Mudbound

"La Biblia está llena de mandamientos del tipo no-cometerás-esto-o-aquello. No matarás, ahí tenemos la primera. No hablarás contra tu prójimo falso testimonio, va la segunda. No cometerás adulterio, la desnudez de la mujer de tu hermano no descubrirás, ahí están la tercera y la cuarta. Llama la atención que ninguna deje alguna fisura legal. No existen causas atenuantes a las que aferrarse al responder de los pecados, cosas como: la desnudez de la mujer de tu hermano no descubrirás, a no ser que estés vagando entre los más oscuros infiernos, perdido de ti y de cualquier recuerdo de luz y de bondad, y descubrir su desnudez es el único modo de volver a encontrarte. No, la Biblia es un código absoluto en lo referente a la mayor parte de las cosas. Por esa razón no creo en Dios.
A veces es necesario hacer el mal. A veces es el único modo de hacer las cosas bien. Cualquier Dios que no lo entienda puede irse a la puta mierda.
No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano... Ahí va la quinta".
Hillary Jordan. Mudbound.

Tengo un retraso en cuanto a las reseñas de libros que se va agrandando con cada uno de mis viajes a Montreal. Leo, pero me falta el tiempo y las ganas de escribir las reseñas. Sufro bastante jetlag y estoy en un estado de cansancio casi continuo que hace que no me apetezca coger el ordenador para escribir sobre libros. Bueno, ni sobre libros ni sobre nada. 

Vamos a la reseña.

Este libro me lo regaló Anniehall por mi cumpleaños. Es una novela sobre la vida en el sur, entre los plantadores de algodón después de la segunda guerra mundial. Es un libro sobre la subsistencia, los prejuicios, el racismo, las relaciones familiares, la renuncia... sobre muchas cosas. Cuenta la historia de dos familias. Una es dueña de una parcela y arrienda parte de ella a otra familia por parte de la cosecha. Unos son blancos y otro son negros.

El libro está escrito con varias voces. Cada capítulo está contado por alguno de los protagonistas y se nos va contando parte de la historia según su punto de vista. Esto está bien, pero a la vez es bastante raro porque cuando hay diálogos ves que la mayoría no tienen educación y hablan muy mal, pero cuando escriben, escriben bien. Eso no lo acabo de ver, pero es así como está escrito.

El libro es un bestseller que se lee deprisa. Es entretenido y la historia es trágica, como se ve desde un principio. Por lo que pone en la portada hay una película basada en él. No sé si la veré. El libro me ha gustado, pero no como para tirar cohetes. La novela, en general, cada vez me atrae menos. Me queda un regusto de "bueno, ¿y qué?", de entretenimiento sin más. El entretenimiento es bueno, por supuesto, pero me cuesta más empatizar con las tragedias inventadas cuando hay tantas reales. No me pasa lo mismo con los libros de humor o de otros estilos. Y tampoco me pasa con todas las tragedias, claro. Pero de manera general sí que siento cierta distancia. Hace unos años este libro me hubiera gustado bastante más.

Espero que vuelva a reconciliarme con el drama ficticio. A los que os siga gustando un drama sureño de tintes raciales y con familias difíciles este libro os gustará bastante.

Tenemos un plan

Desde que E dejó de trabajar aquí al lado (recordemos para mi escarnio esto y esto) y ya no volvemos juntas ni hacemos novillos al salir, nos vemos mucho menos (sí, estoy aprovechando para recordar cuando en este blog se escribía con regularidad e incluso a veces con cierta gracia). O debería decir que nos veíamos menos. Porque hace un tiempo decidimos arreglarlo y ahora intentamos vernos una vez al mes. Estamos teniendo éxito a medias. Literalmente, porque creo que desde enero nos hemos visto dos veces.
 
La primera fue un pequeño fracaso porque fuimos al cine sin tener en cuenta que era el día del espectador y no conseguimos entradas. Así que acabamos haciendo merienda-cena en el vips de al lado del cine fallido.
 
Ayer fue la segunda. Y nos lo montamos mucho mejor. Fuimos a merendar como señoras aquí. Su tarta de limón es famosa y tenía ganas de probarla. No diré que me decepcionó porque estaba muy rica pero me la esperaba mejor. Aun así la merienda fue deliciosa (el gofre de E para hacerle un monumento) y la conversación mejor. No hace falta que os diga que en este blog es adoración lo que tenemos por E (pregunte, pregunte…). Posiblemente sea la amiga que conservo desde hace más años y casi con la que hablo con más regularidad. Eso también lo hemos recuperado, porque hubo una época en la que nos comían los trabajos y no sacábamos tiempo ni para un mísero correo de vez en cuando.
 
