Au revoir, París

Sí, antes de que me digáis nada ya sé que llevo eones sin pasarme por aquí. Que ya ni siquiera hablo de libros. Sí, la vida es eso que pasa entre post y post y a mí no me da la vida para más.

He sacado un ratito y quiero hablaros de París. Durante los últimos meses he tenido que ir varias veces y nuevamente se ha terminado mi periodo de ir con cierta asiduidad.

Desde el pasado post que dediqué a París he añadido varias cosas de las que mencionaba que no me habían pasado. Perdí un vuelo de la manera más tonta y volver a Madrid me costó (bueno a la empresa) un huevo. Me equivoqué respecto a la hora que salía y llegué para verlo despegar. Y también he ido a la ópera. A la ópera de la Bastilla.

Es un edificio un tanto mamotreto por fuera, pero por dentro es bastante bonito, enorme y se ve y escucha maravillosamente desde cualquier parte. Además fui a ver una ópera maravillosa como es el Trovador de Verdi.

El montaje era espectacular con una serie de cubos que subían y bajaban haciendo efectos espectaculares.

El reparto era bastante bueno, sobre todo los papeles del conde y de Azucena interpretados por Ludovic Tézier y por Ekaterina Semenchuk, espectaculares.

Os pongo un vídeo que he encontrado en youtube por si os da una idea más o menos de cómo era la obra:


Bueno, encantado, la verdad. Y menos mal que en estos viajes hemos ido bastantes del trabajo porque la verdad es que si no se hace bastante duro. Normalmente son días en los que puedes estar reunido de nueve de la mañana a seis de la tarde sin parar en los que ya la cabeza no te rige muy bien. Yo intento buscar un hueco si puedo para hacer algo especial o distinto, pero muchas veces no se puede y ni se quiere. Quieres cenar, tomarte unas cervezas y dormir hasta el día siguiente.

En general ha sido un proyecto bastante bueno y en el que por una vez hemos experimentado qué es ser el cliente y dar algunos palos en vez de que nos los den a nosotros.

Siguen quedándome muchos sitios de París que quiero visitar (como Vincennes) y otros nuevos que se me han añadido a la lista (como este). Y es que si París bien valía una misa para Enrique IV, para mí no sé si eso, pero sin duda vale mucho. De hecho ya escribí otro post con el mismo título hace un tiempo, cuando terminé otro proyecto allí y espero tener que volver a escribir otros más.


Por que ya sabéis que au revoir quiere decir hasta la vista. Hasta la próxima, París.

No hay comentarios:

Publicar un comentario