Vidas Para...lelos


Llevaba intentando callarme y al final no lo voy a conseguir. Quien me conoce ya estaba tirándome de la lengua para que escribiera algo al respecto y al final no me queda más remedio. Para ponernos en antecedentes os comento que hace ya algún tiempo yo escribí esto.

Ahora hay bastante marejada respecto a una exposición de uno organizada por el otro. Seguro que os imagináis quién es quién.

Así que sí, como homenaje a Christian voy a hacer las vidas paralelas cual Plutarco moderno entre estas dos cimas de la humanidad que son por un lado ese genio de la pintura, la ingeniería, la medicina, la botánica, la escultura, la poesía y el urbanismo y, por otro, Leonardo da Vinci.

Así podemos ver, por ejemplo, que ambos nacieron. Ese ya es un punto para trazar las vidas paralelas. A partir de ahí se me va haciendo más difícil, pero nadie dijo que machihembrar a estos dos hombres excelsos en una humilde entrada de bitácora fuera a ser sencillo.

Leo que da Vinci trabajó para Ludovico Sforza y para Francisco I, mientras que Gálvez dobló el videojuego Little big planet. Podéis pensar que son cosas distintas, pero de cada cual según sus capacidades, a cada cual según sus necesidades. Y la verdad es que Gálvez no trabajó para Sforza, pero se esfuerza, ni para Francisco I, pero sí que se cree que es el primero en ingenio y sabiduría.

Hay más similitudes. Por ejemplo, da Vinci fue ingeniero y Gálvez tiene mucho ingenio. Gálvez dijo que no hay que tener prejuicios e hizo que me leyera su libro, así que tiene labia. También en su faceta de ingeniero, y según wikipedia, Leonardo "desarrolló ideas muy adelantadas a su tiempo, tales como el helicóptero, el carro de combate, el submarino y el automóvil" y estoy seguro de que Christian se ha montado en alguno de ellos. Llamadlo destino.

También es sabido que Leonardo tocaba la lira y Christian toca el bajo. Vale, es cierto que no es el mismo Christian, pero es que ya decía un sabio que donde no hay mata, no hay patata y si queremos seguir en esta aventura de las vidas paralelas tenemos que ser un poco flexibles.

Una de las facetas más conocidas de Leonardo es la de inventor. Y de invents también sabe mucho el señor Gálvez. Sin ir más lejos se hace pasar por escritor para lo que hay que tener mucha invención, sin duda. Además ha prestado su apellido a grandes inventos como la pila galvánica.

Es también de destacar que una persona incapaz de terminar ni magisterio, ni filología inglesa, ni historia ahora "cure" exposiciones. Perdón por lo de curar, pero lo he leído en muchas noticias estas últimas semanas y ya os supongo curados de espanto.

Otra similitud que os puede parecer muy menor, pero que a mí me parece de gran importancia es que Francisco I alojó a Leonardo en su casa de infancia, el castillo de Clos-Lucé, y Christian actuó en la casa de los líos. ¡Decidme si eso no habla de destinos unidos en la urdimbre del universo!

Las similitudes no acaban aquí, hay más sorpresas. Da Vinci hizo estudios anatómicos de "vacas, pájaros, monos, osos y ranas, con el único fin de comparar la estructura anatómica de estos animales con la del hombre" y Gálvez fue periodista de Caiga quien Caiga que trataba de mostrar la anatomía de la actualidad, aunque no consta que entrevistara a ninguna vaca o mono. Supongo que por celos bien fundados a que escribieran mejor que él.

 Leonardo estudio la alquimia y en especial el oro y Christian tiene un TP de oro, otro paralelismo. Además el de Vinci profundizó en la anatomía y dedicó estudios a los piés y a las cabezas y nuestro presentador favorito protagonizó "Ni pies ni cabeza".

Leonardo, según nos informa wikipedia, "creó una academia que llevaba su nombre, en la que durante unos años enseñó sus conocimientos, anotando todas sus investigaciones en pequeños tratados" y, asombraos, Christian es "académico y miembro de la Academia de Televisión de las Ciencias y las Artes de Televisión" (sic). No juzguéis demasiado duramente al chaval, no es fácil estar en misa y repicando o ser académico y saber cuál es su nombre correcto.

He descubierto que Christian está interesado en exhumar a Leonardo y estudiar su ADN para encontrar el "gen de la genialidad". Yo propongo, no que inhumen, pero sí que analicen a Christian y que le saquen una muestra de ADN para buscar ese gen en él.

Voy a ir terminando porque esto se queda largo. Y voy a hacerlo con lo que espero sea un acicate para que nuestro Demóstenes de Móstoles siga la estela del maestro italiano. Es verdad, me diréis, que en el caso de estas grandes eminencias no se sabe quién es más digno de elogio y quién más maestro, tenéis razón, pero digamos que aunque solo sea por cronología Leonardo es el maestro de Christian.

Decía que el maestro italiano tiene catalogados más de 13000 páginas de textos, algunas de ellas indescifrables, sobre su conocimiento. El de Christian cabría en media cuartilla, pero aún es jóven y tiene tiempo de llegar a amasar esa cantidad de conocimientos, o, si no, esa cantidad de escritos.

Sólo le pido una cosa. Por favor, Christian, no los publiques. No nos lo merecemos.


El último caso de Philip Trent

Este es el último libro del año del Club de Lectura y, visto lo visto, es de lo mejor que hemos leído este año. No llega a la altura de Dickens, claro, pero es infinitamente mejor que el del latín o la serpiente de Essex. Para mí también es infinitamente mejor que el que nos leimos de Steinbeck, pero para gustos hay colores.

El libro empieza bien desde el prólogo, dado que es una carta a Chesterton de agradecimiento y le dedica el libro que dijo que iba a escribir después de que Chesterton escribiera el hombre que fue jueves. El hombre que fue jueves es un libro corto y maravilloso que aún recuerdo con mucho cariño.

El libro es un caso típico de novela de detectives en el que hay un caso extraño y un periódico se lo encarga a su mejor investigador: Philip Trent.

A partir de ahí tenemos una historia bastante ñoña, pero que admito que tiene más vueltas de las habituales para esa época de principios del siglo pasado.

Se lee bien, es entretenida y sirve para pasar el rato. A veces tiene algún golpe de humor algo inesperado y, aunque creo que no es un libro que recomendaría a alguien, tampoco dejaría de hacerlo.

También, que yo sepa, es el último caso de Philip Trent y el primero, porque no hay más libros de este investigador que sí que da el tipo para tener su pequeña saga.


Pantsdrunk

"Pantsdrunk entails an evening spent in a planned fashion without the pressure to accomplish anything. On the surface, this sounds counterintuitive, but it contains profound wisdom. Pantsdrunk is the courage to project your emotions and readiness to live in the moment regardless of your mood. When work-related stress threatens to crush the oxygen out of your lungs, pantsdrunk takes what life has to offer and refines it into quality time. Pantsdrunk allows you to recuperate emotionally, psychologically, and physically when life’s strains are twisting you into knots".
Miska Rantanen. Pantsdrunk.

Hay veces que no sé por qué leo lo que leo. ¿Por qué me interesó este libro cuando lo vi en Instagram? Pues no lo sé. Supongo que me pareció extraño.

El libro trata de describir el método de desconexión que hacen los finlandeses cuando quieren olvidarse de sus problemas o relajar el estrés del trabajo. Parece ser que su método para hacerlo es emborracharse en casa en ropa interior. Puede parecer algo excéntrico, pero bien pensado es algo que todos hacemos de vez en cuando. Básicamente se trata de quedarte en casa en vez de salir al bar viendo la tele y comiendo cosas no saludables. Lo de beber hay quien lo hace y hay quien no. De hecho el autor indica que hay que beber lo suficiente como para desconectar, pero no tanto como para tener resaca al día siguiente.

Hace falta experiencia, claro.

El libro es bastante corto y vienen diversas explicaciones del origen de esta técnica de relajación, de sugerencias para realizarlo, de testimonios de personas que lo hacen e, incluso, listas de música o comida adecuada para diversas ocasiones. Además tiene unas ilustraciones bonitas y fotos de casas nórdicas estupendas. 

Se nos habla de los altos estándares que tiene Finlandia en cuanto a educación, bienestar y felicidad y cómo parte de su cultura son esas desconexiones caseras ocasionales. De hecho tienen una palabra en su idioma que dice justamente eso: emborracharse en ropa interior: Kalsarikänni. Un país que crea este tipo de palabras no debe ser mal sitio.

