El bocadillo, ese gran desconocido


Hoy me propongo hablar sobre algo que me puede crear conflictos familiares, pero como dijo aquel: 'Audaces fortuna iuvat'.

Yo ya sabía lo que era un bocadillo. Para mí un bocadillo es algo bastante simple. algo como dos trozos de pan y cosas dentro. Normalmente pocas cosas y sin salsas ni aderezos. Os pondré un ejemplo: un bocadillo de salchichón es pan, salchichón y pan; un bocadillo de queso es pan, queso y pan; un bocadillo de jamón es pan, jamón y pan. Admito ciertos cambios como el bocadillo de jamón con tomate o anchoas con tomate, pero no admito echarle salsa 'ranch' y demás guarrerías a las que tan aficionada es Anniehall.

Para ella un buen bocadillo de salchichón tiene que tener mantequilla (sí, como cuando éramos chavales y nos ponían las mediasnoches en los cumpleaños) y, si es salchichón ibérico, pues miel sobre hojuelas. Yo, cuando veo algo así me rebelo y me rebelo como Manolo Escobar y le digo: 'sólo pondrás mantequilla a un bocadillo de salchichón ibérico por encima de mi cadáver', aunque, claro, al final hace lo que le da la gana.

Cualquier cosa tiene cabida para un bocadillo de Anniehall. Pon tres o cuantro cosas totalmente incongruentes entre pan y para ella será delicioso. Algún ejemplo podría ser: mantequilla, mayonesa, salchichón y sardinillas; (¡uhmmm, qué delicia!) otro podría ser de lechuga, chorizo, mostaza dulce y alubias. En fin, os hacéis una idea. Cosas que para mí mancillan el buen nombre del bocadillo.

Recuerdo una vez que nos íbamos de viaje a Portugal y yo tenía que pasar por casa, prepar los bocadillos, recogerla e irnos pitando. Hablé con ella por teléfono y me dijo que quería un bocadillo de queso con aceite de oliva y tomate. Se lo volví a preguntar y me dijo que sí, que sí, que muy rico, que el queso con un poquito de tomate y un chorrito de aceite de oliva era riquísimo. Yo me atuve a su receta y se lo preparé tal y como me dijo.

Paramos en un área de servicio y cuando ve su bocadillo me dice: '¿Pero esto qué es?' en plan Matías Prats. Yo tuve fuerzas para decir: ' lo que tú me has pedido, cariño'. El diálogo siguió:

- Pero, ¿no te pareció raro?
- Pues claro que sí, por eso te lo repetí.
- Ay! Es que me equivoqué y en vez de queso quise decir jamón york.
- Si me lo imaginé, pero como insististe y te haces esos bocadillos tan raros...
- Pues está bueno.
- Pues me alegro.

Además, por si no fuera poco, me acosa y se burla de la simplicidad de mis bocadillos. Normalmente compro jamón serrano para hacerme bocadillos y miro en el súper si está muy crudo o no, si tiene un poquito de veteado, cosas así. Y ella se ríe de mí mirando los paquetes de jamón diciendo 'ya está el gourmet del jamón malo!!, si es malo no hay tanto que mirar!!'.

Lo que os dije, yo, hasta que conocí a Annie, no sabía lo que era un bocadillo, aunque ahora que lo sé prefiero aún más lo que tomaba antes. Llamemoslo... bocadillo AC (Antes de Conocer_a_Annie)?

11 comentarios:

  1. Reconozco que el bocadillo de salchichón con mantequilla es uno de esos placeres culpables que dicen. Y también que en tiempos tomé galletas maría con foie gras (cuando era lo único que había en casa, eran otros tiempos)

    Pero lo otro que describes ahí no lo he comido nunca.

    Y lo del queso con aceite fue así, pero alegaré como eximente que estaba embarazada.

    ResponderEliminar
  2. Es cierto, nunca te has tomado bocadillos de salchichón con sardinas, pero no lo descarto.

    ResponderEliminar
  3. Las penas con pan son menos. Menos, pero salchichón ibérico con mantequilla sigue siendolo

    Ah, y estoy con ND, no todos los jamones malos son iguales

    ResponderEliminar
  4. Este post suena a ajuste de cuentas del fin de semana, da miedito :)

    Pero centrándonos en el post, me sumo a que no todos los jamones malos son igual de malos, proclamo que no todas las combinaciones son posibles y que los mejores bocatas son los que se comen en el descanso de un partido de fútbol.

    Los mejores para esa ocasión son.
    Medalla de bronce: tortilla de patatas con pimientos fritos.
    Medalla de plata: jamón ibérico con rodajas de tomate natural aderezado con un chorrito de aceite de oliva virgen extra (de Jaén por supuesto).
    Medalla de oro: cabeza de jabalí ibérico con pistachos entre doble capa de queso tierno.

    ResponderEliminar
  5. O sea, no vale salchichón con mantequilla pero sí cabeza de jabalí con pistachos??? Manda huevos (con jamón y patatas sin bocadillo).

    ResponderEliminar
  6. Yo, Juanjo, ahí tengo que darle la razón a Annie, eso ya de la cabeza de jabalí con pistachos entre doble capa de queso tierno podría participar en un concurso de comida fashion.

    ResponderEliminar
  7. A ver, que los pistachos no se añaden después, es que al hacer el embutido ya se lo ponen, es delicioso, aunque todo el mérito hay que dárselo al gorrino. Yo lo compro en hipercor (perdón por la publi) y es muy rico.

    ResponderEliminar
  8. El mejor bocadillo de mi vida me lo dio mi abuela en un viaje en tren que me tocó por sorteo entre los primos porque no cabíamos todos en el coche. Y fue tan simple como una medianoche de jamón york.

    También fue la mejor mandarina que he comido nunca.

    ResponderEliminar
  9. Ahí también tiene que ver el hambre y los recuerdos, que son muy traicioneros. ¿Te acuerdas de si la medianoche tenía mantequilla?

    ResponderEliminar
  10. El bocadillo no me acuerdo, la mandarina seguro :)

    ResponderEliminar
  11. Annie me ha amenazado con la muerte si no aclaro que en mi casa los bocadillos de queso manchego con tomate, aceite, sal y orégano, un poco calentitos en la plancha son la cena estrella. Lo de la mantequilla se lo perdono porque la aprecio, que si no...

    Tochi.

    ResponderEliminar