Cosecha Roja

"¿Bebes?
 —Solo cuando puedo".
Dashiell Hammett. Cosecha Roja.

Pues para quitarme el mal sabor de boca del libro del club me he refugiado en lo que sabía que no iba a fallarme. En la novela negra y en Dashiell Hammett. Hace una semana pusieron de libro barato del día la colección de Hammett de novelas y relatos del  agente de la Continental y, a pesar de habérmelos leído todos, me lo compré. Y es que Hammett es buenísimo.

Cosecha Roja lo tengo en papel y ya me lo había leído hace... bueno, hace muchos años. En su momento la edición que me leí era de Alianza Editorial y esta recopilación es de RBA. No sé si es la misma traducción o no.

La historia es bastante simple. Se trata de un detective al que contratan en un pueblo, Personville, y que cuando llega se entera de que la persona que le ha contratado acaba de ser asesinada. Decide quedarse e investigar a la vez que el padre del asesinado y dueño acogotado del pueblo decide pagarle para que limpie el pueblo de criminales.

A partir de ahí se lía, claro. Y seguimos una escalada de actos de venganza, represalias, asesinatos y descomposición que te engancha desde el primer momento aunque ya te lo hayas leído y te vayan viniendo flashes mientras lo relees.

Los diálogos son buenísimos. La toma de partido por el agente es inmediata a pesar de ser un tío con bastantes sombras y una manera de actuar bastante poco ética. Él lo achaca a esa ciudad a la que todos llaman Poisonville que va corroyendo el alma de sus habitantes y los lleva al mal.

Unas cuantas frases de pura novela negra:

"—Qué mono —dije.
 —Sí —coincidió el hombre de gris—, igual que un cartucho de dinamita".

 "—En realidad no estaba actuando. Al verme en peligro, ante la perspectiva de la horca, ella no... ya no me parecía tan importante. No podía, sigo sin poder... entender del todo... por qué hice lo que hice. ¿Sabes a qué me refiero? De alguna manera eso hace que todo el asunto, y yo incluido, resulte de lo más rastrero. Todo el asunto, desde el principio. No supe decirle más que algo carente de sentido como: —Así son las cosas".

"—De manera que así es como trabajáis los detectives científicos. ¡Dios mío! Para ser un tipo entrado en años, amargado, terco y cebón tienes la manera de hacer las cosas más confusa que he visto en mi vida. 
—Los planes están bien a veces —dije—. Y otras veces va bien remover las aguas, si eres lo bastante duro para sobrevivir, y mantener los ojos abiertos para ver lo que quieras cuando salga a la superficie.
—Creo que eso bien vale otro trago —dijo ella".

 "Tenía todo el aspecto de estar diciendo la verdad, aunque con las mujeres, sobre todo las mujeres de ojos azules, eso no siempre significa mucho".

 "Era un anciano amable y educado que albergaba tan poca cordialidad como la soga de un verdugo. Los listillos de la agencia decían que era capaz de escupir carámbanos en pleno julio".

 "Está muy bien eso de que la Agencia tenga normativas y reglas, pero cuando estás trabajando en un caso tienes que hacerlo como mejor puedas. Y cualquiera que venga a Poisonville cargado de ética se encontrará con que se le queda oxidada".

Bueno, pues eso, que después de varios libros decepcionantes hay que ir a lo seguro. Y Hammett es un acierto seguro. Siempre.



4 comentarios:

  1. A veces apetece volver a los valores seguros, verdad? Sobre todo si no te encuentras un "Noche Salvaje" del (supuestamente) seguro Jim Thompson... Así que enhorabuena.

    De Hammet me leí algo hace tantísimos años, que ni recuerdo qué era, se ve que en su momento no me causó mucho impacto, o no escogí bien el título, quién sabe.

    ResponderEliminar
  2. A mí Hammett me encanta, Loquemeahorro. Es pura novela negra y los diálogos son muy buenos.

    ResponderEliminar
  3. Haces bien en ir a lo seguro. En el club también solemos ir a lo seguro...

    ResponderEliminar
  4. Es cierto, Carmen, vamos al desastre seguro... XD

    ResponderEliminar