC de mínima, aunque anuncian chubascos y cada día que miro la predicción se va tornando más lúgubre...

La idea es pasárnoslo muy bien, descansar y estar todos juntos. Solemos coincidir algún fin de semana al año y en vacaciones de Navidad. Lo mismo salimos todos a tortas después de estar una semana juntos!! Seguro que no.

No he estado nunca en Tenerife y tengo ganas. Estuvimos Anniehall y yo unos días en Gran Canaria, en San Agustín, y lo que me agobió un poco es que no hay prácticamente restaurantes normales. Entiéndaseme, por restaurantes normales quiero decir restaurantes no de pizzas, paellas exprés y frintangas que son los que hay para los turistas playeros. Seguro que hay pescados ricos, carnes, sopas... lo que sí que no tomo ni a tiros es el gofio. Eso se lo dejo a los locales, que no soy yo quien para quitárselo de las manos si les gusta.

La gran pregunta es qué se nos olvidará esta vez. Yo tengo encargado llevar el regalo que les vamos a hacer a mis padres que es un bono para una noche en este hotel (regalazo, más bien porque cuesta un ojo de la cara, claro que comparado con lo que deben costar estas vacaciones para 11...) y llevar el bono del coche de alquiler. Como se me olviden, me matan. Iban a ser unas vacaciones muy cortas y no queremos eso... ¿verdad?

Yo me voy a llevar un par de libros así un poco grandes, el que me estoy leyendo ahora y el de Juan Belmonte, matador de toros o el del padre Brown que lo tengo a medias. Estaremos una semana sin actualizaciones blogueriles!

Y recuerden: no olviden supervitaminarse y mineralizarse!! (Nosotros lo haremos)

No me salen las cuentas

Yo tengo una cierta relación con los números. Soy ingeniero, así que las excel son mis muy mejores amigas. Tampoco tan amigas como de otros ingenieros, pero, vamos, que me defiendo haciendo tontás.

También tengo bastante desencanto respecto a la administración. No en vano trabajé durante casi cuatro años como asistencia técnica haciendo pliegos, leyendo ofertas, haciendo informes, etc. para la administración ferroviaria. Allí descubrí el secreto de esos números tan exactos que salen en las vallas de obra, o en los pliegos, o en los periódicos en los que te dicen que tal obra tiene un presupuesto de 126.324.456,25€. Siempre me imaginaba a un señor con unas gafas de culo de botella haciendo números con una calculadora de esas que llevan un rollo de papel para imprimir. Para mi sorpresa y desencanto descubrí que esos números se hacen de una manera bastante más prosaica.

Cuando había que sacar el presupuesto de una obra yo me reunía con el gerente o responsable de turno y me iba diciendo las partidas: esta son 60.000€, esta, 1.200.000€, esta, 200.000€... así, con cifras enteras para terminar diciéndome: y esto ya lo arreglas tú para que parezcan "de verdad". De manera que las transformaba en 61.223,55€, 1.198.777,23€ o 213.211,12€ respectivamente. Descubrí que algo que da mucha verosimilitud a una cifra es que haya al menos dos números iguales juntos porque si todos son distintos, desconfías más. A todas estas cifras, para rematar, se les sumaba el IVA y ya nos sale la cifra maravillosa que podemos ver impresa por todas partes. Tristísimo, sí; verdadero, también.

En fin, esas son mis credenciales en el tratamiento de números. Podéis ver que los conozco, los tengo dominados, incluso domados para que se muestren serviles a mis propósitos. Por eso, en nombre de los manipuladores de números tengo que poner el grito en el cielo. Porque estos del Gobierno del PP nos van a llevar a todos los manipuladores a la más negra ignominia!

Todo esto viene por dos cifras sobre las que quiero que reflexionéis. En primer lugar se dijo que el Gobierno iba a recortar el presupuesto del año anterior en 26.000 millones de euros, dejando el déficit en el 4,4%. Por otro lado, la semana pasada se hicieron oficiales las cuentas del año anterior en las que frente a un déficit previsto del 6% se llegó al 8,5% y eso se traduce en 25.000 millones más de déficit. De esta manera, recortando 26.000 millones sobre los presupuestos del año anterior en el que se desviaron en 25.000 llegamos al 4,4% de déficit en vez de volver al 6%. Son unas cifras grandiosas. Eso, teniendo en cuenta que esas reducciones se hacen teniendo un presupuesto aún más grande que el año pasado.

En fin, con unas matemáticas así de andar por casa se puede ver que simplemente para cumplir con los presupuestos y estimando que los ingresos se van a conseguir, cosa harto difícil porque ya estamos por debajo de las expectativas de crecimiento de los presupuestos, habría que cuadrar al menos otros 15.000 millones de euros y eso para tener un déficit de más de ¡CUARENTA MIL MILLONES!

Yo simplemente quiero hacer una llamada de atención a los curritos que tengan haciendo cuentas para que se esfuercen un poquito más en que no se vea el cartón. Por favor, hacedlo por todos nosotros, vuestros colegas en el innoble arte de inventar números falsos.

Lalín, por fin

Si yo fuera un buen escritor con estos mimbres que os doy haría un thriller que sería un best seller inmediato y con versión cinematográfica incluida. No voy a mentiros, no tengo esa capacidad y además lo que os voy a contar es cierto, no me voy a permitir licencias novelescas. Pero qué diríais de una historia que mezcla viajes en avión, pasar alicates y destornilladores por los detectores del aeropuerto, viajar junto con un presidente de comunidad autónoma, perder la maleta, un actor de medio pelo...? Elementos para un buen relato hay, no me digáis que no.

Hecho este inciso os comento que la semana pasada tuve que viajar a Galicia por causa del trabajo. A ganarme el jornal que no está la cosa como para decir que lo haga otro, aunque yo ya estoy bastante cascado para estar toda la noche trabajando. Mi espalda me dice que me voy haciendo mayor, aunque no lo quiera reconocer. El caso es que sentamos nuestros reales es Lalín, provincia de Pontevedra, que está a mitad de camino entre Orense y Santiago. Estuvimos en un hotel muy bueno, aunque estaba en un polígono industrial, pero para el uso que le dimos que fue dormir (poco) y desayunar era más que suficiente. Además contaba con el atractivo de ser un hotel gay friendly y eso no es desdeñable, sobre todo cuando vas vestido como un componente de Village People. Operario, que diría Tochi.

El día no empezó muy bien porque llegamos algo tarde a coger el avión. Ese algo tarde es con una hora de antelación, pero dados los recortes de Iberia eso es muy poco tiempo porque no hay una línea para facturar la maleta de tu vuelo, sino de todos los que viajamos en turista. Eso hace que esa hora te la pases ya casi haciendo cola. Cuando llegamos a facturar las maletas nos dijeron que el vuelo estaba cerrado y que no podíamos hacer más que meter las maletas por el control de equipajes de mano y decir a la puerta del avión que nos las metieran en la bodega. Hay que decir que en la maleta llevábamos destornilladores, alicates, cables, pilas, alambres... en fin, un muestreo casi completo de lo que no se puede pasar. Yo incluso llevaba un bote de desodorante normal y corriente de los que tampoco se pueden pasar no te vaya a dar por hacer un lanzallamas a bordo...

Bueno, la de seguridad me miró con una cara de espanto al ver todo aquello en la pantalla que lo decía todo. Me dijo que todo eso no podía pasarlo. Yo lo entendí, me parece una norma estúpida, pero lo comprendía. De todas maneras le dije que lo necesitábamos para nuestro trabajo, que las necesitaba esa noche y que costaban un buen dinero. Me dijo que ella no podía hacer nada, pero que se lo dijera a los guardias civiles. Con todas las de perder fui a hablar con uno, le conté mi problema y como al final la maleta iba a ir en la bodega y... me dejó pasar. Me alegré, pero por otra parte vi lo inútiles que son las normas esas y la que se arma cuando se te olvida un cortauñas en el neceser.

Fuimos rápidamente hasta el final de la T4. Sí, siempre que llegas con el tiempo pillado te dan la puerta más alejada. Yo creo que lo hacen aposta. Y dejamos las maletas a la entrada del avión. Una vez sentados vimos que entró Núñez Feijoó, el presidente de la Xunta. Hay que reconocer que iba sin escoltas y viajando en turista dos filas detrás de mí, lo cual hace que parezca honrado, o cuanto menos que cuida esos detalles. Desde luego no parece de los más tontos del PP. También iba a bordo el presentador ese que os he dicho ahí arriba que no sabía ni como se llamaba y me ha costado encontrarlo en google. He puesto presentador de concurso tve y me ha salido, para que luego digáis que google se equivoca cuando manda gente al blog...

Una vez en Santiago pasó lo que parece imposible que pase y es que se pierda una maleta que tú has llevado hasta la puerta del avión. Estaba claro que al final lo de no poder facturar, tener que pasar de estranjis las herramientas y ahora perder una de ellas era el destino hablando con nosotros diciéndonos que no debíamos seguir adelante, pero como el destino no paga nuestras nóminas, o al menos no directamente, fuimos a un Leroy Merlin a ver qué podíamos restituir mientras replanteábamos lo que íbamos a hacer por la noche con la mitad de los equipos. Me llamaron de Iberia y me dijeron que la habían encontrado, que se había perdido la etiqueta y que entonces tenía que pasar por aduanas. Supongo la cara de flipe del de la aduana al examinarla, pero finalmente se empezaban a enderezar las cosas. Otro con menos cuajo que yo ya hubiera tirado la toalla, seguro!!

Bueno, para terminar de preparar el pretrabajo nos fuimos a cenar y por fin uno de los que venían conmigo pudo probar un pulpo digno de tal nombre en Galicia. La verdad es que el sitio estaba muy bien y nos pusimos hasta arriba de pulpo y unos langostinos de un tamaño que te los encuentras en el mar y te vas corriendo asustado... más de un palmo estirado medía. Además me tomé un par de Estrella Galicia y me fui asentando después de tanto estrés.

