Ingenieros

Nuevamente estoy por estos lares después de haber estado cuatro días en Dresde. Seguramente sea la última vez que vaya por esos lares en mucho tiempo, dado que el proyecto se ha acabado. Da penita, conoces a gente maja (también algunos no tan majos) de otros países, intentas echar a andar un proyecto (en este caso este) y una vez conseguido sientes penilla, la verdad. De todas maneras no quería hablar de esto. Dentro de los actos de final de fiesta nos llevaron a comer a un restaurante en lo alto de una loma junto al Elba. Las vistas eran impresionantes, ahora os pongo una foto, y para llegar allí tuvimos que subir en un funicular. Aunque lo mejor estaba por llegar.

Lo mejor fue que al ser invitados especiales de la empresa de transportes de Dresde, DVB (Dresdner Verkehrsbetriebe), nos enseñaron el funcionamiento del funicular. Y ahí es a dónde quería yo llegar. A algo que definiré como espíritu ingenieril. eso no quiere decir que todo ingeniero lo tenga ni que algún no ingeniero no lo posea, pero es un tipo de fascinación por artefactos que es difícil de explicar a alguien que no lo siente.

Lo que nos encontramos en el interior fue algo como esto:



Si no te fascina algo así, si no te preguntas cómo funcionará, qué potencia tiene el motor para mover eso, cómo se para en caso de incidencia, si no te maravilla la suavidad de movimiento o no te impresiona el grosor de los cables me atrevería a decir que no tienes ese espíritu ingeniero. No sé si será algo como el carisma, que lo tienes o no lo tienes. No sé si se puede adquirir o es innato, pero creo que esa pregunta interior de ¿cómo lo hacen?, ¿cómo funciona? es una pregunta que suele hacerse el que es ingeniero y que al resto de la gente le importa poco. Por ejemplo, también pudimos ver esto:


Eso es un rectificador de vapor de mercurio. Una reliquia de cuando no existían los semiconductores y que permitía transformar la corriente alterna en contínua de una manera bastante artesanal (y supongo que peligrosa porque los vapores de mercurio no deben ser muy buenos para el ser humano). He encontrado este vídeo de uno funcionando. A mí estas cosas me fascinan. La mañana del martes antes del comienzo de las reuniones hicimos un viaje en tren por los alrededores de Dresde y el valle del Elba, pasamos muy cerca de la frotera con la República Checa y yendo por esos sitios casi desiertos me encontré unas vías con traviesas metálicas como estas:


Yo entiendo que esto a mucha gente se la puede traer al pairo, incluso creo que es saludable que así sea, pero hay un cierto tipo de gente que se pregunta por el por qué de las cosas, que no duda en abrir un aparato para ver qué hay dentro. Supongo que así hemos avanzado en algunas cosas. A mí me ha pasado que esa vena investigadora me ha llevado a hacer el pasaplatos, arreglar la Nintendo DS con una goma de borrar, poner persianas venecianas en la ventana de la cocina, cambiar las reactancias de las bombillas de bajo consumo, comprar unas bombillas LED en dealextreme y darme cuenta de que son de contínua y no de alterna y en vez de tirarlas buscar un convertidor para poder usarlas...

En fin, que sin preguntarse cómo funcionan las cosas y sin curiosidad es muy probable que no lleguemos muy adelante como país. Al menos eso es lo que pienso. Da gusto llegar a una ciudad y que te pongan vídeos como este:




Que estén orgullosos de lo que han hecho aunque sea una guarrería como el agua mineral artificial. Yo soy un ingeniero orgulloso de serlo, aunque no tanto del trabajo que hago. Desde luego sé que no voy a inventar ni perfeccionar nada en mi vida, pero sigo teniendo esa curiosidad por saber cómo funcionan las cosas. ¡Larga vida a los ingenieros!

Calendarios musicales

Hace mucho que no pongo canciones. No, no echéis a correr si os estáis acordando de Secretaria o Buenas noches, señora. Que me refiero a canciones bonitas. Las de hoy son bonitas. O así me lo parece.

Sin tener mucho que ver, me recuerdan mucho la una a la otra porque las dos juegan con el calendario.

La primera ya se que es muy cursi, y si lo pienso mucho me da un poco de repelús. Pero si no lo pienso me gusta. Va a resultar que soy una cursi, qué le vamos a hacer. Mi consuelo es que no soy la única. Comparto cursilería con los críticos de cine extrsnjeros en Estados Unidos y con la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas, pues le dieron un Globo de Oro y un Oscar. Y es que estaba en la banda sonora de La mujer de rojo.

Aquí os la dejo... from the bottom of my heart. Si tenéis dificultades con el inglés, aquí tenéis la letra.



La segunda es mucho más bonita y mucho menos cursi (¿o no?). Estaba también en una banda sonora, la de El Graduado. La descubrí cuando de adolescente me copié en una cassette el vinilo de de mi padre. Había visto la película pero no reparé en la canción. Y desde entonces ni Mrs. Robinson, ni The sounds of silence ni nada, esta fue mi preferida. La letra aquí.


Antes os dije dos, pero van a ser tres, que me he acordado de otra mientras pensaba en estas dos. Y da más repelús que la primera. Porque esta no me parece bonita y, además, es chusca. Bueno, es chusco el vídeo, muy de ligón trasnochado que hubiera preferido llamar a la canción Calendar Boy. Por como se mueve digo. Conocía la canción pero el vídeo me lo descubrió Consu's hace poco. No sé si agradecérselo, la verdad. La letra aquí.


Bueno, esta sí que es un poco del tipo de la de Bertín y la otra... soy incorregible.

Búsquedas (VII)

Bueno, ya hace un par de meses que no hablamos de búsquedas y ha llegado otra vez ese momento. Es que aunque intento espaciarlos más no hay manera. En estos dos meses según google analytics ha llegado gente hasta este nuestro blog buscando más de 1300 cosas distintas y aquí estoy yo para cribar esas búsquedas y dejaroslo ya mascadito, vagos!

La verdad es que ya he ido desvelando algunas joyas en tuiter porque muchas veces cuando las leo me entra un pronto que tengo que soltar porque si no me reconcomería. Sin ir más lejos, la pasada semana alguien llegó buscando "ana belen musa gay". Y uno no es de piedra. Intentar ver el hecho causal entre que alguien ponga eso en google y llegue aquí no puede traer más que pesares y dolores de cabeza.

Ha habido alguna novedad. Por ejemplo, el post de Anniehall de colores es el causante de que la mayoría de la gente que entra en nuestro blog lo haga buscando la imagen del post, así que profesor ha pasado a segundo lugar. Un segundo puesto tan honroso como inexplicable. Seguimos con mkboyrdpbaij a la que seguimos patrocinando para ver si la incluyen en apalabrados. Las patatas revolconas han entrado con fuerza, aunque nadie ha comentado si las ha hecho y si le han salido buenas... espero que sí.

Village people también han sido buscados por estas páginas, así que ahora muchas veces os imagino vestidos de policía, albañil o indio (ah, haber elegido muerte!!).

El abuelo que saltó por la ventana y se largó también ha sido tema estrella, aunque la gente no tenía muy claro el título y así encontramos el abuelo que salto por la ventana y escapo, abuelo que sal to por la ventana, el laberinto que salto por la ventana (¿?), libro viejo que salto por una ventana y se cayo, el abuelo de 100 años que se escapo por la ventana bajar capitulo, el abuelo que no queria y se escapo por la ventana, el abuelo de cien años, el abuelo que salto por la ventana forrest gump, el abuelo que salto por la ventana y se mato o historia del abuelo que salto por la ventana y se fue corriendo entre algunas otras.

Los tacones también dan para mucho y así encontramos tacones mas altos del mundo, tacones feos, tacones lujosos, con tacones soy mas alta (obviously), cristiano ronaldo con tacones, cuales son los tacones mas altos de 15 años, imagenes de las tacones mas feas, los tacones mas altos y caros del mundo, tacones bolas, tacon de roble, tacones de come galletas, tacones de puta, tacones en rueda, tacones jamon, tarjetas tacones en 3d o zapatos con tacones intercambiables. Hay dos que me han hecho especial gracia que son centro de mesa de zapatos de tacones (WTF??) y topre con tacones que me hace preguntarme si será igual de torpe tecleando o es que teclea con los tacones en las manos...

Hay alguna que denota unas capacidades cerebrales que a mí me vienen grandes: cero comisiones de que color es bbva mayo 2012, chivo de instalaciones caprinas en casa, como se llama la cancion brasilera que empieza ohh ohh ohh asi una balda, laralala laralala cancion en ingles, la siesta del martes la gente en las ventanas, imagen de los pies en la caida de un tiempo y diga cual pie debe ser el pivo...

Esta me perturba: mesas decoradas para cumpleaños de adultos varones con motivos de peces. Creo que no me gustaría estar en ese cumpleaños...