Algunos párrafos:
"Pantsdrunk is R&R for a restless world. If we believe the husky-sized headlines barking at us every which way we turn, the end is nigh. It’s almost impossible to tell what’s real news, fake news, or both. Climate change, international terrorism, Auto-Tune pop, democratically elected presidents, the plastic surgery of aging celebrities— each bit of news is more depressing than the last. The Nordic countries have a range of traditional antidotes to weltschmerz. When the storms of the world rage, peace-loving Scandinavians know there’s little the individual can do to have an appreciable impact. What you can do is concentrate on yourself and your loved ones in hope of making things easier— or at least slightly more tolerable".

"Pantsdrunk is a pit stop for the soul, a quick pause for minirepairs and making sure the chassis makes it through the next stage in one piece. When necessary, it provides precision intervention in the engine block— the place where the average driver glances about five times over their lifetime. But it’s critical to make a distinction between those problems that can be addressed during normal use from those that demand more invested attention".

"PANTSDRUNK IS FIRST and foremost intended as a short-term therapeutic intervention to massage stress spikes into more tolerable dimensions. This Finnish form of short-term therapy is, when applied in moderation, an outstanding opportunity to bounce back from stressful situations and pressures on the job, to untangle emotional knots, or to serve as the impetus for their unravelling".
En fin, si estáis cansados del lagom sueco o no os llega el dinero para vivir el hygge danés podéis practicar el mucho más sencillo Kalsarikänni. Unas cervezas, una serie de Netflix o una lista de música, unas cervezas frías y... ropa interior y calcetines de lana. ¡Éxito seguro!


Octavo año de la era kindle

Bueno, pues llega el momento de hacer recuento de los libros leídos este año. Sera un recuento corto porque este año no he leído casi nada. Puedo encontrar muchas causas y podría hablar de ellas, pero no sé si a alguien le interesaría.

Básicamente tiene que ver con trabajar mucho más y con tener una sensación de cansancio que hace que lo que me apetece cuando venga a casa sea ver la tele o cosas que no exijan mucho de mi. También estuve tiempo enganchado a un juego de dinosaurios parecido al Pokemon Go.

Tampoco me quejo. Siempre dije que quería leer menos y lo he conseguido. Ahora a lo mejor me planteo leer más, ¡quién sabe!

Los libros que he leído este año son:
 Como véis es bastante poca cosa. Llegan justo a veintiuno y, ni eso, porque el de viva el latín ni siquiera me lo terminé.

De hecho es claramente el peor libro de todo el año, creo que sin discusión. Bueno, tampoco terminé de leerme el de la serpiente de Essex, pero creo que es algo mejor que el del latín o a lo mejor lo tengo más olvidado.

Así que en total diecinueve libros de los que dos son cómics.

Ahora que veo la lista veo con cariño el de la Ilustración de Pinker, el de Factfulness, el de the butchering art, cosas (y) materiales, el camino más corto... Ninguno novelas.

En cuanto a ficción puedo destacar el de hijo de la ira, que era bastante duro, Mudbound, la sed, del señor Nesbo, o el cuarto mono.

Espero que este próximo año me depare buenas lecturas y, para empezar, os pido consejo por si habéis leído algo interesante últimamente.


Causas naturales

"Hoy el lenguaje de la autoestima ha adquirido una cualidad indudablemente religiosa. Se nos anima a “creer” en nosotros mismos, a “valorarnos”, a ser fieles a nosotros mismos y, sobre todo, a “querernos” porque, de otra manera, ¿cómo va a querernos alguien? La interminable retahíla de consejos de autoayuda que empezó a inundarnos en el siglo XX nos conmina a ser nuestros “mejores amigos” y, a menudo, a “celebrarnos”. Si palabras como “creer” no bastan para sugerir una actitud religiosa, hay una página web que incluso nos urge a “adorarnos a nosotros mismos” creando un santuario personal que puede incluir fotografías (imagino que selfies), nuestras joyas favoritas y “cosas que huelan bien, como perfume, velas o incienso".
Barbara Ehrenreich. Causas naturales.

Pues aquí estoy con otro libro. La verdad es que todas las intenciones de escribir más en el blog han terminado en nada. Antes por lo menos escribía sobre libros, pero ya casi ni leo.

Tampoco he venido aquí a quejarme, sino a hablar de este libro de Barbara Ehrenreich. Y la verdad es que no sé muy bien cómo hacerlo.

Podría empezar diciendo que va sobre la obsesión de estar sano hasta que nos muramos o, incluso, la obsesión en vencer a la muerte. Hasta ahora no ha habido nadie que no se haya muerto, pero hay quien cree que puede ser inmortal.

El libro habla sobre la muerte, sobre la biología, sobre la medicina, sobre los movimientos sociales que han modificado nuestra percepción de lo que es una ciencia y lo que es la medicina. De movimientos como el mindfulness o de la importancia del yo como centro de nuestra vida.

En general es bastante interesante y aporta una serie de datos que yo desconocía como, por ejemplo, que uno de los principales vectores y protectores de bastantes tipos de cánceres son nuestros propios glóbulos blancos. Pinta una imagen del cuerpo humano alejada de esa máquina perfecta en la que todo tiene un propósito y todas las células cooperan entre sí y que cuando no lo hacen es porque algo se ha estropeado.

Puede que nada vaya mal y que sea algo normal que el cuerpo se destruya a sí mismo, o al menos lo intente, a partir de cierto punto de la vida. De hecho es posible que lo esté haciendo siempre y que vivamos con un conflicto permanente dentro de nosotros, una lucha a nivel celular y en la que puede que haya intereses contrapuestos a los del bien de todo el cuerpo.

En fin, ya podéis ver que es interesante. No es muy largo. A pesar de haber puesto la portada en inglés yo me lo he leído en español, está editado por Noema.

Podemos terminar diciendo que vivir sano está bien, es bueno, pero que hay que ser, sobre todo, feliz. Que incluso tomando verduras y haciendo deporte te puedes morir en cualquier momento y que hay que saber encontrar un equilibrio en la vida y no desvivirnos por vivir.

Un par de párrafos más:
"Así que, con independencia de las buenas acciones que hagan las células inmunes en las personas jóvenes, tales como prevenir infecciones microbianas, su trabajo, o quizá deberíamos decir, su efecto en las personas de edad avanzada, es destruir el organismo. La pregunta de por qué hacen estas cosas podría simplificarse de manera infantil: las células inmunes, ¿son “buenas” o “malas”? ¿Amigas o enemigas? La mayor parte de los científicos esquiva esta pregunta aduciendo imprecisiones del tipo “efectos paradójicos” o “espada de doble filo”. Los macrófagos pueden salvar nuestras vidas o favorecer el crecimiento de tumores mortales. Los neutrófilos, que figuran entre las primeras células que llegan a una zona de infección, pueden matar intrusos o iniciar una espiral que desemboque en inflamación crónica".

"Así que, con independencia de las buenas acciones que hagan las células inmunes en las personas jóvenes, tales como prevenir infecciones microbianas, su trabajo, o quizá deberíamos decir, su efecto en las personas de edad avanzada, es destruir el organismo. La pregunta de por qué hacen estas cosas podría simplificarse de manera infantil: las células inmunes, ¿son “buenas” o “malas”? ¿Amigas o enemigas? La mayor parte de los científicos esquiva esta pregunta aduciendo imprecisiones del tipo “efectos paradójicos” o “espada de doble filo”. Los macrófagos pueden salvar nuestras vidas o favorecer el crecimiento de tumores mortales. Los neutrófilos, que figuran entre las primeras células que llegan a una zona de infección, pueden matar intrusos o iniciar una espiral que desemboque en inflamación crónica. [...] No hacer nada equivale a envejecer; la salud y la longevidad se ganan a base de actividad constante. Incluso los temblores de la enfermedad de Parkinson pueden verse, siendo optimista, como una forma de ejercicio saludable porque, después de todo, queman calorías. Lo único que no debemos hacer es sentarnos y ponernos a leer, por ejemplo, un libro sobre envejecimiento saludable".
El último párrafo es socarrón, claro. Es de la parte en la que describe en qué se ha convertido hacerse mayor.

