Llenando huecos... o no


Bueno, aquí os planto un mapa mundi convenientemente repintado usando la muy mejor herramienta del ingeniero que no es como muchos pensais el excel, sino el paint. Bueno, el excel también, para qué os voy a engañar, pero el paint siempre viene bien para modificar algún gráfico o cambiar una leyenda de una figura o cosas así.

En él he marcado en azul los países que he visitado por trabajo y en rojo a los que me han dicho que me iba y al final no fui. O todavía no he ido y vete a saber...

Hay de todo. Por ejemplo, todavía tengo el visado de Rusia sin usar (tengo dos visados: uno de turista que ya se me caducó y otro de businessman que aún está esperando su oportunidad en mi pasaporte). La verdad es que se ve mucho más blanco que coloreado y mucho más rojo que azul. Y no me quejo.

Seguro que me dejo alguno como Venezuela, aunque ahí los planes de mandarme no pasaron de mera sugerencia y por eso no lo he coloreado. Los que he puesto son los que de alguna manera estaban en la lista y hubo que consultar viajes y horarios y cosas así.

Se ve que el mundo es muy grande, pero en la situación actual no lo es tanto y hay que ir a buscarse las judías por todas partes. Yo tampoco soy muy viajero. Los viajes de trabajo son parte del mismo, pero no son EL trabajo. Al menos no de momento.

Además todos los viajes han sido de pocos días. Nunca más de una semana. Cuando me ofrecieron la 'jefatura' me dieron a elegir y me dijeron si prefería ser 'project manager' y tener que viajar en alguna ocasión durante un tiempo largo o ser jefe de departamento y viajar con más frecuencia, pero menos tiempo. Y yo elegí la segunda opción que creo que es la que mejor se adapta a mí y a mi familia.

Últimamente se me está llenando el carné de baile con varios compañeros. En teoría en el próximo mes y pico debería de visitar una país de Europa del Este, otro de América del norte y otro de Sudamérica. Veremos a cuántos tengo que ir de verdad. Por mí a ninguno. O a alguno. Me gusta viajar. Ya lo he contado muchas veces. Lo que no me gusta es cargar a Anniehall de trabajo y que parezca como que me escaqueo. Sin ser nada por el estilo, que soy yo muy cumplidor de mis tareas.

Además los viajes de trabajo son... trabajo. También he contado que para mí el momento más triste de los viajes es irte tú solo a cenar. Ahí me viene el bajón. Me parece tristísimo estar solo en un restaurante cenando y no tener nadie con quién hablar. Terminar en media hora e irte a tu habitación de hotel. Hay muchísimas cosas peores, entiéndase, pero es un momento especialmente malo. Eso siempre que se viaja solo, claro. Cuando se viaja con otra persona siempre es mejor.

El caso es que esos amagos de irme así inopinadamente a cualquier parte del ancho mundo siempre han estado ahí, tanto en el circo como aquí, pero parece que en mi empresa actual es lo habitual. Es una posibilidad constante que puede materializarse o no. De momento se han materializado muy pocas, pero ya se irán materializando. Sin duda.

Yo también tengo la teoría de que al final al que no quiere viajar le toca y al que quiere irse no lo mandan a ningún lado. Es una teoría con muchos fallos, pero hay algo en ella que es cierto o que se intuye como cierto. Tal vez porque se nota más cuando a uno lo mandan al exterior sin querer o cuando se quiere ir y no lo mandan. Pero, vamos, que a mí me van a mandar.

Y os lo contaré. Espero. También os he contado que me gustan muchísimo los mapas, los atlas y la cartografía en general. Y esto de viajar también está relacionado. De alguna manera es completar piezas del puzle y conocer un pelín mejor este mundo que nos ha tocado.

Viena

A la hora a la que empiezo a escribir esto, en el previo de la final de la Champions, hace ya cuatro semanas estábamos disfrutando de la última cena en Viena que fue, sin duda, la mejor de nuestro viaje. Pero vayamos por orden. El puente del primero de mayo, como ya sabéis, estuvimos en Viena. Le prometí a @webosfritos mi crónica del viaje. Aquí la tienes, Su. Voy a dejar para otro día la parte gastronómica para que no se haga eterna.

Llegamos el jueves hacia las tres de la tarde y nos fuimos el domingo por la mañana pronto. Íbamos con el tiempo justo pero nos dio tiempo a verlo todo, me parece a mí. También es verdad que tengo anotada en mi libretilla de los viajes "a ver si no nos damos las palizas de siempre" y lo cierto es que no cumplimos el propósito. Nos hartamos a andar y llegamos al hotel agotados las tres noches. Qué se le va a hacer, así somos.

Tras registrarnos en el hotel y comer algo fuimos andando hasta el centro. Entramos en la catedral de San Esteban, con una nave central de una altura impresionante, y decidimos dejar para otro día la subida a la torre porque había mucha gente. Al parecer hay un bonito panorama de la ciudad desde ahí pero tendremos que comprobarlo en otro viaje porque al final no volvimos. Luego seguimos, atravesando la calle comercial principal, hacia la Ópera, el Albertina, Karltplatz y San Carlos Borromeo donde nos sentamos un rato a reposar sentados al borde de la fuente que tiene frente a la entrada. Hacía buena tarde y se estaba allí bien a gusto rodeado de locales y de turistas. Está en medio de una gran plaza, casi un parque con bastantes árboles. Desde allí nos acercamos al pabellón de la Secesión, que está al otro lado de la calle. No es un paseo largo y da una primera idea de la grandiosidad de la ciudad.

