Tenía que llegar

Y llegó, claro. Y es que empiezo a estar un poco harto de la obsolescencia programada o de lo que más exactamente podría llamar los diez años del electrodoméstico.

No sé si os acordáis de que el año pasado tuvimos que cambiar el lavavajillas y la lavadora. Bueno, pues en ese valle de lágrimas que parece nuestra casa también he tenido que cambiar varios interruptores de la luz de la casa, más específicamente el marco de los interruptores, y el mecanismo de una cisterna del cuarto de baño de los niños.

Ah, y se me olvida el microondas, que también tuvimos que cambiarlo el año pasado...

Ya está Anniehall pensando en pintar la casa de nuevo, y con razón. Insensatamente compramos una televisión nueva dado que la de tubo ya tenía cerca de diez años y los niños querían una Wii y no era cosa de que se quemaran las pestañas en una televisión de las cuadradas de tubo en la que la mitad de la pantalla aparecía en negro porque nuestra televisión tenía más de panorámica por los lados que por el frente. Vamos, que era más profunda que ancha.

Pues puestos a seguir sufriendo, antes de las navidades se nos rompió el grifo monomando de la cocina del que todavía estamos esperando el repuesto. Y es que en el ínterin la casa de grifos fue a la quiebra y comprada por otra que ahora solo hace los recambios bajo pedido. Bueno, bajo pedido y a precio de oro, claro.

La semana pasada Anniehall se puso a mirar modelos de horno para cuando se nos rompa poder reemplazarlo rápidamente. Yo pensaba que era una exagerada, aunque como está de lleno en el mundo de la reposterexia pasar un par de semanas sin horno puede ser un drama. Y hete aquí que lo que ha palmado no ha sido el horno, sino el frigorífico. Y justo un sábado por la tarde que es el mejor día para que te pasen estas cosas.

No sé por qué nos extrañamos porque vista la racha ya no quedan muchos más electrodomésticos que cambiar. Lo único que sigue con nosotros desde que nos mudamos hace diez años son el horno y la cocina y esperemos que no se obsolesciendan pronto.

Y mi queja, más que por la obsolescencia, que también, viene por que ya que se hacen así las cosas, que se haga bien y los electrodomésticos vengan con fecha de caducidad y puedas saber que en enero de 2014 el frigorífico se te va a fastidiar o que en febrero de 2012 nos íbamos a quedar sin lavavajillas y actuar en consecuencia. Dentro de lo malo el frigorífico se nos ha roto en invierno y tenemos la posibilidad de sacar todas las cosas a la terraza para que estén fresquitas (seguramente más que en el frigorífico).

También me he dado cuenta de que me estoy haciendo más viejo y, a lo mejor, más sabio y he preferido pagar 100 € más en una tienda en la que vienen, te lo instalan y se llevan el viejo. Después de las experiencias con el lavavajillas y la lavadora he aprendido la lección. Aunque he de decir que me ha costado tomar esa decisión y que al final lo que me llevó a no comprar el más barato fue más bien el hecho de que no tenía manera de llevar el frigorífico al punto limpio que la salud de mis riñones. Así que sí, más viejo, pero lo de sabio... va a a ser que no.

Y voy a terminar con unas reflexiones extraídas tras ver el siguiente vídeo de frigoríficos:


Primero, ¿qué clase de familia tiene un frutero metido en el frigorífico? No, en serio, para qué tienes el compartimento de frutas si luego vas a poner una ensaladera con cuatro verduras...

Y ¿quién tiene un frigorífico sin chacinas ni yogures ni tuppers? ¿Soy yo el raro o lo normal es tener tartas y postres espectaculares, botellas de vino y fuentes de verdura en vez de tuppers con los restos del cocido, yogures de sabores en pack de 16 del Mercadona y sobres de salchichón y jamón york?

No hace falta que respondáis que sois muy de zaherir, pero dejad que siga pensando que tener un melón cortado en rodajas en un plato en el frigorífico o guardar un kiwi partido y no tener ni un huevo en la huevera no es lo normal.

Y, bueno... ¿tenéis alguna recomendación respecto a hornos o cocinas? Solo por si acaso...

27 comentarios:

  1. Por lo que veo tuvimos suerte cuando nos cambiamos de piso, dejamos nuestros electrodomésticos que ya tenían nueve años y nos quedamos los que nos dejaba la anterior dueña del nuevo, que sólo tenían cinco. Tomo nota y voy ahorrando para dentro de un par...

