Las Compras Navideñas

Este fin de semana he vuelto a caer. Soy débil. El año pasado juré (y, por supuesto, perjuré) que no volvería al centro de Madrid en fechas tan señaladas, pero soy débil. El sábado, aprovechando que Anniehall se fue con su madre y los niños a ver a su abuela, yo decidí ir a la fnac a ver si compraba un par de libros. Los dejé en Ópera y me dirigí hacia Preciados. A mitad de camino, y visto que iba andando como Chiquito de la Calzada buscando el adoquín que estuviera libre, decidí meterme por las Descalzas y atrochar hacia Preciados. Como iba un poco atontado, me metí directamente en las fauces del lobo, es decir, Cortilandia. A partir de ahora, cuando piense en el infierno, pensaré en esto. No creo que esté muy desencaminado. Un sitio impregnado de olor a humanidad, con reyes magos de trapillo, vendedores de globos de bob esponja, Mickie Mouse sudamericanos,donde todo carrito de bebé tiene su asiento, pero si ¡incluso había gente en silla de ruedas! (tiene especial interés porque no creo que alguien en silla de ruedas pueda ver absolutamente nada a un metro del suelo). Al principio me quejaba cuando me pisaban (hay que tener en cuenta que calzo un 46), pero luego lo tomé como una forma de recordarme que seguía vivo. No sé como, bueno, sí sé como, me puse detrás de una vendedora de globos algo agachado para que bob esponja me dejara ver algo, conseguí llegar a Preciados. Una vez en la fnac compré lo que quería y, uno sigue siendo inocente, pensé que era hora de irme a casa.
Me dirigí a Callao para coger el 1 que me dejaría en casa. La masa humana era totalmente compacta y no me dejaba ver muy bien a donde iba. Mi intención era bordear Callao y seguir por Gran Vía hasta la Casa del Libro que es donde está la parada de autobús (aquí en Madrid la gente dice bus, pero yo todavía no tengo la suficiente confianza). Cuando ya casi había llegado a la esquina de la Gran Vía, me di cuenta de que nuestro insigne alguacil nos había preparado este año una nueva actividad tipo gymkana (alguien tiene idea de como se escribe? Mirando en google me he encontrado una entrada que es "¿HAY ALGUIEN QUE HAGA LA GINKANA DE HANNAH MONTANA?‎"... mejor no lo comento) consistente en que toda la esquina está con vallas de obra, tienes que meterte en la plaza de Callao y luego girar a la derecha y pasar por el asfalto, dado que solo hay medio metro para pasar mil personas entre la salida de metro y el andamio de al lado. Esto si que es una putada y no las pruebas del Grand Prix!! Yo se lo propongo al Ramón García o al Bertín para su programa.
Una vez superada la prueba y tras sortear a Doña Manolita y a sus acólitos (sobre todo a los acólitos, si soy sincero) llegué a la parada del autobús. Sólo tuve que esperar media hora hasta que llegó el susodicho. Me entran ganas de hablar de las barras de agarrarse y de mi altura, pero creo que eso necesito hacerlo en caliente asi que lo dejaré para otro día. De lo que sí que hablaré es del brake dance. No, no lo he escrito mal. Es un baile eminentemente urbano que se produce en el interior del autobús cuando el MC EMT pisa el freno con saña y tenemos que intentar no pisar al de al lado a la vez que intentas que no te metan una rama de abeto en el ojo. También esta prueba se la ofrezco al Grand Prix por si les parece poco lo de la vaquilla.
Finalmente llegué a mi barrio con mis regalos y con cierta integridad personal.
Una vez en casa, tendí la lavadora, me senté en el sofá y justo en ese momento vino Anniehall con los niños. Habían venido en el autobús suguiente que, obviamente, venía vacío. La suerte de los Justos.
En fin, que esto va quedando largo. Este año he hecho el 80% de las compras por internet.


Juro, sobre la tierra roja de Tara que el próximo año no volveré a comprar en Madrid.

3 comentarios:

  1. Buenííííssssimo.

    Sí, yo fui en el siguiente autobús pero se me rompió el freno de la silla y tuve que ir todo el trayecto sujetándola. Los niños y el transporte público, eso da para otro post.

    ResponderEliminar
  2. Yo, desde que me fui a vivir a la ciudad de las calles sin nombre, no he vuelto a tener estos problemas. Aunque os parezca increíble, casi hasta lo echo de menos

    ResponderEliminar