Ya de vuelta en busca de un sitio para cenar volvimos a pasar por la Ópera con un poco de pena. Ese día se representaba Nabucco y habíamos intentado sin suerte comprar entradas. Así que nos quedamos un minutillo viendo a Plácido por la pantalla gigante pero continuamos enseguida.

Al día siguiente fuimos a Schönnbrun, el palacio de verano de la corte imperial. ND leyó en algún sitio que bajándose del tren en la parada siguiente recorres los jardines antes de llegar al palacio. Así que eso hicimos y fue un acierto. Los jardines tienen una parte boscosa y otra tipo francés más cuidada con sus parterres y sus flores. Hay un invernadero precioso que alberga un jardín tropical y hasta un zoo tenían allí estos señores del Imperio Austrohúngaro. Visitamos también el interior del palacio. Creo que esos jardines, más la parte salvaje, es lo que más me ha gustado de Viena.

De vuelta al centro entramos a la Secesión a ver el famosos friso de Klimt. De esto ya habló ND aquí y mi opinión coindice bastante con la suya así que no os aburriré más. Por la tarde, más palacios, el Belvedere, que en realidad son dos con otro bonito jardín entre ellos y reconvertidos en museos. Allí es donde se puede ver algún Klimt, El Beso por ejemplo, y algunos impresionistas. Pero íbamos un poco cansados ya para tanto cuadro y, como ya he dicho alguna vez, cada día soy más de pasear por la ciudad que de ver sus museos por dentro.

A pesar del cansancio, como somos así de brutos, al salir del Belvedere nos acercamos (en tranvía esta vez) al ayuntamiento. Los ayuntamientos en esas ciudades en europeas son otra cosa. Edificios imponentes donde queda claro que a gestionar la cosa pública le dan también la importancia que se merece. Queda cerca del barrio de los museos que vimos sólo de lejos y que son también una serie de edificios imponentes todos juntos. Un poco en la línea de la Isla de los Museos de Berlín solo que en Viena el interior es bastante menos interesante que allí.

El penúltimo tranvía del día nos llevó al gran parque que hay junto al Prater. No teníamos intención de subir a la noria por mi proverbial miedo a las alturas pero tampoco nos vimos en la disyuntiva de decidirlo una vez llegados a sus pies pues nos perdimos paseando y acabamos en el extremo opuesto al parque de atracciones. Como ya llevábamos mucho tute en el cuerpo, en lugar de darnos la vuelta y seguir con la búsqueda, preferimos subirnos al tranvía que tenía una parada providencial casi enfrente de donde estábamos.

Esa noche cayó una tormenta tremenda y cambió el tiempo. Como era lo que decían las previsiones nos habíamos dejado para el sábado el Hofburg y las compras. El Hofburg es el palacio Imperial de invierno y está dentro de la ciudad. Aunque es más bien es un complejo de palacios. Algunos se visitan y otros sirven para otros fines, como el de residencia del Primer Ministro, por ejemplo.

También teníamos entrada para visitarlo pero, la verdad, es un poco más de lo mismo que Schönnbrun. Mi recomendación es ver los dos por fuera y solo uno por dentro. Que os interesa muchísimo la vida en la corte y Sissi, pues visitáis Hofburg que añade a la visita de las estancias imperiales (como Schönnbrun) una exposición específica de Sissi con ropa, documentos y parafernalia y otra más de las vajillas de la Corte. Si no os interesa tanto creo que con Scönnbrun es más que suficiente.

Hago un inciso aquí para decirles a los responsables de la exposición de vajillas de Hofburg (donde quiera que estén) que NO es necesario mostrar cada uno de los platos de cada una de las doscientas vajillas de la corte. Que luego hay gente que hace fotos a cada cosa, hombre ya, y no nos dejan pasar a los demás. A mí me habría encantado ver más cacharros de cocina y las propias cocinas pero entiendo que eso es una de mis taras y que no a todo el mundo le gusta (hay gente pa' tó, incluso algunos sin interés por las cocinas y sus entresijos, hay que ver...).

Esa tarde intentamos ir a comprar algún regalo. Sin éxito. Fuera del puro souvenir (venden unas réplicas de las joyas de Sissi que dan grima) y los bombones Mozart que no gustándonos el mazapán no son una opción, el comercio vienés no tiene término medio. Hay tiendas muy caras (nos sorprendió la gran cantidad de joyerías) o bastante cutres. Así que lo único que nos trajimos fue algún que otro paquete de especias que me cuesta encontrar aquí y un juego de boles de acero inoxidable con tapa. Desde luego nada típico ni autóctono de Viena pero, amigos, los caminos de la reposterexia son inescrutables... y había sitio en la maleta. Para que os hagáis una idea, a la familia le acabamos comprando bombones belgas en el aeropuerto.