    ResponderEliminar
  2. A mí se me estropeo en verano, a finales de agosto que hacía un calor horrible, primero la visita del técnico "le sale más caro el arreglo que uno nuevo", después los que tienen que traer el nuevo que no lo traen, después que no era el que tenía que ser, después, que ninguna casa repartía en vacaciones... en fin, más de 15 días sin nevera con todo el calor.

    Y sí, id mirando ya el resto de las cosas que se van a morir, que esto es el ciclo de la vida del rey León, más o menos.

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo, los eletrodomésticos deberían de llevar la fecha de vencimiento impresa! ... Basta que se rompa algo para que la reacción en cadena se produzca :(

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo. Y ese vídeo ... ay, ese vídeo. ¿Dónde se ha visto a un marido haciendo que prepara la comida y que se lleve los aplausos de su mujer e hija por, ya ves, sacar la fuente del frigorífico y servir una copa de vino.

    ResponderEliminar
  5. Voy a comentar antes de ver el video, más que nada por no zaherir (me has matao con la frase), y diré que si comparamos mi frigorífico con un enfermo, diré que está terminal, ahora mismo le están poniendo chutes de morfina, y estamos esperando el desenlace de un momento a otro. Y no es el primero desde que nos casamos, que va a ser el segundo (claro que son 20 años, todo hay que decirlo). Esto de la obsolescencia es una mieeeerda.

    ResponderEliminar
  6. Pues en el libro de instrucciones de esa marca pone que no se deben meter los alimentos sin cubrir, si no el sistema no frost los reseca. Se le va a quedar el melón de corcho...

    ResponderEliminar
  7. Pues parece que estás de momento saltando de plataforma en el momento correcto, Deyector. Que siga la racha.

    Loquemeahorro, no quiero pensar lo que pudo ser eso de estar en verano sin frigorífico. Tiemblo de pensarlo.

    Anónimo (o Q.Beta), es un rollo lo de que se rompan los electrodomésticos en cadena.

    Pater Familias, sí, no está muy inspirado en la realidad...

    Eso de los chutes de morfina para frigoríficos me lo tienes que explicar, Laboticariadesquiciada! XD

    Anita, el libro de instrucciones parece tener mejor sentido que los del anuncio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues básicamente es que de repente se pone a pitar, como cuando un enfermo entra en fibrilación y le pita el aparato (seguro que lo has visto en House o en Anatomía de Grey), y entonces llega el médico salvador, desenchufa el frigorífico, y se apaga el pitido hasta la siguiente vez que empiece a hacerlo. Antes simplemente se reiniciaba con su botoncico, pero ya nos lo hemos cargado y hay que desenchufarlo directamente durante unos segundos.
      Como ves, está en la UVI, el pobrecico.

      Eliminar
    2. Sí, totalmente en la UVI. Eso sí que es vivir al límite!

      Eliminar
  8. Muy atinado y gracioso el comentario de Anita, jajaja.

    Pues mi refri (sí, en diminutive y con cariño, no sea que se enoje) es remolón y comienza a mostrar señales de bipolaridad, es el tercero que compro en 10 años y en cada ocasión mi esposo se lamenta y alardea sobre el refrigerador de su abuelita, marca X que todavía sirve, con todo y que la buena mujer ya no está en este mundo..
    También me encanta la repostería, así que hay hacer un intercambio de recetas. No he tenido que cambiar el horno, pero cuando hace calor preparamos galletas que no se hornean, o más bien mi hija de 8 años las hace. Si les llama la atención les paso la receta que ella prefiere que es de chocolate y avena.
    Q.Beta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, sí, quiero esa receta. Me encantan las galletas de avena. Mis fuentes las tienes a la derecha del blog, abajo, varios blogs de cocina. Y si entras en mi perfil de blogger tienes muuuuchos más. Tamibén tengo cuenta en pinterest, soy Anijol76. Si te interesa alguna en particular, dime.

      Eliminar
  9. A nosotros que cumplimos los 11 años ya se nos ha obsolescienciado todo, menos...uy, no sé si decirlo sin cruzar los dedos...el federico, pero que está hecho un asco, los cajones rotos y haciendo hielo pero no en cubitos por todas partes...vamos, igualito que el video, y el microondas. Todo lo demás roto, roto, hasta la vitro. El horno malvive, hace años que no tiene luz.
    Tengo 4 vasos de batidora, así que calcula las que llevamos. Y 3 aspiradoras.

