Arrivederci Roma


Buenos días a todos. Ya estoy de vuelta de Roma. Para empezar diré que lo que más ganas tenía de ver, que era el Panteón, no lo he visto, pero, desde luego no me voy defraudado de la ciudad.

Visité los foros romanos. Es impresionante estar al lado del altar dónde pusieron a César asesinado, visitar la casa de Augusto, ver la columna trajana... tantas cosas maravillosas...

Aproveché de que viajaba con un compañero de trabajo italiano y anduvimos, anduvimos y anduvimos. Estuvimos desde las dos a las siete de la tarde andando y sólo nos sentamos un rato en un bar para turistas en el que nos clavaron cinco euros a cada uno por un helado. Después de visitar el foro por todas partes vimos el Coliseo, aunque sólo por fuera. Nos dirigimos a la via del Corso y pasamos cerca del Panteón, pero no quise ir porque estaba muy cansado y no quería que eso me influyera. Vimos la fontana di Trevi que es absolutamente espectacular, parece que se va a salir de la plaza. Por supuesto, todo estaba cuajado de turistas... españoles. Había manadas de chavales en viaje de lo que fuera por todas partes, había muchos que iban con banderas del Vaticano y de España, vimos a un reportero de Caiga Quien Caiga grabando un reportaje (yo ni siquiera sabía que seguía existiendo ese programa). Llegamos a la Piazza di Spagna donde se había desmayado un tipo y había más gente mirándolo que mirando la plaza. Seguimos hasta la Piazza del Popolo, vlovimos a bajar la vía del Corso y mi compañero decidió que fueramos a ver el Vaticano. cruzamos el Tíber, vimos el castillo de Sant'Angelo (Mausoleo de Adriano, cosa que no sabía el italiano) y llegamos al Vaticano que no me pareció tan impresionante como pensaba. Ves las dimensiones y sabes que es enorme, pero lo vez recogidito. Estaba una orquesta y coro ensayando para una misa, supongo que de Semana Santa. Finalmente de aquí nos fuimos al metro y a Termini. He mirado en Google Earth y el recorrido aproximado que hicimos fue de más de diez kilómetros.

Por otro lado, el hotel Champagne Palace, contra todo pronóstico, no era un prostíbulo. Era un hotel aceptable con la única contrariedad de que el agua caliente caía en forma de hilito minúsculo. En fin, hasta aquí la parte turística del viaje, ahora llega la parte dramática. La parte dramática se relaciona invariablemente con los aeropuertos. Para empezar, mi compañero tenía que facturar su maleta porque ya se iba de vacaciones a Italia. Había facturado on line y sólo tenía que facturar la maleta, pues bien, la cola de entregar maletas era diez veces más larga que la de facturar. Intenté que nos dejaran dejar la maleta en los puesto de facturación, pero fue imposible. Después tuvimos que pasar el control de seguridad. Aquí es donde te das cuentas que somos rebaños de vacas como los de las películas de John Wayne, pero, claro, sin toda la épica de Río Rojo. Te estabulan en fila como si fueras al matadero y se lucha por un hueco y por una bandeja como si te fuera la vida en ello.

Fue bastante desagradable, pero lo pero estaba por llegar, o, más bien, cuando quise volver. Llegué a Fiumicino con unah ora y cuarenta minutos de margen sobre la hora de salida. Los mostradores estaban vacíos y al facturar me dijeron que había overbooking, que si alguien fallaba tendría plaza y que si no, a esperar a otro. Me dijeron que fuera a la puerta D9 y cunado estaba yendo ví en las pantallas que la puerta era la D2, fui a la D2 y no aparecía el vuelo, fui a la D9 y no aparecía el vuelo. Volví a la D2 y... apareció!! Pero eramos solo una decena de personas, entre ellas otras tres que estaban el overbooking. Y, de repente, apareció un rebaño de unas doscientas cabezas adolescentes que echó por tierra cualquier posibilidad de que fuera a haber plazas. Esperamos a que embarcara todo el mundo y quedó una plaza que no fue para mí. Nos dieron la nueva tarjeta de embarque y nos dijeron que en media hora se embarcaba en la D3. Me fui a por un bocadillo cerca de la D9 y volví. Al rato nos dijeron que la puerta de embarque sería la D9... otra vez para allí. Cuando ya llevávamos un buen rato y estaba una azafata tecleando en el ordenador y de auqí para allá como si estuviera descubriendo la cura del cáncer nos dijeron que... fuéramos a la D8!! Nos fuimos y mientras esperábamos decidieron que tenía que facturar mi equipaje de mano. Yo ya no tenía fuerza para protestar y me dejé hacer. Me dieron una pegatina de resguardo que ponía lo siguiente:

'Equipaje facturado según tarifa incluyendo las limitaciones de responsabilidades contenidas en ella. Este no es el billete de equipaje descrito en el artículo 4 del Convenio de Varsovia y revisado por el Protocolo de la Haya de 1955'

Me recordó al no-cumpleaños de Alicia en el país de las maravillas o a Magritte con su 'Esto no es una pipa' Está bien que te digan que no es el billete descrito en el artículo 4, pero te podían decir qué es... es más fácil, porque también te podían decir que no es una lechuga ni un pokemon.

Al final embarcamos con hora y media de retraso más la hora y pico más tarde que salía este vuelo respecto al otro. Al ir a embarcar dije que si la maleta la podía meter dentro y me dijeron que no había ningún problema, que había mucho sitio.

En fin, esto va quedando largo. Como experiencia positiva está Roma. Además me estaba leyendo un libro con citas célebres de Mark Twain y aquí os dejo esta con la que me estuve riendo un buen rato:

It reminds me of the man who was reproached by a friend, who said,

"I think it a shame that you have not spoken to your wife for fifteen years. How do you explain it? How do you justify it?"

That poor man said,

"I didn`t want to interrupt her."

4 comentarios:

  1. Antes que nada, mueran los aeropuertos y las compañías aéreas. Mi más absoluta solidaridad.

    Respecto a Roma, es maravillosa, la primera vez que vi el Coliseo lloré como un idiota, pero ya sabéis que yo soy de romanos. Y la primera vez que entré en el Panteón lloré como un idiota, pero porque soy idiota y un sentimental.

    Por eso mi más absoluta repulsa para tu idea de dejar el Panteón para mejor ocasión. La mejor ocasión para verlo siempre es HOY. El único eximente es la muerte, y tengo mis dudas. Como no me creo que dejases esta taréa programada antes de irte, o escriba un doble por ti (voy reconociendo el estilo), deduzco que estás afortunadamente vivo.

    Ya te vale :)

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón. Es que estaba muy cansado. Nos fuimos de los foros porque era la hora de cerrar y supuse que también estaría cerrado el Panteón.

    No tengo excusa. Le comenté al italiano que quitas de Roma lo que hicieron Trajano y Adriano y no te queda prácticamente nada y se picó bastante.

    ResponderEliminar
  3. Hombre, es que es para picarse!!!

    Porque por ejemplo a Madrid le quitas lo que hicieron Trajano y Adriano y te queda pues eso, Madrid. (Futuras generaciones hablaran de estas cosas quitando lo que hizo Gallardón, si no al tiempo)

    Pero tranquilo que el Panteón lleva allí casi dos milenios, te esperará.

    ResponderEliminar
  4. Eso mismo dije yo de Barcelona, que quitabas lo que había hecho Gaudí y se veía en una hora

    También se mosquearon un poco.

    ResponderEliminar