En fin, una lectura recomendable en términos generales. Hay una parte que a mí me ha gustado menos que es cuando ataca la medicina convencional o por lo menos pone en duda sus métodos. Pero el que haya unos libros que te ofrecen miradas distintas a la tuya no es malo, eso hace que nos pongamos en el sitio de otros.

¡Viva el latín!

"Esta multiplicidad de sentidos, si bien por una parte exigía precisión y profundidad histórica y fe en el significado más recóndito y en el poder de la etimología, por otra me acostumbraba a la matización capciosa, al esplendor figurativo y, por tanto, también a la ambivalencia, a la evanescencia, al nimbo, a decir dos o incluso tres cosas en una. He aquí el ideal que aún estaba formando confusamente entre los pupitres del instituto: escribir en una lengua diáfana, pero «abismal»".
Nicola Gardini. ¡Viva el latín!

Primero de octubre y toca hablar del libro del club de lectura. Esta vez lo eligió Juanjo que, como sabéis, es muy de romanos. A mí me pareció que era una buena elección y que hablaría sobre la influencia del latín en el presente, sobre la etimología de las palabras, la manera en que ha dejado una huella en nosotros a pesar de llevar muchos siglos sin ser una lengua activa.

Desgraciadamente, y como suele suceder con los libros del club, la realidad ha sido mucho más demoledora y lo que nos encontramos es un libro escrito por un traumado pedante que hacía que me enfureciera cada vez que leía un capítulo. Tengo que reconocer que aunque al club se venga a sufrir al final no he sido tan masoquista y no lo he terminado. No he llegado ni a la mitad.  Libros como este me hacen añorar a Laura Díaz que, aunque sean un tostón, al menos tienen la excusa del 'lo he intentado' por parte del autor.

Este señor se nos presenta como un iluminado de la vida que nos explica como el saber latín es prácticamente una experiencia religiosa que te hace mejor persona y trascender a un estadío superior del ser. Hay que notar que para esa elevación no vale saber hablar un segundo idioma, no. Tiene que ser el latín. 

Según él ningún otro idioma guarda en su interior esa riqueza semántica, esa musicalidad y metonimias. Cualquier otro idioma es una mierda al lado del latín y, como son una mierda, hace que el que no sepa latín no desarrolle su cerebro y sea un infrahumano. Bueno, a lo mejor exagero un poco, pero no creáis que tanto, esa es más o menos la idea.

El libro en sí es un plomo insoportable en el que en cada capítulo se centra en un autor o en una obra latina y se pone a poner fragmentos que puede que te traduzca o no, según a él le parezca. Luego se pone a hablar de por qué el autor ha usado esta palabra o declinación y cómo se puede ver el tono arcaizante o la intención poética de enlazar con los aedos griegos. Totalmente carente de interés salvo para alguien que ya sepa latín nivel avanzado.

No es un libro de divulgación. Yo diría que es una mierda y que es de lo que más me ha enfadado leer en los últimos tiempos, pero tampoco quiero excederme porque si algo ha demostrado este club es que siempre se puede ir a peor.

En fin, si mi consejo sirve para algo os pediría que dedicarais vuestro tiempo a algo más valioso como, no sé, ver vuestra sombra en una pared durante varias horas, mirar las uñas hasta que las veáis crecer o dedicaros a algún coleccionable de estos de septiembre de montar una furgoneta por piezas semanales.


Varios libros

Llevo sin escribir en el blog un montón de tiempo. He tenido mucho trabajo y he tenido viajes de trabajo. También me he ido de vacaciones. Y he leído. La verdad es que poco, pero quiero poner por aquí mis opiniones para que no se me olvide lo que he leído y por si a alguien le interesa.

Espero que no se me olvide hablar de ningún libro.

The butchering art (de matasanos a cirujanos) de Lindsey Fitzharris

Este libro me lo regaló Anniehall creo que por mi cumpleaños. Básicamente es una biografía de Joseph Lister y del avance de la cirugía gracias a él y a sus estudios sobre la higiene y los antisépticos. El panorama que pinta cuando Lister estudia medicina es pavoroso: hospitales llenos de suciedad y gente hacinada, cirujanos que no se limpiaban entre operación y operación u operación y autopsia...

Es muy interesante. Lister fue una rara avis entre los cirujanos. Era cuáquero y muy disciplinado. Estaba obsesionado con cómo se propagaban las enfermedades, utilizaba el microscopio cuando todos los cirujanos lo despreciaban.

Os lo recomiendo si os interesa esta parte de la historia de la humanidad. Es de estilo similar a los dos libros de Jürgen Thorwald el siglo de los cirujanos y el triunfo de la cirugía. A mí me ha gustado mucho.

El cuarto mono de J.D. Barker

Realmente me leí el libro en inglés porque era bastante más barato en inglés que en español. Es un libro de novela negra sobre un asesino en serie y el policía que quiere capturarlo. El libro ofrece lo que esperas: un asesino listo y perturbado, un policía torturado, víctimas a las que quieren salvar antes de que sea demasiado tarde. Es del tipo de novela negra bastante de casquería y violencia. A mí me ha gustado bastante. Es entretenido, se lee deprisa y es muy para lectura de playa.

Cambiando muy poco algo pasa de estar bien escrito a estar mal esccroto de Luis Piedrahita

Este libro se lo regalé a Anniehall por navidades, creo. Ella aún no se lo ha leído y yo lo vi por la estantería y me lo llevé a algún viaje, creo. Es muy divertido en la tradición de humor suyo con juegos de palabras y mucha imaginación. Me he reido mucho leyéndolo. Son palabras inventadas para describir hechos o personajes cotidianos. Las explica como si fuera una definición de diccionario y da ejemplos de uso. También creo que es una lectura muy de verano que no exige ningún esfuerzo y que entretiene bastante. Lo recomiendo.

Hijo de la ira de Jim Thompson

Hacía tiempo que no me leía nada de Jim Thompson. Después del fracaso del club de lectura no me atrevía. Además ya hay poco suyo que no me haya leído. Vi esta reedición en Amazon y me la compré para el Kindle.

Es un libro con un lenguaje crudísimo y que cuenta una historia realmente dura de incesto, drogas, mentiras, racismo y discriminación. Este sí que no es para todo el mundo. Me ha resultado entretenido y puedo recomendarlo, pero es mejor estar prevenido. 


La serpiente de Essex

—La acusación particular tiene la palabra
—Gracias, Señoría. Me limitaré a pedirle al testigo que lea estos párrafos del primer capítulo del libro:
"Está baja la marea, el viento ha amainado, y en el Blackwater no hay nada que temer: dadle un vaso de su agua y se lo beberá de un trago, con sal y todo, con conchas y moluscos. Pero algo se ha mudado en el rielar de la marea, o en la súbita quietud del aire: algo ha cambiado en la superficie del estuario, que late como con pulso propio, que palpita, y vuelve luego a su tersura, a su mudez, justo cuando él da un paso hacia delante; que vuelve al cabo a sacudirse, como algo que al tocarlo se retira temeroso. Más se acerca él entonces, y menos miedo tiene; y se elevan las gaviotas en el aire una a una, y la última de todas lanza un grito de consternación. El invierno desciende sobre él como un mazazo en el cogote, y nota que le traspasa la camisa y le cala hasta los huesos. Se han disipado ya los efectos jubilosos del alcohol, no se siente cómodo rodeado de sombras y, cuando busca el abrigo, ve que un crespón de nubes oculta la luna y le nubla la vista. Respira lentamente, el aire se llena de alfileres; el suelo que pisa está empapado, como si algo hubiera desplazado el agua de repente. «Nada, no es nada», piensa, y da pasitos en el sitio para armarse de coraje, mas otra vez vuelve a sentirlo: es como estar mirando una fotografía, un raro momento hurtado al tiempo, seguido de una sacudida frenética que no puede deberse solo al tirón que da la luna a las mareas. Cree ver —y lo ve, lo ve— el pausado movimiento de algo gigantesco, encorvado y siniestro, cubierto de ásperas y tupidas escamas, que luego desaparece. Le entra miedo de estar rodeado de sombras. Hay algo allí, lo siente, algo que espera el momento propicio, que es implacable, monstruoso, nacido del agua, algo que no le quita ojo. Aguardaba adormecido en las profundidades y por fin ha salido a la superficie, y él se lo imagina hendiendo las olas, oliendo ávidamente el aire. Lo paraliza el miedo, le da un vuelco el corazón, porque en tan breve espacio de tiempo lo han acusado, lo han condenado y han dictado sentencia contra él. Él, ¡el pecador incesante que alberga en lo más hondo del corazón una pepita negra! Y asiste a su suplicio saqueado, vaciado de toda bondad, pues nada tiene que ofrecer en su descargo. Con más ahínco escruta el agua negra del Blackwater y otra vez lo ve, algo que escinde en dos la superficie y luego se sumerge, sí, algo que siempre ha estado ahí, esperando, algo que por fin ha dado con él. Y es raro, porque está tranquilo: después de todo, es hora de hacer justicia, y gustosamente se declara culpable. Lo pueden los remordimientos, no la redención, y se lo tiene bien merecido".
—¿Podría el testigo leer las palabras subrayadas?
—Sí, "la súbita quietud del aire", "late como con pulso propio, que palpita, y vuelve luego a su tersura, a su mudez", "se elevan las gaviotas en el aire una a una, y la última de todas lanza un grito de consternación", "los efectos jubilosos del alcohol", "un raro momento hurtado al tiempo", "el pausado movimiento de algo gigantesco, encorvado y siniestro, cubierto de ásperas y tupidas escamas", "Y asiste a su suplicio saqueado, vaciado de toda bondad, pues nada tiene que ofrecer en su descarg...
—Es suficiente, gracias. La acusación no tiene más preguntas.
[...]
—¿Ha llegado el jurado a un veredicto?
—Sí, Señoría. El jurado considera que el libro de la señora Perry es cursi y moñas a más no poder y que además emplea unos adjetivos y construcciones verbales que pueden ofender al lector. Entendemos perfectamente que el señor Desgraciaíto haya dejado de leerlo.

