Cartas memorables

"La vida es vida en cualquier lugar, habita en nosotros, no en lo que queda fuera. Habrá gente cerca de mí, y ser un hombre entre la gente, seguirlo siendo para siempre, no descorazonarse, ni ceder ante las desgracias que puedan acontecerme: eso es la vida; es la tarea de la vida. Me he dado cuenta. Esa idea ha entrado en mi carne y en mi sangre. ¡Sí, es cierto! Mi cabeza, que tanto creaba, que vivía la vida más elevada del arte, que había cumplido los más altos requisitos del espíritu y se había acostumbrado a ellos, casi me separan esa cabeza del cuerpo de un tajo. Ahí queda el recuerdo, y todo lo que he imaginado, aunque no haya llegado a encarnarse en mí. ¡Eso me hará daño, sin duda! Pero conservo en mi interior el corazón, la carne y la sangre, las mismas que valen también sirven para amar y sufrir y desear y recordar; y eso, al fin y al cabo, es la vida".
Fiódor Dostoievski. Carta a su hermano recogida en el libro.

Pues me he leído este libro que me ha dejado Bichejo. Ya me había leído con anterioridad Lists of note del que ya os hablé. La idea es más o menos lo que dice el título, recopilar cartas especiales o por el tema, o por el autor, por las ideas o el momento en que se escribieron. Creo que casi todas son muy interesantes y las hay realmente excepcionales como la que le escribe Dostoievski a su hermano después de haberse detenido la ejecución en la que lo iban a matar.

Es un libro desigual como cualquiera que sea una compilación de este tipo. Es imposible que todas las cartas y todos los temas te toquen por igual, pero en general es un libro muy interesante y entretenido. Le agradezco a Bichejo el habérmelo dejado.

Una cosa que me ha llamado la atención es que al ser el libro de otra persona ya venía con las respectivas esquinitas dobladas de lo que le había llamado la atención a Bich. Y me ha llamado la atención porque las cartas que ella señalaba son, en términos generales, las que a mí menos me interesaban. Ya sabemos que somos lectores distintos, pero hemos coincidido en que este libro nos ha gustado bastante.

Al ser tan variado yo diría que es un libro que puede gustar a mucha gente y por diversos motivos. Yo creo que cualquier lector encontrará cartas que le sorprendan o que le lleguen al corazón, cartas breves y otras que se alargan como días sin pan.

Os pongo otro extracto de una carta de Ronald Reagan a su hijo el día de su boda:
"Existe una ley de la física que dice que solo se puede sacar de un recipiente lo que antes se ha puesto en él. El hombre que aporta al matrimonio solo la mitad de lo que tiene sacará exactamente eso. Claro que habrá momentos en que veas a alguien o vuelvas la vista atrás y te encuentres ante el desafío de comprobar si aún tienes lo necesario para dar la talla, pero deja que te diga cuán magnífico es el desafío de demostrar tu masculinidad y tu encanto con una mujer durante el resto de tu vida. Cualquier hombre puede dar aquí y allá con una idiota que comulgue con el engaño, y para eso no hace falta mucha hombría. Sí hace falta ser muy hombre para conservar el atractivo y ser amado por una mujer que te ha oído roncar, te ha visto sin afeitar, te ha cuidado cuando estabas enfermo y te ha lavado la ropa interior sucia. Si después de eso consigues que ella siga experimentando un cálido rubor, escucharás una música muy bella".
En fin, un libro muy regalable y muy entretenido e interesante. Ya estáis tardando.

2 comentarios:

  1. Qué bonita la carta que has elegido. Y sorprendente, al menos para mí, siendo quien es el remitente.

    ResponderEliminar
  2. A mí me gustó bastante esa carta, sí. Lo de que le pegue o no ya no acabo de verlo. Sí que es cierto que estuvo más de 50 años con su mujer, así que algo sabía...

    ResponderEliminar