The Devil in the White City


Nuevamente me paso por aquí para hablaros de mis lecturas. Durante mi viaje a York me terminé de leer este libro de Erik Larson. De él ya me había leído In the garden of beasts y Dead Wake sobre el hundimiento del Lusitania.

Me encanta su forma de escribir libros en los que prácticamente todo es real y documentado, entrecomillado y extraído de las más diversas fuentes y que además hace que sea entretenido y que te enganche como una novela. Además, según pone al final de este libro, todos los datos los extrae de libros, archivos y bibliotecas, no usa internet. Me ha parecido curioso, aunque tampoco lo veo como una cosa de la que presumir. Es un poco como los atletas de marcha. Hacen mucho esfuerzo para tardar más en llegar a dónde llegarían antes si corrieran de manera normal cansándose menos.

Voy a hacer un poco de spoiler (spoiler histórico, si es que eso existe, pero a lo mejor si alguien tiene intención de leerse el libro puede que quiera saltarse el resto).

En este libro Larson nos lleva al Chicago de finales del XIX, un par de años después -por ejemplo- de los asesinatos de Jack el destripador, y nos cuenta varias historias, principalmente la de la construcción de la feria mundial de Chicago, la ciudad blanca, y la de un asesino en serie, el primero del que se tiene constancia en Estados Unidos, que asesinó a muchas personas (no podemos saber cuántas, pero más de diez seguras y él confesó que casi treinta) mientras todo el esfuerzo e ilusión de la feria estaba teniendo lugar.

La feria mundial fue un momento mágico en el que se vio que una ciudad no tenía por qué ser lo que era Chicago entonces: un lugar peligroso, con malos olores, sin servicios públicos ni parques; sino un sitio en el que se podían hacer grandes cosas. Con la feria nace la planificación urbanísitca como la conocemos, sobre todo a través de su arquitecto jefe, Burnham (diseñador del Flatiron de Nueva York) y planificador de Chicago, San Francisco, Pittsburgh, Whasington...


También aparece Olmsted, el diseñador de Central Park y que también se encargó del paisajismo de la feria. Aparecen otros grandes arquitectos, ingenieros e inventores como Tesla. La Ciudad Blanca, como fue conocida la exposición, fue la primera vez en la que se empleó la corriente alterna para electrificación a gran escala y desde ahí se propagó hasta convertirse en la forma habitual de distribución de energía que todos tenemos en nuestras casas.

Fue el primer lugar del mundo en el que se construyó una noria, y no cualquier noria, fue una construcción magnífica de una noria de más de ochenta metros de altura y que salvó de la ruina a la feria. Luego, una vez terminada la feria, todo terminó abandonado y quemado salvo unos pocos elementos como la propia noria o el que ahora es el Field Museum de Chicago y que yo visité hace... demasiados años y del que todavía me acuerdo perfectamente.

Toda esta interesantísima historia se va intercalando con la del asesino en serie de manera que no puedes dejar de leer. Yo os lo recomiendo muchísimo, es un libro que me ha encantado y del que parece que va a hacer una película Martin Scorsese. Siendo él, lo más probable es que sea un bodrio del diez, pero puede que le salga (for once in a while) una película que merezca la pena. Desde luego, historia tiene.


No hay comentarios:

Publicar un comentario