Presidente de esta nuestra comunidad

Pues, ¿qué os voy a contar? En la vida hay cosas que las ves venir y otras que no. Para esta en concreto he estado preparándome durante diez años que son los que llevamos en nuestra casa.

Bueno, más que preparación ha sido aceptación. No me queda más remedio. Bueno, sí, podría desaparecer y que nombraran a Anniehall, pero sería ser demasiado torticero y yo no lo soy más que lo justo... y un poco más.

En mi edificio la presidencia pasa de piso en piso de manera ordenada así que este año me toca a mí.

Preferiría no hacerlo, como Bartleby, pero creo que no voy a tener excusa. La cosa buena es que después de que me toque no me vuelve a tocar el turno hasta treinta años después y para entonces a lo mejor ya no estoy viviendo... allí. O vete a saber.

Ya sabéis que a mí el liderazgo no me va mucho y que en cuanto puedo dimito. No me gusta estar en el candelabro... a ver qué sale de ahí. Espero que poco. No creo que esto dé ni para un par de posts.

Yo lo que quiero es no tener que hacer nada, la verdad. Si pudiera escaquearme lo haría y creo que sería mucho mejor presidente alguno de los múltiples jubilados (casi todos) que tengo por vecinos. Aunque a lo mejor lo que tendría que hacer es hacerlo mal para que me echaran...

Bueno, tampoco es el fin del mundo. Sólo que tendré que relacionarme más con el administrador. A mí me recuerda bastante a Marty Feldman, aunque tampoco sé por qué porque no es realmente muy parecido, aunque sí que tiene unos ojos un poco raros.

Por lo menos parece que no tendremos mucha derrama porque ya hemos cambiado práctcamente todo: la caldera, las tuberías, la instalación eléctrica... menos la rampa hemos hecho de todo y a eso me opondré con todas mis fuerzas. Cuando una vecina la pidió para las sillas de los niños se votó que no, así que ahora que ya no la necesitamos y hay quien sí... pues mi rencor me puede.

Y es que al final los vecinos son un mal inevitable. Es cierto que a veces te pueden dejar la sal que te falta, pero poco más. El precio de vivir en el centro (si es que yo vivo en el centro que eso es mucho suponer) es que no vives en tu propia casa, sino en un piso. Hay vecinos que no saludan nunca, los hay que creemos que están locos como nuestra vecina de arriba. La que, por los ruidos que escuchamos, sospechamos que tiene a alguna persona escondida en un zulo detrás de un armario porque si no no es normal que mueva los muebles a las horas que los mueve. También hay vecinos simpáticos. Incluso tenemos unos vecinos chinos a los que parece que les ofende que les abras la puerta. Para tener de todo tenemos hasta un argentino.

Y para ya tener de todo también tenemos portero, aunque de él poco puedo decir. Es majo, está ahí... y poco más.

Pues poco más os puedo contar. Este año, a partir de hor, seré el presidente de mi comunidad. Tocaré madera para que no se rompa nada ni pase nada raro durante este año...

11 comentarios:

  1. Si es que tienes madera de líder, oh, nanananalíder!

    ResponderEliminar
  2. No, no la tengo y esto es totalmente circunstancial. Tenedme pena!

    ResponderEliminar
  3. Por lo único que no me da pena no haber podido comprarme un piso es por no tener que formar parte de "esta nuestra comunidad" y que no me toque el turno de presidenta.

    Respecto a los vecinos, yo he tenido auténticas joyas de la corona "Los míos son peores", noooooooooooooooooo, los MÍOS han sido los peores ¿os han robado? ¿amenazado en la escalera a gritos? ¿roto el buzón? ¿intentado entrar en vuestra casa a la fuerza? ¿no?

    ¿Y los que comían en el pasillo? No de su casa, sino del edificio y los que ...? Perdón, viene el enfermero y me recuerda que debo tomarme la medicación de las doce. ¿me va a soltar las correas ya? ¿no? Bueno, parece que la semana que viene, si no insisto en el tema de los vecinos.

    ResponderEliminar
  4. Uy, a mí me toco hace un par de años, casi casi recién comprado el piso. La verdad es que no lo recuerdo como algo tortuoso, pero tampoco es algo que repetiría a corto plazo. ¡Ánimo!

    ResponderEliminar
  5. Ja!! Me nombraron Presi un martes y el miércoles me citaron a en la comisaría para que explicara un problema de una obra que afectaba a la casa colindante, Les decía: "llevo 20 horas en el cargo y no sé de qué me hablan"... "Bueno, yo tengo la obligación de hacerle todas las preguntas, respondió. Infelizmente, todavía no se había inventado el "No me consta".

    Ya verás qué divertido cuando se mustie una maceta y un vecino responsable te avise a las 10:30 p.m.

    ResponderEliminar
  6. Bueno, Loquemeahorro, espero no tener esos vecinos nunca! Nosotros lo más que tenemos es un moroso. Desde luego los tuyos son mucho peores que los míos. Escalofríos tengo!

    Nisi, yo no creo que sea tortuoso, pero son obligaciones que como tampoco tenemos la vida muy desahogada que llevamos... ;-)

    NáN, me llenas de tranquilidad! No sabía que podía terminar en comisaría. De momento la casa de al lado no está de obras...

    ResponderEliminar
  7. Nosotros tuvimos la gran suerte de ser los primeros presidentes de esta nuestra comunidad. Y digo suerte porque entonces vivíamos sólo tres vecinos. Ni nos enteramos.
    Ahora no quiero ni pensar...
    Un consejo: No aceptes sobres , que en altos niveles se libran. Pero a los Desgraciaitos seguro que nos pillan.
    Suerte, Maestro!

    ResponderEliminar
  8. Así que estrenando cargo eh, pues como diría alguno de mis primos "agárrese los machos que vienen curvas" jejeje. Mucha suerte!!

    Y si te entra pánico escénico, cabe una remotísima posibilidad de renuncia, en junta, y previa solicitud por escrito, pero claro, necesitas que lo apruebe dicha junta, y lo veo, turbio, turbio.

    ResponderEliminar
  9. Bueno, Phaskyy, eso está bien. La casa nueva, pocos vecinos... En nuestro caso la casa ya está bastante baqueteada, aunque se han hecho muchas reformas.

    Akede, está bien saber que puedo renunciar, aunque parece bastante complicado...

    ResponderEliminar
  10. Por mi trabajo siempre he tenido excusa para no serlo, pero mis comunidades son mucho más entretenidas que las tuyas, o ¿será mi alma de cotilla?.

    ResponderEliminar
  11. Mi comunidad no la tengo yo por mala, aunque hay su gente particular.

    ResponderEliminar