Tenéis otras reseñas de este libro en los blogs de MG y Carmen. Creo que MG ha sido la única valiente que se lo ha terminado.

Queda la música

Ya lo decía Aute, queda la música. Y es una suerte, porque podemos volver a escuchar a la Pradera siempre que queramos. Y volver, volver, volver a esa estupenda voz y a su manera tan elegante de cantar solo dándole a un botón.

Como ya sabéis, en este blog somos muy de María Dolores. Es más, ella fue la que hizo que ND y yo nos recordáramos cuando nos reencontramos meses después de aquella cena en la que coincidimos y de la que, al menos yo, salí pensando que debía procurar olvidarle. Si es que podía.

Por suerte no hizo falta y aquí estamos, casi diecisiete años después gracias a ella. Amarraditos. En estos años hemos tenido la suerte de verla dos veces en directo. Fue estupendo, qué os voy a decir.

Nos acompaña en muchos viajes, tanto al norte como a Portugal o a Cádiz. O a Sevilla. Aunque nosotros sin José Antonio.

Así que en este día triste al que he amanecido después de una noche de insomnio en la que me he enterado casi en primicia de su muerte, quiero darle las gracias por toda la felicidad que me ha dado.

Gracias, María Dolores. Ojalá que te vaya bonito.
 
(Por si no lo habéis notado, os he ido dejando piedras en el camino del post. Todas menos una os llevan a canciones que ella interpretó estupendamente. La otra es la historia de cómo María Dolores Pradera ayudó a cambiar mi vida a mucho mejor. Y para terminar os dejo unas florecillas mexicanas.)





Factfulness

"This is a book about the world and how it really is. It is also a book about you, and why you (and almost everyone I have ever met) do not see the world as it really is. It is about what you can do about it, and how this will make you feel more positive, less stressed, and more hopeful as you walk out of the circus tent and back into the world. So, if you are more interested in being right than in continuing to live in your bubble; if you are willing to change your worldview; if you are ready for critical thinking to replace instinctive reaction; and if you are feeling humble, curious, and ready to be amazed—then please read on".
Factfulness. Hans Rosling.

Este libro me lo compré practicamente después de terminar Enligtment Now. Tiene mucho que ver con ese libro, la verdad, y ambos están citados de manera cruzada en los libros de los dos autores.

Yo he conocido a Hans Rosling a través de sus charlas TED. Si no habéis visto ninguna yo os animo a que lo hagáis. Es un presentador bastante extrovertido y hace que enseguida te metas en lo que cuenta y sus gráficos animados son fantásticos. Bueno, más que es tengo que decir era porque se murió el año pasado. Precisamente este libro nace cuando le detectan un cáncer de páncreas y le dicen que le queda poco de vida y decide escribir este libro como resumen de lo que ha aprendido e intentado enseñar en la vida.

Por si sois vagos y no queréis ir a google a buscar os pongo aquí una de sus charlas:


Es un libro muy interesante y muy fácil de leer, empieza haciéndote un test sobre lo que sabes del mundo y luego dedica más o menos un capítulo a responder cada una de las preguntas. Si queréis hacer el test lo tenéis aquí.

El libro trata de mostrar lo poco que sabemos del mundo y lo mucho que está mejorando respecto a hace unos años (o siglos). Toda esta mejora, como dice Pinker, está relacionada con la ilustración. Este libro no va tanto a las causas, aunque también las toca, como al análisis de datos y cómo basar nuestra versión del mundo en datos y hechos.

Claramente todo ser humano tiene una serie de instintos y de tendencias o sesgos a la hora de comprender nuestro mundo. Algunos de estos son innatos y vienen de nuestro pasado en la naturaleza. Otros vienen de la exposición a las noticias y redes sociales. Es difícil no mirar a nuestro alrededor y pensar que el mundo no va a peor.

Hay que decir que aunque el mundo vaya a mejor no quiere decir que  no haya muchas cosas terribles y que haya que mejorar, pero negar que se está mejorando en casi todos los aspectos hace muy difícil relacionar los resultados con las acciones que se toman. Él es muy crítico con las ONGs que crean alarmismo y que dicen que todo va a peor. El que mejore no quiere decir que estemos bien, pero sí que se están haciendo cosas en la dirección correcta y que merece la pena investigar qué es lo que lleva a la gente a progresar.

También hay una página de su fundación, gapminder, en la que se nos muestra la vida en el mundo en función de lo que gana (dollar street). En ella se puede ver cómo hay muchísima más similitudes al comparar el mundo en función de lo que la gente de cada país gana que en función de otros parámetros como la religión o la cultura.

En fin, un libro muy recomendable y que os animo a leer. No sé si está en español, creo que no, pero si no lo está supongo que lo estará dentro de poco. He subrayado un montón de cosas que me han parecido muy interesantes.

Termino con esta definición de factfulness del propio autor que me parece más acertada de lo que yo pueda llegar a intentar traducir: "Factfulness, like a healthy diet and regular exercise, can and should become part of your daily life. Start to practice it, and you will be able to replace your overdramatic worldview with a worldview based on facts. You will be able to get the world right without learning it by heart. You will make better decisions, stay alert to real dangers and possibilities, and avoid being constantly stressed about the wrong things".






¡Felicidades, Anniehall!

¡Casi ni llego a felicitarte el cumpleaños cibernéticamente!

¡Muchas felicidades, Bueni!


Cómics

Últimamente me he leído un par de cómics y quería hablar de ellos antes de que se me olvide. El primero es este de Daredevil que me dejó el hermano de Anniehall. Es una serie de episodios en los que se nos cuenta la caída en absoluta desgracia de Daredevil y de su alter ego Matt Murdoch.

Nos presenta un mundo muy sórdido de drogas y crímenes que dan una sensación de desasosiego y ganas de que el héroe consiga salir de todos los problemas en que lo meten y se mete.

Sabemos que al final triunfará el bien y Daredevil volverá a ser el defensor de los débiles y el terror de los mafiosos, pero a ratos se duda de que ese vaya a ser el caso.

La parte de diálogos y guión no está mal. Es Frank Miller y eso es una garantía, pero había veces que me parecía que iba demasiado al flash back y a contar cosas remotas que distraían de la historia.

También, y después de haberme quedado en la serie de Netflix, se me ha hecho raro ver aparecer a Karen Page como yonqui y traicionando a Matt Murdoch.

En fin, es una lectura entretenida si os gustan los cómics de superhéroes. No hay muchas sorpresas, pero te metes en la historia y es difícil dejar de leerlo.

El siguiente cómic que me he leído es el nuevo de Astérix en Italia. Me lo regaló mi familia por el día del libro y fue un regalo en ausencia hasta que volví de Montreal.