Nos movimos por Viena sobre todo a pie pero también con un billete válido para el transporte público (metro, tranvía, tren) durante 48 horas naturales. Dadas las palizas a caminar que nos damos lo mismo no nos salió a cuenta pero si turisteas con más cabeza que nosotros, seguro que a ti sí.

Lo que sí hicimos con cabeza (la cabeza de ND, todo hay que decirlo) fue comprar todas las entradas que pudimos con antelación por internet. Os lo recomiendo, gracias a eso nos evitamos muchas colas y muy largas.

En resumen ha sido un viaje estupendo, después de más de un año sin salir los dos solos por ahí. Nos hemos divertdido, hemos disfrutado de la gran ciudad que es Viena y además hemos comido muy bien. Pero eso os lo cuento otro día.

La final


Bueno, ya está aquí. Esta noche es la final. La verdad es que ya voy estando nervioso y es que yo soy de mucho sufrir. Bueno, tampoco es eso. Es más bien que sufro mucho. De hecho hay veces que apago la tele o cambio de canal o incluso me voy a dormir si lo que estoy viendo no me gusta.

Además creo que eso está bien. Si el fútbol te lo hace pasar mal, no lo veas. No te pagan por ello, no es tu obligación. Para pasarlo mal ya hay muchas cosas en la vida ¿para qué añadir otra?

Hoy es posible que incluso me ponga mi camiseta del Real Madrid que me regaló mi hermana cuando el Madrid ganó la séptima copa de Europa. Ese año estuve en Cibeles. Por entonces estaba en una residencia de estudiantes en Madrid y tuve que ver la final fuera de allí. El antimadridismo era mucho más abundante que el madridismo. Allí pasé las dos ligas que perdió el Madrid en Tenerife y la primera copa de Europa del Barcelona. He de reconocer que me curtió. Y, lamentablemente, me llevó a desear que el Barça no gane ni a las canicas. Da igual quién esté enfrente.

Bueno, que me voy del tema. Esa séptima yo creía que no llegaría nunca, que las copas de Europa era algo de lo que hablaba mi padre y poco más. Viví la época de la quinta del Buitre y de los desastres europeos frente al Milan.

Y llegó. Fue mágico. Lo había vivido. Ya podía poner una marca en la lista de cosas pendientes. Luego han venido otras dos y principalmente el gol de Zidane. Recuerdo ese balón y saber antes de que lo golpeara que iba a ser gol. Seguramente fuera más deseo que certeza, pero en esos momentos el deseo también es importante. Esa final también la vi con mi hermana en casa de un amigo y también fuimos a Cibeles. Además habíamos visto la semifinal contra el Barcelona en el Bernabeu. Yo he ido pocas veces al Bernabeu y, desde luego, ese es el partido más importante que he visto a pesar de que el Madrid no ganara. Además hubo un atentado antes del partido y recuerdo correr sin saber muy bien a dónde, el miedo y los nervios.

La octava fue de las de poco sufrir como espero que sea esta.

Viendo lo que yo he sentido en las finales de copa de Europa entiendo perfectamente que el Atleti quiera ganarla y saber lo que es eso, es algo que les recomendaría, pero mejor otro año. No os lo toméis a mal, pero prefiero que hoy gane el Madrid. También es cierto que es una final muy cruel porque es entre dos equipos de la misma ciudad y el que pierda tendrá que aguantar la celebración del que gane. Perder contra el Bayern y que lo celebren en Múnich es menos duro que perder contra el Atleti y que lo estén celebrando en tu propia calle.

Yo el partido lo veré en casa. Pensaba ir a verlo a Ávila con mi padre, pero ¡ha encontrado un mejor sitio! Mi padre y mi hermano estarán en el campo viendo la final. Sin ser socios del Madrid ni nada parecido es una cosa que sucede una vez en la vida y es un motivo más para querer que gane el Madrid, que puedan vivirlo en directo en el estadio.

Poco más os puedo contar. Tampoco pretendo convencer a nadie ni justificarme de ninguna manera. Yo soy del Madrid y punto profundo.



Dersu Uzala

"Por la noche me desperté y percibí a Dersu sentado delante del fuego, acomodándolo. Por encima de mi capote se encontraba la manta del gold. Así, pues, gracias a él, había podido entrar en calor y dormir. Los cazadores también estaban abrigados en su tienda. Yo le ofrecí a Dersu acostarse en mi lugar, pero él rehusó. –No, capitán –dijo–. Duerme; yo guardaré el fuego. ¡Ellos son tan malos! –agregó, señalando los leños. Cuanto más observaba a este hombre, más me gustaba. Cada día descubría en él nuevas cualidades. Antes, yo había pensado siempre que el egoísmo es propio del hombre primitivo, y que los sentimientos de humanidad eran solamente inherentes a los hombres civilizados. ¿No estaría equivocado? Con estos pensamientos, me rindió el sueño hasta la mañana siguiente".
Vladimir Arseniev. Dersu Uzala.

Como ya os comenté hace poco me he estado leyendo este libro de Vladimir Arseniev. Lo tenía en la lista de libros para leer desde hace años, pero no ha sido hasta leerme el libro de El Tigre, en el que habla de él, cuando me he decidido a leerlo.

