En paz

El otro día Luis Alberto de Cuenca leyó este poema de Amando Nervo al final del programa de Cowboys de medianoche y me gustó mucho. Espero que a vosotros también:

Muy cerca de mi ocaso, yo te bendigo, vida,
porque nunca me diste ni esperanza fallida,
ni trabajos injustos, ni pena inmerecida;

porque veo al final de mi rudo camino
que yo fui el arquitecto de mi propio destino;

que si extraje las mieles o la hiel de las cosas,
fue porque en ellas puse hiel o mieles sabrosas:
cuando planté rosales, coseché siempre rosas.

...Cierto, a mis lozanías va a seguir el invierno:
¡mas tú no me dijiste que mayo fuese eterno!

Hallé sin duda largas las noches de mis penas;
mas no me prometiste tan sólo noches buenas;
y en cambio tuve algunas santamente serenas...

Amé, fui amado, el sol acarició mi faz.
¡Vida, nada me debes! ¡Vida, estamos en paz!

Matadero cinco

"Poco antes de morir mi padre me dijo: 
—Mira, hijo, no escribas nunca una novela con un personaje malo".
Kurt Vonnegut. Matadero Cinco.

Hoy os voy a hablar un poco de este libro de Kurt Vonnegut que me he leído hace poco.

El libro habla sobre el bombardeo de Dresde por parte de Británicos y Americanos al final de la II guerra mundial. Un bombardeo que no parecía tener ninguna justificación militar porque Dresde era una ciudad sin apenas industria militar. Pero el libro habla de muchas otras cosas. De hecho, del bombardeo casi no se habla, está siempre presente, se hacen referencias, pero el bombardeo en sí serán unas veinte páginas.

Este libro tiene todo lo que odio en la literatura: no es lineal, da saltos en el tiempo y en el relato continuamente, es onírico, salen extraterrestres, personajes bastante extravagantes... En fin, era un candidato perfecto para que no me gustara, pero me ha encantado.

Todo lo que me suele desconcertar en otros libros aquí no lo hace. Supongo que porque aquí tiene sentido, o porque este señor es muy buen escritor, o por pura casualidad. No lo sé. El caso es que me parece un libro muy bueno y el señor Vonnegut me parece un escritor excelente. Además en el libro hay bastante humor, cosa difícil a priori hablando de estos temas.

Por contar un poco la historia, el libro son una especie de memorias de un soldado americano al que hacen prisionero los alemanes al final de la guerra y está en Dresde cuando sucede el bombardeo. Lo tienen retenido junto a los demás en el matadero número 5. El propio Vonnegut fue hecho prisionero y estuvo en Dresde, así que hay una parte autobiográfica. Luego el protagonista, Billy Pilgrim, cree que ha sido abducido por los extraterrestres de Tralfamadore y vive entre el presente y el futuro, viajes en el tiempo y en el espacio. El personaje es una especie de Forrest Gump que no consigue encajar.

Un libro muy, muy interesante y, aunque el tema parezca que no da para eso, divertido a ratos. Otros son terribles, como terrible fue el bombardeo de Dresde. Ya os he contado que yo he estado muchas veces en Dresde y que es una ciudad preciosa. Todavía siguen reconstruyendo la ciudad casi 70 años después del bombardeo y por todas partes se ven recuerdos de lo que pasó.

Unos párrafos:

"En la pared de su oficina Billy tenía una oración enmarcada y colgada, que le ayudaba a seguir viviendo a pesar de que no sentía ningún entusiasmo por ello. Muchos pacientes que la habían visto le confesaban que a ellos también les ayudaba a vivir. Decía así: CONCÉDEME, SEÑOR SERENIDAD PARA ACEPTAR LAS COSAS QUE NO PUEDO CAMBIAR, VALOR PARA CAMBIAR LAS QUE SI PUEDO Y SABIDURÍA PARA DISTINGUIR LAS UNAS DE LAS OTRAS Entre las cosas que Billy Pilgrim no podía cambiar se contaban el pasado, el presente y el futuro".

"Era una película sobre la actuación de los bombarderos americanos durante la Segunda Guerra Mundial y sobre los valientes hombres que los tripulaban. Vista hacia atrás la historia era así: Aviones americanos llenos de agujeros, de hombres heridos y de cadáveres, despegaban de espaldas en un aeródromo de Inglaterra. Al sobrevolar Francia se encontraban con aviones alemanes de combate que volaban hacia atrás, aspirando balas y trozos de metralla de algunos aviones y dotaciones. Lo mismo se repitió con algunos aviones americanos destrozados en tierra, que alzaron el vuelo hacia atrás y se unieron a la formación. La formación volaba de espaldas hacia una ciudad alemana que era presa de las llamas. Cuando llegaron, los bombarderos abrieron sus portillones y merced a un milagroso magnetismo redujeron el fuego, concentrándolo en unos cilindros de acero que aspiraron hasta hacerlos entrar en sus entrañas. Los containers fueron almacenados con todo cuidado en hileras. Pero allí abajo, los alemanes también tenían sus propios inventos milagrosos, consistentes en largos tubos de acero que utilizaron para succionar más balas y trozos de metralla de los aviones y de sus tripulantes. Pero todavía quedaban algunos heridos americanos, y algunos de los aviones estaban en mal estado. A pesar de ello, al sobrevolar Francia aparecieron nuevos aviones alemanes que solucionaron el conflicto. Y todo el mundo estuvo de nuevo sano y salvo. Cuando los bombarderos volvieron a sus bases, los cilindros de acero fueron sacados de sus estuches y devueltos en barcos a los Estados Unidos de América. Allí las fábricas funcionaban de día y de noche extrayendo el peligroso contenido de los recipientes. Lo conmovedor de la escena era que el trabajo lo realizaban, en su mayor parte, mujeres. Los minerales peligrosos eran enviados a especialistas que se encontraban en regiones lejanas. Su tarea consistía en enterrarlos y esconderlos bien para que así no volvieran a hacer daño a nadie".

"El cañón hizo un ruido desgarrado, como si se hubiera abierto la cremallera de la bragueta del Dios Todopoderoso, y barrió la nieve llevándose por delante la vegetación".

Pues ahora lo que queda es que os animéis a leerlo, a mí me encantó. Así fue.


El muro de Berlín

Me he leído este libro de Dionisio Garzón sobre el muro de Berlín. Fue uno de esos libros de oferta del día de Amazon y no pude resistirme. Soy un flojo.

