Los papeles

Ya llevo un mes aquí y una cosa que he descubierto es que cambiar de país implica muchísimo papeleo y que el papeleo se hace de manera distinta. Como a cualquier país al que se llega como inmigrante (perdonadme, pero lo de migrante me da la risa, me imagino que es como una bandada de patos), hacen falta papeles. Para trabajar hace falta tener un permiso de trabajo que te conceden o no en la frontera. Tienes que solicitarlo, llevar los papeles preparados, que te lo revisen y que o te lo aprueben o te manden por dónde has venido, En mi caso, mi empresa me preparó los papeles, tuve que rellenar nmil formularios y me han dado un permiso de trabajo por tres años. El permiso de trabajo es mientras trabaje para mi empresa. Es decir, no puedo cambiarme a otra empresa a no ser que la otra empresa me consiga otro permiso de trabajo. Es como es.

Una vez en el país tienes que pedir el número de la Seguridad Social, al igual que en España y es una información que tienes que dar a tu empresa. Se llama el SIN, Social Insurance Number, y aquí es donde estoy atascado yo. Tienes que enviar un documento que acredite tu estatus en Canadá (el permiso de trabajo), un documento que acredite tu identidad (el pasaporte) y un documento que indique que estás viviendo en Canadá. Este último es el que es más problemático porque el tipo de documentos que piden es un recibo bancario, o uno de teléfono y eso es algo que se tarda en tener. Además, por ejemplo, para tener un número de teléfono tienes que dar tu SIN, así que es un poco pescadilla que se muerde la cola. También vale un contrato de alquiler o el contrato de trabajo en el que se ponga de manera explícita tu dirección en Canadá. Es algo complicado al principio, como digo. Al final no tienes casi nada que demuestre que vives aquí, sobre todo si el apartamento temporal te lo consigue la empresa. Me han rechazado dos veces y espero que la próxima ya sea la buena.

Una vez que se tiene el SIN se utiliza para que te paguen la nómina, como número de identificación para comprar un número de teléfono, como identificación en contratos... un poco como el NIF en España. También para darte de alta en el sistema de salud. En fi, que hace falta.

Para darte de alta en un banco necesitas el permiso de trabajo, el pasaporte y un contrato o carta de la empresa en la que indica tu salario y el que estás contratado por ellos. Luego hay una complicación más que es lo que se llama el credit rating. En función de lo que ganas y de cómo pagas tus deudas te da un rating que influye en pedir préstamos para, por ejemplo, comprar una casa o un coche. Aquí el credit rating es algo que todo el mundo maneja con bastante facilidad. Yo, como no tengo, pues no os puedo decir qué tan complicado es el tener una buena calificación crediticia. Supongo que en España también existe, pero creo que es algo más interno de los bancos, no accesible al público general.

En el caso en el que quieras alquilar una casa tienes que saber que además del precio del alquiler tienes que pagar un seguro de hogar o de responsabilidad, además de casi todas los servicios tipo gas, agua, electricidad. Eso es algo que voy descubriendo sobre la marcha, pero que son más papeles. Te piden cartas de recomendación de jefes o compañeros, tienes que firmar como diez veces en la oferta (no es broma) y tienes que entregar por adelantado con fecha decalada los 12 cheques para los 12 meses del primer año así de golpe. Aquí son muy de cheques, que también es muy de papeleo. Con lo fácil que es una transferencia, aquí se empeñan en cheques...

En fin, una cantidad de papeleo considerable. A lo mejor también es por la novedad de los procedimientos y de cómo se hacen las cosas en distintos países. También llama más la atención lo que te resulta novedoso. Pero, en general, puedo decir que en Canadá los papeles mandan y son poco virtuales.

Os dejo que me llaman para decirme si he conseguido alquilar una casa o no... ya os contaré. Porque es como lo de Love it or List it... con idas y venidas e incremento de precios en plan subasta.

Ya os contaré...



2 comentarios:

  1. Mucho ánimo, Jorge. En Alemania son también muy de papeles, aún por suerte conocen las transferencias.
    Vete apuntando todo y así vas ayudando a los que vengan detrás :)

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Eliahh. Bueno, parte de la aventura es descubrir cómo se hacen las cosas en otros sitios...

    ResponderEliminar