Historias Secretas de la Segunda Guerra Mundial

Vuelvo a comentaros otro libro de la IIGM. En esta ocasión es "HISTORIAS SECRETAS DE LA II GUERRA MUNDIAL" de Chema Ferrer. Son capítulos pequeños sobre episodios desconocidos o poco conocidos, aunque algunos sí que son bastante de dominio general como la matanza del bosque de Katyn o el uso de videntes durante la guerra. Este es uno de los libros que pedí a Argentina y que finalmente me han llegado. Creo que solo con dos meses de retraso.

Es bastante entretenido y no es muy largo, doscientas y pico páginas, el mayor problema que tiene es que es muy 'ikerjimenésco' si se me permite el palabro. Le gusta dejar la puerta abierta a los marcianos, a las fuerzas sobrenaturales, al poder de la mente, a la teoría de la conspiración... que son cosas que a mí no me van mucho, pero que tendrá su público.

Es muy entretenida la parte sobre el castillo de Wewelsburg que Himmler eligió como sitio espiritual para los líderes de las SS, los doce Öbergruppenfürer, que además estaba previsto que cuando murieran fueran incinerados y sus cenizas se pusieran en el lugar que ocupaban en la sala de ceremonias. Bastante macabro, la verdad.

También habla de las estratagemas del servicio secreto inglés para confundir y desinformar a los alemanes, de un método de los alemanes para microfilmar informaciones y que mandaban a sus espías como diminutas partículas pegadas en las cartas, de un programa de los japoneses para mandar globos aerostáticos con bombas a Estados Unidos usando las corrientes de aire, de corsarios alemanes que atraparon y hundieron un montón de barcos con muy pocos medios, de unos torpedos a pedales que usaban los italianos y con los que consiguieron cargarse a varios barcos ingleses en Alejandría.

Hay un capítulo terrible en el que habla de Ishii Shiro y el batallón 731 en el que cuenta las atrocidades que les hacían los japoneses a los prisioneros de guerra, para más INRI, la unidad tenía el nombre de "Prevención Epidémica y Sección de purificación de Agua del Ejército de Kuantun". De esa parte sabemos menos porque nosotros oimos o leemos más acerca de las barbaridades alemanas, pero los japoneses son para echar de comer aparte. Es estremecedor, habla de las torturas y las pruebas de resistencia a las que sometían a los prisioneros y se te hiela el corazón. También se te hiela viendo como los americanos le suministraron inmunidad y rehabilitación a cambio de sus conocimientos sobre armas bacteriológicas y como fue recibido como un héroe cuando volvió a Japón.

Hay otra pequeña cosa que me irrita bastante de este libro y es el uso del palabro 'influenciar'. Ya sé que está aceptado, pero yo es que es verlo y siento que me sangran los ojos. No puedo aguantarlo. ¿Tanto cuesta escribir influir?

En fin, que es bastante interesante, lo único que me chirría es ese tono conspiranoico diciendo que si Hitler está vivo, que si consiguieron desarrollar la fuerza mítica del Vril y cosas así que son más de especulaciones que de verdadero interés, al menos por mi parte.

Ahora sí que me estoy leyendo un libro en el que la ficción no aparece por ningún lado y es estremecedor. Es una entrevista a un superviviente de los Sondekommando que eran los responsables de todo el proceso de cremación de los judíos en Auschwitz. Ves como todo funcionaba como un mecanismo de muerte y como ellos se adaptaban a todo. Cuenta como sólo había un SS de guardia en cada crematorio y como ni se planteaban escapar o rebelarse, aunque hubo un intento de rebelión al final. Ya os diré qué tal, lo terminaré hoy o mañana. Tengo pendiente la reseña de Roscoe, pero tengo que tener el libro delante para escribir algunos párrafos.

6 comentarios:

  1. No soporrrto influenciar y me parece un síntoma de la ignorancia reinante que al final se sancione la palabra porque la mayoría desconocemos que ya existía influir o decidamos dejarla a un lado. Habrá a quien le parezca enriquecedor a mí me parece ignorancia o complejos absurdos.

    Y sobre Hedi Lamarr no dice nada el libro? Mira lo mismo preparo algo sobre esto. Aunque tendré que empollar antes.

    ResponderEliminar
  2. Pues no, no dice nada, aunque si quieres refrescar el tema, puedes leer el capítulo que le dedica Paul Johnson en Héroes, serán veinte páginas o así.

    ResponderEliminar
  3. Yo no soporto "influenciar", tampoco. "Conectorización" tuvieron que leer mis sufridos ojos el otro día...

    Ese que vas a leer es "Treblinka"?

    ResponderEliminar
  4. Y qué tal conexionar??

    El libro lo tienes a la derecha

    ResponderEliminar
  5. Uppps, a la otra derecha quería decir claro

    ResponderEliminar
  6. Es que hay cada palabro...

    El que me estoy leyendo es de un superviviente de Auschwitz

    ResponderEliminar