Del trabajo mejor no hablar, eso mejor dejarlo. Tuvimos que volver en coche porque los amables pilotos de Iberia han decidido como regalo especial del día de la madre que todos los viernes y lunes hasta mediados de julio todos los pasajeros se acuerden de las suyas. La contrapartida buena es que compré 12 kilos de queso en Benavente, aunque para mí son solo tres, no os creáis que soy tan tragaldabas!!

En fin, parece que en bastante tiempo no vamos a tener que volver por allí y me alegro. No es que tenga nada en contra de los gallegos ni nada parecido, me encanta Galicia (la foto del post la hice desde la habitación del hotel el viernes por la mañana alucinado de los colores del bosque), pero lo de trabajar de noche, de pie, pasando frío y escuchando tonterías no va mucho conmigo, creo que estoy cerca de mi límite al respecto si no lo he superado ya.

Amadeu, otra obra maestra

El sábado pasado teníamos prevista una comida con amigos en Madrid, además era el cumpleaños de mi padre. Conseguimos que se quedaran mis padres con los niños para que pudiéramos ir a comer a Madrid y celebrar el cumpleaños el domingo. Y, paseando por Madrid, vi en un quiosco un cartel sobre esta obra de teatro de Boadella y decidimos abusar un poco más de las ganas de mis padres y de nuestros hijos de que los dejáramos solos y compramos las entradas para ir a verla y culturizarnos un poco.

Luego, todo se lió un poco. Primero me había extrañado que hubiera tantos sitios libres, luego me di cuenta de que era a la misma hora que el Barça - Madrid. Finalmente también se pospuso la comida y para liarla más, mi amigo Xavi me dijo que tocaba ese mismo día en Ávila. Hay días en los que se junta todo, parece que hay algo inconsciente, algún biorritmo extraño, que no entiende de agendas o de organización.

En fin, que al final fuimos al teatro y no vimos ni el partido, ni el concierto de Xavi, ni tuvimos comida. Esto tampoco creo que os importe mucho, pero es para poneros en situación y hacerme un poco de rogar.

Ya contamos lo mucho que nos gustó El Nacional, que vimos hace unos meses. Esta obra también tiene similitudes porque también incorpora lírica. En este caso son piezas de zarzuela y alguna canción de época. Yo reconozco que de Amadeu Vives sabía bastante poco antes de ver la obra. De zarzuela, algo más. Mi padre nos ponía de vez en cuando cintas con extractos de zarzuela cuando íbamos en el coche. Nosotros nos quejábamos, por supuesto, al igual que con María Dolores Pradera, pero con el paso del tiempo se me han quedado grabadas en algún lugar de la memoria y cuando las vuelvo a oir siento una emoción que va más allá de la propia belleza de la música. He de reconocer que nunca he visto ni escuchado una zarzuela entera, pero sí que me conozco fragmentos de La Revoltosa, Doña Francisquita, Luisa Fernanda...

En fin, la obra parte de una noticia de hace unos cuantos años sobre que los restos de Vives iban a ser metidos en una fosa común por falta de pago de sus herederos y ningún partido político o institución catalana quería pagar por mantenerlos o trasladarlos, a pesar de ser el fundador junto con un Millet -antepasado del que no sé si terminó en la cárcel por distintos chanchullos en la gestión- del palau de la música de Cataluña, haber puesto música al poema de Verdaguer Dolça Catalunya, al himno actual de la Baleares...

¿Por qué pasa esto? ¿Por qué esta dejación? Pues porque tuvo la desfachatez de irse donde estaba el dinero, Madrid, y en vez de imponer las excelencias de los aires catalanistas, hizo la música que gustaba al público madrileño, zarzuelas. Y eso para el independentismo es un pecado imperdonable. Esto suele pasar donde es más importante el territorio que el individuo y hay cosas como derechos históricos o desigualdades, pero no de personas o ciudadanos, sino de territorios.

La obra está muy bien. Especialmente el actor que hace de Amadeu Vives, Antoni Comas. Yo os recomiendo que si podéis vayáis a verlo. Es una obra que te hace reflexionar y ver la condición humana. Hay un momento en el que se interpreta el dúo de Aurora y Fernando de Doña Francisquita en el que Amadeu confiesa que lo que le hubiera gustado es despreciar a las mujeres y aparece como un tercer integrante en el dúo que es maravilloso. También cuando se interpreta por el humo se sabe donde está el fuego. Y el final, que no desvelo, pero en el que el periodista que tiene que hacer un artículo sobre Vives escribe que no hay nada más español que un catalán. Y seguramente tenga razón.

Los españoles somos envidiosos, rencorosos, miserables, egoístas y borregos, pero hay veces como en este caso en que hay una conjunción extraña en la que se crean maravillas como esta.

Una última mención a la incomodidad de las butacas de los teatros del canal que parecen hechas para torturar al público. Os pongo el trailer de la obra.


Id a verla porque quedan pocos días, o no vayáis, pero no digáis que no os he avisado!!

De acentos y librerías

Tengo una amiga argentina. Sus hijos (qué cabrones) se meten con su acento. Hoy nos ha escrito diciendo que le perdonemos el modo hispano-argentino de escribir. Ya os imagináis, dice cosas como ‘pará’ ‘¿ustedes conocen…?’ o habla del pantalón chiripá (primera noticia, ahí lo tenéis).

El caso es que a mí me gusta. Y además no entiendo a la gente que no acepta los acentos o localismos que usan los demás como si ellos no tuvieran y usaran una lengua ‘pura’ (solo el concepto me da repelús). A ver, que también los hay que agarrándose a que ‘es que en mi tierra lo decimos así’ le pegan unas patadas al diccionario (ahora panhispánico, por cierto) que pa’ qué, que diría el castizo. Y eso tampoco lo admito, que soy yo muy tiquismiquis con esto de la lengua.

Pero me voy por las ramas, como casi siempre.

El caso es que al leer hispano-argentina me he acordado de las librerías de mi niñez.Creo que ya he contado que todos los sábados íbamos a una librería en concreto. Digamos que es “La Librería” de Santander. Entonces tenía dos tiendas, ahora al menos tres. Tenía su zona de papelería (¿he contado ya cómo me gustan las papelerías?) y la de librería donde podías ojear los libros sin problemas. Mi padre además es amiguete de uno de los dependientes de toda la vida. A ND le gusta ir cuando vamos a Santander, la verdad es que es cómoda, ahora la han puesto preciosa y suelen buscarte las cosas amablemente. Sin exagerar, claro, con toda la amabilidad de la que son capaces en ciudades como Santander. No os esperéis grandes sonrisas ni rastros de familiaridad con el cliente. Por favor…

Cuando no encontrabas lo que buscabas ahí, cosa rara, ibas a ‘la otra’. Esta otra no estaba mal, con los años se han expandido también y al menos entonces sus dependientes eran más amables. Solíamos comprar allí los libros del cole, entre otras cosas por este ambiente más familiar que supongo que da el no ser La Librería de la ciudad.

Sin embargo cuando buscabas algo inencontrable ibas a la Hispano-Argentina. El local de la Hispano-Argentina era mucho peor, largo y estrecho con un mostrador corrido y un segundo piso al que se accedía por una escalera de caracol bastante estrecha. Yo nunca subí a esa otra planta, ni siquiera sé si los clientes podían subir. Tenía papelería también, claro, pero le faltaba esa magia de poder pararse entre las estanterías o las mesas con las novedades y curiosear un rato entre los libros o manosear todos los bolis de colorines, los postits y los cuadernos. Y es una pena porque de las tres que os digo, esta era la que tenía el mejor librero. Llegabas con una ligera noción de lo que querías y aquel hombre te decía exactamente lo que estabas buscando, la editorial, colección… todo. Podías ir con un título incompleto o el autor equivocado. Él te lo encontraba. Y mis recuerdos son de hace más de veinte años, es decir, no había un ordenador en el mostrador donde consultar. Era todo de memoria.

Buscando en internet he sabido que efectivamente era argentino (el nombre siempre me resultó curioso), que murió hace unos años y que le van a poner una calle en la ciudad. Lo mismo ya la tiene. A mí ahora me da pena porque me parece un poco injusto que siendo el mejor no fuéramos más allí. Es más, ni siquiera sabría decir si sigue existiendo. Y eso que mi propio padre lo reconocía ‘eso se lo preguntas al tío de la Hispano-Argentina y te lo dice en un momento’. Y así era.

Al comentarle a mi amiga lo de la librería encontró esto. Y yo me acabo de encontrar esto otro buscando una imagen para la entrada. Por si queréis saber más.

Es casi una casualidad que esté publicando esto justo el Día del Libro.

El rinconcito de Tochi (IV): Los deberes

En general yo siempre defiendo a los profesores. Y en particular, la que tiene ahora mi hijo mayor (que tiene 5 años, recordad este dato) me cae bien. Es un poco sargento de hierro, cierto, pero también es cariñosa y entusiasta, se preocupa por los niños, se ríe con ellos, les canta, va a clases de inglés cuando sale de trabajar para mejorar su acento y mi hijo la adora… viva R!!!.

Sin embargo, este romance mutuo hace aguas desde noviembre, que empezaron a mandar deberes a los niños de las 2 clases de 3º de infantil. Y que conste que yo no tengo nada en contra de los deberes, ni siquiera para niños tan pequeños (tampoco pasaría nada porque no los pusieran, o no todos los días, la verdad, que tienen 5 años, pero bueno). El problema es que, no sé si en un rapto de japipandismo, para ahorrar papel o para ahorrarse trabajo, los deberes no los ponen ellas, no, somos los padres los que tenemos que ponerlos. Toooodos los días una página “o así”de “letras” y unas cuantas sumas y restas. Los martes y los jueves los niños llevan los deberes, y nos los devuelven corregidos.

