La sociedad literaria y el pastel de piel de patata de Guernsey

"He aprendido más en estos últimos tres días que en toda mi vida. La señora Guilbert siempre ha sido una persona muy desagradable, pero ahora sé que no puede evitarlo, tiene un agujero en el punto de la Benevolencia. Se cayó en la cantera cuando era una niña y creo que se le quebró la Benevolencia y ya no fue la misma desde entonces".

Antes que el infumable libro que comenté en la entrada pasada me había leído este. La prisa por desfogarme con el líder sin cargo me ha hecho posponer esta entrada. Tenía que sacarme el veneno de dentro.

Este libro es de hace unos años y ya se lo debe de haber leído casi todo el mundo. Anniehall se lo leyó mientras estábamos en Tenerife hace casi tres años, creo, y le gustó mucho.

Y no me extraña. Es un libro muy ameno, divertido, emocionante y que está muy bien contado y eso es difícil porque el lector lo que lee es una serie de cartas que se intercambian los personajes o páginas de diario de alguno de los protagonistas. De esa manera tiene una información fragmentada y el hilo conductor hay veces que se ve desviado por gente nueva que aparece, noticias inesperadas y cartas que leemos y de las que no sabemos la respuesta a las mismas. Todo eso está hecho con bastante maestría y el libro se sigue bastante bien de esta manera particular.

El libro me ha recordado mucho a 84, Charing Cross Road. Claro que aquel eran cartas de verdad (yo lo supe tarde) y este son inventadas lo que le da un mayor tono dramático en algunos momentos.

La historia, por resumirla un poco se basa en las cartas que intercambia una escritora con gente de la sociedad literaria de Guernsey al final de la segunda guerra mundial. Las islas del canal fueron ocupadas por los alemanes durante casi toda la guerra y los habitantes lo pasaron bastante mal como se nos cuenta en el libro. No voy a contar más del libro para no desvelar nada.

A mí me ha gustado mucho y lo recomiendo para quien quiera leer un libro para pasar un buen rato, para emocionarse, reirse y sufrir un poco. Los personajes pintorescos no podían ser más que ingleses como por ejemplo cuando Isola se pone a hacer de Miss Marple y no puedes más que reirte cuando ella cuenta que "Tuve que ponerme gotas en los ojos antes de ir a dormir, es muy cansado estar todo el rato mirando de reojo. También me duelen los párpados de tenerlos entrecerrados". El libro es corto y optimista. Se disfruta y te deja con una sonrisa en los labios cuando se acaba. Así que ¿para qué más?

Un párrafo más:

"Sophie, ¿qué es lo que me pasa? ¿Soy demasiado exigente? No quiero estar casada sólo por estar casada. No hay nada que te haga sentir más sola que pasar el resto de la vida con alguien con quien no se pueda hablar, o peor, con alguien con quien no se pueda estar en silencio".


4 comentarios:

  1. Yo lo leí hace años, es un libro agradable, ameno que no te cambia la vida pero con el que pasas un buen rato.

    ResponderEliminar
  2. Pues yo también lo he leído hace poco, noviembre creo y lo disfruté muchísimo.
    Como anotas es una novela epistolar muy bien hecha, hace años que no leía una de ese tipo, creo que la última que leí fue cuando estaba en la universidad, no recuerdo el título pero era de Balzac.
    Saludos y tarde, pero les deseo ¡muy feliz año!
    Q.Beta

    ResponderEliminar
  3. Me lo leí hace muy poco, con ciertas reticencias porque cuando fue el boom oí tantas cosas buenas que mi natural desconfiado me hizo pensar mal del libro. Y oye, me encantó!

    Es como lo has descrito y realmente se lo recomendaría a casi cualquiera.

    Yo también creo que si no está basado en Charing Cross, poco le falta, pero sabe crear, sobre esa estructura, una nueva historia y al final me ganó por completo.

    ResponderEliminar
  4. Moli, es un buen libro. No es Proust, pero hay veces que quieres una sonrisa mientras lees.

    Q.Beta, está muy bien escrito para ser original en el modo en que se lee la historia.

    Loquemeahorro, parece que es el libro que se ha leído todo el mundo y a la vez nos lo estamos leyendo. Sí que es una buena recomendación.

    ResponderEliminar