Esta otra la puse en tuiter y da idea de lo mal que está la gente: ilustraciones eroticas estoy de vacaciones en parís y estoy buscando algo que calme mi sofocos puedes ayudarme. Ese hablar con google como si fuera tu amigo o un camello del porno me enternece a la vez que me aterra. Por ejemplo no entiendo gays pasivos con buen pene fotos, pero no me aterra. Tampoco voy buscando homosexuales y simplemente me surge la cuestión de si es pasivo para qué quiere un buen pene... pero eso son cosas mías que soy ingeniero...

Respecto a la ortografía, el que esté libre de pecado que tire la primera piedra, pero hay algunas que dan ternura como: fotos de paisajes donde caen rayos impresionantes de berdad. Yo me imagino que los rayos impresionantes de berdad son más impresionantes aún. También tenemos la estrella del diablo la orijinal y nenas españolas cojiendo con sus cuñados y la ganadora es: si lo quieres se capac y dicelo si no se valiente para verlo ser feliz con algien mas

Hay quien está cansado de que el médico siempre pida que diga treinta y tres y busca diga zuiderzee porque si no no me lo explico... a lo mejor es el mismo que busca de deletrear you¡0o. Difícil, sin duda. Otra: ñi aleyendo librio (¿?) o chegue blasco asta la vista siempre... Pero la que se lleva la palma es sa tuocv vcyr.

Los hay que dan mucho cuqui como " perdio los dos brazos " -nick -cox -tony -matt -adriana que parecen de un caso de CSI del amputador de brazos... a lo mejor el que buscó eso fue el mismo que llegó buscando brazos partido de niños con clavos quirurgico o el que buscó mujer com capa y un traje untado de sangre...

No me resisto a poner artista que pintan con las tetas. También tengo que desmentir un bulo como: blasco no declara a hacienda. Que alguien me explique qué quiere decir biografia del pie femenino con tacos.

Nuevamente hay quien busca "cosas que preferiria no saber"... ¿Por qué?

Tenemos culitos en pantalones y culonas en minifaldas, muslamen caribeño y quieres un polvo llamame.
Por último aquellos casos que no he sabido entender como por ejemplo niño dandole de comer a unos pajaritos plan lector u.s.b. o para tirar te pilla si puedo mandarte directamente a la mierda imagen

Esta tampoco sé como interpretarla, pero seguramente mal: tengo una fiesta de disfraces y no se que ponerme tengo buen lomo. En la misma línea va mujeres jóvenes enseñando bizcochos.

Y de todas me quedo con cortes de cabello para hombres locos. Porque es verdad, ¿para cuándo cortes de cabello favorecedores para hombres locos?

El consuelo del desconsuelo

"Dejemos a un lado esa larga comparación de la vida solitaria con la activa y en cuanto a ese hermoso dicho con el que se encubre la ambición y la avaricia: que no hemos nacido para lo privado sino para lo público, remitámonos a los que están en el cotarro, y que rebusquen en su conciencia a ver si por el contrario no persiguen las dignidades, los cargos y todo ese ajetreo del mundo, más bien para sacar provecho privado de lo público. Los malos medios seguidos en nuestro siglo muestran ampliamente que el fin apenas vale."
Michel de Montaigne. Libro I. Ensayo XXXIX De la soledad.

A veces encontrarte a alguien que dice lo que tú piensas consuela, aunque el diagnóstico sea desolador y te deje algo más triste. Preferiría creer que estoy equivocado, que hay esperanza en nosotros, pero cada vez estoy más seguro de que somos de los que cavamos nuestra propia tumba. Anteayer había en tuiter un TT que era #YoEnMiLápidaQuieroQuePonga y yo puse esto: #YoEnMiLápidaQuieroQuePonga fue un buen hombre. Eso fue antes de leer la entrevista que os pongo a continuación. Desde luego mejora mi epitafio. Que alguien dijera "era un hombre honrado y un caballero" ya sería el no va más, así me moriría tranquilo. Os recomiendo que compréis la revista y os leáis la entrevista entera:

Eres de las pocas personas a las que yo he oído mencionar la palabra "honor"
Bueno, no es culpa mía que eso esté devaluado. Es que las palabras "honor", "lealtad", "dignidad", "orgullo" -bien entendido, si no es soberbia- definen virtudes. Lo que pasa es que ahora si dices de un hombre que es bueno y honrado, estás diciendo que es tonto. Entonces claro, siento melancolía y nostalgia de cuando esas palabras significaban virtudes y se utilizaban con naturalidad. Cuando mi padre murió, lo estaban bajando a la tumba y alguien dijo: «Era un hombre honrado y un caballero». Creo que es el mejor epitafio que he oído en mi vida y fue dirigido a mi padre. ¿Pero a quién tienes ahora que sea honrado y caballero? ¿De quién dices eso? Ni de nosotros mismos se dice. Pero eso no son conceptos del dieciséis o el diecisiete; son conceptos naturales.
Sí, pero la sociedad española ha ido degradándose, volviéndose superficial y...
Sí, ¿y qué quieres que te diga?
No, si esto lo estoy diciendo yo.
Si, ¿y?
Estamos jodidos.
Es lo que hay. Y esta sociedad ha ido generando políticos, banqueros, economistas, hipotecas, vacaciones, chiringuitos... todo a su medida. Y esta España que tenemos ahora no es más que la consecuencia, el reflejo del espejo de la España que hemos querido tener. Somos lo que queremos ser. Cada uno tiene el mundo que se merece, que se cuestionen a sí mismos. Hemos hecho un país analfabeto, un país inculto, un país insolidario, un país maleducado... lo hemos hecho nosotros. Lo que pasa es que algunos tenemos un refugio, una trinchera donde cerrarnos, y otros no la tienen. Yo lo tengo muy claro; a mí la España actual no me gusta. Entonces, como ves, intento atrincherarme, y sueño con mis novelas, tengo mi mundo y los uso como analgésicos. Pero vamos, somos consecuencia de nosotros mismos: PSOE, PP, Convergencia i Unió, PNV, ETA, el asesino de la katana... yo qué sé... el banquero de turno, Mario Conde, El País, Intereconomía, la Cope, Sálvame, las tertulias de radio, las autocomplacientes galas de los Goya: somos nosotros. Es lo que queremos tener. Pero no me gusta, desde luego. El conjunto no me gusta nada.

Arturo Pérez-Reverte entrevistado por Enric González en Jot Down Magazine


Por suerte hay otro asunto mucho más alegre. Quiero anunciaros que ha nacido el blog Club de Lectura 2.0 en el que vamos a compartir opiniones, hablar, despellejar y estrujar durante un mes cada uno de los libros que vamos a poner en común. Está abierto a cualquiera que quiera participar. El único requisito es haberse leído el libro porque allí vamos a hablar de todo y no vamos a respetar ningún secreto del libro. Si queréis participar tenéis hasta el 15 de julio para leeros Hablemos de Langostas de David Foster Wallace.

Directa al cebollitismo

En mi entorno circula la especie de que soy una abuela cebolleta. De muy buen ver, eso sí, pero abuela cebolleta al fin y al cabo.

Así que pensando, pensando he llegado a la conclusión de que es posible que tengan razón y voy directa al cebollitismo por cosas como:

  • Me enfado con la tele cuando algo de lo que dicen me indigna y me pongo a lanzar improperios y a repetirlos hasta que ND levanta la cabeza de su libro y me recuerda lo abuela cebolleta que parezco.

  • Frases como ‘Una intensa nevada cae con intensidad sobre Palma’ me sublevan y me llevan a maldecir sobre las leyes educativas recientes y sobre la profesión del periodismo en general. Sé que los hay buenos y que hablan bien pero, seamos serios, no abundan y ¿qué es un abuelo cebolleta sin generalizar?

  • Me voy por las ramas. Cuidado conmigo porque si te estoy contando algo me despisto con los detalles más ridículos de todas las ramas de la historia. Es más, muchas sigo por la rama sin nunca más volver al tronco del relato. O, lo que es peor, vuelvo al tronco cuando el interlocutor ya ha aguantado varias ramas y se había olvidado por completo de lo que iba el asunto.

  • Insisto e insisto en las cosas que me parecen importantes sin darme cuenta de que a lo mejor el otro sí me ha oído pero le trae al pairo.

  • Cuando me indigno escribiendo un post pongo cosas como ‘pues no, caballerete’ o cosas así que parece ser que sólo dicen los abuelos cebolleta. He comprobado que en mi generación casi nadie las usa.

  • Me repito. Mucho. Tengo dos o tres anécdotas escogidas que repito en cuanto la ocasión lo sugiere. Los que me conocéis seguro que ya sabéis de lo que hablo y seguramente me podáis contar alguna de ellas vosotros a mí, hartos como estáis de oírmela.

  • Pienso todavía en pesetas (tal vez debería decir ya). Sí, a partir de ciertas cifras, tengo que convertir. Y sí, también me he sorprendido a mí misma diciendo cosas totalmente cebolléticas relacionadas con el dinero. Como ‘todavía recuerdo cuando el billete de autobús costaba 50 pesetas’. Así como entornando los ojos con cierta nostalgia.

Mea culpa, señores, con solo 36 años soy toda una abuela cebolleta. Ni mediana edad ni nada. Qué desastre.