Y parecerá fácil, pero no lo es, para nada. Primero porque decides tú cuántos deberes hace el niño, así que tú eres la mala, luego porque tienes tú que inventarte las frases que tengan los fonemas que han dado hasta ahora, y no más (busca 6 frases con m, l, s y t… toooodos los días) y luego porque son un poco, digámoslo finamente, ballstouchers: que si te has dejado una coma, que si no has puesto una tilde, que si las cifras de los números no sumen más de 10, que si ahora no pongas sílabas sino palabras, ahora frases, ahora ya no pongas frases, ahora haces dictados… y no se conforman con que tú te dejes los sesos pensando las P**** frases y el niño las copie, nooooo, te piden específicamente que estés a su chepa, supervisando lo que hace, pero a la vez el niño lo tiene que hacer solo, pero tú le tienes que corregir los errores en el momento, y vigila cómo coge el lápiz (que a mi casi me castigan sin merienda un día porque lo cogía mal), y que haga los giros que tiene que hacer con la letra redondilla, y ojito con la grafía de los números y … sus muertos en bicicleta!!!!

Vale que educación infantil no es neurobiología molecular, pero leches, el título y la experiencia lo tienes tú, yo no sé, ni quiero saber, qué nivel ni qué ritmo de trabajo tiene que tener el crío, yo no tengo por qué saber puntuar las frases ni poner tildes (y os aseguro que conozco padres de la clase de mi niño que ni saben poner tildes, ni ponen h al verbo haber jamás, y buscan las frases en internet) y sobre todo NO ME TOQUES LOS COJONES, soy ya muy mayor para que me regañen, carajo!. Y ya de paso, si tenéis alguna idea feliz tipo “este año en carnaval los niños van a ir de contenedor de basura” o “mañana nos traéis un árbol genealógico de vuestra familia con fotos”, podíais avisar con algo más un día de antelación? Es mucho pedir? Que si, que los niños son los más importante, pero yo tengo la mala costumbre de trabajar, hacer la compra, ir al médico con los niños, lavar la ropa, hacer la cena, tengo otro niño de 2 años, tengo padres, tengo reuniones, , tengo hasta amigos… puede que ese día en concreto no me dé tiempo a estar un rato “sentados con el niño haciendo una máscara veneciana para mañana”.

Ayer mandaron una nota con los niños, que hiciéramos el favor de prestar más atención a los deberes, que los niños tenían que estar en todo momento supervisados por un adulto (esto me toca las narices especialmente, leches, voy a tener que dejar de trabajar para hacer los deberes con mi hijo DE CINCO AÑOS????. Qué va a ser esto cuando tenga 12?), que cuidado con las comas y las tildes, que “ya podíamos” hacer sumas y restas en formato vertical (cuidado, sin llevar), que mejor que hiciéramos menos, pero “de calidad”… Por esas casualidades de la vida, tengo mañana tutoría con la profe y todavía no sé si tomarme una tila antes para no decir nada (que el terrorista empieza el cole en septiembre y más vale que nos llevemos bien con el colegio) o darme un chute de hormonas premenstruales y montarles el pollo que se merecen.

Cheers

Esta entrada es una especie de pinchazo en el amor propio de uno mismo. Ahora, que no sé lo que va a salir, así que puede que haya personas que se arrepientan de tocarme la moral. Ante un desafío tipo no hay huevos pocos pueden resistirse. Yo he picado el anzuelo, así que tras esta introducción nos metemos en harina.

No sé si os he hablado en alguna ocasión en el blog de Cliff y de Norman. Cliff y Norm son dos amigos míos con los que quedo a comer de vez en cuando. Quedamos en un bar un tanto cutrecillo y mal iluminado, pero con muy buena atención y, lo que es más importante, muy buena cerveza, vamos, Cheers. Llevo dos años diciéndoles que tengo un blog y que se pasen a ver las tonterías que pongo, que es más o menos entretenido (salvo cuando hablo de libros) y que a lo mejor les gustaba. Nada, ni caso. Cliff se había pasado alguna vez, pero sin mucha convicción. El caso es que Norm ha empezado a leerlo y está un poco enganchado, no lo admitirá. El caso es que el martes con todo el descaro del mundo me dijo que quería salir en el blog, que hablaba de mis amigos del trabajo, de la familia y de libros y tonterías, pero que ellos no aparecían. Así que me obligan a hacer un esfuerzo y desvelar el telón de nuestros encuentros ocultos.

Esto de los encuentros ocultos, o más bien semiclandestinos, es totalmente cierto. Anniehall me ha dicho varias veces que por qué nunca salimos con nuestras respectivas y la verdad es que tiene razón, como siempre. Vamos, no creáis que las encerramos en un cuarto o les decimos: "Mujer, me voy al bar. No me esperes despierto". No, no es nada así, pero es cierto que solemos quedar nosotros tres: Cliff, Norm y Frasier (este me lo he pedido yo, que para eso soy el que escribe).

Cliff como buen cartero tiene un trabajo tirando a aburrido. Es muy de dar máximas del tipo: "No somos nada y menos en traje de baño". Yo creo, y esta es solo mi opinión, que no tuvo una edad del pavo como dios manda y la ha tenido ya con treinta y pico años. De nosotros es el que más historias sexuales escabrosas ha tenido, al menos para mí, que soy bastante mojigato, la verdad. Estas historias incluyen verse con una casada, o liarse con tres distintas el mismo día. Tampoco quiero dar demasiados detalles. Es muy dado a filosofar y a comerse mucho la cabeza (la p**** no porque no llega, aunque le gustaría). Tiene una concepción de la vida un tanto pesimista, pero a la vez divertida y pasa rápidamente de hablar de nuestra mísera existencia a hablar del Real Madrid, que prácticamente es lo mismo. Cuando bebe cerveza, especialmente una Grimbergen doble de barril, cierra los ojos y parece que está teniendo un orgasmo, lo cual es algo desconcertante. Lleva, o al menos llevaba, las monedas en un tubo en los que se guardaban antes los carretes de fotos y siempre forra los libros que se lee con papel de periódico. Según él, tiene un casero maricón que no le quiere vender el piso en el que vive de alquiler. Es fan de Fito y un año se fue a la entrada de un concierto a tocar a la guitarra sus canciones sin ir luego al concierto.

Tiene una parte de empirista nato, aunque un poco extraña, bueno ya habréis intuido que también es ingeniero, los tres lo somos, y eso explica muchas cosas. Por ejemplo, vio en una película que un actor se ponía un zapato en el pene cuando estaba en erección y le entró la curiosidad por ver si era capaz de hacerlo. No lo fue, pero contaba la historia con tanta naturalidad y convencimiento, que, como en las buenas películas, te daba pena que no lo consiguiera, aunque fuera una tontería de ese calibre.

Norm tiene un trabajo de jefecillo (más que nosotros dos, que conste que no lo digo con recochineo, sino más bien con envidia) en asuntos de lo suyo. Cosas de ordenadores y redes y servidores y tontás. Tan jefecillo es que está haciendo un curso para directivos donde trabajo yo. Está casado y tiene dos niños (una niña y un niño) bien majos. Es muy dado al cachondeo y a lanzar pullas. Gracias a dios no siente un orgasmo cada vez que bebe cerveza porque eso quiere decir que el raro no soy yo, sino Cliff. Siempre que nos vemos nos lo pasamos bien y por teléfono siempre que nos reconocemos gritamos yahoo!! Juntos descubrimos internet, porque entonces era un descubrimiento, en la carrera, en los tres últimos ordenadores de la sala que dejaban libres para que lo usara quien quisiera. Yo me descargaba letras de canciones (entonces aún no se bajaban las canciones enteras) y él tonterías diversas, entre ellas también cosas de Jethro Tull, que le gustaban bastante. Recuerdo que se sabía muchas anécdotas del grupo y siempre terminaba contándonos que uno de los músicos había terminado montando una piscifactoría de salmones o algo así...

Quedamos de vez en cuando las dos familias para ir de picnic o al parque Warner, o a nuestras respectivas casas, sí, amigos, ha llegado el momento de deciros que tengo una casa... (dígase guiñando un ojo y apuntando con un dedo como si fuera una pistola y tendrá una imagen bastante vívida de lo que son nuestras conversaciones y tonterías). ¿Patético? puede que sí, pero ya son muchos años de conocernos y de pasarlo bastante bien, la verdad.

Ellos son uno y dos años más jóvenes que yo y me llaman viejo cuando celebro mi cumpleaños invitándolos a comer en Cheers. Aunque yo soy mayor, una vez que Eliahh se los cruzó, luego me confesó que le habían parecido mucho más viejos que yo, lo cual a mí me alegró y a ellos los hundió en un lodazal de fango de resquemor del que aún no han salido (¡¡¡RENCOROSOS!!!). Pero es cierto, la edad los ha tratado con desdén y parecen un par de carcamales, no como yo que, al igual que Frasier, sigo teniendo un pase. Bueno, vosotros habréis visto Cheers, el original, no Chirs el español... Pues son ellos, Cliff y Norm, mis amigos.

Cheers!!



P.D: Norm, ya tienes tu post, ahora no puedes quejarte, o si lo haces tendrá que ser comentando desde fuera del anonimato, necrón...

De colores

Estamos en una época gris, de miedos e incertidumbre. Es un asco ir de sobresalto en susto y tiro porque me toca. Agarrándonos fuerte a todo como si eso fuera a salvarnos.

Y de repente un día a alguien a quien quieres le pasa algo genial. Varias cosas geniales. Y ese alguien además lo estaba necesitando. Y es estupendo ver cómo la alegría lo envuelve todo. Aunque sea un momento. Aunque no seas tú. Aunque muchas de las causas que pintan todo de gris sigan ahí. Un poquito de color entre tanta grisura.

