Sex on Earth

"Algunas ballenas tienen hasta 7.500 piojos viviendo en ellas, así que se puede decir que son bastante comunes, pero la precariedad de su existencia se puede apreciar en esta cita, una de mis preferidas en un informe de conservación: ‘Los piojos del cachalote no están considerados como amenazados o en peligro por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) a pesar de que su único hábitat, el cachalote, está en la lista de especies en peligro o afrontando un alto reisgo de extinción’".
Jules Howard. Sex on Earth.

Me he leído con mucho gusto y provecho este libro. Me interesé por él cuando leí en alguna parte que llamaban a Jules Howard el Bill Bryson de la zoología. Ya sabéis que en este blog somos mucho de Bill, así que no me costó mucho ponerlo en mi lista de lecturas para estas vacaciones.

Sé que lo han sacado en español hace poco y seguramente sea un regalo estrella para estas navidades, que ya están ahí a la vuelta de la esquina...

Por hablar un poco del libro, Jules Howard nos propone hablar de sexo, pero no como habitualmente sale en la televisión tipo: el animal que tiene el pene más grande, o el pene más grande en relación a su tamaño, o el animal que más veces lo hace o cosas así que realmente tienen poco interés desde el punto de vista científico o de divulgación.

Él pretende mostrar lo maravillosa que es la naturaleza y cómo el sexo es una lucha continua entre machos y hembras en la perpetuación de la especie conjugando las ganas del macho de tener el mayor número de hijos posible con el de la hembra de tener el número adecuado y del mejor 'linaje' posible. Y, por si fuera poco, también entran en la historia los parásitos y enfermedades y explica cómo el sexo es una arma contra ellos.

De esta manera nos encontramos a osos panda, a peces, a insectos, a patos, a la homosexualidad en la naturaleza o a parejas monógamas. De todo esto nos habla con una pasión y un gran nivel de humor el señor Howard que me ha convencido como divulgador y del que me leeré más libros, seguro. Incluso se le coge gusto a una babosa terrible que según parece está asolando media Europa y que se llama babosa española... y es que a mí ya solo por el hecho de ser española se me hace simpática.

Tengo que reconocerle que además avisa, como cuando dijo que se le quedó grabado el siguiente vídeo para siempre en el cerebro (gente impresionable abstenerse):



En fin, que es un libro muy interesante, muy divertido y con el que se aprende un montón así que si no sabéis qué leeros, no lo dudéis, Jules Howard es vuestro hombre.

Algún párrafo más (la traducción es mía):
"También recuerdo a un hipopótamo que una vez vi cuando era pequeño en un zoo. Mientras el joven cuidador estaba dando una charla a su público expectante, el hipopótamo macho procedió a ponerse detrás de él y a hacérselo con media sandía. Fue una escena extraña que, quizás no sorprendentemente, se me ha quedado grabada desde mi infancia. Al final de la charla, cuando el cuidador preguntó al público ‘¿alguien tiene alguna pregunta?’, cerca de treinta manos se levantaron. Añadió tranquilamente: ‘que no sean sobre lo de la sandía, por favor’".

"Esos fueron siglos largos y duros para que el sexo ganara impulso como una materia digna de estudio científico. Estabas prácticamente imposibilitado salvo que conocieras a la gente adecuada, fueras miembro del club de caballeros adecuado y pudieras leer sin problemas latin o griego. El sexo era el equivalente biológico a la materia oscura. Ahí, pero... bien, teórica. De alguna manera intocable. Intesteable".


No hay comentarios:

Publicar un comentario