Mi nuevo compañero de despacho


Llevo esperando tiempo para empezar a escribir algo en el blog buscando una entrada pletórica, pero como la gran inspiración no llega, voy a empezar por una chorrada. Mi nuevo compañero de despacho.

Para los que no me conozcáis, hasta hace un año estuve trabajando en Madrid en empresas de esas en las que entras a las 9 y sales a las 3 (ambas AM). Cada cierto tiempo te mandaban a las antípodas a resolverle a alguien un problema porque eras el mayor experto del mundo en ese problema. Problema del que no tenías ni puta idea pero no se te podía notar, porque el que te había pagado el viaje se podía mosquear bastante si se enteraba de que todo tus conocimientos en la materia los habías sacado de los 10 primeros resultados de Google. Hace un año me vine a la ciudad de las calles sin nombre a un trabajo en un entorno digamos "más estático". Y el año nuevo me ha traido un regalo. Un nuevo compañero de despacho. No tenemos demasiado en común. Está a punto de jubilarse, llevaba 20 años en su último puesto y, como le dice a todas las personas con las que habla por teléfono (en serio, A TODAS) está bien un cambio de vez en cuando. Dada su edad y la mía, me da consejos. Me dice que guarde el portátil en el cajón con llave para que no me lo quiten, que reclame mis derechos, que coja días de vacaciones, me cuenta cómo tengo que usar la impresora... No se los pido, pero él me los da. Otra cosa muy característica es que habla por teléfono ALTÍSIMO. Tanto que, si estoy hablando yo con alguien me tengo que salir del despacho, porque le oyen más a él que a mí. Soy incapaz de hacer nada cuando él habla. Mi cerebro monotarea es incapaz de abstraerse en algo que no sea escuchar su conversación. Supongo que habla tan alto para hacer juego con el volumen que tiene puesto en el tono del móvil. No sabía que hacían móviles que sonasen tan alto. Precisamente por esto, al contrario de lo que pueda parecer, estoy encantado. Cada vez que suena su móvil, la paz desaparece 5 minutos, pero soy incapaz de llevarme mal con alguien que tiene como tono "Resistiré".

3 comentarios:

  1. Yo el otro día estuve hablando con un comercial y en un momento me dice: 'se nota por la voz que debemos tener la misma edad'. Se empeñó (como todo buen comercial) en que quedáramos para que me pudiera dar la información en mano y... resulta que tenía sesentaypico años!! O sea, que o tengo la voz de tu compañero o es un comercial muy metepatas, porque estando en la edad de jubilarte, la posibilidad de acertar con la frase 'se nota que debemos tener la misma edad' es muy remota.
    En fin, bienvenido al otro lado. Ya vea que es más fácil comentar que hacer un post. Sigue escribiendo, que ha estado muy bien.

    ResponderEliminar
  2. Qué guay darnos codazos por ser el primero en colgar el post del día. Mooola (dígase cómo Sheldon cuando dice Mooola). Yo no tengo despacho pero compartí cruceta en campa con uno que hablaba altísimo. Su excusa era que oía mal (del otro oído). Además sus conversaciones habituales eran broncas con su cuñado. Era un elemento, siempre me cayó mal y después de la primera bronca con su cuñado peor. Pero, claro, él no tenía 'Resistiré'. No recuerdo que tenía, seguro que algo del palo del señor de los anillos o alguna palabra en húngaro (esa es otra historia).

    Bien sabes que yo tampoco podría resistirme a 'Resistiré'.

    Verás que una vez perdida la vergüenza y colgada la primera chorrada (y tu primera está muy bien, si no juzga por el número de comentarios) se hace todo más fácil y ya todo es 'de colgar y de colgar'.

    ResponderEliminar
  3. He de reconocer que, aparte del volumen, es una persona encantadora. Por cierto, releyendo la entrada he encontrado dos gazapos bien gordos (que ya están corregidos). Agradezco la ausencia de críticas al respecto, sobre todo teniendo en cuenta mis primeros comentarios.

    ResponderEliminar