Las brujas de la noche

Me he leído durante las últimas semanas este libro que me ha regalado Juanjo por mi cumpleaños y de manera bastante inesperada. Es un detalle que agradezco muchísimo.

Se ve que sabe de qué pie cojeo. Si después de tres años y pico de club de lectura ya no sabemos por dónde vamos cada uno quiere decir que nuestros poderes de suposición son casi tan buenos como los de elección de libros para hacernos esto.

El libro es bastante bueno y cuenta la historia de un grupo de aviadoras soviéticas durante la segunda guerra mundial.

Estas jóvenes se esforzaron muchísimo para aportar su experiencia y capacidades en la lucha que mantenían contra los alemanes y tuvieron que vencer muchísimos obstáculos. Tuvieron que luchar porque las tomaran en serio, porque las dejaran pilotar, porque las dejaran entrar en combate y porque no las consideraran una simple medida propagandística. Todo eso lo hicieron. Y muchas pagaron con su vida.

Casi se puede decir que la aviación moderna nació en la IIGM. Estas mujeres empezaron a volar en aviones de lona, sin radio ni equipos ni calefacción; y terminaron llevando los aparatos de caza y bombarderos más avanzados de la Unión Soviética.

Además está bastante bien contada la atmósfera con el Komsomol, el partido comunista, los grados del ejército, el SMERSH, etc. Se puede ver cómo cuando caían tras las líneas del enemigo y volvían jugándose la vida a sus propias filas eran recibidas con suspicacia y algunas fueron mandadas a campos de concentración.

Una labor de investigación importante, con un montón de notas y referencias, pero que se lee muy bien sin tener que consultarlas. Si sois fanáticos de la IIGM, adelante. Si os gustan las historias desconocidas, adelante. Si el mundo de la guerra y de la historia no os dice nada, pues no lo intentéis. Vosotros os lo perdéis.

2 comentarios:

  1. Sí, es verdad que ya nos vamos conociendo. Lo que pasa es que es dificil resistirse al apostolado. Me alegro.

    ResponderEliminar
  2. El tema de la segunda guerra mundial es interminable, Carmen. Hay historias terribles, otras increíbles... Lo mejor y lo peor del ser humano.

    ResponderEliminar