Leo y yo


Segundo intento para escribir una entrada sobre Leonard Cohen y lo que ha significado para mí. Me había quedado una entrada bastante bonita, creo yo, pero Blogger decidió borrarla sin compasión. 

Empiezo hablando de que mis primeros contactos con Leonard se produjeron a través de la televisión y de alguno de esos programas de música del fin de semana tipo Rockopop o Número 1. De hecho creo que fue en este último en el que recuerdo ver un vídeo de Take This Waltz en el que hablaban de Granada y de Lorca. Yo poco sabía de Lorca. El Romancero Gitano y poca cosa más y no sabía del surrealismo ni de de Poeta en Nueva York.

I'm Your Man fue el primer disco de Cohen que me compré en alguna oferta de esas de CD por 1000 pesetas o algo parecido. Tengo casi todos sus CDs hasta Dear Heather. Recuerdo un disco en directo que creo que se llamaba Cohen Live o algo así en el que para mí está la mejor versión de Everybody Knows. Incluso tengo un disco tributo llamado I'm your fan.

Para mí la música de Cohen es una musica profunda y divertida a la vez. Es innovadora, sugerente y también hace referencias a nuestra herencia literaria del pasado. Desde la Biblia hasta Cavafis o Lorca. Es una maravilla. Al menos para mí, claro. También hay referencias a la injusticia, al azar, a la represión y al psicoanálisis.

Me ha acompañado y seguirá haciéndolo mientras yo siga vivo y será una de las razones para creer que somos capaces de hacer el bien. Y hacerlo con estilo, claro. Él se reía de sí mismo, pero yo creo que era una persona tremendamente atractiva. Y esa voz que fue madurando con los años, curándose en excesos y en la propia vida. Para mí fue ganando, sin duda. Oir ahora Suzanne y a continuación If it be your will, por ejemplo, indica que fue a mejor.

También tuve la suerte de verlo en concierto hace unos años. Uno de los mejores conciertos en los que he estado. Fue un aténtico placer. Durante más de dos horas canté, reí y me emocioné. Una oportunidad única que debo agradecer a que se quedara arruinado por que su representante se fue con el dinero mientras él estaba en un monasterio budista en Los Ángeles.

Me he leído sus libros, sus dos novelas y un libro de poesía que me regaló Anniehall. Es un artista, un poeta que canta. Una persona con temas recurrentes y algunas idas de olla, pero que, al menos yo, puedo entenderlo perfectamente.

Aún no he escuchado su último disco, casi póstumo. Espero hacerlo próximamente. Además, seguramente me toque ir a Montreal dentro de bastante poco y ya tengo localizada su casa allí. Espero encontrar también ese parque dónde le sucedió lo que contó cuando recibió el premio Príncipe de Asturias.

Esa es otra, que además es una persona humilde y agradecida. Una persona llena de humanidad y que sabe encandilar al público aunque seguramente lo que nos cuenta no sea totalmente verdad, o puede que sí, pero ¡qué más da! Es lo que pasa cuando das el premio a una persona que se lo merece: que lo agradece y nos hace estar agradecidos de que haya aceptado el premio que nosotros mismos le damos.

Igualito que Dylan:


En fin, se ha ido una de las personas que más he admirado en mi vida, pero eso sí, we have the music.
Like a bird on the wire
Like a drunk in a midnight choir
I have tried in my way to be free
Like a worm on a hook
Like a knight from some old fashioned book
I have saved all my ribbons for thee
If I, if I have been unkind
I hope that you can just let it go by
If I, if I have been untrue
I hope you know it was never to you

No hay comentarios:

Publicar un comentario