El libro tachado

"Todos los libros destruidos y quemados y los textos jamás escritos e incluso los ilegibles son el reverso necesario de la literatura que nuestra cultura ha preservado: le sirven de trasfondo pero también de advertencia sobre su propia fragilidad".
Patricio Pron. El libro tachado.

Me compré este libro justamente en el día del libro. También he de decir que me lo compré en ebook porque costaba como la mitad que en papel y la pela es la pela.

Es un libro muy interesante, aunque quizá demasiado profundo. Como muestra os diré que más o menos el 60% del libro son notas y referencias.

Es un libro que trata sobre los problemas del libro y la historia del autor y su hipotética ausencia o sustitución. Cada capítulo trata un tema como, por ejemplo, falsificadores, anónimos, mutilados/empleados/recluidos/bloqueados...

Es un libro para quien le guste la lectura, el libro en sí y saber más sobre el proceso cretivo y editorial, aunque ya digo que es denso, no es para leer sin prestar atención y sin estar dispuesto a releer o mirar las notas. Yo he subrayado un montón de cosas y párrafos, alguno de los cuales daría por sí solo para un post. Por ejemplo: "Como sostiene el autor, “es imposible trabajar con tecnología de la información sin involucrarse al mismo tiempo con la ingeniería social”, y el tipo de ingeniería social que alienta tras buena parte de las redes sociales y de los emprendimientos digitales más populares del momento entraña la supresión del individuo, que es reducido a cientos o miles de fragmentos de información principalmente anónima acumulada en la red con la finalidad de que algún día alguien pueda comercializar algún producto, y el surgimiento de una cierta “mente colmena” –Lanier la llama también “totalitarismo cibernético” – cuya expresión es el anonimato y el linchamiento y un punto de vista según el cual “una masa arbitraria de humanos es un organismo con un punto de vista legítimo”". Muy interesante, como veis.

Yo os lo recomiendo vivamente volviendo a recalcar que no es un libro de divulgación sencillo, aunque está lleno de literatura y de amor por los libros.

Otros párrafos:
"Charles Dickens quemó la correspondencia con sus amantes por razones obvias y las cartas intercambiadas con Wilkie Collins; en este último caso, para que en el futuro no se pudiera determinar cuán importante había sido la colaboración de este último en la escritura de los libros de Dickens".

"No obstante, al tiempo que se multiplican las voces de quienes sostienen que el libro futuro será digital o no será –y las de aquellos que defienden el de papel, inevitablemente–, muy pocos parecen ver que el debate en torno al soporte del texto literario no solo no contribuye a la discusión pendiente en torno al valor en literatura, sino que sirve de excusa también para posponer esa discusión todo lo posible. En otras palabras, que la discusión sobre si leeremos en papel o en digital –y aquí el tiempo verbal es erróneo, ya que la mayor parte de nosotros “ya” leemos en ambos formatos– es agitada por los actores que intervienen en el negocio editorial para no discutir si leeremos a secas, y, en ese caso, qué; y que esto posiblemente se deba a que una discusión de ese tipo no puede sino resultar incómoda para una industria que, con la anuencia y el entusiasmo de muchos escritores, ha desvalorizado el producto literario mediante la repetición de las fórmulas ya conocidas, la instrumentalización del texto –que se ha convertido en reclamo publicitario de políticos y actores o en producto franquiciado de una marca que abarca también filmes, espectáculos deportivos o, en el peor de los casos, performances– y la multiplicación de la oferta".
Hubiera sido, nuevamente, un muy buen libro para el club de lectura. Pero, a lo mejor también por suerte teniendo en cuenta el gafe lecturil que arrastramos, no ha sido así. Corred a leerlo, merece la pena.


No hay comentarios:

Publicar un comentario