La posibilidad de una isla

"Antes de toda tristeza, antes de toda pena o de toda falta claramente definible, hay otra cosa, que se podría llamar el terror puro del espacio. ¿En eso consistía la última fase? ¿Qué había hecho yo para merecer ese destino? ¿Y qué habían hecho, en general, los hombres? Ya no siento odio dentro de mí, ni nada a que agarrarme: ni referencia, ni indicio; el miedo está ahí, verdad de todas las cosas, en todo igual al mundo observable. Ya no hay mundo real, mundo sentido, mundo humano; he salido del tiempo, ya no tengo ni pasado ni futuro, ya no tengo ni tristeza ni proyecto, ni nostalgia, ni abandono ni esperanza; ya sólo queda el miedo".
Michel Houellebecq. La posibilidad de una isla.

Cada primero de mes es momento de hablar del club de lectura. Ese club en el que lo inesperado ya no lo es. En esta ocasión Newland ha decidido, en plena posesión de su poder dictatorial y rotativo, elegir este libro de Michel Houellebecq. Creo que había elegido otro, pero que ya lo había leído alguien.

El libro a mí me ha dejado que ni fu ni fa. No ha sido un horror, lo cual ya es elevar el estándar del club, ni me ha resultado tan bueno como el mapa y el territorio, el anterior libro suyo que me había leído.

Este libro podría calificarse como de ciencia-ficción. Plantea un futuro apocalíptico en el que hay personas, o neohumanos, que van siendo reemplazados por otro clon suyo cuando mueren mientras que a la vez los humanos han vuelto a una época oscura en la que la cultura ha sido aniquilada y viven como animales. Estos neohumanos tienen a su disposición todas las narraciones de sus antepasados y las interpretaciones de esos textos y se dedican a una vida de contemplación y reflexión alejados unos de otros y conectados por una especie de Skype.

El libro intercala capítulos de los descendientes de Daniel, el protagonista, con los propios relatos de Daniel de manera que se nos va contando cómo surgió toda la raza de los neohumanos. Daniel es un humorista cínico y descreído que se ha hecho rico gracias a sus espectáculos y guiones de películas. En el libro hay un lenguaje bastante vulgar, hay que advertirlo. Y muchas referencias sexuales.

Es un libro bastante pesimista. Y a mí me ha resultado algo pesado, pero tampoco en exceso. No me parece un horror, pero no me deja con muchas ganas de leerme otro libro suyo en algún tiempo.

Algunos párrafos:
 "Mirando por casualidad un programa cultural en la televisión española (por lo demás era más que una casualidad, era un milagro, porque los programas culturales no abundan en la televisión española, a los españoles no les gustan nada los programas culturales ni la cultura en general, es terreno que les parece profundamente hostil, a veces tienes la impresión, cuando hablas de cultura, de que se lo toman como una especie de ofensa personal), me enteré de que las últimas palabras de Emmanuel Kant, en su lecho de muerte, habían sido: «Ya basta». Tuve un ataque de risa doloroso, acompañado de dolores de estómago que se prolongaron durante tres días, al cabo de los cuales empecé a vomitar bilis".

"el humor y el sentido del ridículo (a mí me pagaban, y me pagaban estupendamente, por saberlo) sólo pueden lograr una auténtica victoria cuando atacan blancos desarmados de antemano, como la religiosidad, el sentimentalismo, la abnegación, el sentido del honor, etcétera; por el contrario, son impotentes para dañar seriamente los determinantes profundos, egoístas y animales de la conducta humana".

"España acababa de dotarse de un gobierno socialista, menos sensible que otros a la corrupción, menos vinculado con las mafias locales, y firmemente decidido a proteger a la clase culta, acomodada, que constituía el grueso de su electorado".

En fin, que habrá a quien le guste y a quien no. Yo no sabría decirlo. Está claro que hay libros mejores con los que se aporvechará más el tiempo y otros peores con los que se perderá en mayor medida. Pasaos por los blogs de Newland, Paula, Bichejo y Carmen para ver qué les ha parecido a ellos. Por cierto, hay una película sobre la novela dirigida por el propio escritor y que en film affinity saca una puntuación horrorosa. A lo mejor me animo y la veo.



6 comentarios:

  1. Me encanta Houllebecq. Aunque este libro no tanto...se hizo una peli simplemente horrorosa.
    Caracola.

    ResponderEliminar
  2. A mí este libro no me ha gustado especialmente, Caracola. La película parece que es malísima, sí. Me fio de tu opinión.

    ResponderEliminar
  3. Ni se me pasa por la mente ver la película. No me ha parecido pesimista (o no más de otras cosas que he leído de él), porque se centra mucho en la peripecia del personaje y al final la historia se hace un poco excéntrica, un poco increíble. Demasiado novelada.

    Pero vamos, de acuerdo todos este mes.

    ResponderEliminar
  4. Vaya, me acabo de enterar de que no me gusta la cultura. Ya, ya, ya sé que es una boutade, pero aún así, paso de este señor.

    ResponderEliminar
  5. Pues será que es pesimista de serie, pero a mí me ha parecido bastante deprimente y desesperanzada, Carmen.

    Loquemeahorro, a ti sin gustarte la cultura y tú sin saberlo... Claro, no ves programas culturales en la tele...

    ResponderEliminar
  6. Decidido, no lo leo, vuestras reseñas son muy útiles para no dejarse engañar por títulos chulos como éste. :)

    ResponderEliminar