Librillo de estilo

Queridísimo Sr. Cachivachex,

De sobra sé que en tu mundo no hay mucho sitio para la diplomacia y que, tal vez, en esa tu burbuja la educación más básica no tenga lugar. A pesar de ello me voy a permitir hacerte una serie de recomendaciones por si quieres que en el futuro este tipo de comunicaciones, llamémosle comerciales, tengan el éxito esperado.

La primera, sobre las introducciones. Está bien ir al grano y ser directo, sí, nada peor que un rollo preliminar absurdo, falso y que resulte cansino. Pero, querido, hace años que no nos vemos ni sabemos de nuestras vidas así que no estaría de más un ‘¿Cómo estás? Te escribo este correo para…’. No hace falta entrar en detalles pero qué menos que interesarse por el que te lee.

La segunda, sobre el uso del imperativo. Obviamente el propósito de tu misiva es procurar que el mayor número de gente conozca el cachivache en cuestión. Eso lo tienes clarísimo. Pero, ¿qué tal una invitación? ¿y una sugerencia? Ya veo que no, tú como buen castellano austero y directo le das al imperativo y me conminas primero a visitar, para después apremiarme a reenviar (sobre esto hablaré después) y finalmente exigirme la adhesión. Pues, chato, conmigo en ese plan vas dado. No sé si el resto de tu lista de correo será como yo, pero de mí, si en lugar de invitarme me exiges, no conseguirás nada. Es más, hace tiempo que borré tu correo sin por supuesto visitar los enlaces. Además no tengo Facebook. Va a ser que no sabías que no estoy entre tu público objetivo.

La tercera, sobre el abuso. No contento con casi obligarme a conocer las supuestas bondades de tu producto vas y me ordenas que reenvíe tu correo a todos mis contactos. ¿Pero de qué vas, tío? Bastante tengo con aguantar yo este compendio de mala educación, concentrada eso sí, para además tenérsela que dar a conocer a mis contactos. ¿Para qué? ¿Para que vean hasta qué punto se puede llegar en falta de educación y de visión comercial? ¿Para que descubran la clase de gente que conozco? Pues mira, paso.

La cuarta, sobre la ortografía. Aquí no me extenderé. No ha mucho que me explayé sobre el tema y francamente, ya te he dedicado mucho esfuerzo hoy. En resumen, si Cachivachex se ha construido sobre los mismos sólidos conocimientos que tu correo se construyó sobre ‘empieze’, no me inspira ninguna confianza.

La quinta y última, sobre las despedidas. Del mismo modo que escatimas en introducciones también eres cicatero en las despedidas. Total ¿para qué intentar arreglarlo al final si ya la has cagado en el resto? Como no pierdo la esperanza, ilusa que es una, no dejo de recomendarte que en próximas ocasiones consideres incluir un agradecimiento y despedida del tipo ‘Agradeciendo el interés y el tiempo que me has prestado me despido y te envío un afectuoso saludo’ o algo similar. Si quieres no ya en atención al otro y su tiempo sino, con un fin del todo mercantilista, para que el que te lee se sienta al menos respetado y, tal vez, inclinado a prestar atención a tus delicadas sugerencias anteriores. A lo mejor estoy hecha una antigua pero a mí esas cosas me importan, ya ves tú.

Esperando que mis recomendaciones hagan mella en ti me despido. En caso contrario, por favor, abstente de comunicarme tus próximas aventuras patentadas.

Todo esto viene a que hace unos días recibí lo que reproduzco a continuación:

“Esto no es spam, ni ninguna cadena.

Os mando directamente este correo con un link de la página de Cachivachex para que la visitéis y la reenviéis a vuestros contactos. Parece que hay que generar tráfico en internet para que empieze a aparecer en google y se dé más a conocer. Si teneis facebook uniros al grupo.

Hay más información del invento en facebook que en la página.”

A continuación incluía el link que como ya habréis adivinado no tenía la más mínima intención de incluir en esta entrada ni en ninguna.

5 comentarios:

  1. Me niego a creer que el nombre comercial fuera Cachivachex, por favor dime que no es así!!!! Es que además de tener batante cara (algunos lo llamarían desparpajo)comercialmente es un poco negado.
    A mí me da mucho pudor hacer publicidad de nada, ni del blog. Un día le mande un enlace a un ex compañero de trabajo, con el que no me mando correos todos los días, porque era de un tema que pensé que le iba a gustar. La respuesta fue la merecida, pensaba que me sacaba un dinero por cada pinchazo en la página, desde entonces nunca más.
    Y qué manía le tienes al Facebook!!!

    ResponderEliminar
  2. No hombre, lo de Cachivachex es para darle un nombre al tipo y al invento. El correo era tan malo que ni siquiera lo ponía.

    Y sí, no me gusta el facebook. No tienes más que ver la clase de gente que lo usa :)

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que la mitad de esos correos los tiene que escribir directamente un programa informatico. No creo que haya nadie capaz de escribir eso pensando que alguien pique...
    Claro que si el cocinero de Teletienda vende cuchillos...todo puede ser

    ResponderEliminar