Una pequeña historia de la patata

Vosotros no lleváis la cuenta, pero yo sí. Bueno, yo tampoco, pero Blogger sí y me ha chivado que esta entrada es la número 600 de este blog así que pensando a qué dedicar tan ilustre entrada me he decidido a hablaros de la patata.

Esto también es un homenaje a la entrada de las patatas revolconas que es una de las más vistas de este blog y la que aparece a la cabeza de las búsquedas desde hace unos cuantos meses en las personas que llegan desde google hasta aquí.

Puede parecer que no es un tema que dé para mucho, pero la historia de la patata es muy interesante y misteriosa. Los que os hayáis leído el libro de Bill Bryson En Casa ya habréis leído parte de su historia y yo voy a recoger parte de lo que dice Bryson, parte de la Wikipedia y parte de lo que me venga en gana para componer un buen plato.

Empezando por el principio todos sabemos que la patata es originaria de América. Pertenece a la familia de las solanáceas de las que prácticamente todas son venenosas y este es el primer misterio. ¿Por qué hace 7000 años se empeñaron en comerse plantas venenosas y en cultivarlas? ¿Cómo consiguieron que fueran siendo menos venenosas? ¿Cómo lo sabían? ¿Se las daban a comer a los presos o a los enemigos hasta que miles de años después uno no se murió? ¿Y por qué siguieron insistiendo? ¿Cómo sabían que terminarían apareciendo patatas comestibles? Desde luego que son buenas preguntas, pero hay pocas respuestas. La patata es rica en glucoalcaloides. De hecho, la belladona es un pariente de la patata. La patata tiene un aporte calórico muy grande y es mucho más productiva que otras plantas como los cereales lo que puede explicar el interés a posteriori, ¿pero cómo sabían que era tan nutritiva si se moría el que se la comía?

El descenso en el grado de veneno en ellas segue siendo un misterio y no puedo aclarároslo, pero sí os diré que aún hoy la patata domesticada puede ser cuanto menos indigesta. Por ejemplo, se nos dice que las conservemos en sitios frescos y oscuros. Esto es así porque si a la patata le da la luz de manera continua empiezan a brotar y a aumentar la cantidad de solanina y pueden ser indigestas e,incluso, venenosas.

Eso no suele pasar, claro, pero ahí sigue mostrando sus garras y por eso se habla de domesticación de la patata o de la papa, su nombre Inca.

Cuando los españoles llegaron por allí y la trajeron a Europa, ya era una planta comestible. Pero por aquí no se comían. Parece ser (según wikipedia) que se empezaron a emplear como alimento en un hospital de Sevilla porque eran muy baratas al no quererlas nadie y así pudieron alimentar a los enfermos y poco a poco se fue extendiendo.

Donde sí está bastante documentada su introducción en la cocina es en Francia. Aquí nos encontramos con el señor Parmentier de manera que Parmentier y patata ya son casi sinónimos. Cuentan aquí cómo consiguió el señor Parmentier que la patata fuera aceptada en Francia y lo hizo en dos frentes. Por un lado invitó a personalidades de la época como Lavoisier y Franklin a comer un menú con la patata como plato principal y por otro lado puso mucha seguridad en la finca donde las cultivaban por el día, pero la retiraba por la noche por lo que mucha gente pensó que eran valiosas y entraron a robarlas y luego a cultivarlas por su cuenta. Tío listo el Parmentier este...

Respecto a donde se inventaron las patatas fritas... ahí hay bastante controversia. Parece ser que lo más probable es que sean francesas, pero hay dudas y también belgas e incluso catalanes se disputan el origen. Lo que sí se sabe es que Thomas Jefferson fue el que las introdujo en América después de volver como embajador en Francia y fue el que las popularizó en EE.UU. Respecto a las patatas chips, parece que ahí la cosa está bastante clara y en casi todas partes pone que se inventaron en Moon's Lake House en Saratoga Springs, Nueva York.

La patata es una de las estrellas de la cocina cuanto menos occidental porque en oriente parece que se usa menos, al menos no es habitual verla en los menús de restaurantes orientales por estos lares, aunque en internet pone que China es el mayor productor mundial de patatas así que algo harán con ellas, digo yo.