Vladimir Arseniev fue un militar de la época zarista que a principios de siglo tuvo que cartografiar y explorar el extremo oriental de Rusia que hacía poco que habían conquistado a los chinos.

En esas exploraciones conoce a Dersu que es un cazador de la tribu gold y se hacen amigos. Esa amistad a lo largo de los años es el eje central del libro, aunque creo que algo involuntario. El libro trata de mostrarnos la adaptación de Dersu a la taiga y los talentos que posee que para él son básicos para su tipo de vida y para Arseniev y para los soldados son prácticamente sobrenaturales.

Examinando las hojas, las huellas, las ramas, los olores, el cielo es capaz de decir si va a llover o no, si ha pasado una presa u otra persona anciana que iba cargada de leña.

Pero lo más bonito del libro es la historia de amistad entre los dos y como se convierten en algo parecido a familiares. Viven situaciones de auténtico peligro y Dersu le salva la vida varias veces al capitán. Y el capitán también ayuda a Dersu. Tampoco puedo contar más porque aunque sea una historia real, también puede parecer una novela de la que no quiero hacer spoilers.

El libro es una maravilla. Esa relación del hombre con la naturaleza, la adversidad, la supervivencia y la amistad es conmovedora. Hay algunos tramos que son algo más áridos. Generalmente en los que no sale Dersu.

También os comento de paso que Arseniev murió antes de las purgas estalinistas, pero ni su mujer ni su hija se libraron del castigo 'heredado' que según el régimen les correspondía por ser familia de Arseniev. La mujer fue condenada a muerte y la hija al Gulag.

Aprovechando el tirón me he visto la película, que fue oscar a la mejor película extranjera en el 1975. Os pongo un trailer:


La película la he visto en ruso y creo que es como hay que verla. El doblaje que venía no era muy allá, parecía un poco de película del oeste. El director fue Akira Kurosawa y también parece tener una historia interesante. Según parece, el señor Kurosawa no conseguía financiación para sus películas en japón y estaba muy deprimido (lógico siendo japonés) e intentó suicidarse (también bastante japonesible) y se le presentó la oportunidad de rodar esta película y la aprovechó.

Me ha parecido maravillosa, pero también es cierto que yo ya me había leído el libro. Y entiendo perfectamente que a alguien le pueda parecer un rollo macabeo. A mí me ha encantado y creo que cuenta el libro perfectamente. La historia de amistad, los paisajes, los episodios de peligro. Todo está ahí.

En fin, os recomiendo las dos opciones: el libro y la película. Mejor los dos uno detrás de otro como he hecho yo. Pero, vamos, que hagáis lo que queráis, que ya sois mayorcitos.

Algunos párrafos:

"Ese día, pudimos observar en el oriente un curioso fenómeno atmosférico: la aparición de un sector sombreado de tierra. La luz vespertina desplegaba sus colores de un esplendor especial; al principio pálida, se convirtió después en esmeralda. A continuación, dos rayos de un amarillo claro emergieron del horizonte y subieron en columnas separadas sobre este fondo verde. Al cabo de algunos minutos desaparecieron, mientras que el verde del crepúsculo se transformaba en naranja y después en rojo. En el fondo, el horizonte escarlata se oscureció como bajo el efecto de una humareda. En el momento de acostarnos, un sector sombreado de la tierra apareció en el este, envolviendo el horizonte de norte a sur. El borde exterior de esta sombra era púrpura y el sector entero subía a medida que declinaba el sol. Así, esta banda escarlata se confundió bien pronto con el rojo del sol poniente y, a continuación, se hizo noche cerrada. Yo miraba aquello extasiado, pero en ese momento escuché refunfuñar a Dersu: 
–Tú no entiendes nada. 
Adivinando que esta observación se dirigía a mí, le pregunté de qué me hablaba. 
–Es malo –dijo, señalando el cielo–. Yo creo que tendremos mucho viento".

"En la taiga ussuriana, hay que prever siempre la posibilidad de encontrarse frente a frente con una fiera. Pero nada es tan desagradable como tropezarse con un ser humano. La bestia, por lo general, huye a la vista de un hombre y no lo ataca más que si es perseguida. En ese caso, cazador y animal saben lo que tienen que hacer. Un ser humano es completamente distinto. En la taiga no hay testigos oculares; además, la costumbre ha creado esta táctica singular: el hombre que percibe a otro, debe primero esconderse y tener su carabina dispuesta. En los bosques de esta región, todos se pasean armados: los indígenas chinos, coreanos y otros, y también los tramperos venidos de otra parte".

Tengo que decir que la traducción es un poco... sui géneris. Al menos me lo parece. Y las notas no aclaran mucho, la verdad. Así por ejemplo aparece que la malma es un "Salmónido siberiano que recuerda al tímalo". Yo me quedo como estaba. Hay otras frases un tanto repipis como por ejemplo: "Fue para mí una voluptuosidad poder gustar el pan de campaña". Y también aparece el inexistente verbo inflingir.

Mejorable, pero puede que haya alguna traducción mejor que la que yo leí.

Os animo a que lo intentéis. Es un libro muy  bueno y la película también es excepcional.


