Topographie des Terrors

Ya estamos de vuelta de Berlín. Qué rapido se acaba lo bueno! Nos ha encantado, aunque estamos reventados de andar y andar y andar. Los tres días y medio que hemos estado se nos han quedado cortos y tendremos que volver.

Dada la falta de ideas que tenemos, este viaje nos tiene que dar para varios posts, así que el primero que voy a poner va a ser, cómo no, sobre la segunda guerra mundial y sus escenarios.

Hay muchos sitios en Berlín que recuerdan ese pasado. Por ejemplo, en Wilhelmstrasse solo queda en pie el ministerio de la aviación de Göring que ahora es el ministerio de finanzas pegado al Bundesrat. A lo largo de la calle hay varias placas que muestran donde estaba la Cancillería de Hitler y otra serie de edificios como el ministerio de asuntos exteriores de Ribbentrop.

Hay un solar totalmente yermo y deprimente que es donde estaban los cuarteles centrales de las SS, SA y la Gestapo que se llama Topographie des Terrors. No lo vimos muy a fondo, pero solo el ver el solar tiene un impacto pedagógico importante.

Visitamos el memorial a los judios europeos asesinados. El bosque de bloques de hormigón es impresionante y el museo que está debajo del bosque es sobrecogedor. Hay una sala en la que hay en el suelo una serie de cartas o relatos de judíos que sabían que iban a morir que es estremecedor. En las paredes aparecen el número de judíos muertos por cada país. Hay otra sala en la que se va proyectando en las paredes el nombre de una persona asesinada y se cuenta una pequeña biografía en alemán y en inglés de un minuto o así. Hay un proyecto para recuperar la memoria de esas víctimas y de momento, con las que tienen, el ciclo completo dura más de seis años.

Había muchos chavales de colegios visitándolo, aunque eran bastante irrespetuosos. Saltaban entre las columnas, dejaban las cocacolas encima de los bloques y estaban todo el rato riéndose. Que la juventud es estúpida es algo que todos sabemos, porque todos hemos sido jóvenes, pero da un poco de pena. Había una frase de Primo Levi en una pared que decía: "Ha sucedido y, por consiguiente, puede volver a suceder; esto es la esencia de lo que tenemos que decir."

Busqué en la librería la destrucción de los judíos europeos en inglés, pero solo lo tenían en alemán y en francés. Me parece que la edición barata va a ser casi imposible de encontrar...

Paseando por Berlín nos encontramos con las placas que podéis ver en la foto en la que señalan dónde vivía la gente que fue asesinada, su nombre y en qué campo fueron asesinados. Es también bastante estremecedor.

Esperando al autobús cerca de la filarmónica nos encontramos con información sobre la "Aktion T4" que se llamó así porque la decisión se tomó en una casa en Tiegartenstrasse 4 que supuso la eliminación de 300.000 disminuidos físicos y mentales cuyas vidas fueron consideradas indignas de ser vividas. Muchos de los que participaron en ese programa, luego fueron responsables de los campos de exterminio judíos. Ya se sabe que la experiencia es un grado. Esto lo encontramos por casualidad, no lo buscábamos. También vimos desde el autobús las embajadas de Italia y de Japón supervisadas en su construcción por Albert Speer.

Paseando por el Tiegarten vimos el Reischtag, por supuesto, aunque no subimos. El monumento al soldado soviético, que no entiendo por qué sigue ahí, estaba cerrado, creo que por los ataques que sufre, y no sé si tiene horas de apertura o no.

No fuimos a Tempelhof, aunque el taxista nos lo enseñó bastante bien cuando pasamos por ahí, hasta vimos el monumento al puente aéreo durante el bloqueo y también lo vimos bastante bien desde la torre de televisión.

Seguro que hay muchos más sitios que ver relacionados con la IIGM, y tampoco teníamos intención de ir tras las huellas que quedan. No pudimos hacer la visita al Berlín subterráneo ni visitar las oficinas de la Stasi, pero es que en tres días y un poco no nos dió tiempo a más. Habrá más viajes a Berlín, seguro.

8 comentarios:

  1. jajaja me alegro de que lo pasaráis bien. Al próximo me ofrezco de guía e intérprete por una currywurst :)

    ResponderEliminar
  2. Ah! Tuve que prometerle al taxista que me comería una currywurst, aunque no era muy partidario porque a mí el curry no me gusta mucho, pero estaba buena.

    Por supuesto que te pagaríamos algo más que una currywurst... dos?

    jajaja. Gracias por las recomendaciones, ya iremos comentando otras aventuras.

    ResponderEliminar
  3. Hay que decir en favor de los adolescentes que si arriba estaban de cachondeo y saltando de bloque en bloque, una vez abajo solo había silencio y nadie se reía. No era para menos, se te va agriando la cara según vas avanzando.

    A mí lo que más me sobrecogió fue la carta de una niña que escribía a su madre y le decía que sabía que iba a morir y que tenía miedo, que estaba sola. Tremendo.

    ResponderEliminar
  4. me alegra que lo que más me llamó la atención de Berlín sea precisamente tu foto del post :)
    para mí, el museo de Nüremberg en el coliseo que se empezó a hacer Hitler también fue mi impresionante, si te pasas por allí te lo recomiendo, seguro que tú le sacarías mucho más partido que yo.
    para la próxima Postdam para frivolizar un poco y ver el contraste con lo señorial ;)

    ResponderEliminar
  5. Sí, si me han quedado muchas cosas que ver y me hubiera gustado ir a Potsdam, pero es que no tuve tiempo. Me hubiera gustado ver muchas más cosas.

    En fin, otra vez será. Gracias por los consejos.

    ResponderEliminar
  6. Espero ansiosa más aventuras...¿ estaba cerrado el monumento al soldado ruso? Pues merece la pena por la expo de fotos que tiene dentro con la toma de Berlín.

    ResponderEliminar
  7. Supongo que el que hubieran violado a dos millones de alemanas no los hará muy simpáticos a los alemanes. Además como poco a poco se va sabiendo todo lo que pasó, los alemanes también pueden dejar de ser el saco de todos los golpes...

    ResponderEliminar
  8. A ver si para la próxima no pasa nada raro y podemos ir juntos, me apetece todo y más. Y no sabéis cuanto os he querido al ver las postales, son tan bonitas!!!!

    Y ahora la parte polémica, cómo nos mola recuperar la memoria histórica, la de los demás, claro, qué majos son estos alemanes que perdieron la guerra! Me imagino una hipotética historia de judios asesinados haciendo un monumento funerario a Hitler y pienso que eso no puede pasar en ningún lugar del mundo, ni de la galaxia, ni del universo!

    ResponderEliminar