Astérix ha sido, junto con Mortadelo y Filemón, mi infancia y juventud lectora. Los que tuve de pequeño, y que todavía están en casa de mis padres, me los sabía de memoria. Me los leí decenas de veces cada uno.

Me sabía de memoria diálogos y escenas, releía y releía. Volvía a alguno que tenía olvidado y descubría cosas nuevas. En fin, pensar en Astérix y Obélix es volver a mi infancia.

Desde que ya no están ni Goscinny ni Uderzo me pasa que me los leo, que son muy buenos formalmente (los dibujos son impresionantes), pero creo que les falta algo. A lo mejor es que ya no soy un niño y no es lo mismo leerlo con 12 años que con cuarenta y pico.

En este caso la historia es sobre una carrera por etapas a lo largo de Italia para demostrar quién es el pueblo con mejores competidores (una historia bastante recurrente en la serie, la verdad, es similara a Astérix en los juegos olímpicos, la vuelta a la galia, Astérix gladiador, los laureles del César...)

En fin, una mirada a la infancia que siempre me hace sacar una sonrisa.


El hombre de las dos patrias

Este libro me lo leí ya hace tiempo. Me lo regaló Anniehall por mi cumpleaños y me lo llevé a Montreal para llenar mis horas muertas.

Cuando uno tiene que estar bastante tiempo en una ciudad por trabajo, y especialmente si es invierno y una ciudad tan fría como Montreal, uno tiene que tener cosas a las que dedicar el tiempo.

En mi caso eran principalmente Netflix, libros y cine. Cuando podía daba paseos, pero muchas veces estaba lloviendo o nevando y no iba yo muy preparado para enfrentarme a los elementos.

Entrando un poco en materia, Javier Reverte ha sido durante mucho tiempo uno de mis escritores favoritos. He disfrutado mucho con todos sus libros de viajes.

En esta ocasión nos lleva a Argelia tras los pasos de Albert Camus, premio Nobel de literatura, que pasó toda su infancia y juventud en Argelia y que luego volvió a Francia. Era lo que los argelinos llamaban un pied noir (pie negro) que era como los argelinos llamaban a los colonos franceses que vivían en Argelia.

Esa situación colonial terminó con la independencia de Argelia y la expulsión de muchos de esos colonos de vuelta a la metrópoli. Reverte pasea por Orán y Argel visitando emplazamientos de sus novelas o dónde vivió o estudió.

En Argelia la imagen que tienen de Camus no es muy buena, no lo consideran un argelino, y Camus tampoco se consideraba hermanado con los 'árabes' como él los llama en sus libros.

La parte buena es hablar de Camus y de esos sitios que visita. La parte mala es que como vuelva a leer galpón me voy a pegar un tiro (otro episodio aquí). ¡Qué manía tiene de utilizar esa palabra desde hace unos cuantos libros! Que sí, que te la has aprendido, pero ya vale. Además creo que la utiliza mal, pero esa es otra cosa.

También se me que da corto porque al hablar del hombre de las dos patrias pensé que hablaría de Camus en Francia, en París; sobre lo que vivió allí, su relación con el existencialismo, su recelo del comunismo, en especial del estalinismo tan en boga entre los intelectuales, y su vida sentimental. Creí que iba a hacer algún recorrido por Francia, pero no. Se queda en el hombre de las dos patrias, pero yo solo visito una. Entiendo que no tiene el mismo gancho como título, pero es más preciso.

De todas maneras es un libro que se lee bien y que nos acerca a Albert Camus y a la infancia que le hizo, en parte, el hombre que fue. Os lo recomiendo si os interesa el personaje o la literatura de viajes, pero en cualquier caso supongo que hay mejores libros sobre Camus y, os lo aseguro, hay mejores libros de viajes, incluso del propio Reverte.


Cosas (y) materiales

"Hoy, la leche que se añade al chocolate varía mucho en todo el mundo: esta es la razón principal por la que el chocolate con leche sabe distinto de un país a otro. En Estados Unidos se elimina parte de la grasa de la leche con enzimas, lo que explica que el chocolate tenga un gusto como a queso y casi rancio. En el Reino Unido se añade azúcar a la leche líquida, y esta solución, reducida a un concentrado, se incorpora al chocolate, creando un sabor más dulce. En el resto de Europa se sigue utilizando leche en polvo, que aporta al chocolate un sabor fresco y una textura pulverulente. Estos sabores son difíciles de exportar. A pesar de la globalización, las preferencias regionales en cuanto al chocolate con leche son sorprendentemente rígidas".
Mark Miodownik. Cosas (y) materiales.

Este es un libro que me leí ya hace varios meses, pero que se me había quedado atrasado en reseñar. Es un regalo de Navidad y estaba totalmente seguro de que me iba a gustar.

Y así ha sido. Mark Miodownik, el autor, nos hace recorrer el mundo de los materiales habituales que tenemos a nuestro alrededor. Esos materiales, a pesar de ser comunes, no son simples sino que tienen unas características y una historia extraordinarias. El punto de partida es una foto del autor tomándose una taza de té en la azotea de su casa y cada capítulo está dedicado a uno de los elementos que se ven en esa foto.

Así tenemos capítulos referidos al acero, al cemento, al chocolate, a la porcelana, al vidrio, al grafito, al plástico...

El libro es muy entretenido e instructivo. Nos habla de cómo se descubrieron esos elementos y muchas de esas historias son realmente entretenidas. También nos habla de las propiedades de esos materiales. Él es un doctor en materiales y profesor en Londres. También mezcla historias personales que hacen que nos interesemos por todo lo que cuenta. Por ejemplo, cuando habla del acero nos dice "Haciendo el acero inoxidable lo bastante duro para fabricar cubiertos los metalúrgicos resolvieron, sin saberlo, el problema de la oxidación de las cuchillas: así se crearon los filos más cortantes jamás conocidos, y de paso alteraron la apariencia de tantas caras y cuerpos. Sin embargo, el perfeccionamiento del afeitado tuvo el efecto indeseado de proporcionar a los delincuentes un arma muy apreciada: navajas baratos, duraderas y extraordinariamente afiladas, capaces de atravesar prendas de cuero, lana, algodón y, finalmente, la piel de la víctima. Lo sé por experiencia". Dan ganas de seguir leyendo, ¿verdad?

Pues os animo a que lo hagáis. Si tenéis un mínimo de curiosidad por las cosas que nos rodean disfrutaréis este libro. Lo único que tengo que criticar es las comas que aparecen como si las hubieran esparcido para sembrar. Creo que ni una está donde debería.


Las praderas del cielo

"The farm lay on the northern flat, the prettiest place in the whole country. Raymond had laid out his land in squares of alfalfa and of kale. His long, low chicken houses were whitewashed so often that they looked always immaculate and new. There was never any of the filth so often associated with poultry farms, about Raymond’s place. For the ducks there was a large round pond into which fresh water constantly flowed from a two inch pipe. The overflow from the pond ran down rows of thick sturdy kale or spread itself out in the alfalfa patches".
John Steinbeck. The Pastures of Heaven.

Es primero de mes y se me había olvidado escribir la reseña del libro del club de lectura. El espaciar tanto los libros tiene la parte buena de que no te atragantas y puedes intercalar lecturas, pero por otro lado hay veces que si la fecha de publicar la reseña es lejana corres el peligro de que se te olvide.

Ese ha sido mi caso. Shame on me.

Una vez más el club de lectura se atreve con Steinbeck y, otra vez más en mi opinión, se estrella.

Para mí este es un libro muy menor de Steinbeck que se dedica a hacer una especie de ejercicio de estilo enlazando una serie de relatos que suceden en un lugar concreto, las praderas del cielo, un valle californiano. En ese contexto nos presenta una serie de historias que están conectadas por el nexo geográfico, pero también hay un trasvase de personajes de una a otra historia.

El principal problema que le veo es que, en mi opinión, es un libro sin alma. El estilo de Steinbeck trata de ser tan objetivo y descriptiivo que al final le quita toda posibilidad de emoción o cercanía. Es un estilo que entiendo que es más de reportaje periodístico que de relato. Ya sabemos que Steinbeck tenía muy poco aprecio por la verdad cuando trabajaba como periodista, pero al menos quedaba que era una crónica o un reportaje. Ficticio, es verdad, pero ahí su estilo encajaba bien. En este caso en el que sabemos que todo es invención me parece que no funciona igual de bien. El párrafo que he puesto al principio es un ejemplo de esa precisión y falta de emoción. Es como ver un quirófano, muy limpio, muy bien organizado, pero muy poco atractivo.