Infinitas felicidades


Pues sí, Bueni, hoy es tu cumple. Muchísimas felicidades. Te las mereces. Sé que el cumpleaños no te llega en un momento especialmente bueno. Tampoco malo, pero sí que te ha pillado un poco pché.

Y eso no puede ser. Claro, que las herramientas que tengo yo para hacerte muy feliz en el día de tu cumpleaños tienen su contrapartida reversotenebrosil. Por ejemplo:

Los regalos pueden ser una buena cosa. A casi todos nos gustan los regalos y espero que los que tengo para ti te gusten. Pero, claro, tengo que envolverlos y eso siempre es una cuestión delicada en lo que a mí y mis habilidades manuales se refiere... He aquí el resultado:


Es lo que hay. Había poco papel, me ha pillado el toro y soy poco mañoso. Esperemos que el interior (ya sabes que la belleza está en el interior) sea más de tu agrado.

También (aunque no sea muy regalo de cumpleaños como tal) hemos decidido intentar irnos a NY este verano a pesar de que los precios... están a la altura de sus rascacielos. Espero que podamos ir y que lo disfrutemos más, si es que es posible, que la otra vez. Prometo no quejarme de tus planes reposteréxicos (eso sí es un regalo!).

Tu cumpleaños pasado estuvo muy bien a pesar de que yo estaba bastante pocho con lo del despido. Y este seguro que también porque te mereces lo mejor. Eres especial y te mereces cosas buenísimas y especiales.

Te pongo estas letritas de Cole Porter (que la verdad es que rima mejor que yo):
Let's live once more the day
of warrior's surging fable.
When no one run away,
and king Arthur ran a table.
I love you so my dear,
I swear I'll never doubt you.
Alas, I greatly fear
I'm inclomplete without you.
My heart is out of key
it yearns for you to tune it.
How happy we shall be
when once a perfect unit.
Like lovers of the Moyen Age are we
singing silly pesiflage are we:
Oh what a pretty pair of lovers
We two shall be.
Side by side and always tied
in a true blue lover's knot we.
We don't care what the thoughts of
I'll be Eloise. I'll be Abélard.
Words of love with hints interlinear.
I'll be Paul, and I'll be Virginia.
Climb the balcony by the trellis and
I'll be Pelleas. I'll be Melisande.
We don't care if the round table talks a lot,
I'll be Guinevere, I'll be Lancelot.
So cemented, quite unprecedented,
Oh! What a pretty pair of lovers
we two shall be.
Desgraciadamente no la he encontrado en youtube ni similares. Así que te pongo este otro vídeo:


¡¡¡MUCHAS FELICIDADES, ANNIEHALL!!!

El jefe


Pues os tengo que contar cosas de la vida que vienen no se sabe muy bien como. Hace un año os estaba contando que en diez días me echaban del trabajo. Que el circo prescindía de mis servicios y de los del Dr Fiestas. Eran tiempos de pesambre y regomello. Noches sin dormir, incertidumbre y nerviosismo. En todo esto al final en un giro del destino resultó que encontré trabajo tres días después de que me despidieran.

Ya os he hablado de mi entrada tipo Paco Martínez Soria. Poco a poco me he ido integrando y la verdad es que estoy bastante a gusto. Me voy manejando por el proceloso mundo de la burocracia interna (me acabo de acordar de que hoy había reservado una sala y no la he usado y se me ha olvidado anularla... se me va a caer el pelo), el trabajo que hemos hecho de darnos a conocer parece que va dando sus frutos. Conseguimos traernos a Dr Fiestas y a otro compañero circense... En fin, más o menos bien.

En estas estábamos cuando a mi jefe por diversas causas se le ocurrió que sería una buena cosa irse unos cuantos años fuera a uno de esos países extranjeros. Espero que le vaya estupendamente. Es un jefe muy bueno y que realmente hacía el trabajo de dos o tres. He aprendido mucho con él. Me ha hecho leerme el PMBOK, me ha ido explicando los procedimientos internos, ha confiado en mi criterio, ha dejado en mis manos el desarrollo del material de promoción del departamento (básicamente powerpoints y panfletos, tampoco creáis). Y me ha corregido cuando las cosas no las hacía bien. Me ha hablado de como estaban las cosas, quién era quién en la empresa y ha tenido en cuenta mis ideas y mis preferencias a la hora de desarrollar un plan de carrera. Bueno, o algo similar.

Un gran jefe, ya os digo.

Y, bueno, pues el caso es que se ha ido y él recomendó (después de hablarlo conmigo) que le sustituyera y nuestro director lo ha considerado y... ahora el jefe soy yo. Soy el jefe del departamento. En el departamento somos tres. Todos ex circenses y amigos. Espero hacerlo bien. Es una responsabilidad grande, más que por el número de personas es por la calidad de las mismas y de alguna manera esa es mucha responsabilidad. Ahora tendré que involucrarme más en buscar trabajo, en promocionarnos interna y externamente, en hacer ofertas y presupuestos... y, si las cosas van bien, en alejarme poco a poco de la parte técnica que conozco bastante bien y acercarme a la parte de gestión que conozco parcialmente, pero menos.

