La repostería y yo, historia de MI cabezonería (II)

He decidido hacer un post de respuesta al de ayer de mi amada esposa. Yo no soy un fan de la repostería en general. Hay cosas que me gustan mucho y cosas que a todo el mundo le gusta y a mí no. Por ejemplo. En general no me gustan las tartas de chocolate ni los helados de chocolate. Me resultan super empalagosos y no los disfruto. Debo ser de los pocos a los que ante la visión de una tarta de chocolate en vez de ponerse a salivar se pone a pensar 'si me meto eso se me pega el esófago y las tripas'. Hay excepciones como el brownie que sí que me gustan, aunque tiene que ser acompañado de su correspondiente helado de 'bandilla' (que es como J dice vainilla).

Soy mucho más de crema y nata. Dadme buñuelos, cazoletas de crema, petit choux (este palabro! He tenido que buscar como se escribía...) y cosas así. También me encanta el chocolate chocolate y los bombones y me chiflan los helados (menos los de chocolate). Parece ser que J ha salido a mí y es de nata y vainilla. Ayer fuimos a tomarnos un helado mientras su hermana estaba en un cumple y según íbamos de la mano le pregunté que qué helado iba a querer y me dijo 'de nata solo' levantando el dedo índice como para dar más importancia a su deseo. Ahí me puse blandito porque me vi reflejado en él, me vi a mí mismo de pequeño de la mano de mi padre cuando nos pedíamos ambos un helado de mantecado o de vainilla.

Me gustan las cosas sencillas. Anniehall se pone a hacerme rabiar (junto con mi madre) cuando mi madre compra una empanada de jamón y queso que a mí me gusta mucho y a ellas les parece intragable. Les hace mucha ilusión meterse conmigo cuando yo no me he metido con nadie diciéndome 'pero si es que eso tiene que estar sequísimo', 'eso se te cae en un pie y te deja cojo', 'cómo te gusta eso en vez de la de atún!' carcajeándose. Cómo se aprovechan de mi bohomía... pero me he salido del asunto de esta entrada que es la repostería y pastelería.

En cuanto a mis pinitos reposteros tampoco han sido muy allá. Aprendí a hacer una tarta de manzana de esas del vaso de de yogur y me quedaba rica. Alguna vez hicimos Anniehall y yo un brownie al alimón que no nos quedó mal y una vez hice trufas que me quedaron bastante aparentes. El arroz con leche me queda muy rico, pero fuera de eso prefiero ser catador que perpretador. Tampoco se me entienda mal, que ya sé que vosotros tenéis la mirada sucia y la mente aún más sucia. No HE DICHO que Anniehall perpetre postres. He dicho que yo los perpetraría, que es distino. Además, la mayoría de las cosas que hace Anniehall están muy buenas. Es cierto que algunas no son perfectas y tienen campo de mejora y hay alguna que sería mejor tirar al campo, pero esas son solo unas poquitas. Aún recuerdo con deleite los rollos de canela que hizo hace un mes o dos. Juanjo no me dejará mentir y dirá la verdad (ya la dijo en su momento) que es que estaban buenísimos. El tiramisú que hace es de quitarse el sombrero, mejor que el mío.

Así que os digo que estoy muy contento de catador oficial de los experimentos reposteros de mi señora esposa, puesto que defenderé con uñas y dientes porque además cada vez hace cosas más ricas. Como todo en la vida, la experiencia es muy importante en el mundo repostero. Así que ya lo sabéis, si alguien quiere probar los postres de Anniehall... ¡que se ponga a la cola!

6 comentarios:

  1. A mí también me enternece J levantando su dedito con la nata y tú poniéndote blandito...

    ResponderEliminar
  2. Gracias por comentar, aunque solo sea porque no pase como el post menos comentado de la historia blogueril.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Yo no soy muy de postres, pero a estas horas, la foto me ha abierto el apetito...mmmmm

    ResponderEliminar
  4. Gracias por comentar, Anita, aunque solo sea por la foto... ;-)

    ResponderEliminar
  5. Los rollos de canela eran espectaculares, tanto que si ahora mismo pudiera pedir un deseo mandaría al carajo la paz mundial y pediría uno. El tiramisú también es de primera y el bizcocho de zanahoria riquísimo.

    Vamos, uno es superfan de la señora hall!

    ResponderEliminar
  6. Es que ella es muy exigente, quiere que le queden como en las películas americanas años 50 y hay que darse cuenta de que eso era atrezzo...

    ResponderEliminar