Viaje a una guerra

La verdad es que este blog poco a poco se va volviendo un blog de libros. Supongo que la otra posibilidad sería espaciar más los post o no publicar porque tenemos el 'celebro' un poco seco. Así que para que este reducto internáutico no caiga en el más absoluto de los inmovilismos lo que toca es hablar de libros. En este caso Viaje a una Guerra de Christopher Isherwood y W. H. Auden.

Este libro me lo compré hace unos años en la feria del libro en la caseta de Ediciones del Viento, que es una editorial de la que me lo compraría prácticamente todo.

También ha dormido el sueño de los justos hasta que le ha llegado su hora. Es un libro que está bastante bien. Por un lado viene el relato de un viaje a la guerra chino japonesa en 1938 escrito por Isherwood (el de la izquierda de la foto) y luego un montón de fotografías y poemas de Auden (el de la derecha). En la portada del libro sale una foto de los dos y no sé por qué me imaginé que cada uno era el otro y les he puesto la cara cambiada mientras lo leía. Al buscar la foto me he dado cuenta de que era al revés. Y es que no me digáis que no tiene más cara de llamarse Isherwood el de la derecha que el de la izquierda...

Estuve blasfemando porque los poemas no venían en inglés y leer poesía traducida es una cosa bastante sucedánea, valga la aberración. El caso es que al final del libro vienen en inglés y con una letra enana para que no los leas bien, pero ahí están. Tampoco me he dedicado a leerlos en profundidad, he saltado picoteando y están bastante bien, aunque no me compré el libro por las poesías.

El relato del viaje está bien, es entretenido, tiene puntos de humor, pero hay algo que falla para ser estupendo. No sé si es que Isherwood no es muy bueno o la traducción no es muy buena, pero hay algo que no hace que te apasione... no sé.

En el libro aparecen Chiang Kai Shek y su señora, Madame Chiang Kai Shek, aparece Zhou Enlai, aparecen un montón de misioneros, periodistas (Robert Capa, por ejemplo) y todos los agregados comerciales, cónsules y embajadores de las potencias que tenían autorización para establecerse en China.

En fin, interesante para los que nos gustan los libros de viajes, pero no está en mi top ten ni cerca de él. Unos parrafitos para terminar:

"Chiang es uno de los pocos chinos que hemos visto cuyo aspecto se puede describir como de mediana edad. Tiene los modales del mayordomo perfecto. Su inglés deja mucho que desear y no sabe cocinar. Aún así, lo hemos contratado a cambio del sustento y cuarenta dólares al mes. Antes de cerrar el trato, el cónsul le advirtió, a petición nuestra, de que íbamos a zona de guerra. ¿Tenía miedo? Un criado no se puede permitir el lujo de tener miedo, respondió Chiang."

"El tren era superior en todos los sentidos a los de la línea de Cantón a Hankou. En tiempos de paz iba a Pekín. En ese momento no pasaba de Chenzhou, pues el puente del ferrocarril que cruzaba el río Amarillo había sido volado para impedir el avance japonés. Había un elegante vagón restaurante con plantas en las mesas en el que pasamos casi todo el día. Solo tenía un inconveniente: la escasez de escupideras. Dos de las cinco que había estaban detrás de nuestros asientos y los pasajeros las utilizaban constantemente, carraspeando antes con un entusiasmo muy poco apetecible."

"Fue un alivio llegar a la sala de estar del doctor Ayres, a pesar de su considerable desorden de divorciado: había zapatos desparejados, chaquetas viejas, jerseys e instrumentos quirúrgicos por todas partes; cuchillas de afeitar usadas y tazas de té sobre la repisa de la chimenea; libros de medicina embutidos entre números del año anterior del Saturday Evening Post. Aquel lugar necesitaba una mano femenina. Estaba sucio, pero con una suciedad que nos resultaba familiar. Enseguida nos sentimos como en casa."

"El tren aminoró la velocidad. Los pasajeros se prepararon para acostarse.
-¿Lo ves?-dijo Auden-. Te lo dije... Ya sabía yo que no dispararían... A mí no me pasan esas cosas.
-Pero a mí sí -protesté yo-, y esta vez tú también habrías estado ahí.
-Ah, pero no pasó nada.
-No, aunque podría haber pasado.
-Pero no pasó.
No hay forma de discutir con la autocomplacencia de un místico, así que di la vuelta y me fui a dormir."

"Todo era claro, ordenado y falso: los flancos parecían cubitos perfectos, los movimientos de tenaza funcionaban con una precisión matemática, los refuerzos siempre llegaban con extrema puntualidad. Pero como dijo Auden después, la guerra no es así. La guerra es el bombardeo de un arsenal abandonado que provoca la muerte de unas cuantas ancianas. La guerra es agonizar en un establo con una pierna gangrenada. La guerra es beber agua caliente en un granero y pensar en la esposa. La guerra es un puñado de aterrados hombres perdidos en las montañas, disparando a todo lo que se mueve entre la maleza. La guerra es esperar días y días sin anda que hacer, gritando por un teléfono que no funciona, sin dormir, sin sexo, sin lavarse. La guerra es sucia, ineficaz, oscura y, en gran parte, cuestión de suerte."

Me he encontrado esta frase mal traducida o revisada: En Liguoyi nos esperaban Chang y a los culíes. Ahora he vuelto a los ensayos de Montaigne que los tenía aparcados después de haberme saturado hace un tiempo a ver si los cojo con fuerza y me los termino. Por otro lado también tengo que dedicarme a Hablemos de Langostas, nuestro nuevo libro del club de lecturas que hemos montado y al que puede unirse quien quiera. Requisito: los post se publican el 15 de julio simultáneamente.


Tenemos que hablar de Kevin


Ya hace un tiempo que me terminé de leer este libro de Lionel Shriver, pero he esperado porque quedamos en publicar tres post simultáneos sobre el libro Bichejo, Livia y yo. Todo esto empezó en tuiter a raiz de alguna conversación o una recomendación... el caso es que quedamos en leérnoslo y Bichejo sugirió (de esa manera suya tan sutil) que escribiéramos un post simultáneo. Así que aquí está el mío:

He de empezar diciendo que el libro me ha gustado, pero con bastantes reparos. Estos reparos tienen que ver con el modo de contar la historia y con los personajes (pues casi todo, ¿no?).

En primer lugar no me resulta creíble que se cuente una historia mediante cartas una vez sucedidos los hechos y se desarrolle en orden cronológico. No me lo trago. Cuando cuentas algo o recuerdas algo, lo primero que se te viene a la cabeza, o lo primero que quieres contar es lo más importante. Sé que es algo necesario para darle su planteamiento, nudo y desenlace al libro, pero hay algo ahí que me choca. Por otro lado, otra cosa que me chirría es el que sea una historia inventada. Me pasó lo mismo cuando ví la película de la llave de Sarah. Creo que hubiera sido más interesante, al menos para mí, una obra tipo A Sangre Fría o La Canción del Verdugo.

Esto son rarezas mías, pero en temas -digamos trascendentes- tengo presente la división entre faction/fiction y eso con este libro hay veces que se puede olvidar. Todo lo que nos cuenta no es real, es la imaginación de una persona, no recrea un hecho real. Pasan cosas terribles, pero son inventadas y habiendo esas historias reales, pues me parece poco más que un ejercicio de estilo, un brindis al sol. No quiero decir por ello que solo las obras sobre hechos reales sean moralmente válidas, ni mucho menos (las lecciones morales de Hamlet o MacBeth son válidas y son obras inventadas), pero un punto clave del libro es el horror que produce que se puede confundir con algo real. Por poner otro ejemplo de un libro muy violento me ha recordado a American Psycho, aunque allí parecía más claro que no intentaba retratar a la sociedad, sino una ida de olla del autor. Aquí no me queda tan claro.

Seguimos con los personajes que son totalmente arquetípicos y por lo tanto para mí son poco creíbles. Kevin es visto por su madre poco menos que como un niño del pueblo de los malditos:



Malo, con un afán por intentar herir a todos donde más les duele, hipócrita, egoísta, huraño, manipulador... vamos, una delicia de chaval.

Ella, Eva, la madre, es también un arquetipo de persona. La típica estadounidense de clase alta liberal que desprecia al americano medio y a su país. Es fría y cerebral y tiene una actitud de rechazo a su hijo desde el primer momento. Parece que es la única que ve que su hijo disfruta con el mal. También es cierto que ella es la que cuenta la historia y la cuenta desde su punto de vista.

El padre también representa otro arquetipo que es el del padre que está cegado por amor ante las cosas que hace su hijo. Siempre encuentra la manera de exculparlo. Siempre cree la versión del hijo, aunque eso le lleve a distanciarse de su mujer. También es algo machista y entiende que es ella quien tiene que renunciar a su profesión, al menos en parte, para cuidar de los niños.

Con estos mimbres se teje el relato. Hay otra parte bastante perturbadora porque no parece haber explicaciones de las causas de lo que finalmente ocurre. No estamos ante padres que no ven a sus hijos más que para acostarlos, que no los educan, que no se preocupan por ellos... sino más bien todo lo contrario.

