Mi Madrid

Ya he comentado más veces que llevo más años viviendo en Madrid que en Ávila, pero que no me siento madrileño. No es que no me guste Madrid, que tampoco es que me arrebate. Me gusta, desde luego me gusta más vivir aquí que vivir en Ávila. Lo que digo es que no me siento madrileño. Puede parecer algo raro, es que yo lo soy, aunque de eso ya os habéis dado cuenta y, si no, es que vosotros también sois raros. Me pasa un poco como a los catalanes o vascos que salen diciendo que no se sienten españoles (y yo suelo contestar a la televisión (Sí, es un síntoma de locura), pero es que lo eres!!).

Pues eso, soy madrileño sin sentirme madrileño. No sé explicarlo mejor, pero cuando era pequeño en Ávila, la ciudad me pertenecía de alguna manera y además tenía anclajes emocionales que en Madrid no tengo. Bueno, voy teniendo, pero no los mismos que tengo con Ávila. Tengo amigos en Madrid que son de Madrid y que son de fuera de Madrid. Al principio casi todos eran de fuera, otros estudiantes de Ávila, los compañeros de la residencia. Mis suegros son de Madrid, aunque no vivan en Madrid y mi madre quiere comprarse una casa aquí.

He vivido en varias zonas de Madrid. Cuando vine a estudiar estuve en una residencia universitaria cerca de la plaza de Cristo Rey, en Cea Bermúdez. Estuve allí varios años y mi Madrid era la zona de Moncloa, los cines de Gran Vía (entonces había muchos más), la plaza de los cubos y Fuencarral. La casa del Libro, la fnac. Bilbao, Malasaña. En fin, mi radio de acción era más bien limitado y casi nunca pasé al este de la Castellana. De la residencia me fui a un piso por allí cerca, al lado de lo que ahora son los teatros del canal, aunque entonces era un solar. No cambió mucho los sitios por los que me movía. Seguía al oeste de la Castellana. Entonces conocí a Anniehall y pasé al otro lado de mi frontera madrileña, al lado desconocido. Vivimos al lado del Retiro, en donde ahora viven mis cuñados, pero poco tiempo porque el piso lo iban a arreglar y nos fuimos a la zona de Colombia, cerca de la plaza de José María Soler. Una zona totalmente nueva en la que no hicimos mucha vida de barrio. Todavía no estábamos casados, sino arrejuntados y el piso lo compartíamos con P., que creo que nunca ha entrado en el blog.

Volvimos al apartamento frente al retiro y estuvimos allí un tiempo. Los padres de Anniehall nos vendieron un piso en el barrio de Prosperidad que había comprado el abuelo de Anniehall mostrando una gran clarividencia. Es el piso en el que vivimos ahora, al lado de la A-2 y de la M-30. Es un barrio, barrio con sus tiendas, sus supermercados, sus parquecitos, sus cervecerías con terraza... esa parte me gusta mucho. No me gustaría (así, a priori, a lo mejor luego me encantaba) vivir en un barrio residencial en el que hubiera que ir en coche a comprar el pan o unas cervezas. Incluso ahora voy al trabajo andando, cosa que en Madrid es extrañísima.

No he vivido mal en ninguna parte y he sido más que moderadamente feliz en todas ellas, pero creo que me faltan vínculos emocionales con todas ellas. Es un poco extraño y creo que no me explico bien, lo cual no es ninguna novedad. Creo que lo que me falta es relaciones personales en Madrid, amistades en mi barrio, amigos-vecinos o cosas así. En mi edificio la media de edad deben ser 60 y pico años y, aunque sé el nombre de algunos vecinos y los saludo a todos (no todos me saludan a mí) y hay un buen trato, nunca serán mis amigos. Es rarísimo ir por la calle y saludar a alguien. Ahora con los niños y el cole no es tan raro, pero sigo sin sentir 'raíces madrileñas'. Por otro lado es una de las grandes cosas de Madrid, que a nadie le importa lo que hagas, que no hay murmuraciones ni cotilleos constantes como en Ávila.

Releo lo que he escrito y no parece que nadie vaya a entender lo que quiero decir. Estoy a gusto en Madrid, pero a la vez no siento que sea mi ciudad, o lo que yo siento cuando estoy en Ávila o, más bien, lo que yo sentía cuando vivía en Ávila.