La verdad es que el el título confunde un poco porque del muro en sí se habla poco, bueno, no poco, pero menos de lo que podría pensarse. Además el libro, aunque interesante, está escrito con cierta desgana. Realmente parece un refrito y se repiten párrafos una y otra vez a lo largo del libro. Eso a mí me resulta muy molesto porque me parece un poco tomadura de pelo.

Yo espero, quizás ingenuamente, que si yo muestro interés por un libro, el escritor también lo haya sentido, que haya intentado hacer algo bueno. No siempre es así y cuando no lo es te sientes decepcionado.

Tiene al principio una narración de algunos pasajes de la IIGM que no tienen nada que ver con el muro de Berlín como el suicidio obligado de Rommel o el intento de asesinato de Hitler por parte de Von Stauffenberg. Ya os digo que el libro tiene pinta de ser un puchero en el que ha metido cosas y cosas que tenía por ahí y ha salido esto.

También tiene fallos de edición como cuando se nos habla de la "operación Bar baroja" en la que no se sabe si nos va a hablar de la invasión de la Unión Soviética o un bar en plan Aida o Torrente... También tenemos "Diez y siete tipos distintos de aviones" o "breves y emocionales discursos"

Ya digo que a pesar de todo el libro es interesante. Cuenta anécdotas, por ejemplo esta de Stalin: "él mismo contaba a veces esta conversación telefónica con su madre: «—Mamá, ¿te acuerdas del zar? —Sí. ¡Cómo no! —Pues ahora el zar de Rusia soy yo. —¡Bueno. Para eso, mejor que hubieras seguido en el seminario y te hubieras hecho cura!». O "la frase que se atribuye a Clemenceau: «Me gusta tanto Alemania que prefiero que haya dos»". Cuenta sobre los rusos: "El monumento al soldado ruso levantado en una de las grandes avenidas era designado por algunos, con macabro humorismo, «la tumba del violador desconocido»".

Se habla del bloqueo y del puente aéreo, de los túneles que se hicieron para atravesarlo, de momentos de tensión entre aliados y soviéticos, de Kennedy visitando Berlín, del final del muro que cayó en una noche...

En fin, un libro interesante, pero a la vez fallido. Sobre todo por lo descuidado de la revisión y de la escritura. Es una especie de monstruo de Frankenstein que se queda en un ni chicha ni limoná.


Linger on... In memoriam

Se ha muerto Lou Reed. A los setenta y uno. Joven, la verdad, aunque tal vez haya aguantado mucho para la vida que ha debido de llevar.

Hace tiempo que no escuchaba nada suyo. Supongo que estos días las noticias se encargarán de compensarlo. Pero durante un tiempo fui adicta a su época en la Velvet. Para mí Lou Reed es básicamente la Velvet y no le he seguido la pista después, la verdad. Es una de las cosas que tengo que agradecerle a aquel novio de la adolescencia que me dio tan mala vida (o con el que me di tan mala vida). Tenía un gusto musical excelente y me descubrió bastantes cosas, entre ellas, a la Velvet.

Al poco de llegar a Madrid conseguí ahorrar para comprarme la caja 'Peel it slowly and see' que ponía una y otra vez y era como un tesoro. Lo que no tuve nunca y sin embargo deseé mucho es una camiseta con el famoso plátano pop de Andy Warhol. Supongo que ahora sería mucho más fácil hacerse una pero también por eso pierde un poco la gracia. Y creo que ya no tengo edad tampoco.

De aquel cofre me gustaba casi todo pero lo que más: Pale blue eyes, Sweet Jane, Stephanie Says, I'll be your mirror, I'm waiting for the man, Heroin, Satellite of love, Femme fatale. No necesariamente en ese orden.

Y no sé qué poneros de entre todo eso. Así os voy a poner dos.


Sometimes I feel so happy,
Sometimes I feel so sad.
Sometimes I feel so happy,
But mostly you just make me mad.
Baby, you just make me mad.
Linger on, your pale blue eyes.
Linger on, your pale blue eyes.

Thought of you as my mountain top,
Thought of you as my peak.
Thought of you as everything,
I've had but couldn't keep.
I've had but couldn't keep.
Linger on, your pale blue eyes.
Linger on, your pale blue eyes.

If I could make the world as pure and strange as what I see,
I'd put you in the mirror,
I put in front of me.
I put in front of me.
Linger on, your pale blue eyes.
Linger on, your pale blue eyes.

Skip a life completely.
Stuff it in a cup.
She said, Money is like us in time,
It lies, but can't stand up.
Down for you is up."
Linger on, your pale blue eyes.
Linger on, your pale blue eyes.

It was good what we did yesterday.
And I'd do it once again.
The fact that you are married,
Only proves, you're my best friend.
But it's truly, truly a sin.
Linger on, your pale blue eyes.
Linger on, your pale blue eyes.


I'm waiting for my man
Got twenty-six dollars in my hand
Up to Lexington, 125
Feel sick and dirty, more dead than alive
I'm waiting for my man
Hey, white boy, what you doin' uptown?
Hey, white boy, you chasin' our women around?
Oh pardon me sir, it's the furthest from my mind
I'm just waiting for a dear, dear friend of mine
Waiting for my man
Here he comes, he's all dressed in black
Beat up shoes and a big straw hat
He's never early, he's always late
First thing you learn is that you always gotta wait
I'm waiting for my man
Here he comes, he's all dressed in black
Beat up shoes and a big straw hat
He's never early, he's always late
First thing you learn is that you always gotta wait
I'm waiting for my man
Hey baby don't you holler, darlin' don't you bawl and shout
You know that I'm feeling good, I'm gonna work it on out
I'm feeling good, feeling so fine
Until tomorrow but that's just some more time
I'm waiting for my man
I'm waiting for my man
I'm waiting for my man
I'm waiting for my man
I'm waiting for my man
I'm waiting for my man
Alright, I'm waiting for my man
Alright, I'm waiting for my man
I'm waiting for my man, oh you got it
I'm waiting for my man, you know
I'm waiting for my man, please baby

Descanse en paz.

Ojalá

Creo que ya he contado que normalmente voy a trabajar pronto. Tan pronto que si llego rondando las ocho tengo la sensación de llegar tarde. Intento salir antes de que me pille el atasco porque gano muchos más minutos de los que parece. Salir cinco minutos antes del atasco puede hacerte ahorrar veinte efectivos por el hecho de adelantarte a él.