El libro gira, y no es desvelar nada, sobre una matanza estudiantil en un instituto estadounidense.

Tiene una parte que a mí me parece indiscutible, pero sobre la que se discute mucho. Y es que la maldad existe. Que no atiende a causas sociales, a desatenciones, a falta de cariño, a maltratos, sino que hay gente mala sin más motivo. Cierto es que factores externos pueden potenciar o refrenar esa inclinación hacia el mal, pero hay personas malas y no es la sociedad la que los ha hecho así. A pesar de ello, hay un gran sentimiento, inevitable por otra parte, de culpabilidad de la madre. Esta parte de inclusión del mal, su irracionalidad y su inevitabilidad junto con la culpabilidad es para mí la mejor parte del libro.

En otra línea de comentarios tengo que decir que me parece un libro muy de chicas, sin que tenga nada de despectivo. Pero todo el libro es la protagonista escribiendo cartas y contando sus pensamientos, analizando los hechos, echándose la culpa...

Aquí voy a meter una teoría que puede que no tenga ninguna realidad. Hace tiempo me leí un libro que se llama Brain Rules sobre cómo funciona el cerebro. Hay un capítulo que se centra en las diferencias cerebrales entre hombres y mujeres y el autor dice que en términos estadísticos las mujeres son más de fijarse en los detalles y los hombres más de captar la esencia del suceso. Esto, por supuesto, es solo aplicable en términos generales y no a personas concretas en las que cada una tiene unas aptitudes y capacidades distintas. Esto no es una teoría sin fundamento, esto es lo que dice el libro. Mi teoría es la siguiente: este es un libro lleno de detalles que pueden enganchar: la madre con complejo de culpa, el niño desafiante y retraído, los episodios de maldad, los pensamientos de la protagonista, las relaciones entre los miembros de la familia... que están cuidados, pero que al fijarte en el conjunto parece algo acartonado, falso. Ya digo que es una teoría absurda, pero es por intentar darme el pisto así como si fuera intelectual y eso...

Para mí es un poco como esas atracciones de Las Vegas que tienen las reproducciones de la Torre Eiffel o Venecia, que están muy cuidadas en los detalles para que parezcan auténticas, pero si te fijas en el resultado... ves que no. Mark Twain, mi ídolo, dijo "It's no wonder that truth is stranger than fiction. Fiction has to make sense" y algo de eso le pasa, todas los detalles, las conversaciones, los pensamientos dan una sensación de verosimilitud, pero al conjunto le falta verdad.

La verdad es que me está quedando un despelleje en el que parece que el libro no me ha gustado nada, y eso no es cierto. La historia va enganchándote según vas leyendo y vas cogiendo más y más velocidad de lectura. Te va atrayendo hasta un final que sabes que va a ser terrible y que te va a dejar destrozado, pero aún así sigues hacia adelante. Aquí os dejo unos párrafos (ojo, SPOILER en el último párrafo):

"Después de todo, ahora que los hijos no labran tus campos o te aguantan cuando eres incontinente, no hay ninguna razón sensata para tenerlos, y es sorprendente que, con el advenimiento de los métodos eficaces de anticoncepción, haya alguien que elija reproducirse.""Esa fue mi introducción al modo en que, al cruzar el umbral de la maternidad, una se transforma de pronto en una propiedad social, en el equivalente animado de un parque público."

"Todo el tiempo que estuve embarazada de Kevin, luché contra la idea de Kevin, la idea de que había sido rebajada por él de conductora a vehículo, de dueña de una casa a simple casa." "Y difícilmente conseguirán que se avergüence de lo que hizo. Eso solo se puede lograr de personas que tienen conciencia. Solo es posible castigar a quienes tienen esperanzas que se pueden frustrar o vínculos afectivos que se puedan cortar, a personas que se preocupen por la opinión que tengan de ellas los demás. Solo se puede castigar a quienes aún conservan algún resto de bondad."

"Cuando le ocultábamos a Kevin nuestros misterios adultos porque era un niño, ¿acaso no le estábamos prometiendo implícitamente que llegaría un día en el que se descorrería la cortina para revelarle... qué? Kevin debía de tener una idea tan ambigua de lo que habíamos estado escondiéndole como yo del universo emocional que suponía que me aguardaba al otro lado del parto. Pero lo único que no se había imaginado nunca Kevin era que no estuviéramos escondiéndole nada. Es decir, que al otro lado de nuestras estúpidas reglas no hubiera nada, absolutamente nada."

"En un país que no distingue entre fama e infamia, esta parece mucho más asequible."

"Kevin era un trilero, solo que, en su caso, no había nada debajo de ninguno de los tres cubiletes."

"he meditado sobre el hecho de que para la mayoría de nosotros existe una barrera dura e infranqueable entre la maldad más imaginativamente descrita y su ejecución en la vida real. Es el mismo muro de sólido acero que se interpone entre la cuchilla y mi muñeca encluso en los momentos en que mayor es mi desconsuelo. Por tanto, ¿cómo pudo Kevin levantar aquella ballesta, apuntar al esternón de Laura y. después -real, verdaderamente, en el tiempo y en el espacio-, apretar el gatillo que liberó la flecha? La única hipótesis a la que me veo abocada es que descubrió lo que yo nunca he querido descubrir: que no existe ninguna barrera."

A raiz del libro he visto la película Elephant sobre la matanza de Columbine. También empecé a ver el documental de Bowling for Columbine, pero luego me acordé de que hablaba poco del hecho en sí y más de las armas en EE.UU y la sensación de miedo, que no es de lo que se habla en el libro, así que lo dejé. La película es un poco exasperante porque es de esas tipo "para listos" en las que de repente está paseando alguien y sin más ni más se pone a cámara lenta y luego vuelve a acelerar y te quedas pensando que eres idiota porque no entiendes por qué hace eso, qué extraño simbolismo te has perdido. La película está bien, aunque no tiene casi ningún punto de relación con este libro. Son como historias paralelas de todos los involucrados en la matanza y como se entrecruzan sus vidas hasta ese momento final de horror.

Y hablando de esto me doy cuenta de que he hablado mucho del libro, pero no he hablado del tema del libro, de las matanzas entre adolescentes. En un momento del libro la protagonista discute con su marido y dice esto:

-El problema son las armas. Armas, Franklin. Si esas armas no estuvieran por todas partes como palos de escoba en las casas de esas personas nada de eso- -Ay, Dios, vuelta a empezar, -dijiste. -¿No oíste a Jim Lehrer decir que en Arkansas ni siquiera es ilegal que los menores posean armas? -Las robaron. -Porque estaban ahí. Y ambos chavales tenían rifles propios. Es absurdo. Si no hubiera armas esos dos monstruos se hubieran ido a pegar a un gato, o- de acuerdo con tu idea de como resolver diferencias- se hubieran ido a golpearles la cara a sus exnovias. Una nariz sangrando; y todos a casa.

Perdón por la traducción porque es mía porque ahora no tengo el libro en español delante. Pero esa es la diferencia, la facilidad de acceder a las armas y no tanto la violencia. Esa violencia nunca desaparecerá (a pesar de la chapa que os he dado durante meses con The Better Angels of our Nature...).

Y tampoco es una cosa exclusiva de EE.UU. Esa violencia también la conocemos bien aquí. Aquí, en España, sin tener esa facilidad para tener armas hemos tenido casos escalofriantes como el de Sandra Palo o Clara García Casado que fue asesinada por dos compañeras de instituto. Hay una diferencia cuantitativa por el número de muertos que aumenta por la facilidad de tener armas, pero no creo que haya muchas diferencias, digamos cualitativas, al respecto. No estamos a salvo de la barbarie. Por eso me parece bien que las armas en nuestro país esten más restringidas que en EE.UU., aunque supongo que si alguien entrara en mi casa a robar con mi familia dentro y pudiera hacerles daño en ese momento preferiría tener un arma a mano.

En fin, un libro notable, que hace pensar, que desasosiega, al que le pongo el pero de que no he entrado en él totalmente. Si no se os presentan los reparon que yo he tenido y os metéis en la historia, os gustará bastante.

Y por último, me ha gustado bastante esta experiencia del club de lectura y leerlo sabiendo que luego íbamos a poner nuestras ideas en común. ¿Cuál es el siguiente libro?

De qué hablo cuando hablo de centrifugar

Los que seguís el blog con cierta regularidad, además de recibir mi más sentida admiración, habréis oído alguna vez el término centrifugar. Yo se lo digo mucho a Anniehall. Frases del tipo "ya estás centrifugando!" o "deja ya de centrifugar" son un clásico en la fraseología familiar.

Creo que es algo muy gráfico y que se entiende bien. Me refiero a cuando da vueltas a la cabeza (figuradamente, claro) por algún problema y empieza a analizar posibilidades, escenarios, consecuencias, etc. mucho antes de que siquiera se hayan dado las condiciones para que suceda o llegue a suceder el posible evento, del que además tampoco se sabe cuáles pueden ser las consecuencias.