Nos gustó tanto el plan ayer que decidimos que a partir de ahora la cita del mes será para merendar pasteles. Mientras caminábamos de vuelta a casa se nos ocurrieron varios sitos, así que hemos empezado una lista de meriendas por probar. Os iré contando qué tal, supongo que por Instagram, pero ya que estamos os pongo las que tenemos pensadas por si os alguna vez os apetece merendar bien que, no sé a vosotros, pero a mí siempre. No os esperéis cupcakes o fondant, estamos hablando de cosas serias (y ricas):
  • Fonty, la tarta de limón, entre otras muchas cosas, es exquisita. Además los fines de semana tienen un brunch abundante, muy rico y a precio razonable. También un menú del día aparente para esos días que quieres darte un pequeño capricho. El local es agradable, en ese estilo moderno vintage con ladrillos a la vista, suelos hidráulicos… ya me entendéis. (Ojo, que la web no está actualizada y ahora solo tienen el local de Castelló, el de Juan Bravo ya no existe).
  • La duquesita, que tengo pendiente desde hace tiempo. Es un clásico de Madrid que recuperó Oriol Balaguer hace unos años. Hablan muy bien de sus croissants. También tiene cafetería y ha conservado la estética clásica, un poco rococó. Si queréis Oriol Balaguer en su versión moderna, tiene una tienda en la calle Ortega y Gasset donde vende sus panettones (entre otras cosas), que cuestan una pasta pero están divinos.
  • La mallorquina, otro clasicazo madrileño de toda la vida en plena puerta del Sol. Uno de mis recuerdos infantiles más felices es ir allí a visitar a una amiga de mis abuelos que trabajaba de cajera y comer la mejor trufa del mundo (y punto profundo). Cuando me vine a estudiar a Madrid tenía que pasar por delante para volver a casa después de comer con mis otros abuelos y de vez en cuando me daba un capricho. Qué tiempos.
  • Motteau. De aquí se comentan también mucho los croissants. Las veces que he pasado por delante estaba cerrado por eso le tengo muchas ganas.
  • Moulin Chocolat. Esta última no tiene cafetería pero está frente al Retiro. Pocos planes mejores que un paseo por el Retiro en primavera mientras comes un pastel delicioso en buena compañía. Aquí he comprado varias veces y todo lo que he probado estaba bueno, muy bueno. Eso sí, hay que pagarlo.
  • La hojaldrería. A este sitio le voy a dar un tiento de prueba antes de ir con E también en muy buena compañía. Tiene muy buena pinta. Confío en que el hojaldre esté a la altura del cántabro. (No, éste no lo comentamos ayer, E, pero se me ha ocurrido mientras escribía y lo añado a la lista).
  • Santa Eulalia. Otra tarta de limón gloriosa, entre otras muchas cosas. Está por el Palacio Real. Y tampoco se nos ocurrió ayer haciendo la lista pero lo vamos poniendo.
Esto es todo por ahora. Además de esta lista no puedo dejar de recomendaros la tarta de limón de Babette. No lleva merengue pero es deliciosa igualmente. Y no está en la lista porque E no es muy fan de la tarta de limón. Pero es un sitio estupendo del que también os recomiendo sus panes y cursos.

Voy a dejarlo ya que es una hora muy mala. Pero aceptamos recomendaciones, que tenemos intención de merendar muchos meses. Y no, mamá framboise no está en mi lista. Le he dado varias oportunidades y creo que no se merece la fama que tiene.
 
Ya estoy deseando que llegue mayo. Ñam.

La Ilustración ahora: una defensa de la razón, la ciencia, el humanismo y el progreso

"If you had to choose a moment in history to be born, and you did not know ahead of time who you would be—you didn’t know whether you were going to be born into a wealthy family or a poor family, what country you’d be born in, whether you were going to be a man or a woman—if you had to choose blindly what moment you’d want to be born, you’d choose now"
Barack Obama, 2016, Citado en el libro.

Pues aquí estoy para hablaros del último libro de Pinker. Si sois lectores de este blog sabréis que es adoración lo que sentimos por Pinker en este pueblo. Además estoy haciendo la reseña desde Montreal. Pinker es de Motreal y estudió en una Universidad, McGill, que está a un tiro de piedra de donde estoy.

Leer a Pinker es una de las mejores cosas que se puede ser en la vida para desasnarse. Escribe estupendamente y sobre un montón de cosas muy interesantes. Este libro es una especie de continuación o de reprise de The Better Angels of our Nature, del que ya hablé aquí un montón de veces. Tantas que hay quien dice que da por leído el libro sólo por leerse mis reseñas.

El objeto de este libro es hacernos reflexionar sobre lo que nos ha permitido el nivel de bienestar, progreso y libertad que tenemos y cómo el espíritu ilustrado es el que nos ha hecho alcanzar todo esto. Según Pinker, ese espíritu está siendo cuestionado (siempre lo ha estado) por dos fuerzas destructoras y bastante atractivas para casi todos los seres humanos: el nacionalismo y la religión.