Esto ya es de por sí una gran ventaja porque puedo comer a una hora más decente, así que mi cuerpo me lo agradece. Pero, y aquí quería yo llegar, también me lo agradece mi cerebro. Y de rebote todos vosotros pues no tenéis que aguantar a una loca perturbada (o al menos no tenéis que aguantar a una loca perturbada dañina).

Porque el atasco saca lo peor de mí. Bueno, el atasco no. Soy bastante paciente y con el señor V o García en la radio lo llevo con resignación. Lo que saca lo peor de mí son mis congéneres en el atasco. Los listos que se cuelan, los que no te dejan pasar aunque les venga bien a ellos porque quieren usar tu hueco, los que te pitan por ceder el paso a otro... Antes, cuando empezaba a conducir, era comedida. Ahora voy dando voces y llamándoles cosas a gritos. Con la ventanilla subida, claro. Y a veces, muy pocas aunque reconozco que la frecuencia va en aumento, les hago luces o les pito. ¡Hombre ya!

En fin, toda esta prolija introducción viene a que el otro día en uno de mis improperios pensé algo así como 'ojalá te estampes' (sí, lo sé, yo antes no tenía estos pensamientos) y a continuación me vino a la cabeza 'ojalá pase algo que te borre de pronto'. Y ya no pude parar, me puse a cantar. Al final voy a tener que agradecerle al macarra haber traído de algún sitio en mi cerebro el recuerdo de esta canción que tanto me gusta.

Durante años circuló el rumor de que estaba dedicada a Pinochet. Yo lo creí, era muy bonito pensar que así era, un poco romántico incluso. Aunque lo cierto es que hay versos que no me encajaban con esa idea, así que al cabo de un tiempo decidí que no podía ser. Así que el otro día, gracias al macarra, me puse a buscar por ahí y resulta que el propio Silvio lo desmintió hace años. Lo cierto es que dedicó la canción a su primer gran amor. Cuando ya sabía que no la iba a poder tener nunca más, claro. Es una canción de desamor pero con mucho amor. O eso me parece a mí.


Ojalá que las hojas no te toquen el cuerpo cuando caigan
para que no las puedas convertir en cristal.
Ojalá que la lluvia deje de ser milagro que baja por tu cuerpo.
Ojalá que la luna pueda salir sin ti.
Ojalá que la tierra no te bese los pasos.

Ojalá se te acabe la mirada constante,
la palabra precisa, la sonrisa perfecta.
Ojalá pase algo que te borre de pronto:
una luz cegadora, un disparo de nieve.
Ojalá por lo menos que me lleve la muerte,
para no verte tanto, para no verte siempre
en todos los segundos, en todas las visiones:
ojalá que no pueda tocarte ni en canciones.

Ojalá que la aurora no dé gritos que caigan en mi espalda.
Ojalá que tu nombre se le olvide a esa voz.
Ojalá las paredes no retengan tu ruido de camino cansado.
Ojalá que el deseo se vaya tras de ti,
a tu viejo gobierno de difuntos y flores.
 Y todavía tengo otra cosa que agradecerle al conductor maleducado: ¡me ha vuelto a traer por aquí!

Десгразиаито

Bueno, hace un tiempo que no os hablo del trabajo. Bueno... no os hablo en general porque... ¡tengo mucho trabajo! Se nos han venido encima un montón de cosas y, aunque no sean de lo mío, hay que sacarlas adelante.

Parece ser además que voy a tener menos tiempo aún para escribir porque se me van a encadenar viajes uno tras otro. Parece ser que la próxima semana me voy a Moscú. Y digo lo de parece porque aunque tengo comprado el billete, reservado el hotel y pedido el visado; puede que al final no vaya o se cambie la fecha porque un preboste ruso de los que vamos a ver tiene una agenda bastante cambiate y puede que al final no vayamos ni nada.

Livia me ha regalado un libro para aprender Ruso. De momento no me llega la vida y para irme dos días creo que con mi ruso con acento abulense me bastará, pero si nos sale trabajo por allí me animaré a aprenderlo.

De momento estamos en que sí que vamos, pero vete a saber. Ir a Moscú me apetece, aunque creo que no tendré prácticamente nada de tiempo para ver nada. Llego el lunes a las 7 de la tarde al aeropuerto y hasta que llegue al hotel pasará un buen rato, así que seguramente cene, si puedo, y punto. Luego tengo dos días de reuniones y terminadas las del jueves cojo un avión a las 8 que me dejará en Madrid a las once o algo así. Dará para poco, pero, en fin. Mucho peor sería tener que irse a Riad, cosa que al final no pasó, aunque parece que a continuación de Moscú me tocará irme a Abu Dabi un par de semanas. Ya veremos. Por lo que dicen Abu Dabi es de lo más potable que hay por Oriente Medio, así que dentro de lo malo...

Pero es que en España hay poco que rascar en el mundo del tren y en el mundo en general. Por otro lado tenemos mucha experiencia y hacemos las cosas más baratas que en otras partes, así que hay que ganarse el pan en otros sitios. Es lo que hay. Así que toca poner sellos en el pasaporte y buscarse el trabajo. De momento son viajes puntuales, pero el otro día llegó una petición para que uno de mi empresa se fuera a California 5 años. Yo no encajaba en el perfil, pero puede que una oferta de ese tipo llegue y... creo que la aceptaría, de hecho mañana tengo una conferencia con los de Norteamérica para mostrarles nuestras referencias. Otra cosa es irse a Abu Dabi. Ahí no me gustaría ir para largo, creo. Bueno, tampoco para corto, pero el saber que no es para mucho tiempo lo hace más soportable.

Veremos qué pasa. El caso es que el departamento se está dando a conocer y en una empresa tan grande eso significa posibilidades de trabajo y de traslado. Mientras sean oportunidades y no te pongan entre la espada y la pared todo va bien, y esperemos que siga yendo así.

De momento sigo con mis viajes de varios días y ya os los iré contando... ¡si tengo tiempo!

El muñeco de nieve

"Harry se preguntaba por qué los hombres que vivían de la miseria ajena siempre parecían tener esa película de sudor brillante, como un barniz de falsa vergüenza por su falta de conciencia".
Jo Nesbø. El muñeco de nieve.

El tercer año de la era kindle se está acabando. A final de mes haré una retrospectiva en la que veremos cuántos libros me he leído este año. Os adelanto que mi objetivo ambicioso de leer menos se ha cumplido con holgura por lo que estoy bastante satisfecho. Los objetivos están para cumplirlos; si no, tiene poco sentido ponérselos.

