Directa al cebollitismo

En mi entorno circula la especie de que soy una abuela cebolleta. De muy buen ver, eso sí, pero abuela cebolleta al fin y al cabo.

Así que pensando, pensando he llegado a la conclusión de que es posible que tengan razón y voy directa al cebollitismo por cosas como:

  • Me enfado con la tele cuando algo de lo que dicen me indigna y me pongo a lanzar improperios y a repetirlos hasta que ND levanta la cabeza de su libro y me recuerda lo abuela cebolleta que parezco.

  • Frases como ‘Una intensa nevada cae con intensidad sobre Palma’ me sublevan y me llevan a maldecir sobre las leyes educativas recientes y sobre la profesión del periodismo en general. Sé que los hay buenos y que hablan bien pero, seamos serios, no abundan y ¿qué es un abuelo cebolleta sin generalizar?

  • Me voy por las ramas. Cuidado conmigo porque si te estoy contando algo me despisto con los detalles más ridículos de todas las ramas de la historia. Es más, muchas sigo por la rama sin nunca más volver al tronco del relato. O, lo que es peor, vuelvo al tronco cuando el interlocutor ya ha aguantado varias ramas y se había olvidado por completo de lo que iba el asunto.

  • Insisto e insisto en las cosas que me parecen importantes sin darme cuenta de que a lo mejor el otro sí me ha oído pero le trae al pairo.

  • Cuando me indigno escribiendo un post pongo cosas como ‘pues no, caballerete’ o cosas así que parece ser que sólo dicen los abuelos cebolleta. He comprobado que en mi generación casi nadie las usa.

  • Me repito. Mucho. Tengo dos o tres anécdotas escogidas que repito en cuanto la ocasión lo sugiere. Los que me conocéis seguro que ya sabéis de lo que hablo y seguramente me podáis contar alguna de ellas vosotros a mí, hartos como estáis de oírmela.

  • Pienso todavía en pesetas (tal vez debería decir ya). Sí, a partir de ciertas cifras, tengo que convertir. Y sí, también me he sorprendido a mí misma diciendo cosas totalmente cebolléticas relacionadas con el dinero. Como ‘todavía recuerdo cuando el billete de autobús costaba 50 pesetas’. Así como entornando los ojos con cierta nostalgia.

Mea culpa, señores, con solo 36 años soy toda una abuela cebolleta. Ni mediana edad ni nada. Qué desastre.

14 comentarios:

  1. Te queremos como eres, Anniehall!!

    (Además tiene la ventaja de que no tengo que imaginarme cómo serás cuando seas mayor...) ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo a ti no te tengo que imaginar, ya lo eres ;P

      Eliminar
  2. Cuqui mía, no estás sola.

    Hoy mismo he publicado un post quejándome por lo mal expresado que está un anuncio. Y encima N se descojona de mí.

    Lo de hablar con la tele ya lo tiene superado, también lo hago aunque esté sola, me da lo mismo todo. De irme por las ramas…un día me perdí tanto que no supe por dónde volver y de repente me callé a mitad de la chapa (pregúntale a N).

    Lo de las pesetas lo suelo decir con indignación, en plan “OCHO MIL PESETAS cuesta el abono transporte!! Ocho mil!! Que costaba tres mil quinientas!!”

    Total, que por más que me niegue a lo de la mediana edad, soy cebolleta también, no??

    ResponderEliminar
  3. Pues yo también me sumo al cebolletismo, ¿será cosa de las que nacimos en los 70?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida!! Serán los 70 haciendo estragos, sí

      Eliminar
  4. "pues no, caballerete" es genial, no es que no lo usen los de tu generación, es que se pierde en la noche de los tiempos (es decir, más allá de la mía). De hecho es tan, tan vetusto que es posible que se ponga de nuevo de moda. Yo diría que es aristocrático. Propongo sustituir expresiones del tipo “falso de toda falsedad” por la del caballerete, mucho más elegante y señorial, donde va a parar.

    El resto de síntomas son de lo más normal (normal = a mí también me pasan): no tienes de que preocuparte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de caballerete es un poco exagerado, creo que en realidad no lo he dicho nunca... todavía.

      Eliminar
  5. y te indignas con las graduaciones de las guarderías, y con la gente que va demasiado elegante a las bodas, y con quien lleva el pelo suelto con sombrero... el extraordinario caso de anaijola blasco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, hago todo eso. Pero es más de categoría vieja gruñona que cebolleta, no?

      Por cierto que si te haces una cuenta en tuiter verás las galletas que he hecho con tu pistola, quieres?

      Eliminar
  6. ¿Y te atascas al hablar o todavía no?

    ResponderEliminar
  7. ¿y eso es ser abuela cebolleta? ostraaaaaaas....pues yo también...

    Le hablo a la tele cuando me enfadan. Y gesticulo. Y me lleva los demonios (expresión cebolletera donde las haya) la noticia de la intensa nevada que cae intensamente...en enero ¡¿¿¿donde coño está la noticia!!???

    ¡Ay!

    ResponderEliminar