En fin, que tampoco es una angustia existencial, ni que me moleste el aire contaminado, no. No sueño con irme a un pueblo perdido y abrir una vaquería y cortar mi propia leña ni cosas así... yo soy bastante urbanita, por no decir que totalmente, pero el madrileñismo es un sentimiento que no tengo. Soy así, ¿qué le vamos a hacer?

22 comentarios:

  1. Yo lo he entendido perfectamente, yo he estado en Madrid quince años, en una plaza donde todos los de ochenta me conocían porque el piso había sido de mi abuela, incluso hice relaciones en el parque, me conocían en los comercios peeeero mis amigos estaban desperdigados por las zonas de extraradio así que todos los días libres me venía al pueblo en el que vivo en Barcelona porque aquí si me siento de aquí, a pesar de yo nací en Zaragoza.

    ResponderEliminar
  2. Nd yo si te he entendido ,tal vez es que soy igual de rara que tu ( es una posibilidad ) llevo 18 años en Fuenlabrada y no me siento fuenlabreña ,he vivido menos años en Salamanca y me sentía mas parte de la ciudad ,mas enraizada .

    Unbesazo

    ResponderEliminar
  3. Bueno, pues anima mucho que me entendáis, de verdad.

    Yo creo que es un sentimiento que sólo entiende el que ha cambiado de ciudad, porque creo que cambiar de barrio, por muy alejados que estén no es lo mismo.

    ResponderEliminar
  4. Lo has clavao!
    Debe ser un poco lo que sientesn los vascos y los catalanes, enraizados en sus respectivos paises.

    ResponderEliminar
  5. Yo también te he entendido!!!
    Llevo desde los 12 en Madrid pero soy de San Sebastián y aunque en cierto modo ya soy más de aqui que de allí, de espiritú seré siempre más de allí que de aqui.

    ResponderEliminar
  6. Pues gracias, Pilar. Me siento menos raro. A lo mejor tiene que ver con la infancia, con dónde hemos crecido...

    ResponderEliminar
  7. Yo nací Madrid y he vivido aquí siempre y no me siento madrileña. Jamás lo he pensado la verdad.

    ResponderEliminar
  8. Pues esto ya sí que me rompe los esquemas. ¿No te sientes madrileña?

    Yo sí que lo he pensado, pero puede que sean tonterías mías. Yo me sentía abulense, o más bien Ávila era mía. En casi cualquier lugar había algo que me unía a él. Era la casa de un amigo, el bar donde me emborraché, el quiosco donde compraba gominolas, el parque por donde iba en bici. El supermencado donde me mandaba mi madre... no sé a lo mejor no tiene que ver con ser de un sitio sino con una edad.

    ResponderEliminar
  9. Yo es que creo que como Madrid es taaaaaan grande (parezco de Bilbao, con perdón), pues te haces tu pueblo en tu barrio, y en los sitios que frecuentas. Yo en mi barrio no puedo dar 3 pasos sin saludar a alguien, y me gusta. Luego tengo mis barrios de comprar, y de ahi no me saques, y si me sacas me dará igual estar en Madrid o en Oviedo. Y luego está Sol, el Retiro, la Gran Vía, la zona "del Blasco", la de Bilbao, a la que si que me unen cosas... pero el resto de la ciudad me resulta casi tan desconocida como Ávila.
    Leches, ya me he enrollao!

    ResponderEliminar
  10. Pues yo te entiendo del todo. Mi ciudad va a ser siempre donde vivo ahora, y aunque mañana me mudase a otro sitio y me pegara allí viviendo cuarenta años, nunca me sentiría de allí del todo, aunque estuviera a gusto.

    ResponderEliminar
  11. Pues yo me siento mucho más madrileña que cántabra, incluso antes de vivir aquí. Y desde luego el Santander de ahora no es 'mi' Santander.

    Así que no soy de ningún sitio en realidad. Ya lo decía ¿quién cantaba esto? 'no soy de aquí, ni soy de allá, no tengo edad (bueno edad ya voy teniendo) ni porvenir...'

    ResponderEliminar
  12. Me voy a ganar unos cuantos enemigos...a mi me encanta Madrid!!!
    Ya sé, ya sé...porque no vivo allí. Pero a mi me gusta.

