Historia de dos ciudades

"Eran los mejores tiempos, eran los peores tiempos, era el siglo de la locura, era el siglo de la razón, era la edad de la fe, era la edad de la incredulidad, era la época de la luz, era la época de las tinieblas, era la primavera de la esperanza, era el invierno de la desesperación, lo teníamos todo, no teníamos nada, íbamos directos al Cielo, íbamos de cabeza al Infierno: era, en una palabra, un siglo tan diferente del nuestro que, en opinión de autoridades muy respetables, solo se puede hablar de él en superlativo, tanto para bien como para mal".
Charles Dickens. Historia de dos ciudades.

Pues aquí estoy otra vez con Dickens. Y es que Dickens es de lo mejor que puede leerse hoy en día o cualquier día. Además este año vamos a leer Grandes Esperanzas en el club de lectura.

Este libro me lo compré en una oferta de Amazon (¿y cúando no es fiesta?) y le he dado la oportunidad estas navidades después de haberme quedado atragantado con el del club de lectura de por qué fracasan los países. No me he resistido a poner la primera frase que, además de ser de las más famosas, es una de esas frases con las que sabes que no te has equivocado de libro y sabes que te va a gustar.

Por contar un poco sobre el libro diré que trancurre, como dice el título, entre dos ciudades: Londres y París, en el periodo de la revolución francesa: desde unos años antes hasta el Terror y la guillotina. Nos cuenta la historia de una familia que pasa por bastantes penalidades a lo largo del libro. Por supuesto que es folletinesco y hay buenos muy buenos y malos muy malos. Hay conspiradores, secretos, rencores del pasado... en fin, todo lo bueno de una historia en la que te vas metiendo y de la que quieres saber más y más.

Os pongo algunos párrafos:
"Aunque la hija del doctor había salido de Francia siendo muy niña, debía sin embargo a su país natal la facultad de hacer mucho con pocos recursos, facultad preciosa que es uno de los rasgos más útiles y apreciables de los franceses, en los cuales parece innata".

"El castillo del señor marqués era una gran mole con un inmenso patio de piedra en la entrada, en el que se juntaban dos anchas escalinatas de piedra en forma de herradura sobre un terrado de piedra donde se abría la puerta principal. Un conjunto realmente pétreo, con gruesas balaustradas de piedra, y urnas de piedra, y flores de piedra, y rostros humanos de piedra, y cabezas de león de piedra, en todas partes. Se había dicho que a finales del siglo XVI, en el momento de terminarse el edificio, la cabeza de Medusa había paseado sobre él su mirada".

"El acusado habría podido creer, a juzgar por los jurados y el público, que se había invertido el orden natural de las cosas, y que los criminales juzgaban a los hombres de bien. Todo lo más vil y más atroz que hay en el populacho de una gran ciudad dirigía los debates, hacía estrepitosos comentarios, reprobaba y anticipaba y precipitaba el fallo sin la menor oposición por parte del tribunal".
Si no lo habéis hecho, corred a leerlo porque no os arrepentiréis. También tengo que decir que esta es una historia inferior, por ejemplo, a David Copperfield. Al menos en mi opinión.

Termino hablando de la edición que he leído y que es bastante buena e incluye las ilustraciones originales de la primera edición.


10 comentarios:

  1. Cuando lo leí, no podía comprender por qué había tardado tantos años en hacerlo. Además llegó en una de esas épocas en las que nada te llena, abandonando un montón de libros, haciéndome recuperar la ilusión por encontrar estos "tesoros".
    Al contrario que tú, me gusta más que David Copperfield.

    ResponderEliminar
  2. Para gustos hay Dickens, Tita! En cualquier caso son libros buenísimos.

    ResponderEliminar
  3. Siempre un placer volver a los clásicos, en este caso además con la perspectiva de comprobar que cualquier tiempo ya ha sido.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Sí, Pilar V, cualquier tiempo ya ha sido, aunque eso no quita dramatismo.

    Dickens advierte al principio de que todo lo que cuenta de la Revolución es cierto, que son casos reales y es estremecedor.

    ResponderEliminar
  5. YO hubiera preferido leer este a Grandes esperanzas (pero por un prejuicio porque vi la peli y me aburrí), pero bueno, para el año que viene.

    ResponderEliminar
  6. A mí me han traído los Reyes este libro, justo la edición de la foto. Ahora mismo estoy leyendo David Copperfield, mi estreno con Dickens y me está encantando. Es de Alba Minus también, y también tiene las ilustraciones originales. ¡Viva Dickens! XD

    ResponderEliminar
  7. Pues ahí lo tienes para cuando quieras, MG.

    Así me gusta, Saramaga. Viva Dickens! El que dices de David Copperfield también es el que me leí yo.

    ResponderEliminar