Bueno, a lo que vamos. Una nueva entrega de Jo Nesbø y del detective de Delitos Violentos Harry Hole. Yo es adoración lo que siento por esta saga y el idilio continúa. Yo creo que Nesbø es un artista barroco de la novela negra. Toda novela negra tiene sus golpes de efecto, en tu ansia por descubrir al asesino vas haciendo conjeturas, viendo si eres más listo que el escritor, si aparaece alguna pista... todo eso lo sabe el autor y retuerce la historia una y otra vez para que en algún momento digas "lo sabía, ese era el asesino" para luego, cuando estás algo confiado (poco, porque ves que todavía queda libro) dar otra vuelta de tuerca.

A mí me gusta bastante. El escritor tiene un punto snob bastante abofeteable ―como cuando se pone a hablar de cosas gourmet o cosas caras (todo necio confunde valor y precio, que dijo Machado)― pero se lo perdono porque sus libros son muy entretenidos. Al menos a mí me lo parecen. Todo depende de si entras en el juego o no o de si desde el principio sabes quién es el asesino y no te dejas engañar.

A mí no me ha pasado lo de descubrir al asesino desde el principio. Aunque he de reconocer que yo, perspicacia tengo poca. Soy más tipo inspector Clouseau en esto de los asesinatos y eso que ya llevo leídos un montón de libros de novela negra.

Por hablar un poco de la historia, digamos que Harry Hole sigue en su espiral autodestructiva y luchando contra sus demonios a base de alcohol y que, como dice el título, los muñecos de nieve tienen mucho que ver en la historia.

Parece ser que el libro lo escribió en 2007 y hasta ahora no lo han publicado en español. Mal. Hay más novelas esperando como el fantasma, el leopardo y policía. Bueno, pues seguiremos esperando o nos aventuraremos a leerlos en inglés. ¡Si es que lo hacen por ayudarnos a aprender lenguas!

Claro, que si me paso al inglés y luego me entra la impaciencia... me tocaría aprender noruego...

 "—¿Yo? —Støp se rio—. Yo no creo en nada. Pero es mi trabajo. En cuanto algo empieza a parecerse a las verdades establecidas, mi trabajo es argumentar en contra. Eso es el liberalismo".

"Harry se levantó y fue al baño, abrió el grifo y bebió mientras el chorro le salpicaba toda la cara. Se enderezó y se miró al espejo. Como un cadáver. ¿Por qué no quería beber aquel cadáver? Le escupió la respuesta en voz alta a su propia cara: —Porque entonces no dolerá lo suficiente".

Una mención a las traductoras porque no he encontrado ni un leísmo y eso tiene mucho mérito tal y como están las cosas. Aquí sus nombres: Carmen Montes y Ada Bernsten. Y vosotros: si os gusta la novela negra, aquí un amigo:


From Hell

"Válgame, ¡si hasta la prensa y el populacho ME toman por un asesino sexual!
¿Si hubiera matado artistas en vez de putas sería pues un asesino ARTÍSTICO? ¡Psche!"
Allan Moore. From Hell

Pues me he leído de un tirón este libro de Alan Moore y de Eddie Campbell. Trata sobre Jack el Destripador. Es muy entretenido. Me ha gustado y te mantiene leyendo y leyendo, aunque tiene algunas cosas raras como el final que son un tanto oníricas.

Según se cuenta en el prólogo, es una novela, es ficción. Por lo que dan una versión verosímil, que encaja con los datos que se tienen, pero que no tiene por qué ser verdadera.

De Jack el Destripador se han escrito puede que miles de libros. Ya en su momento conmocionó a la sociedad británica y ha seguido levantando curiosidad y morbo aún hasta nuestros días. Incluso Patricia Cornwell se obsesionó y empeñó su dinero hasta casi arruinarse tratando de descubrir quién fue el asesino.

Yo recuerdo una serie que pusieron en la tele cuando era chaval que se seguía capítulo tras capítulo las pocas semanas que duró. Supongo que seria de la BBC o algo así.

Y es que fueron unos crímenes atroces y no se descubrió al culpable. Además los periódicos hicieron una bola de nieve para vender más y era difícil saber qué era verdad y qué no.

La parte gráfica es muy buena y se ve mucho trabajo en general en todo, en la investigación, en el guión, en la composición y en los dibujos. Ya sabéis que yo no soy mucho de cómic, pero me ha entretenido mucho. Puede que me lea alguno más. He de aclarar que al final vienen unas notas que he intentado leerme, pero que no me interesaban lo más mínimo y fui saltando bastante por encima. Igual que la última parte sobre los "riperólogos" y la historia posterior de presuntos nuevos hallazgos. Me aburrió.

Tengo que terminar diciendo que aunque me lo haya pasado bien, al final me queda el regusto de ¿esto es todo? ¿esta es la que llaman obra maestra del cómic (al menos en la portada)?Vale, entretiene, pero no creo que vaya más allá. Es cierto que con la mayoría de los libros si llegan a entretener ya te puedes dar con un canto en los dientes, pero hay otros libros que van más allá, que te hacen soñar, que te hacen reír, llorar y que elevan tus horizontes. Eso no me ha pasado con este libro. Me parece que tiene cosas muy buenas, pero me esperaba más por cómo hablaba la gente de él. ¿Entretenido? Sí. ¿Genial? No me lo parece, aunque seguramente se deba a mi falta de conexión con los cómics.

El final es bastante onírico, poético podría decirse. Y un tanto sin mucho sentido o lógica, pero no queda mal.

Yo os lo recomiendo. Es muy entretenido. También aparecen personajes como el hombre elefante o la reina Victoria, incluso Oscar Wilde. Icluso aparecen alguna especie de alucinaciones en las que se mezclan pasado y presente que al principio desconciertan, pero que luego están bien traídas.

Búsquedas (XI)

Bueno, pues como últimamente tenemos el blog bastante olvidado, me he dado al truco fácil de bucear en las búsquedas y ver si la gracia y perseverancia que nos faltan a nosotros las tenían nuestros visitantes. Y debo decir que debe haber una extraña relación entre ambas. Cuanto menos escribimos menos cosas absurdas busca la gente con el resultado de aparecer por aquí. Bueno, supongo que no es tan raro. Menos visitas, menos búsquedas que terminana aquí. Aún así hay unas cuantas dignas de destacarse e intentar bucear en los designios de los náufragos que agarrados a esas palabras cual troncos a la deriva llegaron hasta aquí.

