He's back

Ha vuelto. No sabemos como, creíamos que nos habíamos librado de su presencia, pero supongo que es lo que pasa cuando eres inmortal, que tienes toda la eternidad para aparecer cuando menos te esperan.

Creíamos que nos habíamos librado, creíamos habernos libramos de tu rostro desagradable gracias a un acto de coraje que puso a Anniehall a la altura de heroínas como Lara Croft o Mulán o alguna del señor de los anillos que sea muy heróica (es lo que tiene no haberlo leído). Su valor legendario fue seguido por una larga tarea de disimulo y de camuflaje para que aquel crimen, justo, pero crimen, pasara desapercibido.

Pero como el corazón delator de Edgar Allan Poe, la víctima vuelve a reclamar venganza. Da igual tu aspecto bigotudo, da igual el insufrible relieve de tu rostro, da igual ese gorro como medio de esquiar y de campo de batalla. Da igual que seas recordado por la brutalidad de tus historias. Da igual. Por lo visto aprendiste cual Voldemort a esconder tu presencia malvada en varios horrocruxes y esperaste tu oportunidad para volver a sumirnos en las sombras de la desesperación.

No necesito imaginarte, no me hace falta. Puedo verte perfectamente mirándome desde lo alto de tu reino de terror. Cual dementor, un halo de frío y de desesperanza se alza a tu alrededor. Tal vez por eso te encuentras más cómodo cerca del frigorífico, donde tus frías entrañas se sienten como en casa. Tal vez hayas tenido ya demasiado infierno y no quieres más calor. Tal vez.

El por qué has vuelto no es ningún misterio. Has vuelto para buscar venganza. Para vernos sufrir cada vez que nos cruzamos contigo en la cocina. Tu media sonrisa te delata. Y también la sonrisa de tu sierva a la que parece que chupaste la sangre y que te idolatra y hace una pequeña reverencia cada vez que pasa a tu lado.

No sé cuánto tiempo podremos aguantar. Parecemos fuertes pero no lo somos tanto. A fin de cuentas somos humanos, no como tú que tienes la piel como de plástico y un corazón que parece imbuído de poder magnético con el que desafías la ley de la gravedad que fue la que te venció en el pasado. Has vuelto. Has aprendido. Eres un enemigo formidable.

Y si la valía de uno se mide por la fuerza de sus adversarios, nosotros debemos de ser estar forjados del mismo material que Excalibur.

Contemplad a la Bestia y decidnos si no somos dignos de conmiseración:



Para los que no conozcan la historia pueden pinchar aquí y aquí

Y ahora decidme: ¿creéis en el mal... gusto?


P.D. explicativa para los que no hayáis seguido la serie de catastrófocas desdichas: Anniehall en un 'descuido' rompió accidentalmente el plato de los episodios anteriores comentados en los enlaces. Una heroína, sin duda.

23 comentarios:

  1. ¿Crimen? No sé de qué me hablas. Salvo que te refieras al crimen ortográfico del segundo post que enlazas. Ejjjjjem

    ResponderEliminar
  2. jajajajajajajaajajaj.....no conocía esta historia y me estoy muriendo de la risa en el bus. Jajaja...pobrecicos! jajajaj....cuando lo he visto pensaba q era una galleta. Jajajaja.... Es buenísima tu asistenta...seguro q ella tiene un blog y cuenta como os llena la casa de elementos extraños mientras vosotros no decís ni pío....jajaja

    ResponderEliminar
  3. Es posible, Saramaga. Somos una especie de Show de Truman en Rumanía... XD

    ResponderEliminar
  4. ¡Dios mío!. El tema es grave y no admite ni bromas ni medias tintas. La única solución es decirle la verdad. Hay varias formas:

    1) Le proponéis un juego a la asistenta en el que participáis tú, Anniehall y la asistenta. Se trata de escoger los 10 objetos decorativos más bonitos de la casa. Lógicamente, ni tú ni tu mujer elegís alguno de sus regalos. Cuando le toque a ella y escoja alguno de los suyos, estalláis en risas.

    2) Por si no pilla la fina ironía del juego anterior, se le dice a la cara. Si no lo agradece, debería hacerlo. Le estáis haciendo un favor.

    Yo optaría directamente por la segunda de las opciones, pero vosotros mismos ...

    ResponderEliminar
  5. La verdad que me ha recordado totalmente la vez que a nosotros nos regaló unos marcos de fotos como de plata vieja, de plástico claro, para poner nuestras fotos con ella. De todas las cosas que habíamos recibido, sobre todo yo, fue la peor. Y así siguen aunque ella ni, supongo que mis padres ya se han acostumbrado.

    ResponderEliminar
  6. Jajajaja! Me he leído los tres posts del tirón. Qué bueno, pero qué pesadilla! No le veo solución clara... ¿tal vez prohibirle que vaya de viaje a su país?
    En su defensa diré que yo acabo de volver de Rumanía y ciertamente todos los souvenirs son así de terroríficos... yo opté por no comprar nada, aunque una colega buscaba como loca imanes de estos horteras de Drácula.