Es algo que no puede evitar y yo hay veces que me río y ella también y otras en las que veo que lo pasa mal. Vamos a ver, yo también le doy vueltas a la cabeza y también cuando me asaltan mis miedos duermo mal, estoy angustiado, me desvelo, pero en general ella es mucho más propensa a montarse una película en la cabeza.

Yo, por contra, tengo el súperpoder de ensimismarme y no pensar en nada. Es un poder muy útil, aunque Anniehall piensa que es imposible tener esa capacidad de aislamiento y abstracción en la que puedes no pensar en nada o, cuanto menos, no ser consciente de estar pensado. Es una experiencia bastante recomendable que desde aquí os aconsejo. Estar pensando todo el rato es muy cansado, conviene desconectar de vez en cuando.

Un ejemplo de pensamiento centrifugador puede ser por ejemplo si nos van a invitar o no a una boda y en ese caso qué ropa tiene o no tiene y que tendría que comprarse y si eso le combina con lo que tiene y así en bucle hasta el infinito. También hay ejemplos menos frívolos como por ejemplo cuando tuvimos que elegir colegio para C. Fue una pesadilla y ella en sus pensamientos ya se veía teniendo que llevar a la niña todos los días a Fuenlabrada y luego yendo a trabajar a Tres Cantos. Bueno, esa es una posible combinación porque si algo tiene la centrifugación es que no deja posibilidad real o ficticia sin explorar.

Todo esto viene a cuenta de que el otro día un amigo mío le habló de mí a su hermano que está buscando gente para un proyecto de dos años en París. El proyecto tiene muy buena pinta, la verdad, pero la cosa es que, cuando aún ni le había mandado el currículum al hermano de mi amigo, Anniehall ya se veía de Mdme de Desgraciaíto bajando a comprar croissants y llevando a los niños al colegio a la vez que también se imagina como "madre soltera" sola en Madrid con el marido emigrado.

Desde luego son posibilidades que existen, pero es que ni siquiera había mandado el currículum! Eso es lo que me parece extraordinario porque lo mismo no encajo en ninguna plaza y no se vuelve a hablar o tengo una reunión con ellos y no nos gustamos, o... pero todos estos oes son previos a los pasos que ya va dando ella en la cabeza. Ya se imagina buscando colegio o teniendo que buscar a una persona más horas, o recluida en Madrid sin poder salir con sus amigas...

Y es que una de las características del centrifuguismo es que analiza todos los escenarios para... quedarse en el peor posible. Y eso creo que no renta, la verdad. Esa anticipación de lo que puede salir mal puede estar bien hasta cierto punto, pero esa angustia, bueno, mejor intranquilidad, no es buena, creo yo.

Y lo más fastidiado es que no es algo que tenga botón on/off. Está ahí de manera automática. Y el caso es que tampoco puedo callármelo y decirle un día: "oye, que me voy a París dos años". Así que así estamos. La posibilidad, remota, existe, pero seguro que Anniehall ha pensado todas las posibilidades, incluso las imposibilidades!!

En fin, que quería aclarar el concepto de centrifuguismo en un post. Un post en el que seguro que Anniehall ya había pensado...

Ocho

Hace ocho años a estas horas debía de estar en la peluquería. Había dormido fatal a pesar del valium ¿o fue un lexatin? que me habían dado. A saber cómo habría dormido sin él. Estaba nerviosa, sí, tanto que no me acordaba de cuál era exactamente el peinado que quería y elegí otro distinto (y más feo) al de la prueba. Nerviosa porque no estaba contenta con el vestido, por si llovería al final, porque no habíamos ensayado nada y, aunque teníamos un guión y la música elegida, iba a ser todo improvisado. Nerviosa porque aquella última noche habíamos dormido cada uno en un sitio y no me gustaba, aunque lo entendía.

Luego no pude ir a tomarme el aperitivo con todos porque me iban a ver. Pues vaya rollo. Ni echarme la siesta porque me estropeaba el pelo. No sé qué comimos ese día.
Cuando pensábamos que íbamos con el tiempo justo salimos para allá, mi padre, mi cuñada y yo. Estábamos casi llegando cuando ND me llamó (o yo a él) ‘daos la vuelta que aquí no ha llegado nadie aún, solo el fotógrafo y el alcalde’. De camino había neblina y lloviznaba. Qué rabia.

Por fin llegamos y al salir del coche hacía un sol estupendo y me encontré a todo el mundo mirándome, qué vergüenza, y a ND sonriendo. Mucho. Me acerqué a él del brazo del padre más risueño y orgulloso (según dijeron las crónicas) y salió todo a la perfección. Bueno, todo no, la primera canción fue la más larga de la historia. Pero lo demás fue perfecto. El discurso de A y el de Sheldon, las músicas, la lectura de I, las nuestras… Incluso pudimos leer sin llorar. Nosotros, porque de los demás lloró hasta el alcalde, que no nos conocía de nada.

Luego ya no recuerdo mucho. El ‘besamanos’ larguísimo nada más terminar, las doscientas mil fotos que nos hicieron perdernos el aperitivo (que era estupendo), el cortador de jamón al que no vi más que en fotos, el cura emocionado que nos felicitó por la ceremonia ¡civil!, el momento del corte de la tarta que yo pensé que no íbamos a tener que padecer, cómo me escaqueé de hablar cuando empezaron a gritar en el brindis (ND, que es un santo, nos sacó muy bien del aprieto), el baile que me eché con Sheldon, el fotógrafo del que hablé al principio del blog, las enemil horquillas que me quité al llegar al hotel y que ND contó… y poco más. Y eso que los dos o tres días siguientes me los pasé con la moviola puesta reviviendo los mejores momentos.

Me acuerdo bien del desayuno del día siguiente y de que hacía un día precioso. Y de que nos fuimos a cenar con mis amigos ¿dónde me metí en la boda que casi no estuve con ellos?

Pues hoy hace ocho años de todo aquello. Y el balance es muy bueno. Menos el de mi memoria, que está cada día peor.

El rumor del oleaje

La verdad es que el título de esta entrada podría hacer creer que voy a hablar de política y de toda la barahúnda del fin de semana, pero, no, va a ser peor, voy a hablar de LIBROS!!! Ja, ja, ja... ¡Os he engañado!

Bueno, tonterías aparte, tengo una buena racha lectora y acabo de terminar de leer El Rumor del Oleaje de Yukio Mishima. Este libro me lo regaló mi hermana hace un par de años, creo, y ahí ha estado languideciendo hasta que me ha apetecido. Y es que esa es la primera precaución que hay que tener: solo se puede leer un libro japonés cuando se tiene la disposición de ánimo para leer un libro japonés. Parece una perogrullada, pero no lo es.

Los japoneses son una gente muy rara de por sí. Mi único contacto con ellos ha sido a través de congresos y eran, sin lugar a dudas, los más peculiares, dejando de lado a algún inglés con reloj de bolsillo. Son extraños cuando ríen o se ponen serios, además de que normalmente tienen un inglés muy deficiente o directamente traen sus ponencias transcritas fonéticamente.

Y la forma de escribir, de relatar, también es distinta, no es a lo que puede estar habituado un lector, digamos occidental.

Yo he leído a varios autores japoneses, alguno de ellos en inglés porque es difícil encontrar traducciones en español, y tampoco quiero darme el pisto de nada, es un hecho. Mishima es uno de los que más me gustan. El que quiera saber algo de la vida de Mishima, que vaya a la wikipedia. Yo os adelanto que estaba bastante zumbao.

Este libro es una novela corta en la que están presentes los temas habituales de Mishima como el honor, el rechazo a la modernidad, la descripción de una sociedad idílica basada en la pesca...

Se nos cuenta la relación entre dos jóvenes en una isla de pescadores. Una isla bastante pequeña en la que el autor utiliza la apariencia paradisíaca como trasfondo para mostrarnos su relación entre ricos y pobres, maledicencias, y el valor y cobardía de los personajes.

Me ha gustado. Hay otros libros de Mishima que me han gustado más, sobre todo el de el marino que perdió la gracia del mar, que lo leí en inglés, o confesiones de una máscara. Este está más en el estilo de la perla, de hecho aparecen mujeres submarinistas al igual que en la perla, aunque trata otros temas. Ya os digo que está bastante bien, pero que si queréis saber de qué va la literatura japonesa, o la de Mishima, es mejor que le déis a el marino que perdió la gracia del mar, que es un libro buenísimo.

Respecto a la edición, tengo que decir que yo me he encontrado algunas cosas que creo que es por no haberse revisado la traducción. Uno es este párrafo: "...se encuentra la bahía de Shibushi, con el puerto de Fukushima situado al final de la prefectura de Miyazaki, de modo que los trenes entran en la prefectura de Kagoshima antes de llegar a la siguiente estación. Fue el punto de Fukushima donde el barco cargó cuatrocientos metros cúbicos de madera". Entiendo que es puerto y no punto. Y hay otra frase que me parece mal escrita que es esta: "Pese a la ausencia de la hija, el escritorio de ésta permanecía en un rincón de la sala: en su superficie pulimentada se reflejaba el vidrio azul de un portaplumas vacío, y en ella descansaba, a modo de decoración, junto a una muñeca francesa".

