E(u)logio. Desagravio

Se ve que una no puede tomarse una licencia poética en forma de sable. Os lo tomáis todo taaan a pecho y taaan literalmente. En fin, ante la lluvia de críticas, asombros y vergüenzas se me ha sugerido aclarar el asunto en forma de post en lugar de como respuesta a otro ya olvidado (ND avergonzado dixit).

Al grano, el hecho es que NO hubo tal sable. Cortamos la tarta, sí, pero con un cuchillo. El caso es que a mí me sorprendió tanto tener que cortarla (jamás pense que tendría que hacerlo, ni se me ocurrió preguntar, pensé que en semejante sitio no nos someterían a tamaña cosa) y me parece tan terrible haber caído en el fragor del momento (yo me bloqueo con los nervios) que para mí lo de menos era el tamaño del instrumento. De haber sido un bisturí estaría igual de avergonzada.

Pero parece ser que a ND sí le importa el tamaño (¡hombres!) así que aquí dejo la aclaración. Para que jamás oséis dudar de su buen gusto de nuevo (del de ND, claro) aquí os dejo otra de las perlas de Eulogio. Al final de la velada un emocionado Eulogio se acercó a mi ND, que había elegido la música de la ceremonia, a felicitarle y, conmovido, le dijo lo bonito que había sido todo pero que 'ya, con Boccherini, me has conquistado'.

P.D. Peter, estuve a punto de dedicarte el post. No me atreví entonces, así que te dedico ahora la aclaración.

6 comentarios:

  1. No es una cuestión de tamaño. Es de uso. Un cuchillo es para cortar. Un sable para ir montado a caballo.
    No me avergüenzo de haber cortado un trozo de tarta en mi boda.

    ResponderEliminar
  2. Mierda, no sé que he hecho pero no se ha publicado mi comentario.

    Nunca me ha gustado lo de cortar la tarta en las bodas. Si los camareros dan el pescado ya en raciones ¿por qué demonios hay que partir la tarta?. Preferiría no haberlo hecho en la nuestra y, si lo hubiera imaginado, lo habría negociado antes. Igual que lo del aperitivo perdido por la sesión de fotos, snif, snif...

    ResponderEliminar
  3. Gracias por la aclaración , me dejas mucho más tranquilo sabiendo que no hubo "noble espada toledana" sino file "cuchillo de albacete"

    Un figura el Eulogio, el mío era un colega por la cuestión de mandarlo a freir vientos cuando no me molara su propuesta de posados, pero al final consiguió algunas en las que yo juro y perjuro que no soy yo. La mayoría quedaron bastante aparente Menos mal que la gente no insiste en verlas

    ResponderEliminar
  4. Podrás decir lo que quieras Annie pero en mi memoria se ha quedado grabado el sable, y yendo más allá me imagino a los camareros portando antorchas delante de ella.

    Llámalo difamación si quieres :)

    ResponderEliminar
  5. Podéis llamarlo cuchillo, pero yo recuerdo algo muy grande, como los de cortar bacalao en el súper ¿Seguro que no era un sable?
    Lo que te estás callando es que la tarta tenía muñequitos de novio y novia arriba, de los "hiperrealistas". Puedo demostrarlo.

    ResponderEliminar
  6. Te haces desear pero luego eres de un cumplido... Lo de los muñecos pensaba dejarlo para otro post, te recuerdo que éste era sobre el fotógrafo, aunque el sable le robase el protagonismo al pobre Eulogio.

    ResponderEliminar