Desigualdad y distribución de la riqueza: Mitos y sofismas

"Donde el gobierno, en nombre de una distribución justa del ingreso, de evitar la explotación de los capitalistas y las desigualdades, se convierte en el propietario y planificador de la economía, además de perderse las libertades económicas y políticas, no hay progreso y los niveles de vida se estancan o se reducen".
Luis Pazos. Desigualdad y distribución de la riqueza.

Me he leído durante las vacaciones este libro muy cortito. Es un libro que defiende el liberalismo: libre mercado, seguridad jurídica y derecho de propiedad como claves de la creación de la riqueza. Nada nuevo.

Nada nuevo, pero aún así revolucionario en este mundo en el que proclamar estas ideas hace que te califiquen de facha o de algo peor. En el libro viene una cita de Axel Kaiser que dice que «hoy vivimos bajo una verdadera tiranía de la igualdad que nadie puede osar desafiar en sus fundamentos sin ser condenado como inmoral, egoísta o desalmado».

En fin, yo estoy dispuesto a cambiar de ideas. De hecho es lo que me ha pasado a lo largo de la vida y he llegado a las que tengo ahora. ¿Son definitivas? No, pero son las que me sirven para intentar mejorar el mundo en el que vivo y la vida que llevo en ese mundo. ¿Puedo estar equivocado? Sin duda.

En fin, este libro tiene poco que comentar. Es un pequeño tratado que compara el esquema capitalista y el socialista y da ejemplos de a lo que lleva uno u otro. Me ha parecido entretenido, aunque algo simple. Es más de divulgación que de teoría económica o política. Se lee muy rápido y está bien explicado en general.

Termino con algunos párrafos:
"La mayoría de las políticas «sociales» para reducir la pobreza y las desigualdades solo han servido para manipular a los pobres, ganarse su voto, desviar recursos fiscales en nombre de los que menos tienen y justificar el aumento de impuestos".

"Grecia es el país donde existe la mayor corrupción y derroche público en Europa. Ejemplo: en un hospital del Estado había en nómina 20 jardineros... sin tener jardín".

"Si bien en modelos macroeconómicos o econométricos teóricos pueden parecer ciertas las afirmaciones de los keynesianos, una realidad del tamaño de Europa, Asia e Iberoamérica muestra que aquellos países con mayor gasto público, déficit, deuda pública y mayores tasas de impuestos son los que tienen más problemas para superar el desempleo y alcanzar mayores crecimientos".

"En ningún país el aumento de impuestos, de gasto público, de déficit o de deuda pública ha disminuido la pobreza o el desempleo estructuralmente".

3 comentarios:

  1. El liberalismo es el más bonito de los sistemas,el que más me gusta, el que potencia el merito y la retribución, frente a celadas desde el poder,pero solo tiene un defecto: su imposibilidad.
    Una economía sin estado es el capitalismo de amiguetes.

    Abrazuchos

    ResponderEliminar
  2. Básicamente, de acuerdo contigo, pero no me considero lo suficientemente preparada como para opinar.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, Consu's, aquí no lo hemos probado nunca. No sabemos si funcionará. Tampoco digo que haya que acabar con el Estado. Sólo que el Estado es insaciable y que cuanto más tiene, más quiere. Además es ineficiente en la mayoría de sus redistribuciones. Que el liberalismo puro no es mantenible? Estamos tan infinitamente lejos de eso que hay mucho camino por recorrer antes de que podamos preocuparnos por eso.

    Carmina, gracias por tu opinión. Admiro tu prudencia de no opinar sin estar preparada, normalmente todos opinamos sin tener mucha idea. Lo importante, creo, es formarse una opinión basada en lo que sabemos e ir confrontándola y cambiarla o reforzarla según lo que vamos sabiendo.

    ResponderEliminar