Otros párrafos que me han gustado:

"En un faro no puede existir mayor placer que el de recibir visitas. Sin duda nadie recorrería una gran distancia para visitar un faro aislado en cuyo interior anidase la mala voluntad, o por lo menos tales sentimientos desaparecerían al encontrarse con la hospitalidad sin reservas que con toda certeza recibiría. A decir verdad, sucedía exactamente lo que el farero solía decir: «Las malas intenciones no pueden viajar tan lejos como las buenas»."

"A pesar de vivir rodeado por el ancho mar, Shinji no albergaba sueños imposibles de grandes aventuras marinas. Tenía un concepto del mar propio del pescador, muy parecido al del agricultor con respecto a su tierra. El mar era el lugar donde se ganaba la vida, un campo ondulante en el que, en lugar de espigas de trigo mecidas por la brisa, la blanca y amorfa cosecha de olas ondeaba eternamente por encima del azul uniforme de un suelo delicado y productivo."

"Chiyoko percibió el regocijo masculino de aquel joven de su edad, cuya actitud desenvuelta parecía decir: «No hay duda de que le gusto a esa chica». Esa sensación aumentó su mal humor.
«¡Otra vez lo mismo!», se dijo. Influida tanto por su carácter como por las películas que había visto y las novelas que había leído en Tokyo, siempre deseaba que, aunque fuese una sola vez, un hombre la mirase y sus ojos dijeran «te quiero» en lugar de «me quieres»."

Siguiendo con los libros, ya voy perfilando mis lecturas veraniegas. El otro día pasé por la feria del libro y caí, inevitablemente. Me compré este libro de casi dos mil páginas y tengo pendiente el Libro Negro.

How to have an almost perfect marriage

Hoy os voy a hablar de este libro de Mrs. Fry, el alter ego de Stephen Fry en el que simula que es la esposa del autor. Es un libro con el que me he reído muchísimo. Es divertido como solo saben serlo los ingleses divertidos. Esa self deprecation base del humor inglés aquí la lanza la fingida esposa contra su marido y es divertidísimo.

Antes de entrar en el libro en sí, quiero hacer una mención sobre el método de publicación. Este libro lo ha publicado una editorial que se llama unbound. Esta editorial busca lectores que estén interesados en el libro, o a los que sus características les puedan resultar atractivas. De esa manera se financia directamente a través de los lectores interesados antes de escribirse. Además hay varios tipos de financiación. En el caso de este libro, por ejemplo, podías elegir la opción más simple (que es la que yo elegí) que es que te entreguen la versión electrónica (sin códigos ni claves ni DRMs) y además obtienes el que tu nombre aparezca impreso en el final del libro entre todos los 'mecenas' (o mini mecenas en mi caso). Eso me costó 10 libras. Hay niveles de mayor mecenazgo y mayor precio como copia en papel, de tapa dura, poder hacerle una pregunta a Edna Fry y que te la responda en el libro...

Son nuevos tiempos y nuevas formas de establecer la relación entre escritor y lector. Según la página de la editorial, en el S XVIII también funcionaban las publicaciones pre pagadas por lectores. El otro día me mandaron un bono y he financiado este otro libro, aunque no me interesa mucho a priori, pero si no perdía el bono y era el único que costaba exactamente el bono que me daban... sí, mecenas, pero también rata...

En Amazon también hay convenios de autopublicación de libros en los que por un porcentaje, Amazon te deja vender la versión electrónica del libro y parece que funciona más o menos bien.

En fin, volviendo al libro... Está dividido en capítulos y cada uno tiene un tema sobre las relaciones: cómo encontrar a la pareja ideal, la boda, los hijos, las relaciones sexuales... todo divertidísimo, había veces que tenía que dejar de leer por las lágrimas. También entiendo que haya gente a la que este tipo de humor le parezca de todo menos gracioso. Os pondré algunos párrafos, aunque los voy a dejar en inglés para que no pierdan la gracia con mi traducción. El humor, como la poesía, creo que es prácticamente imposible de traducir.

"I’ve lost count of the times I’ve taken him to the Arndale centre to get a new set of clothes but he only wanders off and gets lost. I’ve even tried burning his existing assortment but he only noticed when the bar staff at the King’s Head refused to serve him unless he covered his you-know-what with the wine menu (not an easy task as they only do house red and white)"

"So, let’s assume your spouse is having an affair – what should you do now? Personally, I’m in accordance with Tammy Wynette when she sings Stand By Your Man. At least, I would be if I could find his stand by button."

"The relationship between a wife and her mother-in-law, for example, can be an extremely challenging one. There can be a huge amount of unexpected jealousy and resentment – there certainly was in our case. But eventually some kind of truce was established between us as I was forced to accept that, no matter what, Stephen was never going to go back to her."

"In fact, Stephen was so suspicious that he recently arranged for a paternity test of his own. I can still see the look of anguish on his face when it revealed that most of the children were his."

"POLITICS AND RELIGION On balance, I would say it’s best to avoid discussions on religion in a marriage, unless one of you is the Pope. Theological matters have been a cause of great division and bloodshed throughout the centuries and, in my experience, there’s quite enough of that in a marriage already, thank you very much."

"COMMUNICATION Most couples will tell you the secret to a successful marriage is communication and I am in complete agreement. If you want to maintain matrimonial harmony, it’s vital you keep communication to a bare minimum. My motto is ‘If you don’t talk, you can’t argue’."

"SNORING While an apparently harmless activity, snoring can be the bane of the married person’s life – it can cause sleeplessness, exhaustion, irritability and an irrational (or rational) desire to murder your partner. If this is the case, I have the answer, dears. Scientists have now developed a special pillow which is 100% effective in stopping snoring – provided you hold it firmly enough."

"After a period of time (about a week in our case) a husband or wife might find themselves having to listen to their partner burping loudly and breaking wind. While in our marriage this was marginally preferable to having to listen to Stephen talk, it was nevertheless a concern."

"EVENTUALLY, no matter how hard you try to avoid them, most marriages are ‘blessed’ with little ones – tiny bundles of ‘joy’ that will turn your lives upside down (assuming they were the right way up to begin with). Before you know it, you will have completely forgotten what it’s like to have a proper night’s sleep, a peaceful car journey and crayon-free walls. Fortunately, being married to Stephen, I was already well used to all of these things."

Por último os dejo con una versión del libro de la letra de I will survive junto con el vídeo original para leerla al ritmo de la música. Para poneros en antecedentes, esto surge cuando Edna se queda dormida dentro de un pastel para darle una sorpresa de aniversario a Stephen que llega borracho:



‘I felt I was a fraud – I was petrified,
Kept thinking I could never eat without you, Stephen Fry.
But then I cooked so many meals
While you were boozing down the pub,
And I grew cross,
And now I couldn’t give a toss.

And so you’re back
From Outer Space,
With your trousers round your ankles and that daft look
upon your face.
I shouldn’t have worn this stupid frock,
I should have sat and watched TV,
If I had known for just one second,
you’d be back at half past three.

Go on now, go! Walk out the door!
Just turn the knob hard,
’Cause it’s not working any more.
Weren’t you the one who had the gall to criticise?
Did you eat my crumble?
Did you eat my peach and tuna pie?
No more, not I,
I will serve five!
Oh, as long as I know how to cook,
I know they’ll stay alive.
I’ve got all our kids to feed,
And I’ve got all the Spam I need,
And I’ll serve five,
I will serve five…or is it six?

It takes all the strength I have,
Not to stand and rant,
Or stuff this ham and lemon pizza down your underpants.
And I spent oh so many nights,
Just eating dinner by myself.
I used to sob,
Instead of cutting off your…privileges.

And you see me?
I’m over here.
I’m not that hat stand in the corner,
You’ve had too much beer.
And so you felt like crawling home
And just expect me to be free.
Now I’m saving all my cooking for someone
who’ll eat their tea!
Go on now, go!’

And so he went…
In the plant pot. And the sink. And the wardrobe.
And I went straight to bed, dabbing my streaming mascara with my marzipan-covered veil.

En fin, muy divertido. Si os gustan los libros de humor y os atrevéis con el inglés, este es vuestro libro!

En el jardín de las bestias

Durante mi viaje a Italia terminé de leerme en el jardín de las bestias de Erik Larson. Este libro ya lo tenía en mi lista de pendientes en inglés. Era uno de los libros recomendados mes tras mes en Amazon y, apareciendo en todas esas listas y siendo sobre la Alemania de Hitler, tenía todas las papeletas para que me gustara. Además ahora ha salido en español, así que miel sobre ojuelas.

El libro cuenta la vida en Berlín del embajador americano William E. Dodd y de su familia. Está básicamente centrado en los años 1933 y 1934 hasta la noche de los cuchillos largos. Eso es un 80% del libro más o menos y el resto de años hasta que deja el cargo de embajador a finales de 1938 está contado más a vuela pluma.