Hoy, que se prometía más bien como un día negro (o rojo, ya hablé de los días rojos), me he desayunado con varias noticias que lo han puesto de colores. Estoy contenta. Y optimista. A ver si me dura. A ver si nos dura.

Películas de niños que me ponen blandito

Creo que ya he comentado alguna vez que yo tengo cierta tendencia a llorar viendo películas. Sí, sé que eso echa por tierra mi imagen de embrutecido e insensible liberal, pero es lo que hay. También creo que he comentado que lo que me hace llorar no son las penas, sino las alegrías. Ese momento en que todos se juntan y suena la música in crescendo mientras todo es felicidad y armonía es normalmente lo que me hace soltar la lagrimita.

Para que aún me miréis con más desdén os voy a contar qué películas de las que veo con mis hijos me hacen llorar y en qué momento. Sé que me estoy echando a los leones, que la rechifla será generalizada, pero ¿quién dijo miedo?. Ahí van!

Sonrisas y lágrimas o la novicia rebelde, como se llama allende los mares. El final, cuando consiguen escapar, salen las monjas diciendo que han pecado y luego salen todos atravesando las montañas también hace que me tiemble el párpado. No he encontrado ese vídeo en youtube.

Tarzán. Con esta película me entra el llanto al principio en vez de al final. Cuando la gorila se lo encuentra y lo rescata de la casa del árbol y suena la canción de Phill Collins también me reblandezco:



La escena inicial de Up en la que cuenta toda la historia de amor de Carl y Ellie y cuando finalmente sale con la casa por los aires con todos los globos. Pocas cosas más bonitas he visto en el cine y me llega esa sensación de alegría que a mí hace que se me salten las lágrimas:



Tiana y el sapo. Tiana también me gusta bastante, aunque no suele aparecer entre las mejores películas Disney. El final me encanta. Cuando muere Ray y luego aparece al lado de su amada estrella Evangeline y todos están felices también me vengo abajo (o arriba):



Mary Poppins. Esta película me encanta, por supuesto, pero es el final -como casi siempre- el que me hace saltar una lagrimilla cuando se van todos cantando y Mary Poppins quiere hacerse la dura con el loro del paraguas. Aquí la tenéis:



El Rey León. Os he puesto el vídeo del musical porque fue muchísimo más impresionante y recordaré siempre la primera vez que lo vimos en Nueva York, pero con la película también me pasa.



Canción de Navidad de los Teleñecos. Esta película es una absoluta maravilla y el final, al igual que los otros, es precioso:



Mulan. Mulan es una película fantástica sobre la superación y la amistad. Hay un momento al final en el que hay un reprise final de la canción I'll make a man out of you que también me pone tiernito, al igual que el final de la película y cuando el emperador le dice a Shang que vaya a por Mulan. Os pongo el momento de la canción:



La princesa prometida. Con esta no he tenido mucho éxito con los niños, de momento no es de las preferidas suyas, pero a mí me encanta y también se me cae la lagrimita cuando termina y el niño le dice al abuelo que si puede volver mañana a leérselo otra vez y Peter Falk se vuelve y le dice: Como desees. El vídeo que he encontrado no es muy allá, pero sale esa parte:



La Sirenita. Otra película que he visto miles de veces con los niños (esos a los que según Eliahh maltrato poniéndoles las películas en inglés). La escena de Kiss the Girl, sobre todo la segunda parte cuando se ponen a saltar las ranas, me hace saltar una lagrimita siempre, además de ponerme una sonrisa en la boca. Aquí os la pongo:



Cars: Esta es una película que en principio no parece muy hecha para llorar, pero el momento en que McQueen se para al borde de la meta, se da la vuelta y arrastra a King para que consiga rebasar la meta en la última carrera me hace saltar las lágrimas (y yo creo que a cualquiera que tenga sangre en las venas). Lo he buscado en youtube y se me han vuelto a saltar, no falla. Aquí os lo pongo:



Bueno, seguro que podría ampliar esto con muchas más películas con finales ñoños y felices, pero tampoco es cuestión de arrastrarse por el lodo. Mi hermano tiene la teoría de que tiene hipotiroiidismo, según mi padre no hay nada de eso, y dice que uno de los síntomas es un exceso de sentimentalismo. No sé qué habrá de eso, ni si lo tiene mi hermano, ni si lo tengo yo, pero yo prefiero pensar que no lloro porque me falta una hormona, sino porque soy un sentimental...

En el ojo del huracán

Ayer vino Eliahh a visitarnos (también porque había zampe porque las buenas costumbres no hay que perderlas...) y cuando se fue tuiteó esto: "Hoy se me ha roto un trozo de corazoncito al ir al Circo. Espero que las cosas mejores y la próxima vez no estéis tan tristes."

Tampoco notaba yo esa tristeza, pero supongo que es algo que flota en el ambiente y de lo que no eres totalmente consciente hasta que alguien que ha estado y se ha ido vuelve y ve el cuadro medio desde fuera y medio desde dentro.

No news are good news, al menos de momento. Tengo la sensación de estar justo en el ojo del huracán. No hay viento, hay silencio, pero estás rodeado por todas partes de peligro, de vientos destructores que pueden llevarse tu frágil bienestar en cualquier momento. He dejado de despertarme a las tantas de la mañana y desvelarme pensando en el trabajo, pero eso no impide que tenga angustia y aprensión sobre mi futuro.

Además, el haber llegado a estar en el ojo del hurcán es fruto de que uno o dos de sus brazos de destrucción hayan pasado ya por donde estamos y se haya llevado lejos a varios compañeros y amigos. Echando la vista atrás, solo quedamos otro compañero (Dr_Fiestas) y yo, además de una secretaria y mi jefe, de los que estábamos cuando yo entré. Eso también me crea cierta inquietud. ¿Soy el más tonto? ¿No podría estar en otro sitio mejor? ¿Qué espero manteniéndome en mi puesto? ¿Y si me llega la carta de despido? ¿No debería anticiparme?

No sé, son cosas que pasan por la cabeza. No tengo una idea clara en plan película americana de dónde te gustaría estar dentro de diez años. A mí trabajar aquí me gusta, me gusta estar un día metido debajo de un tren y otro en una reunión en París. Me gusta hacer documentos o estar en una reunión discutiendo cómo se deben conectar cables. Me gusta venir andando a trabajar... pero es cierto que nunca llegaré a ser profesor, ni siquiera doctor. Así que ¿qué hago en la Universidad? No lo sé.

La verdad es que eso no me angustiaba cuando las cosas no iban tan mal, pero ahora no sé donde estaré dentro de un año, o de seis meses. A lo mejor sigo aquí, quién sabe!

Perdonad estas palabras un tanto tristes, sí, pero escribirlas también me ayuda. Me ayuda tener que poner cierta coherencia en las palabras y cierta coherencia en la cabeza. El escribir te hace intentar hilar las cosas y mirarlas con cierta perspectiva, aunque saco pocas conclusiones de esto, pero me hace ser consciente de cosas que andan revoloteando por la cabeza de una manera inapreciable o inconsciente. Tampoco quiero hacer un drama en plan nadie me quiere, estoy solo, quiero daros pena, ni mucho menos! Soy un privilegiado y lo sé, soy muy consciente de ello. Debe ser un poco como el refrán de al que no usa bragas, las puntillas le hacen llagas. Son situaciones que a otros les pueden parecer ridículas viéndose en situaciones peores, pero mis sentimientos son los que son y son míos, así que ahí los dejo.

De momento parece que hoy voy a ir a comer con los del curro y excompañeros y amigos y habrá que tomarse algún gintónic. Carpe diem y poco más.

Búsquedas (VI)

El tiempo pasa volando y cuando me he puesto a mirar cuántas búsquedas estrafalarias que desde google han tenido como destino este humilde blog me he dado cuenta de que había más de 1300 búsquedas que por alguna extraña razón aterrizaron cual paloma herida por aquí.

La palabra que más gente ha atraído cual señuelo de caza a este estandarte de despropósitos ha sido profesor. El por qué habrá que preguntárselo a ellos, o a vosotros. Si alguno de vosotros ha llegado aquí buscando un profesor se ha equivocado, que le sirva de lección. En segundo lugar aparece extrañamente la mesa cero del blasco y en tercer lugar aparece niño hablando seguido de las sempiternas fresas. Luego tenemos not provided que es de los vergonzosos que no quieren que sepamos qué les trajo hasta aquí. Luego se suceden torpe, maria dolores pradera y lbd.

mkboyrdpbaij:molinos1282 ha traído a alguien aquí 5 veces. Y es que mkboyrdpbaij hay que decirlo más! (a ver si lo incluyen en Apalabrados...)

Pero esto os trae sin cuidado, lo sé. Lo que vosotros queréis es carnaza, las verdades incómodas que deberían permanecer ocultas, pero que salen a la luz para regocijo de todos vosotros, ¡pájaros!

Por ejemplo, hay un montón de búsquedas relacionadas con despedidas de soltera. Debe ser que se aproxima la época de bodas y se buscan ideas hasta debajo de las piedras. Así tenemos gente que ha buscado adornos bonitos para despedida de soltera o recuerdos en copas de despedida de soltera, sea eso lo que sea. Otra es esta un tanto críptica: comose ude adornar par a una desedida de soltera.

Siguiendo con la boda tenemos adornos mega originales para una boda y acta de matrimonio de broma para kermes. No sé quién será Kermes, pero mucha casualidad iba a ser encontrarse ya el acta de matrimonio suya en internet para gastarle una broma. También se busca invitacion de boda pavo real que no sé si es para una boda de pavos reales, una invitación con forma de pluma de pavo real o una invitación con la música de El Puma. Siguiendo con el pavo real tenemos cola de vestido de novia de pavo real, que será para verlo... También hay tartas de boda de muchos 100 pisos que debe ser algo fastuoso de ver.