Tenemos una nueva especie de pervertido operístico que ha venido buscando "anett fritsch soprano desnuda", también ha buscado "paola gardina cosi fan tutte" que en sí no tendría nada de perversión, pero después ya ha buscado "paola gardina anett fritsch" en lo que supongo que sería un dueto en bolas o algo así.

Respecto a la parte culinaria tenemos "webos fritos es un blog tramposo" que no sé qué querrá decir, supongo que que intentas hacer sus recetas y no te salen como las de las fotos, pero creo que eso debe ser culpa del cocinero, no de webos. También tenemos ""residencia universitaria" desayuno jamon queso salchichon"  eso me hubiera gustado a mí haber tenido en mis tiempos en la residencia. Para desayunar teníamos una especie de colacao mezclado con harina y azúcar o algo parecido para que saliera más barato, supongo. También tenemos "1080 rabo de buey" que ya hay que tener hambre para hacerlos... y hay uno que no sé si tiene connotaciones gastronómicas o no "amigo de los burritos estamos en la feria medieval" no sé si es comida mexicana o burritos de verdad. Terminamos con alguien que se pregunta "que quiere decir pispito". Este es el sitio de los pispitos. Busca y encontrarás.

Hay algunas tan mal escritas que es casi una ofensa que hayan llegado aquí, la verdad. Tenemos "+libro ciudades morvidas", "musica romantica italianas cojiendome a mi comadre culona", "como hacer mermelada de ma nzana con con servador", "receta de ravo en senido", "mia buela es la mejor por que", "la ginecologa si tila a mi señora todorelatos" y (cerrad los ojos si sois sensibles a la ortografía) "por que volviste a mi siendo tan grande el mundo,aviendo tantas mujeres por que volviste a mi despues de aquel aller que tu lo maldeciste y luego lo destruiste". No os quejéis, os lo había advertido.

Hay una que me hace gracia: "antes del amanecer, antes del atardecer , ante de la medianoche. el amor el psicoanalisis" que creo que encierra una verdad que se me escapa, tal vez por no haberlas visto, pero que creo bastante acertada.

Bueno, ya que hemos empezado con el cine podemos continuar con "a que se dedica paz vega" que es realmente difícil de responder... No, en serio, ¿a qué se dedica? Ya veréis como hoy no puedo dormir pesando en eso... claro que si google me direcciona aquí podría cerrarse el círculo e implosionar el universo...

El desconcierto ataca cuando te encuentras "answers padre / nadar: ir a la playa → al padre le gusta nadar. le gustaría ir a la playa". Aunque peor sería que fuera a la playa de "arenys de mar". Cómo sabéis dónde me duele... Menos mal que para entretenerme tenemos "blog de novelas romanticas griegas".

Las preguntas rompecabezas, que siempre hay, son desconcertantes: "como se mide un metro utilizando los brazos antiguamente". Me da miedo decir que lo difícil sería coger un metro sin brazos...

O esta otra totalmente desconcertante "que tipo de zapatilla usaban los submarinistas nazis, con el cabello de los judios"... ¿Es que tenían un catálogo de zapatillas de submarinistas de pelo de judío? Desde luego me creáis más dudas de las que me resolvéis. Por ejemplo "como saber que tienes pinchado el telefono en españa". Yo no lo sé, pero ahora me vais a hacer mirarlo en goo... bueno, donde sea.

Que sois muy raros ya lo tenía yo sabido. Porque ¿qué clase de cumpleaños celebráis para buscar "fotos decoracion de un cumpleaños de adultos con objetos pornos"?. Y más importante aún, ¿por qué no me habéis invitado a ese cumpleaños?

Respecto a la espetera, debe significar más cosas que tener buen escote, porque si no no se entiende "comprar espeteras" o "espeteras de cocina antiguas". Pero a lo mejor es que no soy "sentida pues soy mujer".

 Ahora, fuera de risas, nunca me llevéis a cantar "fados (al) pub karaoke la cisterna". Un pub que se llama la cisterna no me inspira ninguna confianza y menos para cantar fados. Tal vez si tuviera "chicas ligeras ropa"... aunque suena más a "aparatos de pedicura".

 Hay quien busca "los monos mas baratos de spiderman" y quién va más allá y llega preguntando por "disfraz chano cutre horroroso". Otros buscan "motos+en+tercera+dimension", todavía si fuera en la cuarta... aunque a lo mejor para eso habría que apuntarse  a "autoescuela palomero blog" a no ser que tuvieras una "carretilla para desplazar una lavadora" con "despertadores con numeros abatibles de mesita mario-alaska".

Pero ya se sabe que "es mucho más difícil describir que opinar. infinitamente más. en vista de lo cual todo el mundo opina", aunque no sea una "frase parecida a piensa mal y acertaras", salvo que seas la "la loca terrrrible".

Mira que sois raritos. ¿Quién ha buscado "grasa debajo de londres"? a lo mejor es el mismo que buscó "que poner en las tumbas" o "relacion entre la criogenizacion y la ingenieria mecanica".

También las hay muy enrevesadas, que abusan de tecnicismos como por ejemplo "tengo un alumno considerado un zoquete". ¿Qué demonios es un alumno?

 Tenemos "mama en embaraso y papa y 1 niña dibujado" que no sabemos si el embaraso es por ver al papá y a la niña dibujando o que está embarazada junto al papá y la niña dibuja... muchas combinaciones, mucho embaraso.

Lo mejor es buscar "peliculas sobre aprovechar la vida", no sea que veas una y al final sea una pérdida de tiempo o te preguntes que "porque me salio un grano por dentro de la vena del brazo" y termines con "tumba de los niños heroes".

Y termino con una que es un pelotazo total "imagenes para colorear de jefes en reunion". El negocio está ahí. Aprovechar las reuniones para colorear a nuestros jefes. Sería un entretenimiento fantástico y al final se podrían adjuntar los mejores al acta de la reunión.

Una historia de Héroes

Hoy os voy a hablar de héroes. Mejor dicho de Héroes o incluso de HÉROES. No os voy a hacer una reseña al uso porque sé que nadie más que yo se va a leer este libro. Os conozco demasiado bien. A pesar de que deberíais leéroslo, yo os lo voy a contar. ¿Y por qué? Bueno, pues porque quiero que conozcáis esta historia de la que yo no tenía ni idea y que me ha dejado estupefacto.

