Brain Rules

Ya me tocaba post de libros. Luego os venís arriba y os ponéis a comentar y esas cosas, pero aquí también se tratan temas aburridos y que seguramente solo me interesen a mí, pero para eso es mi blog (al menos en parte).

Amazon, entre muchas cosas fantásticas, tiene una que me hace picar casi siempre y es que sigo en twitter a @AmazonKindle y todos los días, y solo por ese día, ponen un libro a un precio entre 1 y 2 dólares. Son libros que tocan todos los campos. Hay novelas, clásicos, libros de historia... en fin, una perdición porque muchas veces los compras casi convencido de que no los vas a leer. Así me pasó con la biografía de Bismark, que me lo he comprado pero de momento no me llama lo suficiente. Claro, ves que el libro en tapa dura cuesta 35 dólares y que a tí te lo dejan por uno... y no soy de piedra!

El libro que me compré de Styron también era una oferta de estas. Y también he comprado un libro que se llama Gotham y es una historia de NY, aunque son mil páginas y me parece que también voy a ir dejando que madure...

El caso es que uno de los libros que ofrecieron se llama Brain Rules. Está en los más vendidos en libros de educación, liderazgo y transformación personal. Para salir corriendo, verdad? Pero no, es un libro muy interesante. Es cierto que termina cada capítulo con resúmenes tipo ficha y está enfocado a los fallos que él ve en la forma de enseñar y de trabajar en las empresas. He visto que lo hay en español y que se llama Exprime tus neuronas.

El libro tiene doce capítulos, uno para cada regla. Por regla el señor Medina entiende un hecho demostrado de cómo funciona el cerebro. Así las doce reglas son sobre:
  • Ejercicio. El ejercicio aumenta tu capacidad cerebral.
  • Supervivencia. El cerebro también evolucionó.
  • Cableado. Cada cerebro está cableado de manera diferente.
  • Atención. No prestamos atención a cosas aburridas.
  • Memoria a corto plazo. Repetir para recordar.
  • Memoria a largo plazo. Recordar para repetir.
  • Dormir. Dormir bien para pensar correctamente.
  • Estrés. Los cerebros estresados no piensan de la misma manera.
  • Integración sensorial. Estimular más los sentidos.
  • Visión. La visión vence al resto de los sentidos.
  • Sexo. Los cerebros de hombres y mujeres son distintos.
  • Exploración. Somos exploradores natos.
Hay cosas curiosísimas. Por ejemplo, indica que los recuerdos a largo plazo se generan tras AÑOS de interacción entre el hipotálamo y la zona del cerebro donde se almacena ese recuerdo. También indica como se produce el fenómeno de la visión y que ya el propio ojo (o las células nerviosas de la retina, más bien) trocea la información que viaja al cerebro, donde es nuevamente troceada y luego recompuesta. De manera que lo que vemos no es lo que el ojo recibe, sino una interpretación de una interpretación. Habla de la mancha negra del ojo y como el cerebro rellena ese espacio creando la apariencia de que lo que vemos es real.

También asegura que si tratáramos de diseñar un lugar lo menos propicio para aprender de acuerdo a lo que sabemos sobre el cerebro, seguramente obtendríamos nuestros colegios actuales. Cuenta como, y a mí eso también me llamó muchísimo la atención, el cerebro cambia físicamente cuando aprendemos algo, se modifica físicamente la estructura de las neuronas y sus conexiones con otras neuronas. Comenta "You can get a headache just thinking about the fact that deep inside your brain, at this very moment, bits of neurons are moving around like reptiles, slithering to new spots, getting fat at one end or creating split ends. All so that you can remember a few things about Eric Kandel" (te podría dar dolor de cabeza solo de pensar en el hecho de que en lo más profundo de tu cerebro, en este mismo momento, trozos de neuronas se están moviendo como reptiles, arrastrándose a nuevos lugares, engrosando un extremo o creando nuevas terminaciones, todo esto para poder recordar algunas cosas sobre Eric Kandel). Impresionante, no?

También habla de como hay dos momentos en los que estos procesos de reconfiguración son más agudos: en los primeros 3 años de vida y en la adolescencia.

Otro mito que cae es el de la multitarea. El cerebro no es multitarea, tiene que dejar de pensar en una cosa para pensar en otra. Solo puede prestar atención de manera secuencial y tiene que dejar de prestar atención a una cosa para atender a otra.