Además los episodios son irregulares, tal vez los escribió en un periodo largo de tiempo y fue añadiendo relatos. El estilo es distinto y, por ejemplo, al principio parece que te va a enterrar en adjetivos.

Tengo que decir que me lo compré y leí en inglés. Pienso que si se puede leer a un premio Nobel en su idioma original es algo que hay que intentar. El resultado es bueno, es un autor fácil de leer en inglés.

En resumen no es un libro que recomiende, pero tampoco es uno que haya odiado, simplemente me lo he leído, no lo he disfrutado y lo olvidaré no dentro de mucho.

Tendréis otras reseñas del libro en los blogs de MG, Carmen y Paula y tal vez Newland se pase por el del Club.


Mudbound

"La Biblia está llena de mandamientos del tipo no-cometerás-esto-o-aquello. No matarás, ahí tenemos la primera. No hablarás contra tu prójimo falso testimonio, va la segunda. No cometerás adulterio, la desnudez de la mujer de tu hermano no descubrirás, ahí están la tercera y la cuarta. Llama la atención que ninguna deje alguna fisura legal. No existen causas atenuantes a las que aferrarse al responder de los pecados, cosas como: la desnudez de la mujer de tu hermano no descubrirás, a no ser que estés vagando entre los más oscuros infiernos, perdido de ti y de cualquier recuerdo de luz y de bondad, y descubrir su desnudez es el único modo de volver a encontrarte. No, la Biblia es un código absoluto en lo referente a la mayor parte de las cosas. Por esa razón no creo en Dios.
A veces es necesario hacer el mal. A veces es el único modo de hacer las cosas bien. Cualquier Dios que no lo entienda puede irse a la puta mierda.
No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano... Ahí va la quinta".
Hillary Jordan. Mudbound.

Tengo un retraso en cuanto a las reseñas de libros que se va agrandando con cada uno de mis viajes a Montreal. Leo, pero me falta el tiempo y las ganas de escribir las reseñas. Sufro bastante jetlag y estoy en un estado de cansancio casi continuo que hace que no me apetezca coger el ordenador para escribir sobre libros. Bueno, ni sobre libros ni sobre nada. 

Vamos a la reseña.

Este libro me lo regaló Anniehall por mi cumpleaños. Es una novela sobre la vida en el sur, entre los plantadores de algodón después de la segunda guerra mundial. Es un libro sobre la subsistencia, los prejuicios, el racismo, las relaciones familiares, la renuncia... sobre muchas cosas. Cuenta la historia de dos familias. Una es dueña de una parcela y arrienda parte de ella a otra familia por parte de la cosecha. Unos son blancos y otro son negros.

El libro está escrito con varias voces. Cada capítulo está contado por alguno de los protagonistas y se nos va contando parte de la historia según su punto de vista. Esto está bien, pero a la vez es bastante raro porque cuando hay diálogos ves que la mayoría no tienen educación y hablan muy mal, pero cuando escriben, escriben bien. Eso no lo acabo de ver, pero es así como está escrito.

El libro es un bestseller que se lee deprisa. Es entretenido y la historia es trágica, como se ve desde un principio. Por lo que pone en la portada hay una película basada en él. No sé si la veré. El libro me ha gustado, pero no como para tirar cohetes. La novela, en general, cada vez me atrae menos. Me queda un regusto de "bueno, ¿y qué?", de entretenimiento sin más. El entretenimiento es bueno, por supuesto, pero me cuesta más empatizar con las tragedias inventadas cuando hay tantas reales. No me pasa lo mismo con los libros de humor o de otros estilos. Y tampoco me pasa con todas las tragedias, claro. Pero de manera general sí que siento cierta distancia. Hace unos años este libro me hubiera gustado bastante más.

Espero que vuelva a reconciliarme con el drama ficticio. A los que os siga gustando un drama sureño de tintes raciales y con familias difíciles este libro os gustará bastante.

Tenemos un plan

Desde que E dejó de trabajar aquí al lado (recordemos para mi escarnio esto y esto) y ya no volvemos juntas ni hacemos novillos al salir, nos vemos mucho menos (sí, estoy aprovechando para recordar cuando en este blog se escribía con regularidad e incluso a veces con cierta gracia). O debería decir que nos veíamos menos. Porque hace un tiempo decidimos arreglarlo y ahora intentamos vernos una vez al mes. Estamos teniendo éxito a medias. Literalmente, porque creo que desde enero nos hemos visto dos veces.
 
La primera fue un pequeño fracaso porque fuimos al cine sin tener en cuenta que era el día del espectador y no conseguimos entradas. Así que acabamos haciendo merienda-cena en el vips de al lado del cine fallido.
 
Ayer fue la segunda. Y nos lo montamos mucho mejor. Fuimos a merendar como señoras aquí. Su tarta de limón es famosa y tenía ganas de probarla. No diré que me decepcionó porque estaba muy rica pero me la esperaba mejor. Aun así la merienda fue deliciosa (el gofre de E para hacerle un monumento) y la conversación mejor. No hace falta que os diga que en este blog es adoración lo que tenemos por E (pregunte, pregunte…). Posiblemente sea la amiga que conservo desde hace más años y casi con la que hablo con más regularidad. Eso también lo hemos recuperado, porque hubo una época en la que nos comían los trabajos y no sacábamos tiempo ni para un mísero correo de vez en cuando.
 
Nos gustó tanto el plan ayer que decidimos que a partir de ahora la cita del mes será para merendar pasteles. Mientras caminábamos de vuelta a casa se nos ocurrieron varios sitos, así que hemos empezado una lista de meriendas por probar. Os iré contando qué tal, supongo que por Instagram, pero ya que estamos os pongo las que tenemos pensadas por si os alguna vez os apetece merendar bien que, no sé a vosotros, pero a mí siempre. No os esperéis cupcakes o fondant, estamos hablando de cosas serias (y ricas):
  • Fonty, la tarta de limón, entre otras muchas cosas, es exquisita. Además los fines de semana tienen un brunch abundante, muy rico y a precio razonable. También un menú del día aparente para esos días que quieres darte un pequeño capricho. El local es agradable, en ese estilo moderno vintage con ladrillos a la vista, suelos hidráulicos… ya me entendéis. (Ojo, que la web no está actualizada y ahora solo tienen el local de Castelló, el de Juan Bravo ya no existe).
  • La duquesita, que tengo pendiente desde hace tiempo. Es un clásico de Madrid que recuperó Oriol Balaguer hace unos años. Hablan muy bien de sus croissants. También tiene cafetería y ha conservado la estética clásica, un poco rococó. Si queréis Oriol Balaguer en su versión moderna, tiene una tienda en la calle Ortega y Gasset donde vende sus panettones (entre otras cosas), que cuestan una pasta pero están divinos.
  • La mallorquina, otro clasicazo madrileño de toda la vida en plena puerta del Sol. Uno de mis recuerdos infantiles más felices es ir allí a visitar a una amiga de mis abuelos que trabajaba de cajera y comer la mejor trufa del mundo (y punto profundo). Cuando me vine a estudiar a Madrid tenía que pasar por delante para volver a casa después de comer con mis otros abuelos y de vez en cuando me daba un capricho. Qué tiempos.
  • Motteau. De aquí se comentan también mucho los croissants. Las veces que he pasado por delante estaba cerrado por eso le tengo muchas ganas.
  • Moulin Chocolat. Esta última no tiene cafetería pero está frente al Retiro. Pocos planes mejores que un paseo por el Retiro en primavera mientras comes un pastel delicioso en buena compañía. Aquí he comprado varias veces y todo lo que he probado estaba bueno, muy bueno. Eso sí, hay que pagarlo.
  • La hojaldrería. A este sitio le voy a dar un tiento de prueba antes de ir con E también en muy buena compañía. Tiene muy buena pinta. Confío en que el hojaldre esté a la altura del cántabro. (No, éste no lo comentamos ayer, E, pero se me ha ocurrido mientras escribía y lo añado a la lista).
  • Santa Eulalia. Otra tarta de limón gloriosa, entre otras muchas cosas. Está por el Palacio Real. Y tampoco se nos ocurrió ayer haciendo la lista pero lo vamos poniendo.
Esto es todo por ahora. Además de esta lista no puedo dejar de recomendaros la tarta de limón de Babette. No lleva merengue pero es deliciosa igualmente. Y no está en la lista porque E no es muy fan de la tarta de limón. Pero es un sitio estupendo del que también os recomiendo sus panes y cursos.