Todo se remonta al imperio Austrohúngaro y al comienzo de la primera guerra mundial del que el próximo verano se cumplirán cien años. Bien. Cuando estalla la guerra, los austriacos se enfrentan a los rusos. Una Rusia donde todavía mandaba el Zar. Entre los militares hay muchos Checoslovacos que contra quién querrían luchar es contra los austriacos, los húngaros y los alemanes que los tenían sojuzgados. Así que muchos lo hacen, se van a luchar contra el imperio para conseguir la independencia de su país. Así nace la Družina. Una legión de ciudadanos checoslovacos que luchan por la independencia de su país.

A la vez, muchos soldados imperiales (esto parece la guerra de las galaxias) checos y eslovacos se rindieron al enemigo para intentar luchar del otro lado. Al principio el Zar no lo permitió y los tenía malviviendo en campos de prisioneros. La Družina era una unidad de fusileros famosa por su arrojo y a la que le encomendaban las misiones más difíciles. Eran disciplinados y muy eficaces.

En esas estábamos cuando el Zar renuncia al trono y llegan al poder los mencheviques de Kerensky. Kerensky es pro eslavo y permite que los prisioneros se incorporen a la legión, pero esa situación duró poco tiempo. Poco después llegan Lenin y Trotsky para montar la que montaron. Al poco tiempo de hacerse con el poder firmaron con los alemanes el tratado de Brest Litovsk por el cual Rusia ponía fin a su participación en la guerra. La desaparición del frente oriental era un problema para la Entente porque hacía que muchos más soldados de las potencias centrales pudieran luchar en el oeste. Pero sobre todo era un problema para la legión. De repente los soldados imperiales se lanzaron tras ellos para apresarlos y colgarlos por traición. Los odiaban profundamente después de haber luchado contra ellos al otro lado de las trincheras.

La legión hizo lo que podía hacer que era huir hacia el este. Para ir hacia el este tenían que ir ciudad tras ciudad e ir reparando el transiberiano para llegar a Vladivostok desde donde Francia, Gran Bretaña y Estados Unidos habían prometido recogerlos para que lucharan en el frente occidental. Claro, en la situación de guerra civil en la que estaba Rusia eso era difícil y las milicias de cada pueblo por el que pasaban les pedía que entregaran las armas. Al final hubo una ley de Trotsky que les exigió que entregaran las armas y que fueran devueltos a Austria o que se enrolaran en el ejército rojo. Eso fue el detonante y la legión se negó y se levantó en armas contra los bolcheviques. Fueron conquistando ciudad tras ciudad y manteniendo y reparando los trenes y las vías consiguieron llegar después de mil penalidades a Vladivostok, al menos las primeras unidades. En ese momento la legión controlaba todo el transiberiano desde Kazán hasta Vladivostok. Unos 7000 kilómetros más o menos. ¿Eran o no eran héroes? Además eran queridos y respetados por la mayoría de la población que sufrían los abusos de las milicias o de las bandas armadas que se formaban. Tanto fue su éxito y el miedo que metieron a los bocheviques que fueron responsables parciales de los asesinatos del Zar y su familia. Cuando llegaron las noticias de que uno de los regimientos se acercaba a Ekaterinburgo, la milicia decidió matar a toda la familia real, descuartizarlos, meter los cuerpos en ácido y echarlos al interior de una mina.

Los legionarios llegaron un día después enterándose de lo que había pasado y recogiendo los restos que pudieron de los cuerpos y custodiándolos. Cuando se hicieron con el control y ya parecía que su pesadilla se terminaba llegaron los de siempre a hacer sus cálculos políticos y, traicionando su palabra, franceses y británicos vieron que les convenía que esos chicos tan competentes se quedaran ahí prometiéndoles refuerzos y relevos que, por supuesto, nunca llegaron. Durante un año y pico mantuvieron sus posiciones hasta que desmoralizados fueron retrocediendo poco a poco. Les cayó la del pulpo porque eso de tirar la piedra y esconder la mano o la ley del embudo se les da estupendamente a británicos y franceses. Además les hicieron custodiar el tesoro del Zar que se guardaba nada más y nada menos que en 28 vagones de tren. Cuando se enteraron los bandidos locales no tenían ojos para otra cosa.

Además, los aliados les pidieron que respaldaran la creación de un Estado siberiano al mando de Alexander Kolchak. Kolchak tenía mucho prestigio pero se convirtió en un morfinómano rodeado de su camarilla que además echaba la culpa de sus fracasos a los checoslovacos que no estaba allí para eso. En estas por fin se terminó la guerra mundial y se proclamó la independencia de Checoslovaquia. El problema es que era un país sin ejército, ejército al que no dejaban abandonar Siberia para volver a su país. Y mientras los húngaros aprovechaban para ir quedándose con partes del país porque no había quien lo defendiera.

Finalmente los aliados entraron en una razón relativa, vieron que todo estaba perdido y permitieron a la legión ir volviendo gradualmente a su país. Claro que el ejército rojo no estaba por eso de ir poquito a poco y los iban hostigando y pisándoles los talones. Además que los inviernos en Siberia son una cosa muy seria. En fin, que de los 150.000 hombres con los que contaba la legión consiguieron volver a su país aproximadamente 70.000 luchando en una guerra que no era la suya en un país que tampoco era el suyo, aunque gracias a ellos sí que se consiguió que su país existiera y fuera reconocido.

La vergüenza que sintieron los aliados hizo que esta historia intentara enterrarse en un confortable olvido. Tantas ruindades no quedan bien en los libros de historia y, total, ¿quién se iba a acordar de los soldados de un pequeño país centroeuropeo? A los soviéticos tampoco les convenía mucho que se supiera que les habían sacudido la badana, así que hasta después de la caída del muro y el derrumbe comunista poco se sabía de esta historia de la que poco a poco se van teniendo más datos. De hecho, según cuenta la autora, parece ser que cuando el ejército rojo se hizo con Checoslovaquia en la II guerra mundial, identificó a soldados de la legión y los volvió a mandar a Siberia. Es verosímil, pero tampoco hay datos al respecto por lo que parece.

Me dejo muchos datos por el camino como que tenían incluso una orquesta o equipos de fútbol y cines, que hubo generales que se pasaron al ejército blanco para terminar completamente desmoralizados o que uno de los generales de la legión era un francés (alguno bueno tenía que haber) al que le destrozaron la carrera por haber entregado a Kolchak a los rojos. Y me dejaré más cosas de las que ahora no me acuerdo. Me enteré de esta historia leyendo un libro que ya reseñé y busqué algún libro que diera más información y encontré este que ahora está en kindle, pero que en su momento tuve que pedir a Estados Unidos porque en Europa no lo vendían.