    Cuando hacía deposiciones me marchaba unos dias antes al examen y luego me quedaba gorroneando a mis amigos casa semanas después porque me encantaba pasear y pasear.
    Ahora cuando por curro, voy para allí, intento por todos los medios echar el dia y no hacer un toca chufa...soy como los niños...hasta montarme en metro me gusta.

    ResponderEliminar
  13. Bueno, Consu's, yo no he dicho que no me guste Madrid, he dicho que no me siento madrileño a pesar de ser la ciudad donde más tiempo he vivido y donde vivo ahora. Madrid tiene muchas cosas buenas y sobre todo si no tienes que trabajar y estás de vacaciones, eso no creo que lo niegue nadie.

    ResponderEliminar
  14. Bueno, Tochi, yo tampoco aspiro a que cada dos por tres en cada esquina de Madrid alguien me salude. Lo que digo es que esa sensación que tienes en tu barrio, yo no la tengo en el mío y que por más años que pasen no creo que la tenga nunca.

    ResponderEliminar
  15. Hombre, yo tengo ventaja. Es mi barrio, el de mis padres y mi hermana, mis abuelos cuando vivían, mis tía, muchos de mis vecinos iban a mi mismo colegio (menos uno que es "del blasco"), muchas de las profesoras de mi hijo me dieron clase a mi, o a mi hermana.... es mi pueblo. Mola

    A mi también me gusta mucho Madrid, Consu,s Que le vamos a hacer.

    ResponderEliminar
  16. Yo solo me siento cuando el dueño de la silla me da permiso. Soy así.

    ResponderEliminar
  17. Jaja... no lo había pillado, soy un poco lento...

    ResponderEliminar
  18. Bueno Niño, je, jé, era un capotazo de alivio. Porque no me gusta sentirme de un lugar, sino de todos.

    Está claro que Madrid es una gran ciudad, que es más que una ciudad grande. También lo está que uno es de las personas, no de los sitios. Quiero a Madrid porque desde que llegué he tenido innumerables amigos de calidad. Y gente conocida a la que, aunque no les llames amigos, ha sido estupenda. Por eso, y solo por eso, me siento madrileño.

    Lo único que veo como una diferencia propia de Madrid es que tardas un tiempo en saber de dónde proceden los demás. Es un tema del que no se habla. Como si preguntar eso fuera de maña educación. Solo con el tiempo, cuando dices voy unos días a Alicante y alguien te pregunta, le contestas "es que soy de ahí".

    ResponderEliminar
  19. Yo creo que se es de donde has pasado tu infancia. Siempre serás de "allí".
    PBH

    ResponderEliminar
  20. Creo que te entiendo perfectamente, pero te digo una cosa, algo que en mi caso lo empeora.
    Después de 4 años viviendo en Madrid, sintiédome exactamente como describes, me fui a vivir un año a Alemania. No me había dado cuenta de las cosas que me ataban a Madrid hasta que no vine la primera Navidad "a casa", y resultó que me sentía más en casa en Madrid, en Guzmán el Bueno, en el Metro, que cuando llegué a Granada.
    No creo que lo vivas, pero te aseguro que si ahora te fueras te darías cuenta del montón de sitios que ya tienes aquí donde "te emborrachaste" o donde "fuiste con alguien especial".
    Y que conste que yo digo abiertamente que no me gusta Madrid, pero ahora mismo creo que ya soy menos granaína.
    Espero poder ser otra vez algo, pero me temo que me quedaré en tierra de nadie, mi madre lleva 26 años en Granada y ya no es de Toledo, pero te aseguro que granaína tampoco.

    Muy buena la entrada, btw.

    ResponderEliminar
  21. Pues a mí me pasa un poco mezcla de muchos.. Soy de Madrid, no pasé mi infancia aquí, sino en Pamplona y luego en Bruselas, no me parece especialmente bonita ni digna de visitar, me gusta el anonimato que da- odio los chismorreos de pequeños barrios y ciudades-, pero no me siento especialmente madrileña y sin embargo, la adoro y la extraño y me gusta la sensación de volver a ella incluso cuando vuelvo de vacaciones o de fines de semana fuera (que son bastantes intentando "huir" de Madrid). ¿Alguien lo entiende?
    Anónima Marta

    ResponderEliminar