Dos por uno


Pues la semana pasada estuve en Londres por trabajo y tuve dos reuniones. Londres es una ciudad maravillosa y aunque no tuve mucho tiempo libre, el solo hecho de estar paseando por sus calles y poder tener unas horas de tiempo es suficiente. Por supuesto que hubiera querido alguna hora más, pero no puedo quejarme.

El viaje ha sido realmente un dos por uno y en dos aspectos. En primer lugar tuve dos reuniones de dos proyectos distintos. Fue el típico caso de 'ya que estás' y me tocó adelantar un día mi viaje para poder ir el lunes a una reunión de un proyecto muy grande que nos hemos llevado del que parece ser que yo no voy a hacer nada. Entre otras cosas porque no sé, no es mi campo de experiencia. Estuve allí en una reunión de unas treinta personas y pude ver que, como decía el antiguo jefe de Juanjo, las reuniones hay que ir a ganarlas. Nosotros no llevábamos ese colmillo retorcido y creo que los ingleses nos robaron la cartera, aunque puede que no, porque hablaban de arquitectura y de diseño de estaciones y yo tampoco podía meter mucha baza ni me enteraba de muchas de las cosas de las que discutían. Pero visto desde fuera, yo daría trabajo a los ingleses y no a nosotros.

Luego quedé con unos americanos para cenar, porque ellos estaban en el centro de Londres al igual que yo, y fuimos a este restaurante. El plato principal más barato debía de estar en el entorno de los 35 euros. Menos mal que pagó un americano... La comida, muy rica; y las vistas espectaculares con la cúpula de Saint Paul al fondo que parecía que en cualquier momento se iba a oir a Mary Poppins cantar feed the birds. La foto no hace justicia porque el móvil por la noche tiene muchas limitaciones, pero era una imagen maravillosa.

Al día siguiente tuve otra reunión, esta para presentar nuestras capacidades a unos banqueros que quieren invertir en alta velocidad. Gente loca hay en todas partes y gente dispuesta a ser sus asesores técnicos... pues ¡nosotros! Si se hubiera organizado correctamente, podría haber estado bien, pero esta primera reunión era para coordinarnos para la reunión del día siguiente y no empezó hasta las dos de la tarde y no terminamos hasta las ocho... en fin... las ocho de Londres no son las ocho de Madrid. Pudimos cenar, al menos.

La reunión del día siguiente estuvo bastante bien y los de inversión habían estudiado y sabían cosas técnicas que eran de agradecer. Yo creía que mi presentación no fue muy allá, pero el caso es que me he ganado un nuevo viaje en algún momento no muy lejano a... !Moscú! Un jefe de nuestra empresa de Rusia dijo que era yo el que tendría que ir a Moscú a contarlo.

Y eso no es todo, de la otra reunión de la que no sabía muy bien de qué hablaban me he ganado otro viaje a... ¡Riad!

Puestos a elegir, mejor Moscú, pero no voy a tener esa suerte y parece que me van a tocar los dos...

El jueves tuve unas tres horas libres y aproveché para visitar el British Museum con cierta calma, tampoco mucha, porque quise ver la exposición sobre Pompeya y Herculano que me dejó impresionado. Los frescos, los mosaicos, las hogazas de pan carbonizadas, los muebles, las frutas, los adornos... impresionante. He de decir que parece que los romanos eran mucho de penes. Había una estátua de un fauno tirándose a una cabra, una lámpara con forma de pene, un móvil también de penes voladores y una escultura sobre un pilar en la que estaba el busto del señor y, a la altura requerida de la columna, sus genitales.

Me quedo con unos frescos de una taberna en el que se cuenta como se pelean dos clientes jugando a los dados y los graffiti en latín en los que se llamaban maricones y tramposos. Fantástico. Me pasé, como no, por los bajorrelieves asirios y me quedé un buen rato viendo los de la cacería de leones que son fascinantes. Se hicieron hace más de 2500 años y siguen siendo perfectos en su sensación de poder.



En fin, un buen viaje, del que, como en las bodas, salen otros. Aunque como siga en esa proporción me parece que voy a tener que pedir una subida de sueldo sin tardar mucho...

13 comentarios:

  1. Sí, un aumento de sueldo para pagar a una interna que dormirá... ¿en el trastero? Corrijo, un aumento de sueldo para pagar una casa en la que pueda alojarse una interna en condiciones humanas.

    ResponderEliminar
  2. Hola. Te hablo desde el lado oscuro. Te estoy viendo, vienes hacia aquí...

    ResponderEliminar
  3. Muero de la envidia.

    la leona herida es un clásico que se estudia en arte en la universidad y es una pasada.

    He leído bastantes novelas ambientadas en Londres ultimamente por si te interesa ambientarte...

    Riad pereza mortal...

    ResponderEliminar
  4. Siempre hay que desconfiar de los restaurantes con terraza "con vistas". En Atenas lo aprendimos a las malas, sin americano que apechugara :(
    Eso sí, parece que siguieras en el circo. ¿Qué es eso de reuniones en las que no sabes nada y visitar el British en tres horas?
    Nada nada, no puede ser.
    Los leones increíbles, te parece ver cómo sufren todavía.

    ResponderEliminar
  5. Pues sí, pero eso no parece que vaya a poder pasar en mucho tiempo, Anniehall :'(

    Gonzalo, voy notando el lado oscuro de la fuerza... Espero no pasarme la vida viajando, pero de momento es lo que hay.

    Molinos, Londres mola mucho. Aunque no tuviera mucho tiempo lo disfruté lo máximo posible.

    Eliahh, a mí sí que me invitaron a cenar con vistas a la Acrópolis... Será que no fuiste bien recomendada...

    ResponderEliminar
  6. Londres mola. Yo estuve un año cerrando en UK y me encanta. Cualquier día te cruzas con Viveiro pegando unos tiros en el desierto de algún emirato

    ResponderEliminar
  7. No sé qué ha pasado con mi comentario. Mi propio blog me sabotea!

    Decía, Peter, que no soy yo mucho de cazar, pero que visto el rumbo que llevo no me extrañaría.

    ResponderEliminar
  8. El año pasado me matriculé en Historia del Arte en la UNED. Solamente me presenté a Historia del Arte en Egipto y Próximo Oriente (aprobé, por si a alguien le interesa). Cuando estudiaba, me quedaba fascinada con la leona herida. Creo que es una de las obras de arte más hermosas de todos los tiempos. Dicho todo esto sin ningún tipo de envidia ni celos porque en un viaje de negocios hayas podido ver esa maravilla.......(cagüenla, que suerte tienes, jodío).
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias, María José. La suerte también hay que buscarla un poco. En vez de intentar sacar tiempo para ir, podría haberme quedado en la piscina del hotel...

    ResponderEliminar
  10. Las reuniones hay que ir a ganarlas :___)
    Y Pompeya, y la leona herida...
    Qué maravilla de post.

    ResponderEliminar
  11. Me acordé mucho de ti y también te chinché un poco en vivo y en directo... XD

    ResponderEliminar
  12. Pues mira que es difícil comer bien en Londres, independientemente del precio que pagues.
    Riad...que horror.
    Los bajorelieves asirios se estudian en historia del arte.
    A mi me costó encontrarle el gustillo a Londres pero tras un viaje de una semana con todas las tardes libres se lo encontré.

    ResponderEliminar
  13. Comimos bien, ahora, como no pagué yo a lo mejor fui menos crítico...

    A mí Londres me gusta mucho, aunque nunca he estado mucho tiempo.

    ResponderEliminar