Estoy ilusionado y un poco asustado, la verdad. Espero estar a la altura de las circunstancias. Ya sé que no voy a trabajar lo mismo que mi jefe (bueno, exjefe) que vivía para consultar la blackberry y trabajar en casa y en el trabajo. Era lo que le gustaba. Yo estoy dispuesto a trabajar bastante, pero el trabajo no es toda mi vida. Quiero a mis hijos y quiero verlos crecer. Quiero a Anniehall y quiero estar la mayor parte de tiempo posible junto a ella.

Pero, bueno, quería contaros esto que me ha pasado. Hace un año me despidieron y desde esta semana soy jefe del departamento en el que trabajo. Cosas.

Al final es que se lo creen

De acuerdo con el lema que adorna la entrada: "A cada época su arte, al arte su libertad" La Secesión presenta un programa con un enfoque internacional el cual retoma en sus exposiciones formas de expresión artísticas actuales. La Secesión constituye tanto un sensor del discurso estético, artístico, cultural y crítico social que caracteriza nuestro tiempo como también del significado político que le corresponde. La secesión es un importante foro para el arte joven con postura experimental aunque su concepción también abarca destacadas exposiciones ya establecidas. Textos, catálogos, simposios y conferencias documentan y transmiten las actividades sobre las exposiciones.

La asociación de artistas plásticos, Secesión de Viena es actualmente la casa de exposición independiente más antigua a nivel mundial dedicada al arte contemporáneo.

El programa de las 10 a 15 exposiciones anuales es elegido en base democrática y exclusivamente de acuerdo al punto de vista artístico de los miembros de la junta directiva de la asociación de artistas plásticos de Austria.

El museo es financiado en partes iguales por el sector público, los auspiciadores y los ingresos por conceptos de entradas.
Extraído del folleto en español de La Secesión en Viena.






No os pongo los dibujos y fotografías de miembros amputados porque tampoco quiero castigaros. Bastante castigo tengo con saber que mi entrada ha servido para pagar estas mamarrachadas. Y es que vamos cuesta abajo y sin frenos.

He pecado, pero, creedme, he pagado el precio. En Viena, en menos de medio kilómetro se puede pasar de ver estas absurdeces a esto. Para mí la diferencia está clara y creo que el mundo de la pintura, como el de la música clásica, está perdido para el disfrute. Siempre nos quedarán los museos. Espero.

También es cierto que la razón de que fuéramos allí fue ver el friso de Beethoven de Klimt, pero aprovechar para colarte esas bobadas hace más patente el abismo y eso que a mí Klimt tampoco me parece nada del otro jueves.

Canta Irlanda

Pues me he leído este libro que no pensaba leerme, pero que Anniehall me regaló por el día del libro. Ha sido un boicot  más moral que efectivo. Claramente. Pero sigo pensando que 13 € por un libro que cuesta 20 en papel es una barbaridad.

Pero, bueno, volviendo al libro. A mí Javier Reverte me encanta, me parece que esa mezcla suya de relatar su propio viaje y las historias que sucedieron en esos lugares es una fórmula de éxito que siempre funciona.

Esta vez toca Irlanda y sus escritores y su historia. El libro arranca en un Bloomsday y nos lleva por toda la isla. Se nota su pasión y el libro me ha gustado. Incluso nos lleva al pueblo donde se rodó el Hombre Tranquilo, una de mis películas favoritas y también del autor.

Pero para todo hay un pero. Cada vez me parece más condescendiente y más por encima de los demás. Supongo que si te pasas la vida escribiendo sobre personas al final las ves más como personajes que como personas. No sé. Es la impresión que me da.

Habla de los problemas de Irlanda (los troubles), del terrorismo, del nacionalismo irlandés, pero sobre todo de escritores. Principalmente de Joyce y de Yeats, pero también de Beckett, de Wilde, de Bernard Shaw... son muchos los escritores que ha dado Irlanda.

También creo que hay un punto de esnobismo en la alabanza que hace de los irlandeses y de su amor por la lectura. Puede que lean más, seguro, pero de ahí a que se sienta el amor a la literatura y a los escritores... no sé, sería demasiado bonito para ser cierto. Habrá quien sí y habrá quien no, como en todas partes.

También se muestra que seguramente en la lista de pueblos más miserables del mundo, los ingleses están bastante arriba. La gran hambruna es algo espeluznante y la manera en que colonizaron y echaron de sus propias tierras a la gente, cómo Cromwell llegó y arrasó, como veían a los irlandeses como poco menos que subhumanos da un coraje terrible.

Unos párrafos:

"En realidad la batalla del Boyne, todo un hito en la historia de Irlanda, fue en esencia una prolongación de las pugnas inglesas, de las luchas intestinas entre el Parlamento, realeza, católicos, protestantes y aspirantes al trono. Y todas, de una forma u otra, rebotaban en Irlanda, que solía llevarse la peor parte del desastre; o sea, que si en Inglaterra se perdía en el aire un guantazo, le caía en las narices a Irlanda".

