Ingenieros

Nuevamente estoy por estos lares después de haber estado cuatro días en Dresde. Seguramente sea la última vez que vaya por esos lares en mucho tiempo, dado que el proyecto se ha acabado. Da penita, conoces a gente maja (también algunos no tan majos) de otros países, intentas echar a andar un proyecto (en este caso este) y una vez conseguido sientes penilla, la verdad. De todas maneras no quería hablar de esto. Dentro de los actos de final de fiesta nos llevaron a comer a un restaurante en lo alto de una loma junto al Elba. Las vistas eran impresionantes, ahora os pongo una foto, y para llegar allí tuvimos que subir en un funicular. Aunque lo mejor estaba por llegar.

Lo mejor fue que al ser invitados especiales de la empresa de transportes de Dresde, DVB (Dresdner Verkehrsbetriebe), nos enseñaron el funcionamiento del funicular. Y ahí es a dónde quería yo llegar. A algo que definiré como espíritu ingenieril. eso no quiere decir que todo ingeniero lo tenga ni que algún no ingeniero no lo posea, pero es un tipo de fascinación por artefactos que es difícil de explicar a alguien que no lo siente.

Lo que nos encontramos en el interior fue algo como esto:

video

Si no te fascina algo así, si no te preguntas cómo funcionará, qué potencia tiene el motor para mover eso, cómo se para en caso de incidencia, si no te maravilla la suavidad de movimiento o no te impresiona el grosor de los cables me atrevería a decir que no tienes ese espíritu ingeniero. No sé si será algo como el carisma, que lo tienes o no lo tienes. No sé si se puede adquirir o es innato, pero creo que esa pregunta interior de ¿cómo lo hacen?, ¿cómo funciona? es una pregunta que suele hacerse el que es ingeniero y que al resto de la gente le importa poco. Por ejemplo, también pudimos ver esto:


Eso es un rectificador de vapor de mercurio. Una reliquia de cuando no existían los semiconductores y que permitía transformar la corriente alterna en contínua de una manera bastante artesanal (y supongo que peligrosa porque los vapores de mercurio no deben ser muy buenos para el ser humano). He encontrado este vídeo de uno funcionando. A mí estas cosas me fascinan. La mañana del martes antes del comienzo de las reuniones hicimos un viaje en tren por los alrededores de Dresde y el valle del Elba, pasamos muy cerca de la frotera con la República Checa y yendo por esos sitios casi desiertos me encontré unas vías con traviesas metálicas como estas:


Yo entiendo que esto a mucha gente se la puede traer al pairo, incluso creo que es saludable que así sea, pero hay un cierto tipo de gente que se pregunta por el por qué de las cosas, que no duda en abrir un aparato para ver qué hay dentro. Supongo que así hemos avanzado en algunas cosas. A mí me ha pasado que esa vena investigadora me ha llevado a hacer el pasaplatos, arreglar la Nintendo DS con una goma de borrar, poner persianas venecianas en la ventana de la cocina, cambiar las reactancias de las bombillas de bajo consumo, comprar unas bombillas LED en dealextreme y darme cuenta de que son de contínua y no de alterna y en vez de tirarlas buscar un convertidor para poder usarlas...

En fin, que sin preguntarse cómo funcionan las cosas y sin curiosidad es muy probable que no lleguemos muy adelante como país. Al menos eso es lo que pienso. Da gusto llegar a una ciudad y que te pongan vídeos como este:




Que estén orgullosos de lo que han hecho aunque sea una guarrería como el agua mineral artificial. Yo soy un ingeniero orgulloso de serlo, aunque no tanto del trabajo que hago. Desde luego sé que no voy a inventar ni perfeccionar nada en mi vida, pero sigo teniendo esa curiosidad por saber cómo funcionan las cosas. ¡Larga vida a los ingenieros!

26 comentarios:

  1. sin que sirva de precedente y por que mis compañeros de curro no van a leerlo ( todos ellos ingenieros) la capacidad de transformaros en niños grandes con juguete nuevo O lo que es lo mismo esa enorme curiosidad por saber como funcionan las cosas y esa capacidad de emocionaros cuando descubrís las "tripas" de un artilugio ,es lo que mas me fascina del mundo ingenieril .