El señor Dodd era un profesor universitario de historia que por medio de un amigo termina siendo nombrado embajador en Berlín por Roosevelt. Él no tenía ninguna experiencia diplomática y no era rico, cosa que choca desde el principio con el cuerpo diplomático que estaba dominado por gente rica de Harvard que gastaba su dinero dando fiestas y recepciones a costa de su propio dinero.

Se va a Berlín con su mujer y sus dos hijos Martha y Bill. Martha es la gran protagonista del libro porque gracias a sus diarios y a su vida un tanto disoluta conoció a gran parte de los mandamases, corresponsales y personalidades del Berlín de esa época. Lo de vida disoluta puede parecer un tanto peyorativo, pero tenía amores con tres o cuatro amantes a la vez y los utilizaba a todos para dar celos a los otros y tenía una liberalidad un poco exagerada bajo mi mojigato punto de vista. En el libro también se dice: "El mayordomo de los Dodd, Fritz, tenía su propia forma sucinta de expresar sus críticas: «Aquello no era una casa, sino una casa de citas»".

Cuando llegan a Berlín sienten gran admiración por el nazismo y desoyen las quejas e informes que les llegan sobre el trato a los judíos, a otros americanos, la escalada de la violencia y de las SA. Dodd también tiene que intentar calmar a los judíos americanos porque américa tenía un montón de deuda alemana y quería cobrarla.

En este panorama aparecen Himmler ("un antiguo propietario de granjas de pollos convertido en comandante de la policía de Múnich"), Diels, jefe de la gestapo que fue amante durante mucho tiempo de Martha, Putzi Hanfstaengl que presentó a Martha a Hitler con el objeto de que se convirtiera en su amante, Konstantin von Neurath, ministro de asuntos exteriores anterior a Ribbentrop, un diplomático de la embajada soviética del que también se enamora Martha, Hindenburg y von Papen, Ernst Röhm... En fin, un montón de jerarcas y demás gente de postín. Aparecen descripciones de Isherwood del Berlín de esa época.

Poco a poco Dodd va cambiando de perspectiva y van descubriendo lo que hay detrás de ese trampantojo de normalidad. Cuando ya se convence, aboga por la intervención extranjera antes de que sea demasiado tarde, pero no lo consigue. Además tiene una guerra declarada contra los ricos del cuerpo diplomático estadounidense y contra el despilfarro en la embajada lo que le granjea enemigos en todas partes.

El título del libro viene por el Tiegarten, que quiere decir eso, el jardín de las bestias, que era un coto de caza y que es donde estaban y siguen estando la mayoría de las embajadas. Aún hoy pueden verse desde fuera los edificios colosales diseñados por Albert Speer de las embajadas del Eje.

Es un libro muy interesante, pero entiendo que solo para frikis de la IIGM. Se lee bastante bien, parece una novela aunque todos los hechos que cuenta son reales. El libro está lleno de notas al pie (casi mil) que ocupan casi un cuarto del libro y de entrecomillados de los diarios o cartas de los protagonistas.

Unos parrafillos:

"Todo esto llegó demasiado tarde para Haber. Se fue a Inglaterra a enseñar en la Universidad de Cambridge, una resolución aparentemente feliz, pero se encontraba perdido en una cultura ajena, arrancado de su pasado, y sufriendo los efectos de un clima inhóspito. Al cabo de seis meses de salir del despacho de Dodd, durante una convalecencia en Suiza, sufrió un ataque al corazón que resultó fatal, y su muerte no fue lamentada por la nueva Alemania. Sin embargo, al cabo de una década, el Tercer Reich encontraría un nuevo uso para la regla de Haber, y para un insecticida que Haber había inventado en su instituto, compuesto en parte por gas de cianuro y que se usaba normalmente para fumigar estructuras usadas para el almacenaje de grano. Al principio lo llamaron Zyklon A, pero los químicos alemanes lo transformarían en una variante mucho más letal: Zyklon B."

"Ningún aspecto era demasiado nimio: el Ministerio de Comunicaciones ordenó que a partir de entonces, al deletrear una palabra por teléfono, el comunicante no podría decir ya «D de David», porque «David» era un nombre judío. El comunicante debía usar «Dora». «Samuel» se convirtió en «Siegfried». Y así sucesivamente."

"Putzi Hanfstaengl conocía las diversas relaciones románticas de Martha, pero hacia el otoño de 1933 había empezado a imaginar para ella una nueva pareja. Pensando que Hitler sería un líder mucho más razonable si se enamorase, Hanfstaengl se convirtió en casamentero suyo. Sabía que no sería fácil. Al ser uno de los ayudantes más íntimos de Hitler, sabía que el historial de relaciones de Hitler con las mujeres era extraño, manchado por la tragedia y los persistentes rumores de conductas desagradables.[...]Hasta el momento, sin embargo, la única pasión devoradora de Hitler fue la que sintió por su joven sobrina, Geli Raubal. La encontraron muerta a tiros en el apartamento de Hitler, con el revólver de él cerca. La explicación más probable era el suicidio, el único modo que tuvo ella de escapar al afecto celoso y opresivo de Hitler"

"Las SA monopolizaban la venta de árboles de Navidad, vendiéndolos en terrenos ferroviarios, en apariencia para el beneficio de la Winterhilfe (literalmente, Ayuda para el Invierno), la organización caritativa para los pobres y los desempleados, pero los cínicos berlineses creían que en realidad financiaba las fiestas y banquetes de las Tropas de Asalto, que se habían hecho legendarios por su opulencia, su disipación y el volumen de champán consumido. Las Tropas de Asalto iban de casa en casa con cajas rojas, recogiendo donativos. Los donantes recibían pequeñas insignias que podían colocarse en la ropa para demostrar que habían dado dinero, y se aseguraban de llevarlas, presionando así de manera indirecta a los valientes o insensatos que no habían contribuido."

"Eicke procuraba también que los nuevos guardias estuvieran plenamente adoctrinados, como uno de sus aprendices, Rudolf Höss, atestiguaría más tarde. Höss fue guardia en Dachau en 1934, y recordaba que Eicke les repetía siempre el mismo mensaje. «Cualquier compasión por los “enemigos del Estado” no era digna de los hombres de las SS."

"El 22 de abril, Heinrich Himmler nombró a su joven protegido Reinhard Heydrich, que acababa de cumplir los treinta, para que ocupase el puesto de Diels como jefe de la Gestapo. Heydrich era rubio, alto, delgado, y se le consideraba guapo, excepto por una cabeza desproporcionadamente estrecha y con los ojos demasiado juntos. Hablaba con un tono casi de falsete, que no cuadraba bien con su reputación de hombre frío y despiadado. Hitler le apodaba «el hombre del corazón de hierro», y sin embargo se decía que Heydrich tocaba el violín con tal pasión que lloraba al ejecutar determinados pasajes."

Una queja sobre el ebook en español es que no tiene las fotos que sí que aparecen en el inglés.


Parmigiano Terremotato

Estoy de vuelta de Reggio Emilia. No he sufrido terremotos, he llegado sano y salvo y un poco envidioso porque es una zona preciosa de Italia! Todo es verde y cultivado y plano con casitas rodeadas de árboles y viñedos y... ahhhh, me pongo a babear.

Volamos a Bolonia, que es el aeropuerto más cercano y tuvimos que alquilar un coche para llegar a Reggio. Trabajamos mucho, comimos mucho, vimos la ciudad y volvemos más sabios de lo que fuimos. Lo escribo en plural porque fui con un compañero de trabajo italiano, no porque utilice el mayestático, que no soy yo muy de eso.

Los italianos se empeñaban en hablar inglés, pero yo les decía que hablaran italiano, que me enteraba. Y la verdad es que sí. Sobre todo la parte técnica. Cuando hablaban de política, la crisis, las mujeres... ahí ya me perdía más, la verdad.

Reggio Emilia está en la vía Emilia a lo largo de la cual surgieron muchas ciudades modernas. Nosotros pasamos por Bolonia, Módena y Reggio y un poco más allá está Parma.

Reservamos un hotel sin mirar y fiándonos del comercial de allí que nos dijo que estaba al lado de su casa. Lo que no sabíamos es que vivía en un complejo en medio de la nada. Era prácticamente un hotel de polígono industrial que nos pillaba bastante lejos de todo, la verdad. De todas formas, nuestros anfitriones se desvivieron en atenciones y nos acompañaron a todas partes. La primera parada fue para:

Un helado, no podía ser de otra forma. Riquísimo, por supuesto. Me lo pedí de fior di latte.

En frente de la heladería estaba el teatro de Reggio. También con buena pinta. Estaría bien ir a una ópera en él. Lo apunto por si alguna vez puedo...

Ya, para completar la visita turística os pongo una foto de una iglesia:

Es una ciudad bonita. Entiendo que no sea muy turística porque Italia tiene tal cantidad de maravillas que esta pasa por ser una ciudad normalita. Me contaron que aquí es donde se creó la bandera italiana.

La verdad es que antes de todo esto fuimos a comprar queso. Parmigiano Reggiano, por supuesto. Por lo visto hay bastante historia con el terremoto, ha tirado muchas baldas de quesos al suelo y los ha roto. Nosotros fuimos al caseificio San Simone. Tenía varias sábanas con pancartas tipo Parmiggiano Terremotato, nos obligan a cerrar, de esta no nos levantamos, tiramos el queso!! O cosas así, porque yo de italiano tengo una idea, pero relativa...

