Un año de jefe


 Pues sí, cómo pasa el tiempo. Hace un año os estaba diciendo que me habían hecho jefe y aquí sigo. No me he vuelto más alto, ni más guapo; ni más bajo, ni más feo (al menos eso quiero creer). Un año da para mucho y yo creo que he aprendido y le voy cogiendo el truquillo. Al final no creo que sea algo que te cambia por dentro. Creo que uno es bueno o malo con independencia de que tenga gente a su cargo o no. Bueno y malo moralmente, me refiero, claro. Y yo creo que el primer punto para ser bueno en algo es ser buena persona salvo que para lo que quieras ser bueno es para que triunfe el mal tipo Darth Vader o algo así.

Hay muchas personas mejores que yo, pero yo no soy especialmente malo así, en general, así que creo que cumplo con el primer requisito para ser un buen jefe. Hay otras muchas cosas que hay que aprender como motivar a la gente, planificar, repartir bien el trabajo, etc. Pero hay otras que yo creo que no se aprenden. El tener empatía, el ponerte en el lugar de todo el mundo, el ser accesible, el tener siempre un momento para atender al que necesita que le escuches o que le ayude... yo creo que todo eso te sale si eres buena persona.

En este año hemos pasado de ser tres a ser cinco y seremos diez dentro de dos meses y tal vez más a final de año. Así que por ese lado va bien la cosa. También aumentan las responsabilidades porque si no van bien las cosas y si no se consigue el suficiente trabajo puede que haya que reducir el equipo, ¡quién sabe!

Dentro de las cosas buenas que he aprendido puedo decir que tengo más confianza en mí mismo y soy capaz de transmitir lo que hacemos a gente que no tiene el conocimiento técnico para comprenderlo en detalle. También he intentado usar los medios de la empresa para darnos a conocer y buscar oportunidades desarrollando nuevas capacidades en el departamento. Ahora somos expertos en campos electromagnéticos que la verdad es que es algo que mola.

También estoy más suelto dentro de la empresa, conozco a más personas, hay mejor rollo. No es que yo sea especialmente malencarado ni distante, pero sí que soy un poco tímido y a veces puedo parecer un poco borde. También me cuesta iniciar una conversación con gente que no conozco, pero intento forzarme a hablar y tirar p'alante.

Dentro de la empresa creo que estoy bien valorado. Especialmente por mi jefe que confía bastante en mí. Esa es una novedad que sigue sorprendiéndome. Eso de que te digan que eres la leche es algo a lo que podría acostumbrarme aunque sepa que no es verdad.

También cada vez dedico más tiempo a gestionar, planificar y facilitar el trabajo a los demás que a hacer el mío, aunque es cierto que justamente eso será mi trabajo casi exclusivo cuando el equipo crezca un poco más, pero aún hago trabajo técnico. Creo que más que de gestión, al menos hasta el momento.

En general puedo decir que estoy contento. Bastante contento. Hay momentos malos, claro. Hay tensión y momentos de estrés. Hay días que me despierto a las dos de la mañana pensando en algo del trabajo. Pero en términos generales me veo hecho a la situación e intentando hacerlo lo mejor posible. Y es que cuando das todo lo que tienes no estás obligado a más. “Eso es imposible. Nadie puede dar más del 100%. Por definición. Eso es lo más que uno puede dar”.

7 comentarios:

  1. Aunque parezca incongruente, dada mi situación actual, puedo ratificar que es posible ser jefe y buena persona. En esta última etapa lo he comprobado.
    En lo de la empatía lo has clavado. Aquel que la usa debe ser bueno por narices
    Estoy segura de que tú también lo eres.
    Enhorabuena a ti y a tus compañeros!

    ResponderEliminar
  2. Yo intento ser buena persona y creo que es la base para ser buen jefe, Phaskyy. Lo de ser buen jefe espero que me vaya saliendo.

    ResponderEliminar
  3. ¡Pues me alegro mucho de que te vaya así de bien Desgraciaíto!
    Por cierto, lo de saber ponerse en el ligar del otro, tener un momento para oírles... Eso es porque eres buena persona, pero también porque tú has pasado por ahí antes. Ya sabes, "para saber mandar, tienen que haberte mandado".

    ResponderEliminar
  4. Creo que tienes razón, Sara. No sólo es que haya pasado por ahí, sino que he pasado por ahí y vi lo que no me gustaba. Vi lo malo e intento evitarlo.

    Gracias, Saramaga.

    ResponderEliminar
  5. Claro que serás un buen jefe (si es que aún no lo eres, que lo dudo).
    En el circo vimos lo malo y lo bueno a veces, que también había, y de todo se aprende.
    A mí este año con lo de que se han ido los jefes por encima, uno seguido de otro, me han dicho que ya me ven como candidata, pero yo aún no me veo. Creo que aún me queda la parte de saber vender lo que hacemos y saber qué hacer con la gente. Pero es bonito que te digan que confian en ti para hacer algo que ni tú mismo te crees del todo.
    Mucha suerte este segundo año y que el equipo siga creciendo, Tienen mucha suerte de tenerte.

    ResponderEliminar
  6. Eliahh, el circo fue una buena escuela para la vida, más de lo que no se debe hacer que de lo sí. Hay una parte de ser jefe que se aprende y creo que hay otra, la de ser buena persona, que tienes que llevarla de serie.

    ResponderEliminar