Un árbol crece en brooklyn

Llega el día de difuntos y toca hablar del club de lectura. O más bien del libro del club de lectura de este mes que, como podéis ver, es este un árbol crece en Brooklyn de Betty Smith.

Lo primero que hay que decir es que es laaaaaargo. Son setecientas páginas o así lo que no lo hace muy ideal para leerlo en un mes, pero así somos en el club, indomables.

Por lo que también he visto de su biografía (en wikipedia, tampoco creáis que me he ido muy lejos),  parece que lo que nos cuenta es bastante autobiográfico. Lo cual no es ni mérito ni demérito ni del libro ni de la autora.

El libro, por entrar en materia, nos cuenta la historia de una saga familiar que vive en Brooklyn pasando bastantes penalidades. Una familia como supongo que hubo muchas y que estaba siempre en el borde del precipicio viviendo en la mera subsistencia.

Desde ese punto de vista el libro describe toda esta miseria de una manera bastante detallada. De hecho son páginas y páginas y páginas de desdichas. Es un libro de esos que podríamos llamar melodramáticos en los que entre tanto drama hay lugar para la esperanza y para la superación de las dificultades.

Para mí el principal problema (supongo que ya sabíais que tratándose de un libro del club tenía que haber problemas, ¿verdad?) es que esta muy mal escrito. Le falta nervio, le sobran páginas y está bastante falto de calidad literaria. Está cargado de moralina, es condescendiente y los pensamientos o diálogos interiores son de soltar una carcajada de lo malos que son. La verdad es que podía haber subrayado alguno, pero no. He buscado en el libro a ver si encontraba alguno y os pongo este como referencia:
«Mis hijos —reflexionaba Katie— tienen más instrucción a los trece y catorce años que yo a los treinta y dos. Y no sólo eso. Cuando pienso lo ignorante que era yo a su edad. Sí, y aun casada y con una criatura. Quién lo diría. Yo creía en brujerías: lo que me dijo la partera sobre la mujer de la pescadería. Ellos han empezado muy por encima de mí. Jamás fueron ignorantes a tal extremo. Conseguí que obtuviesen su primer diploma. Yo no puedo hacer más por ellos. Todos mis proyectos... Neeley médico... Francie en la universidad... no los puedo realizar yo. Laurie... ¿Tendrán la voluntad y el tesón para llegar solos a ser algo? No lo sé. Shakespeare... la Biblia... Saben tocar el piano, aunque ya no lo practiquen. Les enseñé a ser limpios, a no mentir y a rehusar la caridad. ¿Será eso suficiente? Pronto tendrán un jefe a quien satisfacer y entrarán en contacto con extraños: Conocerán distintas costumbres. ¿Buenas? ¿Malas? No pasarán las tardes conmigo si deben trabajar todo el día. Neeley andará con sus amigos. ¿Y Francie? Leerá... irá a la biblioteca... al teatro... a una conferencia de entrada libre o un concierto de la banda. Claro que tendré a la niña... la niña. Ella se iniciará mejor. Cuando obtenga su primer diploma, quizá los otros dos la ayuden a estudiar en el instituto. Debo hacer por Laurie más de lo que hice por ellos. Ellos nunca tuvieron suficiente para comer, nunca fueron bien vestidos. Hice lo que pude, pero no fue bastante. Y ahora tienen que salir a trabajar, siendo niños aún. ¡Ah! Si los pudiera mandar al instituto este otoño. Permítelo, Dios mío. Renunciaré a veinte años de mi vida. Trabajaré noche y día. Pero no puedo, naturalmente. No tengo quien cuide de la niña.»
Bueno, también creo que lo de que esté bien escrito no es algo que hoy por hoy debamos exigir a ningún autor, así que tampoco me pondré tan severo. Es un libro que se puede leer. A mí me ha robado tres semanas de haber podido leer otra cosa más interesante, pero tampoco es la abominación que podría haber sido.

Es un libro que supongo que tuvo su público, parece ser que fue un best seller en la segunda guerra mundial, pero que a mí se me queda muy corto. Yo le pido más a un libro que esto. Espero que a los demás miembros del club les haya gustado más que a mí. Podéis leer sus reseñas en sus blogs: Juanjo, Carmen, Paula y Bichejo. Y en algún momento intentaremos grabar otro capítulo de nuestro exitoso podcast literario.


7 comentarios:

  1. A mí sí me ha gustado. También es verdad que solemos tener gustos distintos. Tan distintos que es uno de los libros del club que más me han gustado de este año y voy a leer la segunda parte.

    Ha sido uno de esos libros en los que según leo voy pensando qué estaréis pensando los demás, y desgraciadamente no he fallado mucho.

    ResponderEliminar
  2. Yo estoy bastante de acuerdo con lo que dices. No me ha parecido que estuviera tan mal escrito. No es mala prosa, es más un problema de cabeza. De contar demasiados detalles y demasiadas peripecias que no tienen interés. Pero bueno, sí puedo calificarlo como más o menos entretenido, hay cosas mucho peores.

    Y me puedo imaginar perfectamente que haya una segunda parte, tiene toda la pinta.

    ResponderEliminar
  3. Pues curiosamente yo leí ese libro hace como 10 años y más raro aún, todavía recuerdo algunas partes, esa que anotas en particular sobre "ser limpios" me hizo pensar mucho porque tenía poco viviendo en otro país, con dos niños muy pequeños y dejé atrás muchas comodidades, así que no sabía limpiar. Ya sé que suena tonto pero es cierto, esa parte me hizo pensar que melodramas o no, tenía que ponerme a limpiar porque ese era el derecho mínimo de mis hijos.
    Ciertamente no lo volvería a leer y de hecho, aunque inicié la segunda parte no la pude acabar.
    Por cierto que mi dramática decisión de limpiar como esclava duró poco, a la fecha aborrezco las tareas domésticas, con excepción de la cocina, aunque eso sí, mis hijos sí saben limpiar.
    Q.Beta

    ResponderEliminar
  4. Bueno, Bichejo, me alegra que te haya gustado, pero yo creo que es un mal libro como he tratado de explicar.

    Carmen, yo sí creo que está mal escrito. Creo que tiene problemas con esas voces en off y con la manera de narrar. A lo mejor es simplemente que está anticuado. Tampoco es raro siendo un libro de época.

    Q.Beta, entiendo que en esa situación se te marcara más. Yo no es un libro que pueda recomendar.

    ResponderEliminar
  5. A mí me estaba gustando durante las primeras, no sé, trescientas páginas, perdí un poco el entusiasmo en las siguientes doscientas y estaba deseando que se acabara la última parte.

    Creo que ese es su peor defecto, que le sobran MUCHAS páginas, porque grandes libros se han escrito en 200 ó 300 páginas, así que es "mucho sobrar".

    ResponderEliminar
  6. Aunque a mí no me ha disgustado (tampoco me ha encandilado) sí coincido en que la prosa deja mucho que desear,pero se lee cada cosa en estos tiempos ¡¡si hasta se han atrevido a "actualizar" el Quijote, malditos herejes!!

    ResponderEliminar
  7. Yo también creo que le sobran muchas páginas, Loquemeahorro. No está mal, pero al final para mí tiene más defectos que virtudes.

    Paula, por eso he dicho que lo de que esté bien escrito no es algo que hoy por hoy podamos exigir.

    ResponderEliminar