¡Felicidades Bich!

Debo confesar que no recuerdo cuándo nos conocimos en persona exactamente. Sospecho que fue el verano de de 2011 porque sé que yo estaba de solterismo y que no hacía mucho de su boda con N. Aunque también pudo ser 2012. Lo que sí sé muy bien es que nos empezamos a conocer a raiz de la cuenta atrás de la boda en twitter y por los cuquis de nuestras vidas (esas coincidencias chorras pero de las que se dan un montón entre nosotras). En aquel primer encuentro en persona me hizo la crítica a unas pinturitas que le llevé y tuvo la delicadeza de decir que le gustaron las galletas que les llevé a ella y a N. Eran mis primeras galletas y estaban como una piedra, qué maja.

Después han venido muchos otros encuentros: solas, con el club de lectura (que llegó un poco más tarde, acabo de ver que en 2012, así que duda resuelta, nos conocimos en 2011), con otros blogueros o tuiteros a los que he conocido gracias a ella. A veces planeados, otras improvisados, últimamente algún cine y escaparates de joyas y casi todos con comida de por medio. Siempre divertidos.

Es lo que cabe esperar tratándose de Bich y por supuesto fue lo que me atrajo de ella cuando la conocí. Después fui descubriendo que debajo de tanto divertimento hay muchas más cosas que me gustan en ella. Entre las que más su determinación de disfrutar de la vida. Creo que, salvo escasos momentos de debilidad y 'velito negro', está llevando a cabo muy bien esta determinación y la admiro mucho por eso. Además es muy lista, sensata (aunque pueda dar otra imagen) y un pozo de sabiduría basura. Y esto último no es ninguna tontería porque yo también y me siento muy comprendida (estaba tan sola en esto antes de conocerte).

Pero, sin duda, lo que más me gusta de todo es que instauró los correos de los viernes. Como tengo anti diógenes postal no conservo casi ninguno. Muy mal. Y como tengo una memoria terrible tampoco recuerdo cuándo empezaron. Lo que tengo claro es que fue ella quien creó la constumbre.

En los correos de los viernes nos contamos la semana y los planes para el fin de semana. Los centrifugues que no nos dejan dormir y las anécdotas chorras. Es una especie de diario semanal a cuatro manos (si es que esto es posible) al que la otra pone los pies en la tierra a la una cuando el centrifugue se desmanda. Para mí es el sitio donde poner por escrito todas las tonterías que se me ocurren sabiendo que Bich me va a entender y darme justo lo que necesito: sensatez o cuerda para seguir centrifugando. Es genial. Y por eso he decidido que en un día tan señalado como tu CUARENTA CUMPLEAÑOS (que aún no lo había dicho) había que dedicarles algo especial, ahí lo tienes.

TINY BUG (THE FRIDAY’S E-MAILS SONG)
Tiny bug, Tiny bug
Every Friday you greet me
Short and blond, witty and bright
You look happy to read me

Blossom of sun May you read and write
Read and write forever...

Tiny bug, Tiny bug
Bless my inbox forever...

Short and blond, witty and bright
You look happy to read me
Blossom of sun
May you read and write
Read and write forever...

Tiny bug, Tiny bug
Bless my inbox forever...

¡¡¡Muchas felicidades Bichejo!!!

Que sigamos teniendo correos de los viernes por lo menos cuarenta años más. El sábado gran celebración y red velvet. Qué nervios. No hace falta diga más pero me está apeteciendo tocarme una oreja.

2 comentarios:

  1. Estoy llorando y riéndome a la vez. Tiny bug, me deslolo.

    Te quiero mucho, hamija. Ha sido una suerte encontrarnos y querernos tanto y tan bien como nos queremos.

    Merecía la pena el entusiasmo, lo sabía.

    ResponderEliminar
  2. Es que Edelbich sonaba muy raro XD

    Anniehall de incógnito desde el curro

    ResponderEliminar