Historias y desventuras del desconocido soldado Schlump

"-[...] Por eso no es absurdo que estalle una guerra. Deben morir muchos, todo el pueblo ha de sufrir terriblemente. Pues debes saber una cosa: la grandeza solo nace del sufrimiento. ¿Acaso los griegos no sufrieron? ¿Y existe mayor padecimiento que la guerra? Ahora todos debemos sufrir, y nuestro pueblo está contento por ser el que más sufre de todos los que están en guerra Ese sufrimiento es el precio que debemos pagar para que, de lo más profundo, surjan hombres que a todos nos superen y encarnen el honor y la fama de nuestro pueblo por toda la eternidad. Por eso solo importa una cosa, amigo mío: recuerda que tú no eres nada, pero el honor y la grandeza de tu pueblo lo son todo.
Schlump permaneció en silencio, pues sabía que el moreno hablaba en serio. No obstante, se sorprendió para sus adentros de que aquel que yan grandilocuentemente hablaba se estuviese escaqueando allí, en la retaguardia, en lugar de ir a las trincheras, donde podía sufrir mucho más en nombre del pueblo".
Hans Herbert Grimm. Schlump.

Os voy a hablar de un libro que no tenía pensado leerme, pero que se me cruzó y me lo compré en la feria del libro. Lo vi en la caseta de Impedimenta que es una editorial que me encanta y viendo que era de la primera guerra mundial y que lo recomendaban... no pude resistirme.

La historia del libro que cuentan en el prólogo y en las solapas es bastante curiosa. Parece que el libro no fue ningún éxito, pero lo peor estaba por venir cuando los nazis llegaron al poder y destruyeron todas las copias que pudieron. El autor escondió una en una pared de su casa y allí apareció ochenta y pico años después cuando ya casi nadie se acordaba del libro.

El título en alemán es Schlump sin más. Y creo que el título español quiere hacer referencia a las aventuras del buen soldado Svejk. También de la primera guerra mundial y también con un cierto tono de humor. El de Svejk me parece muchísimo mejor que este, la verdad. No es un mal libro, pero me esperaba más. Para mí se queda a medio camino. Ni es un retrato realista más tipo documental como El Miedo, ni es una sátira amarga como Svejk. Se queda en medio y eso no suele ser bueno.

El libro se lee muy bien, aunque tengo que decir que hay algunos errores por falta de revisión de la editorial. Mejor ahorrar en otras cosas que en revisión. Creo yo.

La historia es la de un soldado alemán y cómo va pasando toda la guerra en distintos puestos, lugares y condiciones. Realmente hay poco del frente, aunque también aparece. Y describe muy bien sobre todo todas las incomodidades que tienen que pasar: el hambre, el frío, el cansancio, los piojos. Da una idea de la incomodidad de la guerra y de lo absurdo de la misma.

Se habla de más cosas, del contrabando, de los mandos, de las relaciones con los civiles, del sufrimiento de madres y novias... Ya digo que es un libro bastante bueno, pero para mí se queda a un escalón de ser buenísimo. Unos párrafos:
"Atravesaron la pequeña ciudad tiroteada. Apenas había una casa con tejado. En algunas todavía se reconocían los letreros de las tiendas y el anuncio de una marca de coñac. Muchas fachadas también estaban derruidas, con las entrañas colgando, y se veía el interior de las habitaciones. Pasaron de largo. En ese mismo instante la luna iluminó un cuarto creando un ambiente ceremonioso y fantasmal. De la pared colgaba un cuadro con la siguiente dedicatoria: Para mis padres. Y a los padres les había hecho mucha ilusión y habían enmarcado orgullosos aquella obra infantil. Schlump pensó en el asombro de aquella gente cuando volviera a su casa".

"Atravesó la segunda y la tercera línea hasta alcanzar la posición de la artillería, situada en la retaguardia, muy al fondo de la cantera. Hasta allí llegaron los del ranvho con dos barriles montados en una vagoneta. Había chucrut. Schlump empezó pidiendo que le llenaran un plato y se lo zampó. Ese tipo de facilidades solo se daban en la 7ª compañía. Después le llenaron todos los platos y se marchó. Atravesar las numerosas trincheras viejas con los platos llenos era un verdadero castigo. Eran las líneas por las que habían combatido hacía un año, ante las cuales se encontraba ahora la artillería. Junto a ella había un fusilero muerto, hacía ya media semana. Había caído cuando iba a por el rancho. El disparo le había arrancado la tapa de los sesos, que estaba tirada al lado, como un plato, en el cual la muerte había servido su cerebro de forma exquisita".

"Soplaba un viento helador que le cortaba los dedos como si fueran mil cuchillos. El frío se colaba por debajo de las uñas,  Schlump apretaba tanto los dientes que casi se le saltaban las lágrimas. La segunda , vez cogió solo un madero, pero el dolor era tal que creyó que el frío le arrancaría los dedos".
Un buen libro sobre la primera guerra mundial, aunque creo que los hay mejores.

2 comentarios:

  1. Qué historia más increíble, la del libro en sí, digo, cómo pudo sobrevivir a la quema (literalmente).

    Respecto a lo que cuenta, es increíble como la posibilidad de entrar en guerra hay gente a la que le atrae, por lo menos en las películas se oye a muchos chicos (en edad de reclutamiento) diciendo chorradas como "Estoy deseando entrar en acción" ¿pero tú eres tonto, chaval? ¿dónde crees que vas, a una gymkana?

    Otros, desde la retaguardia, las alientan diciendo cosas como "la guerra es inevitable", ya... como un tornado, no?

    Más libros como este harían falta para quitar esa idea de guerra = heroicidad o gloria, o cualquier otra palabra hueca que lleve a la gente a morir en masa.

    ResponderEliminar
  2. A mí me interesan mucho más estos libros desmitificadores que los que ensalzan la guerra incluso como algo bello, Loquemeahorro.

    Aunque también hay historias increíbles. Esa idea de la guerra como algo romántico va ganando empuje cuando se olvida lo que en realidad es.

    ResponderEliminar