Honrarás a tu padre

Primero de mes y toca hablar del libro del mes del club de lectura. Yo hablaré poco porque me he leído menos de un cuarto de libro antes de dejarlo por imposible. Así que lo que voy a intentar explicar en esta breve reseña es por qué he tenido que dejarlo.

Como punto de partida diré que el libro cuenta la vida de una familia de mafiosos de Nueva York, los Bonnano. Principalmente padre e hijo. Bueno, al menos lo que yo leí, puede que luego contara más cosas.

Tengo también que anticipar que a varios miembros del club les ha gustado muchísimo y que a otros se les ha hecho pesado. A mí se me ha hecho pesado, pero el principal problema es otro. A ver cómo os lo cuento sin que me veáis como la vieja loca de los gatos.

Buscando por internet he encontrado este artículo de Jot Down sobre el libro. En él se puede leer lo siguiente:
"[E]l libro de Talese describe personajes reales y sucesos verídicos. Curiosamente, esto no hace que el texto tenga el tono de un ensayo o de un trabajo periodístico. Más bien al contrario, Honrarás a tu padre produce en el lector la sensación de estar ante una novela (y muy entretenida) aunque todo cuanto se narre en ella sea producto de una costosa investigación periodística del autor".
Ahora os voy a poner algún fragmento del libro:
"La televisión explotó como una bomba. Miles de diminutas esquirlas de vidrio se dispersaron por la habitación, los tubos estallaron, los cables se retorcieron y se quemaron en una llamarada colorida, lanzando chispas en todas las direcciones; un notable espectáculo de fuegos artificiales de autodestrucción se reproducía a pequeña escala dentro de la pantalla de veintiuna pulgadas, y Bonanno y Labruzzo se quedaron mirando con fascinación, hasta que el interior del aparato prácticamente se evaporó en medio de un agujero humeante de aristas irregulares y filamentos que chisporroteaban".
Como podéis ver ciertamente está muy cerca de una novela. ¿Cuál es el problema? Pues el de siempre. Que se vende como un libro real, como un trabajo de investigación, como la realidad de lo que sucedió. Y no lo es, claro. La única manera de describir una escena como la de arriba es o siendo un escritor e inventándotela o estando allí. No, no me vale que alguien te la contara porque no lo haría de esa manera o, si pudiera, Bill Bonnano no hubiera necesitado alguien que escribiera sus historias, lo hubiera hecho él mismo. ¿Pantalla de ventiuna pulgadas? ¿Los cables se retorcieron y se quemaron en una llamarada colorida, lanzando chispas en todas direcciones? ¿Bonanno y Labruzzo se quedaron mirando con fascinación, hasta que el interior del aparato prácticamente se evaporó en medio de un agujero humeante de aristas irregulares y filamentos que chisporroteaban? ¡Por favor!

El texto de Jot Down sigue diciendo: "Pero como decimos, todo este extenso trabajo de documentación no se manifiesta en un texto de aspecto ensayístico. Siendo un ensayo, que lo es, el texto resulta tan fluido y entretenido como cualquier historia de ficción" y ese es mi mayor problema. Es que ES una historia de ficción. Este señor la embelleció cómo le dio la gana y no hay manera de saber qué es lo que ha añadido y qué es lo que es verdad. De una manera sensata podríamos decir que la historia es verdadera y que el escenario es lo que realza para que se nos haga más llevadera. O no.

Ese es el problema. Sé que solo es mi problema. Pero yo no puedo mezclar ficción y realidad. Necesito saber que lo que me están contando es cierto o que es inventado, incluso aunque sea sobre hechos históricos o pseudohistóricos, como es el caso.

Esta condición mía ya la he explicado varias veces y parece que a casi nadie le preocupa, pero a mí mucho. Un libro te tiene que enganchar, te tiene que transportar al hiperespacio. Al menos es lo que espero que suceda cuando lo empiezo a leer. Y para que esto ocurra tienen que estar las cartas sobre la mesa. O bien el autor te dice "mira lo que me he inventado" o te dice "mira de lo que me he enterado". Y no hay más. Si no estamos ante una engañifa. Un bulo. Una de esas historias que el que cuenta embellece para hacerla más interesante y que finalmente guardan poca o ninguna relación con la historia verdadera. Eso está permitido cuando asumes parte de la realidad como escenario de la ficción, como Dumas o la novela histórica en general que tiene un trasfondo real, pero no se inventan cosas y se las añaden a la realidad porque... entonces ya no es real.

Espero que hayáis podido entender por qué no me ha gustado este libro. O por qué he dejado de leerlo. Es cierto que además tiene el problema (al menos en la parte que me he leído) de ser un tostón, pero eso, como el valor en el ejército, casi viene de serie en los libros del club.

Podéis pasaros a leer las otras reseñas de los miembros del club (Paula, Juanjo, Carmen y Bichejo). Creo que este mes hay bastante discrepancia. Y en algún momento publicaremos el correspondiente podcast. (O no, que eso nunca se sabe).

6 comentarios:

  1. Eres la vieja de los gatos.

    Honrarás a tu padre es un libro estupendo que sigue la estela creada por Capote en "A sangre fria". ¿La historia está contada como una novela y Talese no puede saber que hubo llamas? Vale ¿y qué? La historia es cierta. Talese se documenta hasta el infinito, tanto que le pasa como a Capote, acaba teniendo un poco de síndrome de estocolmo. ¿Cuando tú cuentas una anécdota que le ha ocurrido a Annie es ficción o una realidad contada de otra manera?

    Dicho esto, estás en tu derecho a que no te haya gustado. A mi me encantó.

    ResponderEliminar
  2. Hola, no soy Molinos pero suscrito completamente su comentario, so jeiter XD
    Y añado, de mi cosecha... me metes un ensayo de 600 páginas donde no intente siquiera adornar un poco la prosa y diga cosas del tipo "explotó una bomba" (y fin) y me abro las venas, directamente.

    ResponderEliminar
  3. Estoy muy de acuerdo contigo. Pero además, en el primer 26% no pasa nada. Me ha parecido un petardo y he abandonado yo también.

    No sé, pero comparar esto con A sangre fría... No puedo discrepar más. Este libro no tiene alma. Pero para gustos y opiniones, cada cual tiene la suya, tampoco puedo opinar de un libro que me ha aburrido mucho y que he abandonado sin pizca de arrepentimiento.

    ResponderEliminar
  4. Podéis decir misa. Ese libro es una novela. Y aburrida.

    Me voy con mis gatos.

    ResponderEliminar
  5. Ay, nuestro pobre grinch. Entiendo lo que dices aunque no estoy nada de acuerdo, porque yo soy más de que me guste lo que me cuentan y menos del rigor, ya sabes, somos Lillian Hellman y Mary McCarthy.

    Además, si luego te lías y piensas que es verdad lo que es novela y novela lo que es verdad...XDDD

    ResponderEliminar
  6. A ti por lo menos te da igual, Bichejo. Que te entretenga y ya, pero ya ves que hay gente que se cree que el libro cuenta la verdad. Mi McCarthysmo me impide aceptarlo.

    Y ya ves que sí, si no me lo explican me confundo. Ya ves que empecé creyendo que este libro era verídico.

    ResponderEliminar