Sin gafas

Se acaba el día. Me siento en la cama. Me quito las gafas. Me tumbo y ruedo hasta su hombro. Él ya tiene el brazo preparado para recibirme. Muchas veces le pellizco sin querer (¡ay!) mientras encuentro la postura. El lugar de mi cabeza en ese hueco que parece hecho para ella entre el pecho y el hombro. Decimos tonterías y comentamos el día, las cosas importantes y las intrascendentes. Generalmente si hay alguna decisión que tomar la tomamos entonces. Alguna caricia, alguna carantoña y, un ‘me voy a poner para dormir, vete a tu cama’. O no.

Suena el despertador. Muy pronto. La mayoría de los días durante minutos, muchos minutos, soy incapaz de hablar. Sin embargo a veces sí puedo rodar hasta su brazo, de nuevo preparado para que me acurruque a su lado. Una pierna estirada sobre el colchón, la otra doblada por encima de él, en un lugar difícil de encontrar. Lo suficientemente debajo de la tripa para no aplastarla pero no tanto como para aplastarla. Suelo seguir en silencio. A veces él me cuenta cosas, es alondra al fin y al cabo. Yo asiento o niego con la cabeza. Si puedo. Cuando junto fuerzas o ganas suficientes me incorporo (a veces no las encuentro y entonces es cuando ya no queda más remedio). Me siento en la cama. Me pongo las gafas. Empieza el día.

Son dos ratos felices y perezosos que parecen fuera del tiempo, una especie de propina que le ganamos al día. Sin gafas. Y algunos días todo lo demás parece sólo el peaje que pagamos por ellos.


Creo que estos momentos es a lo que los angloparlantes llaman "the wee small hours" así que el título de la canción nos viene al pelo (aunque la letra no tanto).

28 comentarios:

  1. Jo, qué bonito. Eso sí es tiempo de calidad.

    ResponderEliminar
  2. Cómo puedes escribir algo tan tierno y precioso como esto a las 7 de la mañana?
    Me ha encantado!!

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado...y además te imagino perfectamente.

    ResponderEliminar
  4. Gracias (estoy muy sonrojada ahora mismo).

    Phaskyy, ahora que no nos oye nadie te diré que se pueden programar las entradas. Que no es el caso aquí, a mí me lo ha contado una amiga ;)

    ResponderEliminar
  5. Muy bonito. Eso es amor. Del bueno, del de verdad.

    PS: Ahora entiendo la búsqueda anoche del crooner.

    ResponderEliminar
  6. Pero bueno donde esta ND, que no dice nada. Ahogado en sus babas, supongo. O buscando hielo para bajar la rubicundez. A mi me escriben algo así y me gasifico directamente, sin pasar por la fase líquida.

    Ahora se entiendo lo de no operarse la miopía.

    ResponderEliminar
  7. Me ha encantado y me siento muy identificada. Tb duermo con una alondra.
    Qué bonito

    ResponderEliminar
  8. Muy bonito, sí. Son los mejores momentos del día.

    Ahora, no pienses que me voy a ablandar y que te voy a dejar dormirte toda la noche en mi hombro. Porque eso no va a pasar!

    ResponderEliminar
  9. Versionando a Delibes, el post debería llamarse "El hombro de ND es acolchado".
    En serio, muy bonito, es un gusto veros así de felices.

    ResponderEliminar
  10. Como ya dijo Lope de Vega (y "versionea" tan bien Gioconda Belli): "Esto es amor, quien lo probó, lo sabe"
    Tener "huecos" (físicos y espirituales) el uno en el otro ;-) es lo mejor.
    Seguid disfrutándolos!
    :-) Espe

    ResponderEliminar
  11. Respuestas
    1. Y yo pensando que era algo más de lo cotidiano que de lo tierno

      Eliminar
  12. Me has recordado la canción de La mandrágora cuando dicen:

    -Es cansado, por eso al llegar la noche ella descansa a mi lado...
    http://amorycocinacotidiana.blogspot.com.es/2011/02/nos-ocupamos-del-mar.html

    Gracias por este pedazo delicioso de intimidad

    ¡ups! qué corte, aquí mirando!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta esa canción...
      :-)

      Eliminar
    2. La conozco, Tita. Menos mal que te recuerda a esa y no a la de 'Cuando pienso que ya son las once y pico...'

      Eliminar
  13. Hay que patentar el hombro de ND antes de que IKEA lo haga.


    Muy tierno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya está inventado, hay una cosa china o así. ND de vez en cuando me amenaza con regalarme una para hacer dejación de sus responsabilidades.

      Eliminar