How to be a Brit

"Un auténtico nativo inglés no aprende ningún otro idioma. No es que hable el inglés muy bien, pero, al menos, tampoco es algo de lo que se enorgullezca. Sin embargo, está tremendamente orgulloso de no hablar ningún idioma extranjero. De hecho, la incapacidad de no hablar otros idiomas parece ser el mayor, si no el único, logro intelectual del inglés medio".
George Mikes. How to be a Brit.

Aquí estoy para hablar de este libro que seguramente sea el último de mi año lector. Ya sabéis que hacer recuento de los libros que uno ha leído a final de año es algo bastante vulgar. Yo prefiero hacerlo a finales de octubre, principios de noviembre. De hecho eso empieza también a ser un poco de populacho y debería pensar en hacerlo un poco como los americanos con sus fiestas, algo como el tercer jueves de noviembre siempre que haya habido al menos cuatro martes o cosas así. Ellos sí que saben.

Este libro me lo compré en mi último viaje a UK (siempre quise ir a LA, pero he terminado viajando mucho más a UK) a un sitio bastante inhóspito llamado Milton Keynes. Lo único atractivo de ese viaje podía haber sido ir a visitar Bletchley Park que estaba a unas cuantas millas de distancia de donde yo estaba, pero, debido a los horarios y demás, no fue posible.

La única hora que tuve libre la dediqué a buscar una librería para comprar la autobiografía de Bruce Springsteen. Voy a leerla en inglés y era bastante más barata en Reino Unido que en España. Y allí en la librería me fijé en este libro y tuve que comprarlo. Hice bien.

El libro es una compilación de tres libros bastante pequeños de George Mikes. Mikes es (o fue) un húngaro que emigró a Reino Unido después de la primera guerra mundial. El libro es muy divertido y está escrito con capítulos muy cortos sobre algún aspecto en particular de la forma de ser de los británicos y de sus peculiaridades. La verdad es que da en el clavo en casi todos sus análisis sobre la forma de ser de estos señores, al menos refleja bastante bien a muchos de los que conozco.

Además, el texto se encuentra acompañado de unas ilustraciones muy bonitas de Nicholas Bentley. Aquí os pongo una:

Es un buen libro para terminar un año lector. Un año con menos libros. Parece que finalmente voy poniendo un poco de cordura en mi vida y voy, poco a poco, saliendo de la enfermedad lectora. Hay que reconocer que esto es en parte por Pokémon Go y, lamentablemente, también por el trabajo que me deja menos tiempo libre. Pero, bueno, el análisis del año lo dejamos para otro post. A ver si encima ahora que escribo poco me hago spoilers a mí mismo...

3 comentarios:

  1. Tiene buena pinta y si lo compraste en la edición de la foto es muy bonito.

    ResponderEliminar
  2. Sí, el libro es el de la imagen. Ya sé que para ti eso es un factor determinante y todavía tengo secuelas de cartas de amor a quemarropa. Si quieres leértelo, te lo dejo.

    ResponderEliminar
  3. Jajajaja, no me lo vas a perdonar nunca...

    Ya te lo pediré, cuando devuelva otro montón que me han prestado. Gracias!!

    ResponderEliminar