    Si no puedes dejar un electrodoméstico en el punto limpio, puedes llamar al ayto de tu pueblo a su servicio de recogida de residuos, y te dicen cuando puedes dejarlo en la calle, y pasan a recogerlo. No todo el mundo puede ir al punto limpio. Al menos en mi pueblo, es así.

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Q.Beta, tres frigoríficos en 10 años es mucho! De repostería la experta es Anniehall.

    Tita, puede que haya algo de eso. Creo que en Madrid es una vez al mes, pero quedarte con el frigo roto dos o tres semanas... Intentaré mirar para que, dentro de muchos años, me sirva para el siguiente!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo que ya antes de irnos nosotros de Madrid se cargaron la recogida periódica de trastos (al mismo tiempo que instauraban el repago de la tasa de basuras ¡Viva!), en lugar de pasar una vez al mes por cada barrio ahora tienes que llamar y ya te avisarán (en unos 3 días, según dice la web del ayuntamiento)

      Eliminar
    2. Veo que vas huyendo de los electrodomésticos obsoletos y de las tasas injustas... Y más o menos a tiempo. Envidio tu timing.

      Eliminar
  11. Pues no tengo ninguna recomendación. Sin embargo, me ha chocado algo lo de obsolesciendan, porque has elegido obsolescencier y no obsolescenciar, que hubiera dado obsolescencien. Creo, porque me he mareado un poco al escribir esto.

    ResponderEliminar
  12. Shhhhh, haced como que no lo oís: 16 años con la misma nevera, cocina y horno.
    El microondas lo tuvimos que cambiar el año pasado, y la lavadora vamos por la tercera... Lavavajillas con trece años y secadora con diez, los hemos cambiado por otros este año por otros que estaban casi sin usar, en previsión, que no sé cómo nos saldrá la cosa.
    Lo de la fecha de caducidad, ¡totalmente de acuerdo! Si hay que comprarlos, por lo menos estar preparados. Es lo mínimo. Se obsolescencien u obsolesceniendan. Me estoy liando...

    ResponderEliminar
  13. Carmen, acepto sugerencias, pero obsolesciendan me pareció una palabra muy bonita que lleva incluida una especie de juramento en hebreo por habérsete roto el frigorífico.

    Sara M, vienes alardeando y eso no es bueno... XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que no hombre que no, que lo que vengo es intentando hablar bajito, pero no hay mini-minúsculas.

      Eliminar
  14. Hay que ver, ¿también analizáis los anuncios de detergentes de la misma forma? Obviamente hay que cubrir la comida que se almacena en el frigorífico pero eso no queda bonito para el anuncio. Imagináis un anuncio con la nevera llena de tuppers veta saber de qué. Feo, feo.

    Alguna ventaja tenía que tener estar de alquiler. Cuando se estropea un electrodoméstico llamas y te lo cambian.

    ResponderEliminar
  15. Sí, sería feo, pero a mí me interesaría saber cuántos tupers caben, al menos más que cuántos fruteros puedo meter... XD

    ResponderEliminar
  16. Vivo con miedo. Se me rompió el lavaplatos una semana después de que se rompiera el vuestro...

    ResponderEliminar
  17. Esta bien cambiar electrodomésticos. Són mas comodos para usarlos y también tienen más funciones. La verdad es que comprar algo nuevo para cambiar uno antiguo es el proceso muy agradable. Así nos sentimos mejor y tenemos más ganas de usarlos.

    ResponderEliminar
  18. Todo frigorífico que se precie debe tener, al menos, un brik de tomate frito abierto del que nunca recordamos cuando se abrió. En ocasiones pueden ser dos, dependiendo de la cantidad de gente despistada que viva en la casa ( mi caso). También tiene que haber algún paquetito de papel de aluminio muy bien cerradito de cualquier fiambre que a veces esconde un ecosistema que jamás hubiéramos imaginado ( solo se atreve a abrir dicho paquete el valiente de la familia).
    Y por supuestísimo no puede faltar un yogur caducado.
    El tema del cajón de la verdura lo dejaremos para otro capítulo.
    O sea. Lo del anuncio, en mi tierra es "farso, mu farso"

    ResponderEliminar
  19. No vivas con miedo, Bichejo.

    Bueno, más que ganas de usarlo, Ana Martini, es ganas de que no se rompa...

    Phaskyy, buenos ejemplos que no pueden faltar en un frigorífico que se precie!

    ResponderEliminar
  20. Cierto! En nuestro caso es más una lima que compramos para hacer un gintonic que nunca llegó...

    ResponderEliminar