Hay quien vistas las dificultades de una boda decide no complicarse la vida y busca a huevo para eso estoy soltero. Así, sin más tapujos. Te puede interesar quien vino buscando soltera deseando un novio. Digo...

El capítulo del lavavajillas ha traído cola y estoy pensando en montar un blog de chapuzas diversas. Han venido buscando como cambiar el tubo de desague de un lavavajillas lg o como se coloca un patin en lavavajillas fagor y en línea con esto hay quien busca con gran profusión de datos porgrama de la lavativa de la mañanadel 07/02/2012. No sabía que una lavativa tuviera programa como la ópera o el teatro, pero parece ser que sí, aunque prefiero no imaginármelo.

El apresto sigue con su juego habitual y ha traído a alguien preocupado al respecto de como sacar el apresto de mis tuallas. Ya te lo digo: prueba a lavarlas.

Hay quien pregunta a google como si fuera el oráculo y así nos encontramos para cuando un nuevo libro de thursday next en español? Eso también me lo pregunto yo, la verdad. También tenemos que hago con un par de persianas viejas, q hubo el q mataron el 9 de marzo de 2012, que aprendieron los macroeconomistas, que pasa cuando te crecen los pies?, que, vistes el invernadero de botellas? que son búsquedas de lo más normales. Podrían ser algo más crípticas como porque no ? martillo vago ¿? O ya quien se desahoga y suelta su resquemor poniendo en google quien dijo "ojos que no ven, corazón que no siente", era un gilipollas. No te digo que no, pero ¿por qué pones eso en google?

Ha entrado con mucha fuerza el contorsionismo. Hasta ahora no habíamos hablado del tema, pero hay gente inquieta buscando información sobre contorsionista profesionales o sublime contorsionista, luego la cosa ya se tuerce un poco (guiño, guiño!!) y aparecen contorsionista follando, coño de contorsionista y coño contorsionista, que puede parecer que es lo mismo, pero no. He decidido poner aquí también mujeres superheroes mostrando el coño que tampoco tiene una clasificación muy clara...

Los disfraces son un clásico en este blog y así han llegado acertadamente buscando disfraces de lechuga cuerpo completo y disfraz de zanahoria facil. Anniehall os lo puede resolver que eso de disfrazarse de zanahoria se le da muy bien. Ahora también los hay que rizan el rizo y buscan cosas casi imposibles como disfraz de putada.

Hay quien utiliza a google para dar avisos como esos náufragos que tiraban la botella con mensaje al mar con la esperanza de que alguien los encuentre. Así ha habido quien ha llegado después de poner en google hace frio afuera sin embargo voy a salir. Yo creo que querrían que google les respondiera en plan madre: "pues abrígate y no pises los charcos".

Hay quien no hace caso a eso de que una imagen vale más que mil palabras y las describen con una minuciosidad que no me extraña que google los mande aquí por no mandarlos a tomar por culo. Así, imagen de niño abriendo un libro imagenes de niño cerrando la puerta imagen o imagenes de gente metida donde no los llaman con frases graciosas, imagenes de las setas cultivadas que se comercializan en bandeja -pleurotus ostreatus, imagenes de padres q te mandan a ser mandados, imagenes desenfocadas 3d arañas o imagenes quedamos para tomar una copa. ¿Cómo es una imagen de quedamos para tomar una copa? Hay otra después de tomar más de una que es: iagen desus vestidos delos zoqes. También hay quien enfatiza para facilitarle la labor a google: dibujo niña EN RESTAURANTE.

Hay una que me ha dado especial ternura pensando en el hombre revenido: imagenes de monitos enfermos para compartir. Y otra que me hace pensar que la gente busca cosas rarísimas: imagenes de novios drogadictos.

Si vamos por la parte macabra podemos encontrarnos con modelos de tumbas modernas o cadaveres de famosos. Hay alguien que buscó esquelas de cumpleaños; vino, no le satisfizo y luego buscó esquelas grandes de cumpleaños. También está perdió los dos brazos al tocar un cable de alta tensión (faltaría añadir y se quedó sin comer galletas...).

Sobre las maduras feas, gordas o las portuguesas siguen llegando, pero menos. Aún así búsquedas como la mujer mas fea del mundo o feas morvidas. Como las perversiones no tienen límites, guarros, que sois unos guarros, habéis venido buscando maduras españolas peludas. Supongo que será por eso de que donde hay pelo hay alegría...

Los tacones también han traído cola, así tacones de platano, tacones de popo, tacon malvado, tacones del numero 15 de alto, tacones feos o tacones tapa cambia. Aquí también voy a incluir a tobillo cara anterior adams, en patin artistico sobre ruedas te saca mucha cola' y fotos hombre con el tobillo roto carlos cacho.

En cuanto a tarareos, otro clásico del blog, tenemos laralala laralala cancion clasica y tururu grupo laralala.

La reposterexia trae a algunas almas perdidas como postres tocchi di amore, tiramisu mi tia, usar tiestos en las tarteras para aprovechar mejor el calor, tartas sobre pintores famosos (ojito al tema) y bocadillo de salchichon con mantquille, que le ha dado tanto repelús que hasta lo ha escrito mal...

María Valverde está representada (esta vez no está Paz Vega) por maria valverde cabeza de perro y maria valverde sus bubis.

Hay varias de máquinas de coser como como cuadrar la puntada de maquina singer la facilita o singer construye la primera máquina de coser y lo presenta en la expo de londres, otra de costura (creo): puntadas pata cabra con hilo y cinta. También tenemos quien busca una tarjeta personal de cerrajero.

Tenemos estas de difícil clasificación: carros de bebe medievales teruel, cartel campesino la revolución aparte de darte la tierra te dara maquinas para trabajarla, cumpleaños de mamado, de puta madre premium pantalones (esta es buena, eh?), eres mas cursi que una mierda con flequillo, basura en el ojo, hotel londres shakespeare cuarto de baños, bicicleta consolador, ing direct me rechaza como cliente (haz como yo y recházalos como banco), otros casos donde se conculca el derecho a la defensa españa, formas pelo de hombres guais, jamonero jamon blai, factores de riesgo en manicura y pedicura, licor tia maria wikipedia, mother’s ruin gin botella, literas para señoritas y podría seguir...

Hay un par de ellas sobre ateísmo: este soy yo y asi me ven cuando digo que soy ateo y señor musen e sido toda mi visa ateo ahora tengo cincuenta y cuatro años y me preocupo mi salvacion (pero no de la ortografía). También las hay sobre el diablo y son curiosas: el texto del diablo de los numeros wikipedia o ginecólogo del diablo que me crea inquietud sobre si el diablo es una mujer o es un ginecólogo que sirve al maligno...

Esta es grandiosa: crear palabras con letras al hazar. ¡Si ya lo has hecho tú, campeón!

Siguiendo con la ortografía, aunque ya he puesto varias, tenemos el cuento del gran safarrancho o regalos de cumple años grandes elavorados. También da mucha ternura leer algo así: consulta sobre obras humanas hec has por el hombre ultima mente.

Las hay completamente ininteligibles para mí, pero a lo mejor vosotros podéis iluminarme: como dictar una clase con la mesa, como entenderia si me dijeran que haga una cuartilla con las letra c como lo realizo o como lo veo yo locomo lo ve el medico como es en realidad... ¿comiendo lomo?

Hay quien empieza poniendo verdades como los franceses son sucios. Y siguiendo con los franceses hay quien tiene dudas lingüísticas y pregunta por pyralvex en frances. Y lo entiendo porque ahí google translator sirve de poco.

Los hay de mujeres que buscan pasión como poemas para conquistar ami esposo o programa para saber si un hombre esta receptivo. No te hace falta un programa, lo está.

Los hay extraños como mueble expositor de hilo, solo me queda bien el pelo corto hombre, tarjetas ovejas cristianas, vaquitas de san antonio leyendo, videos de japon como camen ratas asadas, tipos de clarinetes, todorelatos madres calentando enseñado las piernas, una mujer en blanco y negro que cumpla años, una madre con su bolso o union letal ponte las pilas.

Hay faquires que también usan google porque puf y mesas hecos con latas... ¿quién se sienta en un puf de latas?

Y ya para terminar hay quien se pregunta por el significado de la palabra anijol. Yo iría más lejos y preguntaria ¿existe Anijol?

Seguid, seguid. No encontraréis lo que buscáis, pero nosotros encontramos algunas sonrisas y eso ya es mucho!

Recuperando

Estoy recuperando, poco a poco, el ritmo lector. Creo que ya he contado que la maternidad supuso para mí un aborregamiento extremo si consideramos el grado de aborregamiento inversamente proporcional al número de libros leídos. Sin embargo, si lo pienso más debo llegar a la conclusión de que el verdadero culpable de mi aborregamiento es ND. ¿Pero cómo? diréis, si ND lee un montón. Pues sí, pero el hecho es que leo mucho menos desde que le conozco. La maternidad fue solo la puntilla que me faltaba.

A ver no os confundáis, no es que ND sea de esos que consideran un peligro que las mujeres lean, sobre todo sus mujeres, ni que me lo prohibiera desde la primera cita (cosa que yo, por supuesto, habría hecho sin dudarlo cegada por el amor y lo bien mandada que he sido siempre*). No, lo que ND cambió fueron mis hábitos y con ello dio al traste con mi rutina de lectura.

Desde que recuerdo siempre he leído por la noche. No sé si porque es lo que he visto en mi casa siempre y porque es lo que hacían conmigo antes de poder leer por mí misma. Al acostarnos, ya en la cama, nos leían un cuento todas las noches. Mi padre siempre ha sido muy lector pero lo cierto es que, hasta hace poco, solo le he visto leer en la cama.

Así que, desde que empecé a leer, siempre lo hacía en la cama. Acostada y tumbada. Lo sé, es raro, no sé cómo me aguantaban los brazos pero es así como he leído hasta casi los veintiséis años. Supongo que el que mi cama no tuviera el cabecero pegado a la pared tiene bastante que ver con eso.