En fin, uno de los libros más apasionantes que me he leído. Es realmente IM-PRE-SIO-NAN-TE. Y os lo cuento para que lo sepáis porque sé que no os lo vais a leer...


...pero deberíais.

Una mujer endemoniada

"Fue un accidente, claro. Coño, ya me conoces, lector querido, y sabes que no soy capaz ni de matar a una mosca si lo puedo evitar. Sólo quise agarrarla, mantenerla cerca de mí para conseguir que entrara en razón. Pero la agarré con demasiada fuerza, creo, y un destino fatal quiso que la pequeña confusión que existía entre nosotros terminara de un modo que no se podría calificar de feliz..."
Jim Thompson. Una Mujer Endemoniada.

Pues me he leído o, mejor, he devorado este libro de Jim Thompson. Jim Thompson es, cada día lo tengo más claro, Dios en el mundo de la novela negra. No se puede escribir mejor ni más directo, no se puede tener más humor negro y no se puede tener unos diálogos, tanto exteriores como interiores, mejores que los suyos.

También está Dashiell Hammett y Chandler y McCain... pero yo creo que me quedo con Thompson. Es posterior a ellos. Ya nos habla de la postguerra, de los cincuenta. Y ahí hay muchas buenas historias. Todas tienen algo en común. En muchas aparecen vendedores, como en este caso. Suelen ser gente que sufre y tiene deudas y que parecen normales hasta que algo salta en su interior y se convierten en criminales.

Tiene bastantes novelas, aunque muchas son difíciles de encontrar hoy en día. Yo me habré leído siete u ocho y esta, sin duda, es de las mejores. Yo la pondría a la altura de 1280 almas y el asesino dentro de mí.

La historia, como he dicho, es un poco lo de menos. En esta nos presenta a Dillon que es un vendedor ambulante de artículos a plazos. Va trampeando intentando que no lo despidan y sin ganar más que lo justo para sobrevivir hasta que un día llega a la casa de una señora huraña y le intenta vender algo y, para su sorpresa, le ofrece pagarle los artículos con los favores de una joven que vive con ella.

No cuento más, pero a partir de ahí se forma una trama de planes, crímenes, huídas y un final a dos voces realmente extraño que me ha entusiasmado. No se puede ser más fan que yo, así que por otro lado me tenía ganado, pero es que este señor es el rey de la novela negra. Al menos de la que a mí me gusta. Si no habéis oído hablar de Thompson o si no habéis leído nada suyo, os aconsejo que os leáis algo. Son libros cortos y muy entretenidos.

Os pongo unos párrafos como casi siempre para que veáis lo que os vais a encontrar:

"La puerta se abrió mientras todavía llamaba. Eché una ojeada a la mujer y di un paso atrás. No era la joven, la chica que había visto atisbar entre las cortinas. Era una vieja con una boca como de halcón y unos ojos pequeños y serviles. Tendría unos setenta años —no creo que nadie pueda hacerse tan feo en menos de setenta años—, pero parecía fuerte y sana. Llevaba un pesado bastón y tuve la impresión de que estaba dispuesta a descargarlo. Sobre mí".

"Y pensaba en todo eso mientras trataba de cobrarles a los morosos. Y pensaba, bueno, Dolly, no has cambiado nada, so cabronazo. No has aprendido nada en toda tu vida. Ves algo que quieres y sólo tienes ojos para eso. Pero bueno, pensé, tampoco era así. Parecía que era así, pero no era de ese modo. Hay tipos con suerte y tipos sin ella, y supongo que a estas alturas ya se sabe a cuál de esas dos clases pertenezco".

"No sé por qué pasa esto, pero puedo contar lo que pasa. En todos los jodidos restaurantes a los que voy es siempre igual. Todas las veces la misma camarera, a la que parece que han tenido encerrada hasta que me ven entrar. Y la sueltan con el mandil más sucio que encuentran y con la pintura de uñas descas- carillada, y maloliente y asquerosa y desarreglada hasta decir basta. Así era la señorita que esperaba de pie a mi lado. Y no bromeo, hermano. Las cosas siempre son de esa manera".

Por último, he puesto esta portada americana que... bueno, me ha hecho sonreir.

El barbero de Sevilla


La semana pasada fui a la ópera. Fui al Teatro Real a ver El Barbero de Sevilla de Gioachino Rossini. Es un montaje que ya se estrenó en Madrid hace varios años.

A mí me gusta bastante la ópera, aunque no habré visto en vivo más de diez. Y las que veo procuro que sean obras clásicas. No soy muy dado a los experimentos. Por ejemplo, este año en el Real tienen programada Brokeback Mountain. Ahí no me veréis. Creo que la música clásica, ha sufrido un bajón inmenso durante el siglo XX, sobre todo después de la IIGM. Prefiero mil veces ver un musical que una ópera moderna.

Tampoco me voy a meter mucho por esos berenjenales porque entiendo que habrá gente a la que eso le guste, pero no es mi caso. Además tampoco soy muy entendido por lo que yo soy más feliz viendo óperas de Puccini, de Mozart, de Verdi o de Rossini que de Wagner. A lo mejor eso cambia con el tiempo, pero de momento así están las cosas. Con lo caro que es ir a la Ópera (125€ en zona C me costó) más vale que estés seguro de lo que vas a ver.

Y he de decir que me encantó. La ópera es buenísima. Es divertida, la música es muy buena, no es excesivamente larga y la historia se sigue con facilidad. La puesta en escena también me gustó mucho. Los cambios de escenario se hacían mediante bloques móviles que iban transformando el escenario en una calle de Sevilla o las distintas habitaciones de la casa de Don Bartolo para terminar en un despliegue de colores y con el Conde y Rosina partiendo en un globo.

El reparto estaba bastante bien, era el elenco B, pero me gustó bastante. La que menos Rosina y el que más Don Bartolo, aunque todos estuvieron bastante bien. Creo que había momentos en los que la orquesta eclipsaba a las voces, pero salí encantado, entusiasmado y alegre.

Espero que el Real programe muchas más óperas como estas. No sé si el nuevo director irá por este lado o por el de Brokeback Mountain. Espero que dentro de un par de años no dé envidia mirar la programación de la Met o de la Scala.