Steven Pinker muestra primero dónde estamos y cómo hemos progresado en todo: en esperanza de vida, en riqueza, en alfabetización y educación, en acceso a la cultura, en reducción de guerras y conflictos, incluso en reducción de terrorismo. Muchas de esas cosas parecen contraintuitivas viendo la televisión y muchas veces tendemos a pensar que el mundo va a peor, pero la realidad es otra.

Una de las cosas que me ha sorprendido es la aplicación de la segunda ley de la termodinámica para explicar la lucha por la ilustración como una lucha contra el caos, contra las escasas posibilidades de que las cosas salgan bien por sí solas en la naturaleza.

Pinker no reniega de nada y se da de tortas con todo el mundo: con los ecologistas cerriles, con los nacionalistas, con la izquierda, con la derecha, con Trump... la verdad es que no deja casi títere con cabeza. Una de las partes más interesantes es el análisis que hace de la Universidad americana y su deriva izquierdista que la está arrastrando hasta la estupidez. Como ejemplo cuenta cómo en una universidad la asociación de alumnos denunció que se dieran clases de yoga en el campo por ser apropiación cultural.

Además creo que otra cosa buena del libro que podrá hacer que todos los que me leéis y que no habéis leído a Pinker os podáis animar es que el libro es bastante más corto que otros libros suyos. Son quinientas y pico páginas de las que casi un tercio son notas, bibliografía y demás, así que se queda en unas 350 páginas que no puedo más que recomendar.

He subrayado muchas cosas muy interesantes, pero no quiero que toméis esas notas como excusa para no leer este libro, así que no os voy a poner nada más. Sólo este párrafo: "We penetrate the mysteries of the cosmos, including life and mind. We live longer, suffer less, learn more, get smarter, and enjoy more small pleasures and rich experiences. Fewer of us are killed, assaulted, enslaved, oppressed, or exploited by the others. From a few oases, the territories with peace and prosperity are growing, and could someday encompass the globe. Much suffering remains, and tremendous peril. But ideas on how to reduce them have been voiced, and an infinite number of others are yet to be conceived (Penetramos los misterios del cosmos, incluyendo los de la vida y de la mente. Vivimos más tiempo, sufrimos menos, aprendemos más, nos hacemos más listos y disfrutamos mucho más pequeños placeres y experiencias enriquecedoras. Cada vez menos de nosotros son asesinados, atacados, esclavizados, oprimidos o explotados por otros. Los territorios de paz y prosperidad han crecido partiendo de unos pocos oasis y pueden llegar a ocupar todo el globo. Aun existe mucho sufrimiento, y peligros tremendos. Pero las ideas sobre cómo reducirlo ya se han expresado y hay aún un número infinito de ellas que están esperando a ser expresadas)."

Sólo os pido que si tenéis algo de curiosidad por cómo funciona el mundo y algo de interés en que cada vez funcione mejor, este libro es para vosotros.


1002 entradas!


Como en este blog somos bastante rarunos se nos ha pasado celebrar la entrada número 1000 del blog. De hecho también se nos ha pasado la 1001... Ya no se nos pasa más y celebraremos la 1002.

Supongo que toca hacer recapitulación y echar la vista atrás a lo que nos dicen las estadísticas. Si nos referimos al número de páginas visitadas nos salen más de medio millón que me parecen una verdadera barbaridad. Es cierto que más o menos la mitad serán visitas mías y la otra mitad visitas de Anniehall, pero aún así quedan algunas páginas que habéis leído y que nos han hecho descubrir a otras personas, hacer amigos e incluso algún enemigo, pocos.

En cuanto a las entradas más visitadas... yo creo que la mayoría de visitas de esas páginas deben ser por las imágenes con las que ilustramos nuestras ocurrencias. El top ten de entradas más visitadas son:
  1. ¡Qué vivan las fresas!
  2. De colores
  3. Hoy me toca dar clase
  4. Recuperando
  5. Patatas revolconas
  6. (im)presiones (i)lusas
  7. El apresto, ese gran desconocido
  8. Razones técnicas transitorias
  9. De acentos y librerías
  10. Solterismo
 No sé muy bien qué análisis sacar de esa lista... yo ya digo que debe ser por las imágenes porque muchas no son especialmente brillantes (si es que algunas lo han sido).

Ya llevamos más de siete años con el blog y es cierto que últimamente no está muy vivo, pero nos gustaría volver a escribir y a contar nuestras tonteridas y reirnos. Yo es lo que más saco de esta experiencia. Los buenos ratos que he pasado escribiendo, leyendo, comentando y conociendo a otras personas. Algunas siguen estando, otras ya hace mucho que no se pasan a comentar, otras nuevas aparecen... Gracias a los blogs empezamos con el club de lectura y con las alegrías y padecimientos que nos ha traído a todos los integrantes.

Tenemos publicados a día de hoy casi 10.500 comentarios que valoramos y agradecemos, que nos han hecho reír, llorar, enfadarnos y alegrarnos.

No me atrevo a decir que vayamos a llegar a las 2004, pero el camino más largo empieza con un solo paso, con un solo párrafo, una idea.