También leía por la mañana. Me despertaba pronto (supongo que ND no se lo creerá) y, mientras la casa todavía estaba en silencio, leía otro rato en la cama. Y no leía en ningún otro momento del día, por placer quiero decir. Salvo el periódico, cuando empecé a leerlo. Ese sí lo leía durante el día y en el sofá.

O puede que no sea por eso, por costumbre, lo de leer siempre en la cama. A lo mejor es porque siempre quiero enterarme de todo y si leo estoy concentrada en lo que leo y no me entero de lo que pasa a mí alrededor. Cotilla, diréis. Pues supongo.

O porque era una especie de transgresión que me permitía. Yo, tan cabalita, obediente y sensata siempre (un rollo de niña, vaya). Lo mismo esos trasnoches medio a escondidas y el no hacerme notar haciendo lo que yo quería durante esos ratos me hacía sentirme un poco diferente. Quién sabe.

El caso es que ND dio al traste con mis trasnoches lectores porque, para empezar, como es ‘alondra’ él se va prontísimo a la cama. Pero es que además, cuando se va, se va a dormir. Nada de tener un ratito la luz encendida para leer. Y tampoco no es plan de acostarse una hora más tarde, encender la luz y ponerse a leer, digo yo.

Total, que conocerle e irme a vivir con él, acabó con mis buenas costumbres. Eso es así.

Supongo que será verdad eso de que dos que duermen el mismo colchón se vuelven de la misma condición porque, aunque nos ha llevado nuestro tiempo (en noviembre fue nuestro décimo aniversario), resulta que están cambiando las tornas. O más bien se están acercando. Porque voy siendo capaz de leer en cualquier situación, rodeada de los niños, con toda la familia y la tele puesta, por ejemplo. Es más, el otro día me sorprendí asustándome porque llevaba varios minutos absorta en el libro sin comprobar que los niños no se partían la crisma tobogán abajo.

Así que, poco a poco, voy recuperando el ritmo. Por supuesto no llegaré nunca al ritmo alocado (eso no puede ser bueno, desde aquí os lo digo) de Molinos, Bichejo o del propio ND. Pero mira, he pasado de terminar, en el verano del cuarto cumpleaños de C, el libro que tenía a medias desde que nació (así de terrible) a llevar dos libros y medio en lo que va de año. Algo es algo.

De todos modos sigo prefiriendo la soledad. Sigo terminando los libros por la noche, cuando todos duermen. Si lo tengo enfilado me quedo hasta que lo termino. Tranquilamente, sin que nadie me interrumpa. Saboreando ese momento raro entre la pena y la satisfacción cuando terminas un libro que te ha gustado mucho. La satisfacción de haberlo disfrutado tanto y la pena porque se acaba.

Pero es que además ND ¡se lleva libros a la cama! incluso tuitea o juega al Apalabrados. Esto es el acabóse. Preparaos, que en cualquier momento escribo yo una reseña. No digo más.

*Para el que no me conozca es una ironía, no vayáis a poner el grito en el cielo.

Tres libros cortos

Este fin de Semana Santa he tenido un reprís lector que ha dado como resultado que en cuatro días me he leído tres libros. Más bien debería decir libritos porque no son muy grandes, aunque eso es solo en cuanto a tamaño. Los tres son recomendables, aunque de distinta manera. Y para eso estoy yo aquí, para deciros por qué debéis leeros cada uno de ellos.

El primero es A Sangre Y Fuego de Manuel Chaves Nogales. Últimamente hay un boom editorial con este señor y no hacen más que publicar libros y libros suyos. Yo quiero leerme uno que se llama El maestro Juan Martínez que estaba allí sobre una troupe flamenca que estaba en Rusia cuando estalla la revolución. Os pongo un enlace a un artículo de Pérez Reverte sobre él.

Este libro está compuesto por varios relatos sobre la guerra civil. Según él son relatos reales, pero con los nombres cambiados por la cercanía de los hechos. Él murió en 1944 y el libro está publicado en 1937, al poco de comenzar la guerra civil.

Como dice el subtítulo del libro retrata a héroes, bestias y mártires de la guerra civil, aunque más bien bestias. Tiene una introducción suya magnífica en la que dice cosas como: "Ni blancos ni rojos tienen nada que reprocharse. Idiotas y asesinos se han producido y actuado con idéntica profusión e intensidad en los dos bandos que se partieran España" o "Viniendo de un campo o de otro, de uno u otro lado de la trinchera, llegará más tarde o más temprano a la única fórmula concebible de subsistencia, la de organizar un Estado en el que sea posible la humana convivencia entre los ciudadanos de diversas ideas y la normal relación con los demás Estados, que es precisamente a lo que se niegan hoy unánimemente con estupidez y crueldad ilimitadas los que están combatiendo". Como veis era un tipo bastante lúcido.

Los relatos están bien. Lo único que le echo en cara es que escribe de una manera demasiado rebuscada, recreándose en los adjetivos, cosa que no me gusta. Para mí Camba y Pla están muy por encima de él en cuanto a escritores o periodistas-escritores. Aún así merece la pena y es bastante corto como ya he dicho.

Un ejemplo de lo que digo de escritura recargada es este, por ejemplo:

"Al rato de estar allí Valero, entró un tipo desbaratado y vacilante que fue a echarse de bruces sobre la mesa del rincón opuesto. Era un hombre joven, delgado, blando, los brazos largos y colgantes, un mechón de pelo de muerto caído sobre la frente pálida, el ojo turbio y rastrero, el cuello huidizo y un alentar fatigoso en la faz. Encajaba nerviosamente las mandíbulas y expulsaba el aire con mucho esfuerzo por la nariz, cuyas aletas se dilataban ansiosamente cuando levantaba la cabeza para coger aire con un movimiento de rotación desesperado. Durante algún tiempo el hombre aquel estuvo con la cabeza caída sobre el brazo doblado como si sollozase. Valero le contempló con lástima. Era la imagen fiel y patética del esfuerzo sobrehumano, la representación plástica de la debilidad que saca fuerzas de flaqueza, la encarnación de Sísifo, el dramático espectáculo del hombre que quiere y no puede."

Otro par de párrafos:

"—El pueblo —replicó el marqués— siempre es cobarde y cruel. Se le da el pie y se toma la mano. Pero se le pega fuerte y se humilla. Desde que el mundo es mundo los pueblos se han gobernado así, con el palo. De esto es de lo que no han querido enterarse esos idiotas de la República. Y como no tenía nada más que decir, se calló."

"La guerra y la revolución serían menos duras y menos crueles si los hombres que las hacen hubieran dormido bien, a gusto, en una cama blanda y grande en la que fuese posible estirar las piernas entre unas sábanas frescas."

El segundo libro es Los Once de Pierre Michon. Este es un autor francés que suele sonar para ganar el premio Nobel, pero de momento no lo ha ganado. Y la verdad es que calidad le sobra. ¡Qué bueno es, el tío! Eso sí, esto es literatura con mayúsculas. Esto es leer por el placer de la musicalidad de las descripciones y dejarte envolver por su erudición y maestría. Es difícil de leer y creo que merece un ritmo pausado. Yo creo que tenía que haberlo leído más despacio, pero es muy bueno.

El libro trata sobre un cuadro del Louvre sobre los once que son los miembros del comité revolucionario que instauró el Terror. El escritor describe el cuadro, la vida del pintor y sus antepasados, el encargo, a cada uno de los retratados con gran minuciosidad. ¿Dónde está el truco? Pues en que ni el pintor ni el cuadro existen. Son invenciones del escritor que lo pinta como real. Parece que este tipo de trucos son frecuentes en los escritores franceses actuales. Michel Houellebecq también describió un cuadro inexistente en El Mapa y el Territorio, aunque no era el tema central del libro.

Es un libro muy interesante y profundo. Advierto. En él se pueden leer cosas como estas:

"...y era madre amedrentada sin límites porque a una princesa no le queda más remedio, en la edad en que se le va rellenando la pechera del vestido, que dar con un huso con el que pincharse la mano y morir."

"y dicen las malas lenguas que no fue ni por mirada de amante ni por amistad de cochero por lo que fue floreciente ese comercio, sino por su mérito y su trabajo sin más y, en consecuencia, porque era más bribón, pues los éxitos sociales que se atribuyen sólo al mérito y al trabajo, tanto en aquel tiempo como es este nuestro, proceden de una bribonería mucho mayor de la que puede caber en las miradas de las amantes o el látigo de los cocheros."

"Dios es un perro y, cuando eres ínfimo, sólo creces pisando a otro más ínfimo."

"Se contaba Francois Corentin entre esos escritores que estaban empezando a decir, y seguramente a pensar, que el escritor valía para algo, que no era lo que hasta entonces habían creído; que no era esa superfluidad exquisita para uso de los Grandes, esa frivolidad sonora, galante, épica, para que se la sacara un rey de la manga y la exhibiera ante jóvenes más o menos vestidas, en Saint-Cyr o en el Parque de los Ciervos; que no era un castrado ni un saltimbanqui; que no era un objeto hermoso engarzado en la corona de los príncipes; que no era una mujerzuela, ni un chambelán del verbo, ni un comisionado de festejos; nada de todo lo dicho, sino una inteligencia, un aglomerado potente de sensibilidad y de razón que había que incorporar a la masa humana para que fermentase; un multiplicador del hombre, un poder de crecimiento del hombre, igual que las retortas lo son del oro y los alambiques del vino; una máquina poderosa para incrementar la dicha de los hombres. Ese empujoncito tiene por nombre los escritores de las Luces, usted lo ha dicho, caballero. Y es cierto que estaban del lado de la luz, incluso y sobre todo si tenían la dolorosa certidumbre de ser un topo que asoma la nariz desde el patio de un sótano, pues, fueren cuales fueren la ilusión o la impostura fundadora, el trucaje para meter a Dios en el nido que le estaban preparando sus páginas, el apetito lemosín que los mantenía en pie, fueron, a su modo, la sal de la tierra. A su modo fueron esa levadura que querían ser: porque ese apetito lemosín habían conseguido transmutarlo en lo hondo de sí mismos, como por arte de magia, pero de forma muy verídica, en generosidad."