    Unbesazo

    ResponderEliminar
  2. Está bien que lo valores, aunque sea en secreto! ;-)

    Es cierto que podemos ser muy pesados y dar la brasa con cosas que nos parecen fascinantes y no nos damos cuenta de que lo son solo para nosotros...

    ResponderEliminar
  3. Yo tengo esa curiosidad y antes no la tenía, luego imagino que se puede adquirir. De todas formas nuestros trabajos no nos permiten desarrollar ni nuestra formación ni nuestras capacidades, somos un poco ingenieros de garrafón.

    ResponderEliminar
  4. Sí, si eso está claro, pero el gusanillo está ahí y hay quien lo tiene y hay a quien no le interesa lo más mínimo. Eso de la adquisición me ha dejado pensativo... o sea que ¿el ingeniero se hace?...

    ResponderEliminar
  5. ¡Larga vida!, pero yo venía a meter un poquito el dedo en el ojo ;)

    No creo que el vapor de mercurio sea muy peligroso. Si es así estamos perdidos porque la mayor parte del alumbrado publico se hacía hasta hace poco (ahora hay alternativas mejores, en cuanto a eficiencia) con lamparas de mercurio de alta presión: son esas de las farolas que dan una luz amarillenta.

    En cuanto a las traviesas metálicas si que es curioso ¿como compensan las dilataciones por temperatura?

    ResponderEliminar
  6. No soy precisamente lo que se dice una persona ingenieril, porque mi torpeza me lleva muchas veces a autolimitarme e intentar no meterme donde no me llaman para no romperlo, pero también he de reconocer que de pequeña cuando me preguntaban que qué quería ser de mayor, lo que decía (si decía la verdad) era que inventora, y me pasaba las tardes muertas intentando descifrar cómo podría funcionar el aeropatín de Regreso al Futuro.
    Claro está que no lo conseguí, y que lo que hago bien lejos está de inventar nada, pero bueno, es lo más cerca que he llegado de ello :)
    Por cierto, el vídeo me ha dejao tó loca. El último, bueno, todos, ¡gracias!

    ResponderEliminar
  7. Puede que no sea peligroso,Hermano E, pero no sé, sano tampoco debe ser... Lo de las traviesas metálicas además impide que haya detección por circuitos de vía, que es lo habitual en España. Viajar y ver...

    Eliahh, pero a tú sí que quieres saber cómo funcionan las cosas y destripar cosas, el que no lo hagamos no quiere decir que no tengamos ese interés.

    ResponderEliminar
  8. Yaya, pero mucho menos que otros (como Bitapeador, por ejemplo, o el Marommo). Eso sí, el día que se me quite el miedo a electrocutarme os vais a cagar... jeejje.

    ResponderEliminar
  9. Yo no soy ingeniera, pero si que tengo un poco de ese gusanillo. Por mi trabajo he visitado muchas fábricas y he visto muchos procesos industriales distintos, y es algo que me sigue fascinando.
    Y si,Hermano E, el vapor de mercurio es MUY tóxico.

    ResponderEliminar
  10. Eliahh, el que no se lleva un calambrazo es que ha hurgado poco... xDD

    Anita, pues tienes corazón de ingeniera aunque no lo seas... :-)

    ResponderEliminar
  11. No sé si hay que ser tan binario... Entre los ingenieros amantes de los artefactos y los no ingenieros sin curiosidad, hay una tercera categoría que es la de los que sienten curiosidad por los artefactos, preguntan cómo funcionan y... no entienden nada de la respuesta. Ese chisme que parece una bombilla cósmica será interesantísimo, no tengo dudas, pero para quien no sabe ni lo que es un semiconductor pues... mira, mejor en el vídeo, que se ven las lucecitas y el vaporcillo (aunque me ha decepcionado un poco no ver aparecer a un electroduende de pronto). Mucho más asequible el motor del teleférico y no digamos ya las traviesas, desde luego.

    Lo que sí vale para todos es que cuando se junta todo lo que juntas tú (curiosidad, afición, vocación, oportunidad...), entonces es estupendo. Buen post.

    ResponderEliminar
  12. Por supuesto que el riesgo de categorizar es que muchas veces esas categorías dejan a muchas personas fuera. Yo creo que esa pulsión por ver algo y querer saber cómo funciona es algo muy ingenieril, aunque por supuesto que atañe a personas que no son ingenieros.

