Los vagabundos de la cosecha

Bueno, aquí estamos de nuevo para hablar de un libro del club. Este bimestre nos hemos leído un libro de Steinbeck a petición de Carmen. Ha elegido los vagabundos de la cosecha que según parece fue la base para escribir posteriormente las uvas de la ira.

A mí Steinbeck me gusta mucho y las uvas de la ira es un libro fabuloso. En su momento me lo leí en inglés y he intentado encotrar este libro también en inglés para leerlo en el original. No lo he encontrado.

Eso ya debería haberme hecho sospechar. El que un libro de un escritor como Steinbeck no esté disponible everywhere ya quiere decir que algo pasa.

Y lo que pasa es que ni una sola palabra de lo que escribe en este libro cortito es verdad. No me malinterpretéis, todo lo que escribe pretende ser verosímil y por lo visto él estuvo viajando y viendo cómo vivía esta gente. Compartió tiempo con ellos y vio las condiciones terribles en las que vivían. Todo eso está presente en el libro.

Ell problema es que podría haber escrito lo mismo sin moverse de su casa. Él ya sabía antes de salir de su casa lo que iba a escribir y amolda y ensambla todos los hechos e historias que conoce para enternecer al lector y para cambiar la situación en la que vivían esas personas. Todo ello es loable y no me quejo de ello.

De lo de que me quejo, una vez más, es de que esto se llame realidad o periodismo. Es una novela, o una colección de pequeños relatos. Y, para eso, me quedó infinitamente más con las uvas de la ira que con este libro. Esa es mi queja. Sé que debo ser de las pocas personas en el mundo a la que esto parece importarle, pero es algo con lo que no puedo.

¿Quieres escribir ficción? Perfecto, escríbela y seguro que me lo trago y entro en tu juego. ¿Quieres escribir hechos? También estupendo. Normalmente es fascinante y hay quien consigue hacerlo igual o más entretenido que una novela (ahí tenemos a Erik Larson, por ejemplo). ¿Quieres inventarte lo que escribes y decirme que es verdad? No cuentes conmigo. No paso por ahí. Es una tara que tengo. Me pasó lo mismo con el libro que leímos de Guy Talese.

No voy a entrar en si el fin justifica los medios y demás ni en el tono racista que tiene en cuanto a los inmigrantes extranjeros. Ni siquiera voy a discutir que supongo que alguna persona de las que emigró a California mejoraría su vida estando allí y si hubo o no hubo algún granjero justo y compasivo por esos lares. Eso forma parte de otro análisis que podría hacerse considerando esta obra como ficción y analizando los personajes.

En fin, una pena. Seguiré pensando que Steinbeck es un gran autor... de ficción.

Seguro que tenéis otras opiniones mejores y más acertadas en las reseñas de Carmen, MG y Paula y en el blog del club encontraréis la de Juanjo. ¡Corred a leerlas!


7 comentarios:

  1. Pues me ha encantado tu reseña. No se me había ocurrido ver el libro desde ese punto de vista, aunque para mí no sea algo tan importante como para ti y me haya quedado en si me ha gustado el libro o no.

    ResponderEliminar
  2. Pues me alegro de que te haya gustado y te presente otro punto de vista. Un poco para eso es para lo que está el club de lectura, no? Para ver cosas que se nos pasaron y aprender a través de lo que piensan otros del mismo libro.

    ResponderEliminar
  3. No acabo de entender bien. ¿No es verdad que los jornaleros vivían así?

    ResponderEliminar
  4. No, no es cierto. O sí. Vete a saber. Seguramente es cierto que pasaron todas esas cosas y otras incluso peores.

    Lo que es totalmente cierto es que Steinbeck se queda con todo lo peor de cada caso o incluso de los casos que oye y no verifica. O no nos lo verifica a nosotros.

    Es todo ficción. Inventa una historia en su cabeza para impactar al lector dejando de lado la verdad o, más exactamente, no importándole la verdad más que una buena historia. Y, para mí, ese es un problema.

    Ya he hablado de esto varias veces como con lo de Guy Talese o lo de Lillian Helman y Mary McCarthy.

    Lees algo que te conmueve. Te dicen que es verdad y te lo crees. Dejas todo aparato crítico aparte porque... ¿Cómo no va a ser verdad siendo tan terrible?

    ResponderEliminar
  5. Pero es lo que dices, se queda con lo peor de cada casa, muchos de estos vagabundos salieron adelante pero muchos vivían así en esos momentos, que su intención es conmover, de acuerdo, pero meter sus opiniones no es necesariamente mentir, y menos cuando es tan evidente.

    ResponderEliminar
  6. Bueno, faltar a la verdad, si quieres, Paula; inventárselo o no ser veraz en lo que escribe. Llámalo como quieras.

    Al único que esto le importa es a mí y ya he dicho que no es algo de lo que esté especialmente orgulloso.

    ResponderEliminar