"Corentin fue el hijo de un hombre que eligió las letras, que se lo sacrificó todo, y a quien las letras destruyeron. Un hombre a quien las letras le dieron, por turnos, esperanza, maldad y vergüenza. Porque si bien puede acontecer que los lemosines elijan las letras, las letras, por lo que a ellas se refiere, no eligen a los lemosines."


El tercer libro que me he leído es El Silencio de la Ola de Gianrico Carofiglio. Este libro me lo he leído de una manera extraña. Lo he comprado para regalárselo a mi padre de cumpleaños. Le regalé otro el año pasado, Las Perfecciones Provisionales (¡¿vaya título, eh?!), que le gustó mucho. Es policiaco y yo creía que este era el siguiente de la serie, pero no tiene nada que ver. Cuando me enteré, y a instancias de Anniehall, decidí leérmelo con mi súperpoder de dejar los libros incólumes para ver qué tal estaba y si le iba a gustar a mi padre.

Me ha gustado. Es bastante corto y estructurado en capítulos cortos lo que hace que se lea en un suspiro. Cuenta la historia de un carabinieri, Roberto, que va al psiquiatra y poco a poco se nos va contando su vida y el por qué está ahí. Aparece otra paciente con la que se cruza y se va tejiendo una historia. Por otro lado hay una especie de diario de los sueños de un niño que se va intercalando entre los capítulos de la historia.

Cosas que no concibo: no puedo entender como se publica un libro que va a ser un bestseller y que en una página del mismo al protagonista en vez de llamarlo Roberto, lo llamen Alberto. ¿Es que nadie se lo ha leído?, ¿nadie revisa? Os pongo unos párrafos:

"Estar en la sala de espera de un psiquiatra no es lo mismo que estar en la consulta de, pongamos, un traumatólogo. A nadie le importa admitir que le funciona mal un tobillo o una rodilla. A nadie le importa encontrarse con un conocido en la sala de espera del dentista o del otorrino. Es más, se intercambian cuatro frases y el tiempo pasa más rápido.
Pero a todos les cuesta admitir que les funciona mal la cabeza. Si la cabeza te funciona mal puede que estés loco. Y no te apetece lo más mínimo encontrarte con un conocido cuando estás en la sala de espera del psiquiatra, o cuando sales de la consulta, mejor dicho, de la terapia.
¡Hola!, ¿qué tal? Yo soy un maniaco depresivo con pulsiones suicidas, ¿y usted? Perdone, caballero, ¿por qué me mira de esa forma? ¡Ah, claro!, soy su asesor financiero y no le hace mucha gracia saber que su dinero está en manos de un maníaco depresivo con pulsiones suicidas, etcétera."

"Cantoni es un imbécil que mide un metro setenta y es cinturón marrón de judo. Me gustaría reaccionar ante sus actos de prepotencia, pero yo mido un metro cincuenta y cinco y, como mucho, podría derrotarle jugando al ping-pong, que se me da bastante bien."

"Cuando estás allí comprendes que todo lo demás son gilipolleces. Perdone el taco, doctor, pero eso es exactamente lo que quería decir: gilipolleces. Existe una sensación de verdad, no sé cómo decirlo, la idea de que todo está... claro y en su sitio. Una sensación de belleza, de plenitud, de ser un todo con el resto. Cuando la ola te lleva, sientes que formas parte de algo, si entiende lo que quiero decir; y te parece que todo tiene, por fin, un significado."




Patatas Revolconas

No sé por qué estaba convencido de que había puesto en el blog la receta de las patatas revolconas, plato buenísimo, nutritivo y reparador típico de mis tierras abulenses. Tan convencido estaba que le había dicho a Carmen que lo buscara, pero al no estar pues no apareció.

En fin, es una receta bastante fácil como veréis.

Ingredientes:

  • Patatas, la cantidad es aproximadamente una patata grande o dos medianas por persona.
  • Cebolla. Aproximadamente una cebolla para cada dos o tres personas. En una receta para cuatro, una cebolla grande o dos medianas. Si a alguien no le gusta la cebolla, se puede omitir o ponerla y decir que no está.
  • Tocino. Este es el punto más difícil. No es fácil encontrar un buen tocino para los torreznos. Yo recomiendo papada de cerdo ibérico. En Madrid lo he encontrado en un supermercado, pero no es fácil. Yo lo he encontrado en el Hiber que es un supermercado caro, pero la papada no es especialmente cara. La cantidad, pues es también aprox. Contad con dos o tres torreznos por persona.
  • Chorizo y lomo. Esto es acccesorio, pero hace que estén muy buenas. Un buen chorizo y un buen lomo para freirlos y añadirlos después.
  • Tomate. Un par de tomates rallados. Este es el toque de distinción.
  • Pimentón. El que más os guste. Yo uso pimentón de la Vera y normalmente picante.
  • Sal.

Preparación:

Se parte el tocino en trozos para torreznos. Hay que tener en cuenta que menguan un poco y que tienen que tener base para sostenerse en la sartén. se ponen en una sartén a fuego medio por el lado de la piel hasta que les salen las burbujitas y se caen. Hay que irlos vigilando y dándoles la vuelta cada poco, cada minuto o dos minutos, para que no se quemen. Empezarán a soltar grasa. Se les va dando vueltas hasta que ya no sueltan más grasa. Esto puede tardar unos veinte minutos, media hora. Cuando estén, colamos la grasa y la reservamos y esa parte ya está.

Se parten las patatas en rodajas algo más gordas que para tortilla de patatas. No hay que cacharlas, eso que sale en todos los programas de cocina que hay que hacer. En este caso no. Queremos que estén lo más enteras posibles antes de que se deshagan. Se trocea la cebolla lo fina que se quiera y se pone todo en una olla y se echa agua justo para cubrirlas o un poco menos y se echa sal. Se pone a hervir y se mueve de vez en cuando, sobre todo al principio. Una vez que estén blanditas, no hay que removerlas porque se van desmigando y se pueden quemar, además de que cuando hierve pueden salpicar. Esto llevará otra media hora, cuarenta minutos. Se puede hacer en paralelo a los torreznos y se ahorra tiempo.

Se fríe el chorizo y el lomo. Una vez hecho se parte el lomo en tiras. El chorizo, el lomo y los torreznos yo prefiero ponerlos en un plato aparte y que cada uno se sirva lo que quiera a ponerlos dentro de las patatas, pero ahí también para gustos hay colores.

Una vez que vemos que las patatas están listas y retiradas del fuego, se remueven (o revuelcan) quedando una especie de puré con grumos, con trozos de patata un poco más gordas. Ahí añadimos la grasa de los torreznos. Aproximadamente un vaso para cuatro personas. Una o dos cucharillas de pimentón (a gusto) y los dos tomates rallados. Se remueve todo, se prueba y se rectifica lo que haya que rectificar.

Un plato para chuparse los dedos. El que lo probó lo sabe!

(La foto no es mía, es de aquí. Cuando las vuelva a hacer completaré la receta con foto propia, que luego siempre están denunciándome...)

La Estrella del Diablo y El Redentor

Aprovechando la Semana Santa me he dado un atracón de novela negra y de Jo Nesbø. Tengo que decir que para mí es uno de los mejores, si no el mejor, de los escritores escandinavos actuales. En España no es muy conocido, aunque cada vez más, pero en Reino Unido es todo un fenómeno editorial cada vez que saca un libro. Además nos llevan varios libros de ventaja. Debe ser que traducir del noruego al español entraña gran dificultad porque en Londres van dos por delante de nosotros (el muñeco de nieve y el leopardo) y se anuncia para este año el siguiente. Aquí habrá que esperar o leerlo en inglés.

Además me parece que ha levantado el nivel después de Némesis. Los dos libros me han encantado y me los he leído prácticamente del tirón. Y es que escribe muy bien el jodío. Le tiene pillado el punto al suspense. Por supuesto que no voy a contar nada, pero hay una escena final en La Estrella del Diablo en la que hay varias posibilidades cuando aún no sabes quién es el malo en el que todas las posibles víctimas se encuentran con sus posibles asesinos que es muy buena. De igual manera tiene tendencia a concatenar párrafos, por ejemplo terminando con una línea de diálogo y dando la respuesta otra persona distinta en otro lugar, que lo hace bastante original, quizá ya abuse un poco de ello, pero a mí no se me ha hecho pesado.

Cada capítulo tiene una fecha y un título relacionado tanto con el título de la novela como con el capítulo en sí. Por ejemplo, en El Redentor hay capítulos que son crucifixión, resurrección, el discípulo, el beso... que le añaden interés y complejidad al asunto.

Harry Hole, el protagonista, sigue entrando y saliendo de su vena autodestructiva alcohólica y quieres que le salgan bien las cosas, que esta vez sí que sea la buena, que salga a flote. Ese mundo de notable sordidez da totalmente al traste con el mito del norueguismo de Molinos. Estos son tíos guarros, hechos un desastre, con la casa patas arriba y la misma ropa puesta un día sí y otro también. Sudan como cerdos y tienen ojeras de medio metro. Nada de que unos días montan en bici y otros huelen bien.

Hay escenas de mucha tensión, de las que no puedes dejar de leer, y, al menos yo, en ninguno de los dos libros descubrí al asesino hasta el final del libro. Tenía mis sospechas, pero me equivoqué las dos veces. Cosa que no me pasó con Alexandra Marinina en la que se descubre el pastel demasiado pronto. Claro, que esto también es cuestión de suerte, supongo. Porque suposiciones hacemos todos y habrá quién se intuya el final y entonces le decepcione un poco. A mí no me ha pasado y no puedo hacer más que recomendarlos. Unos libros súper entretenidos de esos que te atrapan y que son una buena lectura de vacaciones.