Voy a dejarlo ya que es una hora muy mala. Pero aceptamos recomendaciones, que tenemos intención de merendar muchos meses. Y no, mamá framboise no está en mi lista. Le he dado varias oportunidades y creo que no se merece la fama que tiene.
 
Ya estoy deseando que llegue mayo. Ñam.

La Ilustración ahora: una defensa de la razón, la ciencia, el humanismo y el progreso

"If you had to choose a moment in history to be born, and you did not know ahead of time who you would be—you didn’t know whether you were going to be born into a wealthy family or a poor family, what country you’d be born in, whether you were going to be a man or a woman—if you had to choose blindly what moment you’d want to be born, you’d choose now"
Barack Obama, 2016, Citado en el libro.

Pues aquí estoy para hablaros del último libro de Pinker. Si sois lectores de este blog sabréis que es adoración lo que sentimos por Pinker en este pueblo. Además estoy haciendo la reseña desde Montreal. Pinker es de Motreal y estudió en una Universidad, McGill, que está a un tiro de piedra de donde estoy.

Leer a Pinker es una de las mejores cosas que se puede ser en la vida para desasnarse. Escribe estupendamente y sobre un montón de cosas muy interesantes. Este libro es una especie de continuación o de reprise de The Better Angels of our Nature, del que ya hablé aquí un montón de veces. Tantas que hay quien dice que da por leído el libro sólo por leerse mis reseñas.

El objeto de este libro es hacernos reflexionar sobre lo que nos ha permitido el nivel de bienestar, progreso y libertad que tenemos y cómo el espíritu ilustrado es el que nos ha hecho alcanzar todo esto. Según Pinker, ese espíritu está siendo cuestionado (siempre lo ha estado) por dos fuerzas destructoras y bastante atractivas para casi todos los seres humanos: el nacionalismo y la religión.

Steven Pinker muestra primero dónde estamos y cómo hemos progresado en todo: en esperanza de vida, en riqueza, en alfabetización y educación, en acceso a la cultura, en reducción de guerras y conflictos, incluso en reducción de terrorismo. Muchas de esas cosas parecen contraintuitivas viendo la televisión y muchas veces tendemos a pensar que el mundo va a peor, pero la realidad es otra.

Una de las cosas que me ha sorprendido es la aplicación de la segunda ley de la termodinámica para explicar la lucha por la ilustración como una lucha contra el caos, contra las escasas posibilidades de que las cosas salgan bien por sí solas en la naturaleza.

Pinker no reniega de nada y se da de tortas con todo el mundo: con los ecologistas cerriles, con los nacionalistas, con la izquierda, con la derecha, con Trump... la verdad es que no deja casi títere con cabeza. Una de las partes más interesantes es el análisis que hace de la Universidad americana y su deriva izquierdista que la está arrastrando hasta la estupidez. Como ejemplo cuenta cómo en una universidad la asociación de alumnos denunció que se dieran clases de yoga en el campo por ser apropiación cultural.

Además creo que otra cosa buena del libro que podrá hacer que todos los que me leéis y que no habéis leído a Pinker os podáis animar es que el libro es bastante más corto que otros libros suyos. Son quinientas y pico páginas de las que casi un tercio son notas, bibliografía y demás, así que se queda en unas 350 páginas que no puedo más que recomendar.

He subrayado muchas cosas muy interesantes, pero no quiero que toméis esas notas como excusa para no leer este libro, así que no os voy a poner nada más. Sólo este párrafo: "We penetrate the mysteries of the cosmos, including life and mind. We live longer, suffer less, learn more, get smarter, and enjoy more small pleasures and rich experiences. Fewer of us are killed, assaulted, enslaved, oppressed, or exploited by the others. From a few oases, the territories with peace and prosperity are growing, and could someday encompass the globe. Much suffering remains, and tremendous peril. But ideas on how to reduce them have been voiced, and an infinite number of others are yet to be conceived (Penetramos los misterios del cosmos, incluyendo los de la vida y de la mente. Vivimos más tiempo, sufrimos menos, aprendemos más, nos hacemos más listos y disfrutamos mucho más pequeños placeres y experiencias enriquecedoras. Cada vez menos de nosotros son asesinados, atacados, esclavizados, oprimidos o explotados por otros. Los territorios de paz y prosperidad han crecido partiendo de unos pocos oasis y pueden llegar a ocupar todo el globo. Aun existe mucho sufrimiento, y peligros tremendos. Pero las ideas sobre cómo reducirlo ya se han expresado y hay aún un número infinito de ellas que están esperando a ser expresadas)."

Sólo os pido que si tenéis algo de curiosidad por cómo funciona el mundo y algo de interés en que cada vez funcione mejor, este libro es para vosotros.


1002 entradas!


Como en este blog somos bastante rarunos se nos ha pasado celebrar la entrada número 1000 del blog. De hecho también se nos ha pasado la 1001... Ya no se nos pasa más y celebraremos la 1002.

Supongo que toca hacer recapitulación y echar la vista atrás a lo que nos dicen las estadísticas. Si nos referimos al número de páginas visitadas nos salen más de medio millón que me parecen una verdadera barbaridad. Es cierto que más o menos la mitad serán visitas mías y la otra mitad visitas de Anniehall, pero aún así quedan algunas páginas que habéis leído y que nos han hecho descubrir a otras personas, hacer amigos e incluso algún enemigo, pocos.

En cuanto a las entradas más visitadas... yo creo que la mayoría de visitas de esas páginas deben ser por las imágenes con las que ilustramos nuestras ocurrencias. El top ten de entradas más visitadas son:
  1. ¡Qué vivan las fresas!
  2. De colores
  3. Hoy me toca dar clase
  4. Recuperando
  5. Patatas revolconas
  6. (im)presiones (i)lusas
  7. El apresto, ese gran desconocido
  8. Razones técnicas transitorias
  9. De acentos y librerías
  10. Solterismo
 No sé muy bien qué análisis sacar de esa lista... yo ya digo que debe ser por las imágenes porque muchas no son especialmente brillantes (si es que algunas lo han sido).

Ya llevamos más de siete años con el blog y es cierto que últimamente no está muy vivo, pero nos gustaría volver a escribir y a contar nuestras tonteridas y reirnos. Yo es lo que más saco de esta experiencia. Los buenos ratos que he pasado escribiendo, leyendo, comentando y conociendo a otras personas. Algunas siguen estando, otras ya hace mucho que no se pasan a comentar, otras nuevas aparecen... Gracias a los blogs empezamos con el club de lectura y con las alegrías y padecimientos que nos ha traído a todos los integrantes.

Tenemos publicados a día de hoy casi 10.500 comentarios que valoramos y agradecemos, que nos han hecho reír, llorar, enfadarnos y alegrarnos.

No me atrevo a decir que vayamos a llegar a las 2004, pero el camino más largo empieza con un solo paso, con un solo párrafo, una idea.

Twitterature

"Shit. 'C-Section' is not 'of woman born'? What kind of king dies on a goddam technicality?"
Alexander Aciman & Emmet Rensin. MacBeth. Twitterature.

Hace tiempo que no escribo de libros y eso no quiere decir que no haya leído. Quiere decir que vivo sin vivir en mí (es decir que prácticamente vivo en un hotel y en Canadá) por lo que tengo poco tiempo para dedicarle al blog a pesar de haber decidido escribir más este año.

Este libro me lo regaló MG por mi cumpleaños aprovechando mi lista de Amazon. Antes tenía una lista en el blog de libros que quería leerme, pero como nunca nadie me regalaba ninguno (bueno, eso tampoco es cierto, pero crecía en vez de menguar) dejé de actualizarla.

Es un libro de humor en el que se cuentan los grandes clásicos de la literatura en forma de tweets en un par de páginas. Me ha parecido divertido y curioso. Requiere cierta disciplina contar una historia de una manera tan breve y utilizando slang de twitter.

Una advertencia, es un libro para gente que haya leído los libros. No es un resumen del libro sino una parodia contada como si fuera un timeline de twitter por lo que si no te has leído el libro no creo que te haga mucha gracia. Al menos tienes que saber la historia o el argumento del libro.