El caso es que había un montón de gente llevándose el queso como si lo regalaran. Es cierto que está mucho más barato que en España, pero solo era medio euro más barato que el precio normal. Estos italianos saben mucho de vender...

Allí el queso es casi una religión. De hecho nos contaron que se acepta como depósito en los bancos. Tú puedes dejar un queso a cuenta, te dan el dinero, lo guardan y cuando lo venden o vuelves a por él vale más porque está más envejecido. Un sitio en el que se puede pagar con queso es un buen sitio, sin duda. De hecho también había queso que lo vendían más caro y una parte del dinero iba para los afectados del terremoto.

Os diré que he traído un trozo de queso para los del trabajo, nos lo acabamos de tomar y no han quedado ni las migas. Está buenísimo!!

Comimos muy bien. Pizza, pasta, un solomillo al aceto balsámico... todo riquísimo. Pedimos una especie de jamón suyo que según me dijeros costaba como un cinco jotas y... qué queréis que os diga... malo no estaba, pero para mí es mejor uno incluso con una sola jota.

He descubierto según trato con italianos que los italianos lo han descubierto todo. Todos los descubrimientos son italianos. En este caso, por ejemplo, he descubierto que el teléfono no lo inventó Alexander Graham Bell, sino un italiano. Y de igual manera me he enterado de que Einstein copió la teoría de la relatividad a unos de Palermo. Que desde luego los italianos han inventado muchas más cosas que los españoles está claro, pero me parece que se añaden alguna más de la cuenta... Pero es que un italiano que no exagera es poco italiano.

El viaje con Ryanair fue horroroso como no podía ser de otra manera. Incluso tuve la suerte de volar en uno de esos que no entran en el 90% de puntualidad de la que presumen. Un relato mucho mejor del que yo pudiera hacer de la experiencia lo escribió Molinos en su blog.

Lo de conducir por Italia ha sido bastante fácil. Los peajes son algo complicados porque son a través de máquinas con muchos compartimentos y botones, pero salió bien. Me adelantaron un Ferrari y un Maseratti y me dijeron que era algo muy habitual porque los fabrican por allí.

En el aeropuerto de Bolonia nos hicieron el lío y nos tocó ir a una terminal en la que ponía que era el check-in de Ryanair, pero eran una especie de barracones donde solo se hacía el check-in, luego había que volver a la terminal principal. Casi nos deshidratamos y tuvimos que tomarnos otro helado...

Buenas noches, señora

No, no os asusteis, en casa no somos fans de Bertín. Bueno, yo soy muy fans del Bertín de Contacto con tacto, aquel memorable programa que mi madre y yo veíamos muertas de risa los viernes por la noche. Por lo demás me parece un señor con mucha jeta, cosa que no me gusta, y que hace alarde de esa jeta, lo cual me parece aún peor. Además físicamente me da bastante cuqui.

Sin embargo Bertín está muy presente en nuestra vida (vaya frase, tú). Bueno, él no, una de sus canciones. En algún momento, una de esas noches que ND se va a acostar antes que yo, se despidió de mí cantando 'buenas noches, señora, buenas noches señora...' A mí me hizo mucha gracia y desde entonces se ha quedado como broma familiar.

Hace poco, una noche que me tocaba acostar a los niños, me despedí de ellos cantando 'buenas noches, señores, buenas noches señores...' Y se murieron de risa. Ahora me la piden todas las noches así que se me ocurrió decirles que iba a ponerles la canción. Y me encontré esto.




Sí, no había ninguna necesidad de compartir esto con vosotros. Lo sé. Pero no querréis que me lo quede solo para mí. ¿Cómo no compartir con vosotros la producción nacional de gomina de todo un año sobre su cabeza? Con esos ricillos tras las orejas. O su impresionante dominio del escenario y el dramatismo que imprime a la interpretación. Gran momento el gesto de desprecio seguido de sonrisilla pícara en 'recuerdos a su señor'.

Cómo negaros lo esclarecedor que resulta ver sobreimpresionado 'voz en directo'. Yo tenía mis dudas de si ese hilillo de voz y los gallos no serían grabados. También está muy bien que nos aclaren que lo que es en directo es la voz porque estaba perdiendo los ojos buscando a los de las trompetas en algún sitio del escenario.

Pero lo más importante de todo esto no es Bertín, ni nuestras rutinas nocturnas en la hora del horror. No. Lo más importante es que, gracias a este vídeo voy a sacar a alguien de dudas. El otro día discutíamos sobre la mediana edad. Bueno, pues esas dos que vocalizan los coros (eso tampoco es voz en directo) moviéndose como si se estuvieran descoyuntando son mediana edad. Nunca han sido jóvenes, no hay más que verlas. Ellas siempre fueron mediana edad. De nada.

Ni en inglés ni en español

El otro día me tocó corregir (¡a mí!) un documento escrito en ‘inglés’ por un compañero mío ‘es que yo… el inglés…’ Pues sí, para que quieras que te lo corrija yo muy bien muy bien no se te tiene que dar.

Harta ya de ver pasivas escritas en indio (con el verbo a conjugar en infinitivo en lugar de participio, quiero decir) he llegado a la conclusión de que el problema no es que no sepamos inglés. Que no sabemos. Sino que no sabemos español y nos importa un carajo no saberlo. Nos da igual la gramática, la ortografía, redactar limpiamente… porque ‘si yo eso no lo voy a usar nunca’ o ‘yo me entiendo’. ¿Sí? Pues yo a ti no. O tengo que hacer un esfuerzo enorme para intentar saber qué pretendes decirme

Hay un caso peor, pienso yo, y es el que sabe decir algo bien pero lo dice de otra manera mucho más rebuscada y más parecida al inglés porque es así de guay.

¿Que no tengo razón? Vale, sí, que yo soy de ciencias y me paso el día viendo papeles escritos por gente de ciencias. ¿Y qué? ¿Ser de ciencias nos da un estatus raro que nos permite ciscarnos en la lengua? ¿o tenemos que hablar mal para parecer algo y así poder creernos especiales? Pues no.

De todos modos no somos los únicos que hablamos cada vez peor. ¿Veis la televisión? ¿oís la radio? ¿leéis los periódicos? Pues creo que no tengo nada más que decir. Bueno sí, os pongo unos ejemplos a ver qué os parecen:

  • ‘Lo que es’ ¿no se oye en todas partes y a todas horas? ¿no os parece completamente innecesario la mayoría de las veces? Pues debe de haber gente que piensa que es ley ponerlo delante de cada palabra. Porque de otra forma no me lo explico. Tenía un compañero así y me agotaba oírle (lo cual era inevitable porque hablaba siempre a voces, para lo poco que tenía que decir, criaturita) ‘mire, era para ver si me podía dar lo que es hora en su taller porque a lo que es mi coche, lo que es el volante, se ha lo que es atascado y lo que es ahora no puedo lo que es girar a lo que es la derecha’ Vale, a lo mejor exagero. Pero solo es un poquito. Me daban ganas de decirle ‘tú eres lo que es un gilipollas redicho, hombre ya’.


  • Aclarar: un verbo difunto. Descanse en paz. Haced memoria. ¿Cuánto tiempo hace desde la última vez que oísteis a alguien usarlo? ¿y vosotros, lo habéis usado últimamente? Todo el mundo dice clarificar. Ya sé que es válido pero es mucho más largo. Yo soy muy rácana, así que prefiero la versión corta y, sobre todo, me cansa que ya todo se clarifique y nada se aclare. ¿No era más bonito cuando usábamos más palabras?


  • Se os quiere. Esta gilipollez me saca de quicio. Y se está poniendo muy de moda. Ahora sale un famosillo saludando al personal en la tele, se lleva las dos manos al corazón y suelta la chorrada. ‘¿Se te quiere?’Sí, vale, estrictamente no es incorrecto, pero sí una especie de intento de despersonalizar el gesto cariñoso. ¿Quién te quiere? Si lo quieres decir, dilo, y si lo tienes que disfrazar porque te parece que te van a llamar moñas pues no lo digas y a correr. Pero este híbrido extraño, no. Porque entonces en lugar de moñas te llamarán redicho y cursi.


  • Y es que esto de la pasiva se está poniendo muy de moda y también cansa. Creo que es por contaminación del inglés (corregidme si no los que lo habléis bien), donde se usa mucho más. Pero en español no. En español es una cosa un poco rara y ponerlo todo en pasiva suena extrañísimo. Al menos a mí. A mis compañeros no debe de pasarles tanto porque estoy harta de ver papelotes técnicos donde no hay voz activa. Y creedme, para poner ciertas frases en pasiva hay que hacer el equivalente gramatical de un triple mortal con tirabuzón. Que sí, como ejercicio no está mal pero ¿es necesario? Y lo más importante ¿cuántas veces van a tener que leer la frase para entenderla?


¿Lo de hablar no es para entendernos? Seré yo que soy muy rara.