    ResponderEliminar
  7. Me ha pasado lo que a Nisi, que no había leído los otros post, y hoy los he leído los tres. Y me partía de risa yo sola en casa porque yo no tengo uno, ni dos, sino......TRES platos con el querido Vlad. Eso sí, ninguno es tan artístico como el vuestro, los míos son en tonos tierra, excepto uno que lleva detalles en rojo y verde....
    Y también tengo un bonito pozo bucólico con el nombre de Rumanía, muy decorativo a la par que rústico. Como veréis, os gano de calle!!!!
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Pater familias, no me acaba de convencer. Ella lo hace de buen corazón. Lo que pasa es que es horrible!

    Eliahh, mientras no tengas una foto de su boda o de la de su hija...

    Nisi, me alegra que te hayas reído. Si quieres le pregunto dónde los compra para que se lo digas a tu amiga.

    Honey and figs, nosotros también tenemos el pozo rústico en el que pone Romania, nos ganas por poco, porque si no estuviera roto el plato ahí estábamos...

    ResponderEliminar
  9. Es recochineo,sin duda, no puede haber buena fe en ese horror.

    ResponderEliminar
  10. Esto requiere un meditado contrataque. Yo sopesaría dos opciones, la gitanilla de chino con la leyenda Zpain iz diferente, o un torete de plastico con una ristra de ajos colgada del cuello. todo esto se puede adquirir en amazon, claro.

    ResponderEliminar
  11. Yo soy más crédulo, Juanjo. Pienso que sí lo hace de buena fe.

    DM, lo mismo le gustan y empezamos una escalada de regalos recíprocos que no sé si nos interesa...

    ResponderEliminar
  12. Mis padres vivieron bajo el terror de unos tapetes de ganchillo durante más de 20 años y hasta que no se jubiló la buena señora no han desaparecido los tapetes.

    Es terrible

    ResponderEliminar
  13. Lo que no veo es dónde va a poder poner con boli "Drácula" por si acaso no supieráis quién es.

    Es una venganza, supongo que lo sabéis ¿verdad? El sueldo no le convence o algo y así os lo hace pagar.

    Y lo de las calaveras... bueno, para eso no tengo mucha explicación, porque ese acto de maldad con la infancia es digno del mismísimo Empalador.

    ResponderEliminar
  14. Pues no sé cuánto tiempo tendremos toda esta exposición de horrores, Peter. Espero que no sean 20 años...

    Loquemeahorro, yo de verdad que creo que nos aprecia, que lo hace sin maldad, pero a lo mejor sí que se está cobrando de esta manera el sobresueldo...

    ResponderEliminar
  15. Ay, siñiora, siñiora...a mí me ha traído una planta. Creo que piensa que mató a mi flor de Pascua y me ha traído una parecida...

    ResponderEliminar
  16. Este post me ha llevado a los anteriores, y he sentido el sabor de hace unos años leyéndolos. snifff que mimosin toiii!!

    ResponderEliminar
  17. Una planta es bonita. Hay que cuidarla, es verdad, pero no te sobresalta cuando vas despreocupado y miras sin acordarte el frigorífico.

    Loqueleo, la nostalgia no es buena cosa. Aunque es cierto que escribo menos y menos divertido que antes...

    ResponderEliminar
  18. Por cierto, que la que colecciones imanes eres tú, Bichejo. ¿No querrás uno?

    ResponderEliminar
  19. Yo creo que ve que vamos enmochando (y no le falta razón) y nos lo ha traído como método de adelgazamiento. Vas a abrir la nevera, lo ves, te acojonas y sales huyendo.

    ResponderEliminar
  20. ND, (que te veo muy poco patriotero de los regalos, con lo que molan las gitanillas con traje de ganchillo y el juego que dan)...se me ocurre otra idea, y conste que lo hago sólo por ayudaros. Poned una lista de regalos de viaje a Rumanía, igual que la lista de bodas. Incluso podeis hacer participaciones, de forma que tarde varios años en traeros la cosa.
    Otra idea, puede venir amistades de Annie o de los niños (si dices que fue un amigo tuyo no se lo cree, que eres un señor serio), y tener la mala pata de romper el regalo, ay los niños, o las mujeres, cómo son...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye, qué idea has tenido Dresde!! Buscáis algo de Rumanía que no os dé dentera (y no sea muy caro) y le decís

      - Por favor Menganita, la próxima vez que vayas a tu país ¿nos podrías traer tal?

      Incluso esos vinos o dulces que no os gustaban, pero que eran fácilmente escamoteables...

      - Nos gustó tanto el vino que trajiste!!

      Eliminar
    2. Sí, la idea ha sido mía, pero tú la has hecho ppresentable ;). ND, simplemente "apurad" las existencias de las que disponeis. Incluso pueden "participar" amigos, qué rico, qué rico, trae otro de este. Sensillo, señior.

      Eliminar
  21. No lo había pensado, Anniehall, pero puede ser. A mí los escalofríos me dan, aunque no sé si como menos...

    DM, es una buena idea. Podemos ir pidiendo... Aunque vino y brandy rumanos ya tenemos...

    Loquemeahorro, cuando quieras probar un vino rumano nos lo dices y te podemos ofrecer una copa de brandy...

    ResponderEliminar