Unos parrafitos, como siempre:

"La mayor parte del agua no se filtró por la pared, sino que fluyó hacia abajo. Porque el agua, la cobardía y el deseo buscan siempre el fondo más abismal."

"—En otras palabras, ahora Josef está condenado a arder en el infierno porque no fue capaz de aceptar esta... mmm, esta paradoja de la fe. ¿Lo he entendido bien?
—Has entrado en un campo teológico muy problemático, Hole. ¿Eres creyente?
—No, soy investigador. Creo en las pruebas.
—¿Y eso qué quiere decir?
Harry echó un vistazo a su reloj y vaciló antes de contestar, rápido y con voz monocorde.
—Yo tengo problemas con una religión que dice que la fe en sí es el billete de entrada al cielo. Es decir, que se trata de tu capacidad para manipular tu propia sensatez con el objeto de que acepte algo que tu inteligencia rechaza. Es el mismo modelo de sumisión intelectual que han utilizado las dictaduras a lo largo de la historia, la idea de una sensatez superior a la que no se deben exigir pruebas.
El comisionado hizo un gesto de afirmación.
—Una objeción meditada, comisario. Y, por supuesto, no eres la primera persona que la esgrime. Aun así, hay muchas personas que creen y que son bastante más inteligentes que tú y que yo. ¿No te resulta una paradoja?
—No —dijo Harry—. He conocido a un sinfín de personas mucho más inteligentes que yo. Algunas de ellas matan a otras personas por razones que ni ellos ni yo comprendemos."

Me he encontrado otra frase que a mí me da grimita. No dudo de que sea como hay que escribirlo, pero al leer algo como: "Levantó la mano con lo que a Harry le pareció un movimiento increíblemente ligero, como de balé" me duelen las retinas. Lo siento, pero es así. Balé es lo que hice si imité el sonido de una oveja, no ballet. La verdad es que si hubiera ahora un, dos, tres me cogían para el puesto de súper tacañón...!!!

Bueno, que os lancéis a leerlos y disfrutarlos con fruición. Si no habéis leído ninguno anterior, debéis empezar por Petirrojo y luego Némesis, la Estrella del Diablo y El Redentor porque hay una metahistoria que se va desarrollando en orden en los libros por lo que, aunque los crímenes en sí sean independientes, si lo leéis en otro orden os vais a hacer un lío o va a perder parte de la gracia. Creo que a Hermano E. le pasó algo así.

Ahora estoy con Chaves Nogales en un libro de relatos sobre la guerra civil. Es el siguiente que comentaré. Sé que lo esperáis con gran interés, así que en nada os pongo la reseña...




La aventura, esa gran desconocida

Todo hombre piensa que si él hubiera tenido ocasión habría sido un gran aventurero. Que si no lo ha sido es por falta de oportunidades, por sus obligaciones familiares, sociales o laborales, pero que para aventurero uno mismo. Ni Indiana Jones, ni Cabeza de Vaca, ni Shackelton, ni Marco Polo.

Decía Ortega (¿esto da o no da prestigio a un blog?) aquello de yo soy yo y mi circunstancia. No seré yo quien lo contradiga, pero creo que sería más acertado el decir yo soy yo y lo que creo que soy. Ya os comenté en algún post peñazo de los de The Better Angels que nos autoengañamos inconscientemente para que nuestro interlocutor se crea que somos mejores de lo que somos.

Definir qué es aventura también tiene su miga. Aventura puede ser pasar más de dos años en el polo sur, que se te hunda el barco, irse hasta una isla en medio del mar, coger un bote de remos, navegar varios cientos de millas hasta otra isla con un puerto de balleneros, atravesar los picachos helados porque el puerto está al otro lado, encontrar ayuda, volver a por el resto de la expedición y no perder a ni un solo hombre en la misma. Puede ser eso o puede ser echar gasolina. ¿Por qué digo eso? pues porque esa ha sido mi aventura, y como es la mía, pues es la que voy a contar. Si queréis saber más de la otra, no sé por qué, porque la mía es mucho más interesante, podéis haceros una idea aquí.

Todo parte de mi espíritu indómito y atolondrado. No partir con el depósito lleno en Castilla y León, como bien puntualizaron en tuiter Peter y Amanita, solo puede traer consecuencias desastrosas. ¿Que por qué no eché gasolina antes de salir? Pues, como buen liberal, por los impuestos. Por el 'céntimo sanitario' que no es un céntimo (son seis) ni es sanitario (es para gastar más aún). Me negué. En teoría los impuestos sobre los hidrocarburos son para pagar el mantenimiento de la red de carreteras del Estado. No para pagar los desmanes, la falta de previsión ni los sueldos de nuestros líderes y sus enchufados. Volviendo la vista atrás es muy fácil ver que me equivoqué. Al final tuve que echar gasolina y pasar por el aro sanitario y de igual modo podría haber echado en Ávila los 30 euros que eché más adelante (pensaba echar 25, pero mi espíritu aventurero para entonces estaba más que satisfecho).

Para los que no os mováis mucho por Castilla y León os contaré cual es el problema. Problema que seguramente sea extensible a otras partes de España. Lo que es la red de autopistas y autovías de toda la vida está bastante bien surtida de gasolineras. Por ejemplo la A6. Tiene un montón de áreas de servicio, están bien indicadas y están abiertas las 24 horas. Cualquiera podría pensar que estamos en un país del primer mundo. Pero todo ese es solo artificio, trampantojo que a poco que se rasque deja ver la nada de detrás. Al socaire de esa bonanza económica y ese desmán constructor, junto con la frase que requiere mármol de "el dinero público no es de nadie" las comunidades autónomas se han dedicado a hacer autovías a diestro y siniestro. En el caso de las castellano leonesas son simples carreteras sin siquiera teléfonos de emergencia, paneles luminosos o áreas de servicio. Eso son menudencias que lo único que hacen es aumentar el gasto. Puestos a ahorrar, se ha ahorrado hasta en los carteles de gasolinera.

Íbamos nosotros tan felices por los páramos castellanos. Bueno, eso lo puedo decir yo, los niños y Anniehall iban dormidos. Cuando se encendió la luz de la reserva. Según el indicador del coche quedaban aún 70 kilómetros de autonomía. Esto sucedió un poco antes de pasar por Palencia. En ese momento descarté entrar en Palencia a echar gasolina porque es un guirigai tremendo de interconexiones de autovías, así que tiré por la de Santander a la espera de tomar una salida para echar gasolina. Pasaban los kilómetros, se sucedían las salidas, bajaba el nivel del depósito, pero en ninguna salida había indicador de gasolinera.

Los nervios iban en aumento, para entonces ya todos estábamos despiertos, y empezaba a verme con el coche parado en el arcén, dejando a la familia en el coche y vagando por los prados a la búsqueda de un celemín de gasoil de puerta en puerta. Sí, es un tanto exagerado, pero es lo que pensaba. Al final le dije a Anniehall que en Frómista teníamos que parar porque ya ponía 10km de autonomía. Además, al ver la salida vimos el indicador de gasolinera. Todo alegría y alborozo. Salimos en Frómista y nos encontramos con un vecino que nos dijo que gasolinera había, pero que los domingos cerraba. Sí, amigos, como lo oís. Yo no tengo una gasolinera, aunque una vez pasé el día de gasolinero en una, pero eso es otra historia; el caso es que parece que el domingo es cuando más gente podría circular por la autovía y podrían parar a echar gasolina y más teniendo en cuenta que poseen el único cartel con una gasolinera pintada entre Palencia y Osorno, pero no, allí el domingo es sagrado y más el domingo de ramos.

En esos momentos en el indicador del coche ponía 0 km. Yo ya estaba totalmente crispado y me dolían los brazos de apretar el volante. Y con ese augur electrónico diciéndonos que en cualquier momento nos íbamos a quedar tirados, tuvimos que partir hacia Osorno, a 25 km, pensando que en cualquier momento nos quedábamos y que ojalá fuera cerca de alguna salida o algo así. Anniehall tuvo la buena idea de apagar el aire acondicionado para gastar menos -sí, debería habérsenos ocurrido antes, pero la aventura siempre tiene algo de imprevisión- y fui a una velocidad menor, con el control de crucero puesto, esperando lo inevitable. Me puse a pensar en dónde estaba el chaleco reflectante y los triángulos, a dar ánimos mentales al coche, a pensar a cuántos kilómetros de Osorno nos quedaríamos, quién sería el primero en morir, o si terminaríamos como los de Viven... en fin, lo típico en esas situaciones límite.

El caso es que llegamos hasta la salida de Osorno, donde tuvimos que incorporarnos a otra autovía, en este caso la del camino de Santiago, y volver a salir en la salida de Osorno de verdad. Una vez en el pueblo iba pensando que lo malo ya había pasado y que no podía estar muy lejos la gasolinera. Pues bien, estaba justo al otro extremo del pueblo!!

No sé muy bien cómo, pero el caso es que el coche llegó por sus propios medios a la gasolinera. Ya he contado que eché 30€, estuve a punto de besar al gasolinero, compramos unas golusmieces, hicimos pis, respiré por fin aliviado, me desagarroté los brazos y volví a pensar con cierta normalidad.

Así es como se forjan las grandes epopeyas de todos los tiempos. Los sufrimientos que pasé no debieron ser muy distintos a los de Odiseo. La historia se repite y busca de entre sus mimbres a aquel que pueda afrontar los embates del destino con entereza y valor. Héroes los llaman las generaciones posteriores. Pero desde aquí te lo digo, Historia, la próxima vez te buscas a uno de verdad, JODÍA!