El Príncipe


"El príncipe debe pensar en alejarse de todo aquello que lo vuelva odioso o despreciable; siempre que lo logre, habrá cumplido con su deber y no tendrá por qué temer las demás calumnias. Lo convierte en odioso, sobre todo, como ya he explicado, ser rapaz y apoderarse de los bienes y de las mujeres de los súbditos. De todo eso debe alejarse, porque la mayoría de los hombres viven contentos si no se les quitan sus bienes, ni sus mujeres".
Nicolás Maquiavelo. El Príncipe.

¡Bien dicho, Nicolás!

Aquí estoy para hablar un poco del segundo libro del año del club de lectura. En esta ocasión es, nuevamente, uno de esos clásicos que a todo el mundo le suena, pero que normalmente poca gente ha leído. Lo primero que tengo que decir es que me siento un poco timado porque es un libro por el que pagué un dinero (no recuerdo cuánto, la verdad, pero supongo que uno o dos euros) y es un libro escaneado pasado por el OCR y con los típicos fallos de poner un 1 en vez de una l o una D en vez de un 0 o cosas así. Que eso pase en un libro gratuito, tiene un pase. Que pase en uno por el que has pagado un dinero, me parece un timo.

En fin, después de este pequeño desahogo, vamos al libro. Es un libro interesante, al menos en parte. Son consejos al Príncipe para triunfar en el gobierno de su ciudad. En este caso, Florencia, los Medici. Estos consejos normalmente vienen acompañados de ejemplos históricos en los que el llevar cierta conducta o adoptar según qué posición apoyaba los asertos de Maquiavelo.

Estos consejos son bastante de Perogrullo en muchas ocasiones y, tengo que decir con cierta lástima, que la mayoría de las veces no me ha aportado mucho. Para mí el arte de la guerra de Sun Tzu está muchísimo más arriba que este en cuanto a originalidad y análisis de situaciones de poder y de confrontación.

Eso no quiere decir que sea un libro malo, ni mucho menos. El análisis que hace es inteligente y se aprecia el valor del libro y por qué es un clásico. Mi problema principal viene con que no he aprendido nada y la prosa no era especialmente atractiva. No sé si será por la traducción o porque Maquiavelo hizo un libro de texto, una guía y no se preocupó mucho del lenguaje.

Para mí un ni fú ni fá. Tampoco voy a contar más. Creo que la idea de lo que me ha parecido está clara. No es un pinchazo, pero tampoco un acierto. Recomendaría que se lo leyeran con provecho nuestros políticos. Sobre todo cosas como ésta: "lo mejor será, si es sensato, que abadonone cualquier preocupación al ser tildado de tacaño; porque, con el tiempo, al ver que con su avaricia le bastan las entradas para defenderse de quien le hace la guerra, y puede acometer nuevas empresas sin gravar al pueblo, será tenido siempre por más pródigo, pues practica la generosidad con todos aquellos a quienes no quita, que son innumerables, y la avaricia con todos aquellos a quienes no da, que son pocos". ¿Me estás oyendo, Montoro?

Podéis leer otras opiniones más entusiastas (o no, quién sabe) en los blogs de MG, de Carmen, de Paula y Juanjo publicará, supongo, en el blog del club.


5 comentarios:

  1. Bastante de acuerdo en lo que dices. No descubre la pólvora pero, al menos para mí, es bastante entretenido.
    Creo que he tenido más suerte que tú con la traducción.

    ResponderEliminar
  2. Si era medio decente, sin duda has tenido más suerte que yo con la traducción, MG. Yo no lo veo entretenido, aunque sí veo su valor. En general me ha decepcionado.

    ResponderEliminar
  3. Estaba en mi lista de obligatorios en tercero de BUP.

    ResponderEliminar
  4. Bueno, Pseudosocióloga. Es un clásico y es corto. A mí nunca me pusieron ninguna lista de lectura obligatoria, la verdad.

    ResponderEliminar
  5. No esperes que Montoro haya leído el libro. Y tampoco le hace falta: él no es un príncipe, sino un sicario. A él le han dicho que arregle las cuentas como sea y ahí le tienes, en el como sea.

    Pero sí que es inevitable trasladar los pensamientos del libro a la realidad política actual y... llorar. No es que falten príncipes, es que el pueblo está (o estamos) más idiotizados de lo que creemos.

    ResponderEliminar