Otra cosa interesante es que la memoria a corto y largo plazo se almacenan en el mismo sitio. Lo que convierte a un recuerdo a corto plazo en uno de largo plazo es la repetición de ese recuerdo, la interacción con él de manera que las neuronas envueltas en él se hacen más gordas, como autopistas en lugar de caminos y hace que sean enlaces fuertes y permanentes en lugar de débiles.

También explica el proceso de recordar y como el cerebro, para proyectar una imagen coherente, añade trozos al recuerdo que no estaban allí, los recuerdos nos engañan.

Habla de la diferencia de sueño y como los hay que rinden mejor por la mañana y no les cuesta mucho despertarse (alondras) y como hay otros que rinden mejor por la tarde-noche y les cuesta irse a dormir (buhos). Explica la importancia del sueño y como un estudiante brillante que pase a dormir menos de siete horas, pasará a estar entre los peores de su clase.

Comenta como los mismos mecanismos que te hacen saltar ante la presencia de un depredador son los que están involucrados también en el sexo o ante una comida suculenta. Un estado de sobresalto es común al estrés y al placer.

El estrés crónico dificulta enormemente el aprendizaje, así como el aprender sólo usando un sentido así comenta:

  1. Principio multimedia: los estudiantes aprenden mejor a través de palabras e imágenes que solo a través de palabras.
  2. Principio de contigüidad temporal: estudiantes aprenden mejor cuando las correspondientes palabras e imágenes se les presentan de manera simultánea en vez de en sucesión.
  3. Principio de contigüidad espacial: Los estudiantes aprenden mejor cuando las imágenes y textos están próximos.
  4. Principio de coherencia: estudiantes aprenden mejor cuando no se incluyen cosas extrañas al tema.
  5. Principio de modalidad: los estudiantes aprenden mejor a través de animaciones y narración que a través de animación y texto en la pantalla.
Vistos estos principios, a cuántos de vosotros os han enseñado siguiendo estas reglas? A mí no, desde luego.

En fin, tengo un montón de anotaciones y subrayados porque es un libro muy interesante, aunque es largo, pero está explicado con cierta amenidad y se sigue bastante bien. Si os interesan las cosas del cerebro, el aprendizaje y esas cosas, yo os lo recomiendo. Hay también uno sobre las reglas del cerebro infantil que se llama Baby Rules, es para niños de 0 a 5 años. A los míos ya los doy por perdidos para la causa, pero a lo mejor dice cosas interesantes sobre como enseñar a los bebés.

19 comentarios:

  1. Me parece fatal ser buho... yo quiero ser alondra, tiene mucho más glamour!!

    ResponderEliminar
  2. Ya sabes que el alondra en esta familia soy yo... (bueno, y nuestros hijos...)

    ResponderEliminar
  3. Ains, lo del sueño explica muchas cosas... Annie, deja de regañarme cuando no me acuerdo de lo que me has dicho hace 2 mails!!!

    ResponderEliminar
  4. Sí, aunque es curioso que dice que durante el sueño no descansamos. Al menos no el cerebro que tiene mucha más actividad que despierto, pero eso sirve para seguir aprendiendo.

    Hay un experimento en el que durante el planteamiento de un problema les ponen una fragancia y luego a un grupo se la ponen una vez dormidos. Los que la olieron durante el sueño resolvieron mejor los problemas.

    El cerebro, ese gran desconocido...

    ResponderEliminar
  5. Mira que pensaba que era un libro de esos de anécdotas, pero no, ahora me parece interesantísimo. Me lo meto al Evernote para cuando termine mi cruzada inglesa de Hielo y Fuego.
    ¡Gracias por las reseñas!

    Por cierto, Anniehall, yo soy búho fijo, no sé por qué mi madre me quería convertir en alondra...

    ResponderEliminar
  6. Por cierto, he intentado rastrear el origen del Dr. Medina, para ver de dónde le viene el apellido aparentemente español, y es imposible. Ni edad ni lugar de nacimiento, sólo logros y premios.

    ResponderEliminar
  7. Sí es de origen español (o hispano), Eliahh, porque en el libro dice que su abuelo o su abuela le llamaban 'juanito'.

    ResponderEliminar
  8. El libro me parece muy interesante por lo que nos cuentas.