Bryson comenta que "de los treinta mil tipos de plantas comestibles que existen en la tierra, solo once —maíz, arroz, trigo, patata, mandioca, sorgo, mijo, judías, cebada, centeno y avena— representan el 93 % de todo lo que consumen los humanos, y todas ellas fueron cultivadas ya por nuestros antepasados neolíticos", así que hemos avanzado poco en cuanto a diversificación y nuevas plantas desde que andábamos refugiándonos en cuevas.

Ya pasando a lo personal podéis ver que a mí las patatas me encantan. Me gustan cocidas o asadas, fritas, en puré, por supuesto me encantan las patatas revolconas, gratinadas... Yo antes hacía un plato con patatas, setas y bacon que me quedaba muy rico. Me gusta el bacalhau dourado que también tiene patatas. Me gustan de todas formas y maneras y es que
¡donde hay patata, hay alegría!

15 comentarios:

  1. Muy buena entrada, llevo una semana que no atino a acertar con el título y el contenido, pero ésta me ha gustado mucho.
    ¡Gracias por iluminar nuestra humilde ignorancia!

    ResponderEliminar
  2. Bueno, es que hay que desconcertar un poco, Eliahh, que si no os aburguesáis!

    ResponderEliminar
  3. Indigesta la patata? Pero si fue inventada por los dioses para que las embarazadas vomitosas no muriesen de hambre!!!
    No hay respeto...
    Tochi

    ResponderEliminar
  4. Yo quito bien lo verde, si tienen. Recuerdo que esto de la toxicidad me lo contó mi profe de ciencias en 7º u 8º de EGB y siempre que veo una patata con verde o brotes lo recuerdo xD

    ResponderEliminar
  5. La patata era tóxica y ahora está domesticada, pero tiene tendencia a volverse montaráz. Sea o no sea la mejor amiga de la embarazada.

    Está bien quitar la parte verde y los brotes. Tenerla en un lugar oscuro y seco es lo ideal. Yo no recuerdo que ningún profesor me dijera que la patata pudiera ser venenosa, Yamane.

    ResponderEliminar
  6. Lo malo es que no tengo ningún sitio oscuro oscuro. No les da la luz directa, pero no están a oscuras tampoco...

    ResponderEliminar
  7. Revolconas. Tú no presumías de hacerlas ricas, o me lo estoy inventando? Pues ya sabes...

    ResponderEliminar
  8. Qué manera más burda de escaquearse...XD

    ResponderEliminar
  9. Una de las historias de mayor impacto para la humanidad relacionadas con las patatas es la que tiene que ver con la hambruna en Irlanda por una enfermedad de la patata y la escasez de la misma, que pobló de panochos los USA a mediados del XIX.

    ResponderEliminar
  10. Pues yo quiero la receta de las setas y el bacon.
    Y los chinos, como listos que son, pues en vez de comérselas nos las venderán.

    ResponderEliminar
  11. De burda nada, ha sido muy sutil, al igual que tu insinuación, Bichejo.

    Sí, la hambruna de Irlanda estuve pensando en meterla, Peter, pero ya me quedaba un poco largo y era más un suceso de importancia histórica en vez de de la historia de la patata.

    Apunto lo de la receta, Sara.

    ResponderEliminar
  12. Qué ad hoc, me he leído esta entrada mientras me comía unos gnoquis. Que me encantan como casi cualquier otra preparación de tan noble tubérculo, sobre todo las patatas a lo pobre, ummmm.

    Lo que cuentas de la inteligente estratagema de Parmentier, me recuerda a la película "Hichcock" que vi el otro día. Supuestamente cuando se estrenó Psicosis, como no contaba con el apoyo del estudio, solo la estrenaron en dos cines, sin premier, ni nada.

    Así que el director se hizo su propia campaña, por ejemplo poniendo guardias de seguridad en los cines, por si había disturbios por su gran violencia. Y alimentando el morbo, consiguió que hubiera colas en esos cines.

    ResponderEliminar
  13. Está visto que todo está inventado, loquemeahorro, aunque hay que saberlo. Yo voy a hacer que trabajo muy en secreto a ver si alguno se pica y se pone a hacer mi trabajo así como el que no quiere la cosa...

    ResponderEliminar
  14. Vale, pero no te olvides de la receta ;)

    ResponderEliminar