Además hay que decir que va mucha menos gente a la ópera. No sé si será la crisis o la programación. Seguramente las dos cosas. Antes tenías que tener apuntada la fecha en la que salían a la venta y estar desde primera hora intentando comprar la entrada con las líneas saturadas y ahora puedes comprarla cuando te dé la gana sin problema. Es una pena que se vean huecos.

Termino diciendo que cuando compré la entrada me entusiasmé y he comprado una entrada para un concierto de Plácido Domingo en Junio para el que ni siquiera hay programa. Ir al Real dos veces en menos de un año es una especie de récord para mí. A ver si me lo paso por lo menos tan bien como viendo esta ópera.

Como una novela

Este mes en el Club de Lectura 2.0 hemos leído este libro de Daniel Pennac a propuesta mía. El año pasado me leí Mal de Escuela que me gustó bastante. Este es un poco similar, aunque se centra más en la lectura. En cómo nos empeñamos en que nuestros hijos lean convirtiendo la lectura, que debería ser un placer, en una tarea, una obligación. Eso es en parte cierto. Muchas veces queremos que nuestros hijos lean porque hay que leer y se puede terminar obligándolos a leer.

Pone ejemplos que yo creo que pasan en todas las casas como castigar sin ver la tele lo que convierte a la tele en el premio supremo. Y ya si decimos que o lees o no hay tele pues es el combo desmotivador completo.

Dice que la lectura tiene que ser un placer y que cada uno lea lo que quiera. O que intentemos prohibírselo. Él recuerda las noches con la linterna bajo las mantas leyendo porque le habían mandado a la cama y era "lo prohibido". Ya he contado yo varias veces que de pequeño solo leía tebeos y no leí novelas hasta bastante mayor. También, cuando me tocaba estudiar en verano las asignaturas que había suspendido, escondía algún libro en mi habitación y me ponía a leerlo a hurtadillas. Así me lució el pelo, claro. Aunque por otro lado descubrí el placer de la lectura.

El libro tiene puntos de contacto con el de Bayard de como hablar de los libros que no se han leído y proclama sus diez derechos del lector: "En materia de lectura, nosotros, «lectores», nos permitimos todos los derechos, comenzando por aquellos que negamos a los jóvenes a los que pretendemos iniciar en la lectura:


  1. El derecho a no leer.
  2. El derecho a saltarnos las páginas.
  3. El derecho a no terminar un libro.
  4. El derecho a releer.
  5. El derecho a leer cualquier cosa.
  6. El derecho al bovarismo.
  7. El derecho a leer en cualquier sitio.
  8. El derecho a hojear.
  9. El derecho a leer en voz alta.
  10. El derecho a callarnos".
 En todos estoy de acuerdo. El del derecho al bovarismo podríamos traducirlo por derecho al quijotismo, esto es, a creernos lo que leemos y borrar la línea entre ficción y realidad.

Tengo que decir que yo he debido ser un caso raro porque en todos mis años en la escuela, desde los 6 a los 18, no me hicieron leer más de dos o tres libros. Recuerdo uno de Orzowei, recuerdo el Camino de Delibes y alguno de inglés de esos resumidos. Ni el Quijote, ni el Lazarillo, ni nada de nada.

Ahora les he propuesto a mis hijos que después de leerles el cuento de por la noche se pueden quedar un rato leyendo ellos solos si quieren. Todavía está en fase de experimentación, pero parece algo prometedor.

Os pongo algunos párrafos que me han gustado especialmente:

"El tiempo para leer siempre es tiempo robado. (Al igual que el tiempo para escribir, por otra parte, o el tiempo para amar.) ¿Robado a qué? Digamos que al deber de vivir. Ésta es, sin duda, la razón de que el metro -símbolo arraigado de dicho deber- resulte ser la mayor biblioteca del mundo. El tiempo para leer, al igual que el tiempo para amar, dilata el tiempo de vivir".

"Si pensamos en la parte de las grandes lecturas que debemos a la Escuela, a la Crítica, a todas las formas de publicidad, o, por el contrario, al amigo, al amante, al compañero de clase, o a veces incluso a la familia -cuando no coloca los libros en el estante de la educación-, el resultado es claro: las cosas más hermosas que hemos leído se las debemos casi siempre a un ser querido. Y a un ser querido será el primero a quien hablemos de ellas. Quizá, justamente, porque lo típico del sentimiento, al igual que del deseo de leer, consiste en preferir. Amar, a fin de cuentas, es regalar nuestras preferencias a los que preferimos. Y estos repartos pueblan la invisible ciudadela de nuestra libertad. Estamos habitados por libros y por amigos".

 "Una lectura bien llevada salva de todo, incluido uno mismo. Y, por encima de todo, leemos contra la muerte. Es Kafka leyendo contra los proyectos mercantiles del padre, es Flannery O'Connor leyendo a Dostoievski contra la ironía de la madre («¿El idiota? ¡Te va que ni pintado pedir un libro con un título semejante!»), es Thibaudet leyendo a Montaigne en las trincheras de Verdún, es Henri Mondar sumido en su Mallarmé en la Francia de la Ocupación y del mercado negro, es el periodista Kauffmann releyendo indefinidamente el mismo tomo de Guerra y paz en los calabozos de Beirut, es ese enfermo, operado sin anestesia, del que Valéry nos dice que «encontró algún alivio, o, mejor dicho, cierta renovación de sus fuerzas, y de su paciencia, recitando, entre dolor y dolor, un poema que le gustaba», Y es, claro está, la confesión de Montesquieu cuya deformación pedagógica ha suscitado tantas redacciones: «El estudio ha sido para mí el remedio soberano contra los disgustos, no habiendo sufrido jamás pena que una hora de lectura no haya aliviado.» Pero es, de manera más cotidiana, el refugio del libro contra la crepitación de la lluvia, el silencioso deslumbramiento de las páginas contra la cadencia del metro, la novela metida en el cajón de la secretaria, la breve lectura del profe cuando se largan los alumnos, y el alumno del fondo de la clase leyendo a escondidas, mientras espera a entregar el ejercicio en blanco..."

En fin, un libro que me ha gustado mucho. Por ponerle alguna pega diré que hay momentos en los que va de sobrado y con un tonillo de estar de vuelta de todo que podría haberse ahorrado, pero es un libro muy bueno sobre el placer de leer y como intentar que también siga siendo un placer para nuestros hijos. Os lo recomiendo.

Tenéis otras reseñas en el Club de Lectura (Bichejo), en el blog de Juanjo, en el de Livia y en el de Carmen.