    ResponderEliminar
  9. Muy interesante. Lo buscaré, pero en español, que yo no soy multilingüe, aunque ahora he empezado a estudiar alemán... a mis años, así que me hará falta, je,je.
    Por cierto, suscribo lo que dice Eliahh, yo soy buho, de toda la vida de Dios, y no sé porqué está mejor visto ser alondra, y todos los padres intentan que lo seamos. Upps, yo también lo hago con mis hijos...

    Un saludo. Os leo desde hace algún tiempo, y hoy es el primer día que me atrevo a comentar.

    ResponderEliminar
  10. Oye, Boticaria qué bien que te has 'atrevido'!! Bienvenida.

    Creo que para David C. también es la primera vez no? Pues bienvenido también.

    Y comentad, comentad, que todos los comentarios se agradecen mucho. Aunque al escribirlo pienses 'pues para esta obviedad mejor me callo'. No.

    ResponderEliminar
  11. :) (Esto es por lo que dice Annie Hall sobre comentar. Ye que estoy de baja, je).
    Lo que cuentas es muy interesante -obviedad- pero no deja de ser un lugar común entre las nuevas publicaciones recurrir a la neurociencia y decir que el cole lo peor de lo peor -desde hará casi 10 años que le están dando vueltas a las neuroc.). Que si un montón de teorías para que los nenes desarrollen mejor su potencial -y cuidadín porque entramos en terrenos abonados a las supermmummies, terrenos muy resbaladizos que ya nos conocemos todos-, que si estimulación, y actividades varias y patatín patatán. Pero, me da la impresión de que están descubriendo la mantequilla una y otra vez, y que no acaba de salir algo coherente de todo esto de las nuevas teorías educativas.
    Por otro lado, y ya tengo 41 tacos, me interesa el tema de la degeneración de la memoria, por gente que me rodea, porque va cambiando con el tiempo, por prevención, por mil motivos. De hecho tras un periodo espantoso me di cuenta de que me estaba untando en una depresión cuando me preguntaron algo muy sencillo y no fui capaz de saber que una vez lo había sabido. A partir de ahí, además de salir del pozo donde estaba que me costó, dediqué mucho esfuerzo a recordar lo que había olvidado y a entender cómo era posible olvidar esas cosas.
    (Y ya no cuento más cosas personales :)).

    ResponderEliminar
  12. Bueno, había escrito un comentario bastante largo, pero el teléfono ha decidido "de que no".

    Decía que los comentarios son una bendición, aunque sean para decirte que vaya tontería que has escrito.

    Respecto a lo de alondras y búhos, también existe todo el arcoiris ornitológico entre ambos. Lo que sí dice es que no se puede cambiar.

    Bienvenidos, David C y Boticaria, al menos al lado visible del blog!

    ResponderEliminar
  13. XAquí, este señor solo dice lo que parece probado. De hecho se mete con eso de las potencialidades infinitas de los bebés y esas cosas. Es cierto que a lo mejor cosas que él da por seguras no lo son. Pero él es el primero que dice que sabemos muy poco.

    ResponderEliminar
  14. No se me hubiera ocurrido nunca comprarme un libro así. Gracias por el resúmen.

    ResponderEliminar
  15. De nada, Carmen. Y ahora sí te lo comprarías?

    Gracias por comentar.

    ResponderEliminar
  16. Pues probablemente, aunque en español, desde luego. A mí me gustan los libros de divulgación científica "para no científicos", me provocan mucha curiosidad, pero detesto los libros de autoayuda, y de conócete a ti mismo, los de "tú puedes si te lo propones", o los de "10 respuestas a todos tus miedos". Creo que hay mucho charlatán. Y el título, reconócelo, tanto en español como en inglés, echa para atrás. Pero sí, ¿por qué no?

    ResponderEliminar
  17. Sí, Carmen, y está en los más vendidos de empresa y superación y esas cosas, pero está bien, hazme caso.

    ResponderEliminar
  18. Acabo de meterme en la Quo y justo han hecho un artículo de los búhos y las alondras:
    http://www.quo.es/ciencia/psicologia/madrugar_o_trasnochar

    Estos dan un poco más de esperanza, dicen que sólo al 15% nos es imposible cambiar... Bueno, yo tuve turno de tarde en la carrera y me daba la vida. No he estudiado mejor en mi vida (y no digo más, porque no sería verdad), pero claro, no es lo normal que te dejen hacer eso.

    PS: Lo he puesto dos veces porque había una falta que cambiaba todo el sentido.

    ResponderEliminar