Es bastante corto, pero incluye un montón de libros entre los que están la Odisea, el Quijote, MacBeth, Hamlet, Jane Eyre, la Metamorfosis, el retrato de Dorian Gray, Cándido, Emma, Drácula, Frankenstein, el amante de Lady Chatterley, Madame Bovary... y muchos más.

Os lo recomiendo si queréis pasar un rato entretenido y echar algunas risas en algún momento. No es lo más del mundo, pero es un buen pasatiempos.


La pequeña Dorrit

"Pasó las cuentas infalibles del rosario de la urbanidad: papá, pera, pollo, prisma y patatas".
La pequeña Dorrit. Charles Dickens.

Empezamos el año del club de lectura con este libro que elegí yo llevado por mi amor a Dickens. Es un libro fantástico y folletinesco como debe ser cualquiera que se precie de este periodo. Son historias largas que se vendían por fascículos y que tenían enganchada a muchísima gente esperando la siguiente entrega.

El libro tiene un montón de personajes, quizás demasiados, que hacen que pienses que los melones que abre no se van a cerrar nunca, pero en general es un libro muy bueno.

El libro empieza en una cárcel de Marsella y yo no he podido evitar acordarme del Conde de Montecristo. No sé si es una referencia velada o inspirada por el libro que escribió Dumas diez años antes de que Dickens publicara esta novela.

El libro está dividido en dos grandes etapas: pobreza y riqueza y nos lleva a mostrarnos la vida de los dos personajes principales: Clennan y la pequeña Dorrit. La pequeña Dorrit es una joven que ha nacido en la cárcel y que no conoce otra vida que ayudar a su padre preso incluso quitándose de comer ella para dárselo a él. Clennan es un hijo de familia más o menos acomodada que decide abandonar el negocio familiar porque cree que hay algo en la historia de su familia que su padre intentó solucionar antes de morir.

Como podéis ver todo es bastante folletinesco. Y es como debe ser. Hay buenos buenísimos, malos malísimos, buenos que se vuelven malos, malos que se vuelven buenos, personajes que despistan, historias secundarias que no sabes muy bien a dónde te llevarán y un final en el que se cierran casi todas las ramas de una manera bastante emocionante (y previsible). Esa es la magia de Dickens: que nos creamos a sus personajes, que los sintamos vivos y cercanos.

El principal problema que puede hacer que sea la única persona del club que se lo haya leído a tiempo es que son casi 1000 páginas de libro y a mí me ha costado leérmelo mes y medio. Cuando se disfruta se quiere que no se acabe, pero en este caso creo que ha sido demasiado para el club. Espero que los demás lo hayan disfrutado o lo estén disfrutando.

No es el libro de Dickens que más me ha gustado, pero sí que me ha gustado mucho. Si os gusta el folletín romántico este es vuestro libro: tenéis amores, desamores, pobreza, riqueza, secretos familiares, personajes secundarios fantásticos como los del Negociado de Circunloquios o la Generala.

Tengo que decir que la edición de Alba Editorial tiene bastantes errores tipográficos que he ido anotando. Me parece bastante triste que se reedite un libro como este de forma lujosa y que cuesta un dinero comprarse para que luego no haya pasado el filtro de un revisor. Se puede leer, por ejemplo "iba amentando" o ese "anciando" le dio un golpecito en el hombro. No es de recibo.

Algún párrafo, estos sí bien escritos: 
"La miseria de estos servidores de la miseria y la pobreza de estos insolventes asistentes de la insolvencia eran dignas de verse. En ningún mercadillo de ropa usada se veían abrigos y pantalones más gastados, vestidos y chales más mohosos, sombreros y capotas más deformes, botas y zapatos, paraguas y bastones como aquéllos. Todos llevaban ropas desechadas por otros hombres y mujeres; su aspecto se componía de retales y fragmentos de otros individuos y carecían de existencia sartorial propia. Sus pasos eran los pasos de otra raza. Se escabullían de un modo peculiar por las esquinas, como si estuvieran siempre de camino a la casa de empeños. Tosían como personas acostumbradas a que las olvidaran en umbrales y callejones barridos por el viento, esperando respuesta a cartas escritas con tinta desvaída que procuraban a sus destinatarios grandes inquietudes y escasas satisfacciones. Cuando miraban a algún desconocido al pasar, era con ojos pedigüeños: hambrientos, ansiosos, especulando sobre su amabilidad –si de algún modo podían aspirar a ella– y sobre la probabilidad de que se mostrara generoso. La mendicidad a comisión se encorvaba con sus hombros encogidos, tropezaba con sus piernas inestables, abrochaba, sujetaba con alfileres, zurcía y arrastraba su ropa, deshilachaba sus ojales, se desprendía de sus siluetas con trocitos de cinta sucia y salía de sus bocas en alientos alcohólicos". 
"Con una ignorancia característica, esa potencia actuaba siguiendo las ideas más enérgicas y decididas sobre «cómo hacer las cosas», y jamás mostraba el menor respeto ni concedía el menor valor a la gran ciencia política de «cómo no hacer las cosas». Es más, en ella se practicaba la costumbre salvaje de suprimir ese misterioso arte cuando una persona de ideas avanzadas quería implantarlo. Así pues, buscaban y encontraban a los hombres que les hacían falta, procedimiento sumamente incivilizado e irregular. Cuando los encontraban, los trataban con mucha confianza y respeto (lo que, de nuevo, demostraba una profunda ignorancia política), y los invitaban a acudir inmediatamente a desempeñar su tarea. En resumidas cuentas, los consideraban hombres que iban a cumplir un cometido y que se relacionaban con otros hombres que querían ver cumplido ese cometido".
Espero que le deis una oportunidad, la merece.

Tenéis o tendréis otras reseñas en los blogs de MG, Carmen, Paula y Juanjo (seguramente en el del club).


Singapur


Durante el último año he estado varias veces en Singapur y creo que  no había hablado de ello por aquí. La verdad es que de la ciudad y de lo que se puede ver o hacer puedo hablar poco. Yo os puedo contar lo que hice yo y cómo es la gente con la que me relaciono a diario.

Cuando uno oye hablar de Singapur normalmente es en tono apreciativo. Se habla de su pujanza económica, de los rascacielos y casinos, de la mezcla de razas y culturas, de la tolerancia, también de sus estrictas normas urbanas...

Yo cuando hablo de Singapur hablo del proyecto en el que estamos involucrados, una línea de alta velocidad, y de los ingenieros con los que tratamos. Y ahí la foto no sale tan bonita.

Es cierto que hay diferencias culturales, incluso en la manera de expresar en inglés las cosas. Es fácil ver que no estructuramos las ideas de la misma manera. Eso es un problema inicial, pero con el tiempo se va soslayando y dejando atrás.

Lo que ya es más difícil de comprender es la absoluta falta de capacidades de gestión. Pocas veces he visto un proyecto de apariencia sencilla volverse el infierno en que se ha convertido. Y no será por falta de jefes y mánagers. De hecho creo que hay más jefes que indios y a lo mejor ese es uno de los problemas.

Otro de los problemas es que yo creo que no duermen nunca. Están trabajando a todas horas y recibes correos a horas intempestivas de su madrugada... 24/7. Es increíble. Y si eso fuera para hacer un proyecto extraordinario... pues lo entendería, pero es que todo ese esfuerzo va a arreglar lo que no han conseguido gestionando bien lo que se hace. Para mí es un esfuerzo baldío y evitable.

El proyecto se va a retrasar más de medio año y creo que se debe a estar mal llevado. Eso choca un poco con mi idea de que los países más fuertes económicamente es donde más productiva es la gente. No es el caso, al menos desde mi punto de vista. Claro, también me ha pasado algo parecido con los británicos. No sé dónde está la clave para triunfar como país.

Como ya digo, he paseado muy poco por la ciudad. He comido alguna de sus especialidades como el Chilli Crab o los satay. He visto el Marina Bay Sands y sus centros comerciales de lujo. He paseado por delante del hotel Raffles, he estado en el barrio chino... pero siempre a salto de mata.

Parece un sitio en el que se debe vivir bien si se tiene mucho dinero. Para ir a trabajar de manera intermitente no lo puedo recomendar mucho, aunque, por supuesto, es un sitio muy seguro y tranquilo, cerca del ecuador, con buena temperatura todo el año y muchos restaurantes, tiendas y servicios a tu disposición.