C.F.

Durante estas vacaciones hemos recibido una de esas noticias que no quieres recibir nunca. Dudaba si escribir sobre ello en el blog y resulta que L se me ha adelantado mandándome esto. Gracias L, por ponérmelo así de fácil. Éstas son sus palabras, bien bonitas, pero bien podrían ser las mías o las de cualquier otra de 'la banda del patio'. 

Te echo de menos, pero no es desde ese fatídico jueves, no, te llevo echando de menos meses, desde que dejaste de escribir “Buenos días, chicas” y detrás de esa frase cualquier cosa, que muchas veces abría debate, un debate que podía durar dos minutos o toda la mañana, eso dependía del trabajo que tuviéramos y a veces ni eso, nos liábamos y era un no parar.

Al principio estos correos eran entre tú y yo, el grupo no estaba formado. Supongo que igual que a mi, escribías a todas.

Luego llegó tu invitación para hacer “algo” para nuestros niños en el cole, y me apunté, no muy convencida, porque actuar no es lo mío, pero me apunté. Fuimos cinco. Parecía divertido, y lo fue, vaya que lo fue, cuatro zanahorias y Cardio. Cuántos correos dando ideas, cuántas tardes de reunión preparando la actuación para nuestros niños. El atrezzo, esas cajas (vagones) que forrabas a tu manera (las manualidades no son lo mío, decías), y era verdad, pero le ponías taaaanta ilusión a todo... Y salió bien, el teatrillo y el grupo. Esto fue a finales del 2011. No recuerdo en qué momento entró nuestra sexta integrante, porque parece que está desde el principio, y entonces se formó “La banda del patio”.

Y llevo meses sin que aparezca ese mail, desde que empezaste a estar malita. Y lo he echado de menos todo este tiempo, pero tenía la esperanza de que en poco tiempo volvería. Ahora se que no volverá a aparecer, y sé que cada día al abrir mi correo me acordaré de ti, cada vez que reciba una invitación de cumple de algún niño del cole me acordaré de ti, cada vez que quedemos de cañas “la banda” me acordaré de ti, cada vez que haya que organizar algo me acordaré de ti, cada vez que vea a los tuyos me acordaré de ti, se acordarán de ti, nos acordaremos de ti.

De mi parte, además de suscribir lo que dice L, añado esto. Sé que es una canción de amor pero he decidido transformarla en una de amistad porque yo pienso recordarla sonriendo. Porque C sonreía mucho.


In Memoriam.

13 comentarios:

  1. Lo siento mucho Annie, es un horror.

    Tochi

    ResponderEliminar
  2. He llorado, por ella y por ti. Como si fuese amiga mía (los amigos de mis amigos...)
    Lo siento muchísimo, qué cabrona es la vida y qué injusto es todo.
    Mil besos

    ResponderEliminar
  3. Es muy triste y yo que soy muy hipocondriaco, me ve muy afectado al conocer estas muertes jóvenes y Nada románticas

    ResponderEliminar
  4. Vaya, no conozco la historia, pero lo siento muchísimo.

    ResponderEliminar
  5. Lo siento mucho, Annie.
    Sé de que hablas. Hace ahora 11 años pasamos por una situación así. Tambien fuimos una pandilla de cole de los niños.
    Ella se fue. Y aun hoy, pasado tanto tiempo, sigo pensando que fue muy injusto.
    Y como tu amiga, sonreía.
    Eso es lo que nos queda. El recuerdo de su sonrisa y de su positivismo. Me consuela pensar que desde algún lugar acompaña siempre a sus hijos y los protege.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. LLego con retraso pero lo siento mucho. Ánimo.

    ResponderEliminar