"Para mí constituye un placer supremo viajar solo y en coche. Casi nunca pongo la radio y muy pocas veces música. Contemplo el paisaje, pienso en el libro que estoy escribiendo, repito en voz alta los chistes que siempre me hacen reír, recuerdo a mis amigos muertos, dejo que corran mis lágrimas solas, canto canciones de la niñez, me recito versos que conozco de memoria, abro la ventana y huelo los olores de las cuatro estaciones, me río alegre por la viveza de mis sentidos, del hecho de estar vivo, y siento mi existencia y el mundo alrededor en su desorden y alborozo. Disfruto con la hondura de mi soledad y no entiendo cómo existe gente a la que le aburre viajar en un coche sin compañía alguna: pocas cosas hay en la vida tan libres, pura aventura. Creo que es algo parecido a lo que debieron de sentir los hombres de antaño cuando montaban sobre un caballo, picaban espuelas y cabalgaban por bosques o desiertos".

Un buen libro de viajes, aunque creo que peor que otros suyos, no me parece el más lucido de los suyos. Corazón de Ulises y los de África creo que son mejores.


The Tiger

"Un tercer tigre buscaremos. Éste
Será como los otros una forma
De mi sueño, un sistema de palabras
Humanas y no el tigre vertebrado
Que, más allá de las mitologías,
Pisa la tierra. Bien lo sé, pero algo
Me impone esta aventura indefinida,
Insensata y antigua, y persevero
En buscar por el tiempo de la tarde
El otro tigre, el que no está en el verso
".

Jorge Luis Borges. El otro tigre.

Me he leído este libro de John Vaillant sobre un tigre siberiano que en un momento determinado se decidió a atacar a seres humanos y a comérselos. Pero el libro trata de muchísimas más cosas además de la historia principal. Trata de la relación del hombre con la naturaleza, de la historia de Rusia, de la evolución del hombre y del tigre... incluso de filosofía. Por ejemplo, se explica el concepto de umwelt sobre la distinta percepción del mundo por personas y animales. Bastante interesante.

Toda esta diversidad de temas hace que por un lado aprendas mucho y por otro te canses un poco cuando se va por las ramas y deja la historia abandonada para luego volver a ella.

La historia del tigre es un tanto triste. Y también es muy fácil decir que haya tigres cuando tú vives a miles de kilómetros de ellos mientras los que los tienen como vecinos pueden sacar un montón de dinero como furtivos vendiéndoselos a los chinos. Los tigres han desaparecido prácticamente de todas las partes de Asia. En China o Corea ya no queda ninguno salvo en los zoos y por lo visto donde más tigres hay en el mundo es en Texas donde los crían para cazarlos allí.

El libro presenta cómo ha cambiado la relación del hombre con el tigre y cómo este ha pasado de ser prácticamente un Dios a en el mejor de los casos una molestia o una fuente rápida de dinero.

Algún párrafo (traducidos por mí):

"Confucio pasaba junto al monte Tai cuando vio a una mujer compungida llorando junto a una tumba. Mientras apoyaba sus manos sobre la barra de madera de su carro escuchó su lamento. Entonces mandó a un estudiante para que le dijera las siguientes palabras: 'Ha debido caer sobre usted una gran desgracia para que esté llorando con tanta amargura'. Ella respondió: 'asi es. Los tigres mataron a mi marido y a su padre y ahora también han matado a mi hijo'. Confucio preguntó '¿entonces por qué sigue aún aquí?', ella respondió 'porque aquí no hay un gobierno despiadado'. Confucio dijo: 'Recordad esto, mis alumnos, Un gobierno despiadado es más voraz que los tigres'."

"Una caza exitosa, podría decirse, es un acto de máxima empatía: la caza depende de cuanto es capaz de meterse de manera satisfactoria en la mente de su víctima incluso hasta el punto de disfrazarse como un animal e imitar su comportamiento. Fueron las habilidades de nuestros antepasados para no solo analizar e imitar las características de un animal. sino identificarse con ellas las que les permitieron prosperar en ambientes peligrosos".

"Es el deseo de adquirir la misma forma de potencia, pero con un menor coste personal, el que dirige el comercio ilegal de suplementos basados en tigres. La marca Viagra deriva de vyaaghra, palabra del sanscrito que significa tigre".

En fin, un libro bastante interesante. También está en español por si a alguien le interesa y no se atreve con el inglés. Y también hay un documental en el que aparecen prácticamente todos las personas que se mencionan en el libro, por si estáis interesados. Aquí os pongo un extracto de youtube:



A este libro también tengo que agradecerle el haberme puesto a leer por fin Dersu Uzala, pero de eso hablaré en otro momento.


Hace mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana...

"Episodio tres y tres cuartos: la princesita de Vader.

Darth Vader, Lord oscuro de los Sith, continua gobernando el Imperio Galáctico y está a punto de destruir a la heróica Alianza Rebelde. Mientras tanto, debe criar a su hija pequeña, Leia, una adorable y dulce niñita que se transforma en una adolescente rebelde".

Así empieza este libro del que os voy a hablar. Es un libro de humor basado en la guerra de las galaxias y que nos muestra cómo hubiera sido la paternidad de Darth Vader criando a la princesa Leia. Es un libro divertido y tiene algunos chistes muy buenos, aunque por otro lado es repetitivo y a la vez corto. Sí, suena algo incongruente, pero es lo que me parece a mí. Son como sesenta páginas y en cada una hay un episodio. El autor es Jeffrey Brown.