    Por otro lado, a lo mejor a la mayoría de ingenieros nos interesa poco saber como se restauran obras de arte, pero eso no quita que no sea interesante en sí.

    ResponderEliminar
  13. Dresde mola, es la ciudad con más picapedreros que he visto, me encantó.
    Los abuelillos mirando las obras, el gitano del chiste que mientras endereza un puchero a mamporrazos ve pasar un avión y se maravilla de los que hacen ellos, los ingenieros. Todos tenemos ciertas apetencias ingenieriles.
    Y mira, yo soy ingeniera, y cada vez que me acuerdo del odioso predictor lineal de Henderson, me entra furia asesina :). No, yo no lo cuento, aparece como BLUP en gúguel si teneis la osadía de interesaros por esto.

    ResponderEliminar
  14. Coincido mucho con Carmen: no puedo ser menos de ciencias ni más rubia, la mitad de las veces no entiendo la explicación, pero me mola el porqué de las cosas (de algunas, claro), deberías hacer una categoría de "ingeniería para dummies" o algo así y explicarnos cómo funcionan las cosas, como un Bryson de la blogosfera

    ResponderEliminar
  15. Bueno, es que yo si me pongo a recordar cosas de la carrera me entran los siete males!! La carrera de ingeniería no la recuerdo con ningún agrado y creo que ahora estoy mucho mejor que cuando era estudiante.

    Lo de categorizar, y enlazo con el comentario de Bichejo, es para tener algo más de chicha. A lo mejor es una buena idea si os interesa el explicar como funcionan cosas. Me lo pensaré, aunque tampoco sé qué es lo que os gustaría saber cómo funciona...

    ResponderEliminar
  16. Por cierto, Dresde mola, eso del BLUP me hace pensar que a lo mejor soy menos ingeniero de lo que creía... ;-)

    ResponderEliminar
  17. No te sientas así, es que es una asigantura de un área que ni tocais en caminos. Es de Mejora (Marealaperdiz :)) Genética, de agrónomos :). Entre inges, y creo que más entre gente que no lo es, existe una falsa percepción de la importancia de las ingenierías, y agrónomos está muy mal valorada.
    Para mi el punto del ingeniero es ir más allá de quedarse mirando la obra, es el/la niñ@ que abre los cacharros o el que tiene que probar todos los trastos, la verdad es que estoy bastante de acuerdo con lo que escribes. Yo no tengo el punto de ingeniero, tenía pocas opciones de hacer otra cosa, y eso me hace ver la diferencia más claramente con los vocacionales (sobre eso, todos deberían serlo, pero no todos partimos de las mismas oportunidades, me hubiera gustado realizar mi vocación a mi tb, pero me meto en debate aparte).

    ResponderEliminar
  18. Aclaro que no soy ingeniero de Caminos, soy industrial...

    Es cierto que uno al final hace lo que puede más que lo que quiere. A mí me pasa, el trabajo que hago al final son papeles y papeles, aunque a veces me pongo la ropa de trabajo y me meto encima o debajo de un tren. Y también es cierto que no todos partimos con las mismas oportunidades. Puedes entrar en los debates que quieras, aquí no amordazamos a nadie!! xDD

    ResponderEliminar
  19. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. La he liado tan parda porque he intentado poner el enlace al vídeo con html, pero ná, no hay manera :S

      Eliminar
  20. Se te ha olvidado poner el vídeo más importante que hay sobre este tema:
    Dilbert - El Don
    http://www.youtube.com/watch?v=TGG4NLzT4Po

    Y sí, unos se nace, otros se hacen y otros nacen y luego se moldean en función de las posibilidades de cada uno.
    En mi caso, como fui prematura, me llevaban a eso que te miran que no hayas nacido tonto. En la segunda ronda que me tocaba me dieron una campanita que la enfermera tocó delante de mí. Se suponía que yo debía imitarla y tocarla también, pero en vez de eso le di la vuelta y me puse a mirar el badajo a ver por qué sonaba ese cacharro. Ni que decir tiene que me sacaron del programa y a mi madre le dijeron que se llevara a su niña, que se interesaba demasiado por cómo funcionaban las cosas. Eso fue con pocos meses, así que ya veis...

    ResponderEliminar
  21. Vosotros lo que sois es lo que se llaman "ingenieros de Humanidades".

    ;-)))

    ResponderEliminar