Es para fans porque muchas veces reproduce diálogos de la película en otra situación. Por ejemplo, cuando Leia le dice que no pasa nada por llegar un poco más tarde, él responde que "the Emperor does not share your optimistic appraisal of the situation" (el Emperador no comparte su valoración optimista de la situación) que es lo que le dice Darth Vader al responsable de la construcción de la estrella de la muerte en el Retorno del Jedi. O cuando le dice "and now, your Highness, we will discuss the location of your hidden laundry basket" en lugar de "rebel base". Lo siento, pero no he encontrado una imagen de esa viñeta. Aquí os pongo otra:

En fin, que me ha parecido bastante original y divertido, aunque tampoco el tema da mucho más de sí. Parece ser que hizo uno anterior que se llama Vader and son más centrado en Luke. Me lo he leído en inglés, pero también está en español, ahora que no sé cómo lo habrán traducido.

Después de este, me compré uno del mismo autor que se llama Jedi Academy sobre las aventuras de un padawan, Roan Novachez, que es admitido en la academia. Este es en blanco y negro y es más largo y tiene argumento aparte de las referencias y parodias. También me ha gustado. Cuenta sus historias y las mezcla con sus dibujos, sus apuntes, el periódico de la academia, su diario... parece un poco embrollado, pero se entiende bien.

Bueno, son libros para fanes, o para gente que al menos haya visto las películas y le hayan gustado. Tampoco son nada del otro mundo, pero a mí me han entretenido y he pasado un rato divertido.



El héroe discreto

«En este país no se puede construir un espacio de civilización ni siquiera minúsculo», concluyó. «La barbarie termina por arrasarlo todo».
Mario Vargas Llosa. El héroe discreto.

Como cada primero de mes aquí estamos fieles a nuestra cita del club de lectura 2.0. En esta ocasión nos hemos leído el último libro de Mario Vargas Llosa, el héroe discreto.

El libro está escrito mostrando dos historias paralelas. Dedica un capítulo a cada una de ellas y luego vuelve a la anterior. Las historias pasan en Piura, una ciudad del norte de Perú que ahora puedo situar en el mapa, y en Lima. Una de ellas está protagonizada por Felícito Yanaqué, dueño de una empresa de autobuses, y su familia y la otra por Rigoberto (ahora no me acuerdo del apellido...) que es un directivo de una empresa de seguros a punto de jubilarse.

El libro está escrito usando un montón de localismos peruanos que hace que muchas veces sea difícil saber de qué están hablando. Además creo que esa es la intención del escritor. Ha querido hacer un libro/escaparate de frases, expresiones y nombres peruanos. A modo de ejemplo: "Lituma y el capitán Silva pronto comprendieron que el yanacón Aliño Yanaqué, de la Hacienda Yapatera, en Chulucanas, era la persona que Felícito más había querido en la vida".

Para mí se queda en eso, la verdad. Este libro está años luz por detrás de La Fiesta del Chivo o Pantaleón y las visitadoras, este último también con un lenguaje florido y particular. Es previsible y, lo peor de todo, aburrido. Para mí se queda en un ejercicio de estilo, pero no es una buena novela.

Creo que nuevamente me quedo solo en esto de la decepción y a los demás miembros del club parece haberles gustado bastante más que a mí. Enhorabuena por ello. Como ya he dicho a mí no me ha interesado mucho y el aire de muchos diálogos, principalmente los de Ismael (el jefe) y Rigoberto o de este con su mujer me parecían absolutamente artificiales, falsos.

Por lo menos no era especialmente largo, aunque a mí sí que se me hizo bola. En algunos momentos, los más brillantes, me recordó a Bryce Echenique. No sé, hay algo en los diminutivos o en la forma de decir las cosas que me recordaron a él.

Y la verdad es que poco más tengo que decir, no le he sacado ningún jugo ni permanecerá en mi memoria mucho tiempo.

Os diría que no perdiérais el tiempo y os leyerais otra cosa.

Un párrafo:

"Gracias a ese yanacón analfabeto existía Transportes Narihualá. Su padre sería pobre pero era grande por su rectitud de alma, porque nunca hizo daño a nadie, ni faltó a las leyes, ni guardó rencor a la mujer que lo abandonó dejándole a un niñito recién nacido para que lo criara. Si era cierto aquello del pecado y la maldad y la otra vida, debería estar ahora en el cielo. No tuvo siquiera tiempo para hacer el mal, su vida fue trabajar como un animal en los trabajos peor pagados. Felícito recordaba haberlo visto caer muerto de fatiga en las noches. Eso sí, nunca dejó que nadie lo pisoteara. Era, según él, lo que hacía que un hombre valiera algo o fuera un trapo. Ése había sido el consejo que le dio antes de morir en una cama sin colchón del Hospital Obrero: «Nunca te dejes pisotear, hijito». Felícito había seguido el consejo de ese padre al que, por falta de dinero, ni siquiera pudo enterrar en un nicho ni impedir que lo echaran a la fosa común".

A ver si tengo suerte y el próximo me gusta más... Será momentos estelares de la humanidad de Stefan Zweig. Como ya me falle tendré que hacérmelo mirar...

Tenéis reseñas mucho más animosas en los blogs de Pau, Juanjo, Bichejo y Carmen.