The Sound of the West Side Lady

No es ningún secreto que me gustan los musicales. Además alguien ya divulgó por ahí que me gustan los cotilleos. No solo del Hola. También me sé muchos cotilleos de los entresijos de las películas, los actores, los directores... Nada de datos técnicos, que lo mío es la carnaza.

Así que hoy me voy a calzar una historieta que mezcla mis dos ‘pasiones’ (ejem): cotilleos y musicales. En particular sobre los cotilleos que relacionan tres grandes musicales: ‘Sonrisas y Lágrimas’, ‘West Side Story’ y ‘My Fair Lady’. (Espero que alguien llegue hasta el final).

A simple vista es muy fácil relacionarlos. Son tres musicales de los sesenta, dos de ellos además dirigidos por Robert Wise. Sí, eso es lo fácil. Pero no es solo eso.

Como ya sabemos, muchas veces al hacer los repartos de las películas no se elige a los actores tanto en función de sus dotes interpretativas, y en el caso de un musical de su preparación física y la calidad de su voz, sino también de otros condicionantes no necesariamente artísticos. O simplemente, no se encuentra a quien reúna todos esos requisitos necesarios a ojos del director.

Pues eso les pasó a Wise y a Cukor cuando se pusieron a buscar a su María y su Eliza, respectivamente. Si bien Natalie Wood no tenía mucha pinta de puertorriqueña ni tampoco era una tiernísima adolescente ya en el 61, sí era preciosa y conservaba cierto aire de candidez fundamental para el personaje. Además por aquel entonces era toda una estrella, supongo que muy necesaria para un reparto que tampoco andaba sobrado de ellas. Y no me refiero al talento sino a la popularidad. Un musical es muy caro y hay que venderlo.

Tampoco Audrey había nacido en Londres. Sin embargo tenía un extraño acento británico ¿neutro? fruto de su paso por un internado inglés en su infancia para después y pasar parte de su juventud en Holanda. Lo que está fuera de toda duda (para mí al menos) es que su porte distinguido la hace perfecta para la Eliza pigmaleonizada. Y tengo clarísimo que el vestuario de Beaton no le habría quedado a nadie mejor que a ella. Aunque está por ver si la talla de una dama victoriana se acercaba a la de la delgadísima Audrey. También Audrey ya era en el 64 toda una estrella.

Pues eso, que a mí me parece que Cukor y Wise estuvieron muy acertados. Salvo por un pequeño detalle. Ninguna de las dos tenía la voz necesaria para las canciones que tenían que cantar.

Y como tampoco ninguna de las dos era tonta ambas sabían que si no querían quedar mal tenían que ponerse a la tarea. La leyenda cuenta que las dos se pusieron seriamente a ello y que contrataron profesores de canto. Que interpretaron sus escenas y grabaron las canciones como si de verdad fueran a aparecer en la versión final de la película. También la leyenda dice que las dos se disgustaron mucho cuando vieron dicha versión y comprobaron que en las canciones su voz había sido sustituida.

Otra que se llevó una gran decepción con uno de estos musicales fue Julie Andrews (¿o era Trinos?). Andrews había sido la Eliza en la versión teatral de ‘My Fair Lady’, que también tenía a Rex Harrison de Profesor Higgings entonces. Parecía lo más natural que, habiendo tenido tanto éxito, la interpretara también en la versión cinematográfica. Pues no. Alguien consideró que Trinos no iba a resultar bien en el cine y la excluyeron del reparto.

Por suerte otro alguien en esa misma época pensó lo contrario y la fichó para ‘Mary Poppins’. Así que Julie pudo resarcirse del disgusto y, gracias a su propia voz entre otras cosas, consiguió birlarle el Oscar de mejor actriz a Audrey / Eliza.

Aunque esa voz dobladora era anónima para los espectadores, ni siquiera apareció en los títulos de crédito de ninguna de las dos películas, supongo que el cine es al final como cualquier otro mundillo y, antes o después, todo se sabe. Así que en algún momento se supo que esa voz era la de Marni Nixon. Y ese algún momento llegó antes de que empezara el rodaje de ‘Sonrisas y Lágrimas’ (ya pensabais que no aparecía ¿eh?). ¿Y qué más da? Pensaréis. Pues no da igual.

Resulta que Marni iba a ser una de las monjas del convento del que sale Trinos al encuentro del amor. Y, leyenda otra vez, cuentan que Marni estaba muy nerviosa por cómo sería la reacción de Trinos el primer día de rodaje. Digamos que se sentía corresponsable de que Audrey hubiera conseguido robarle a Eliza. ¿Y qué pasó? (si es que queda alguien ahí) pues dicen que ese temido primer día Julie se acercó a Marni y le dijo ‘I love your work’.

Y esto est todo. Marni Nixon es quien relaciona a las tres pelis. (Aunque lo mismo esto es vox populi y ando yo aquí tirándome el pisto y haciendo este ladrillo para nada).

Documentándome (cómo suena esto) para completar lo que quería contar en este post he descubierto que Marni además dobló también a Rita Moreno en algunos trozos de 'West Side Story', a Deborah (soy la más cursi) Kerr en 'El Rey y Yo' y a no sé cuántas más. En Wikipedia lo tenéis, si es que os quedan ganas.

8 comentarios:

  1. Pues yo no lo sabía. Me ha molado tu historia, me encantan los cotilleos de cine.

    ResponderEliminar
  2. ¿Así que Julie Trinos era la única verdadera sin doblez alguno? Mmm, hoy día necesitaríamos subirle un poco el sex appeal, buscarle un buen empotrador y ¡a por el Oscar!

    Muy, muy entretenido este post.

    ResponderEliminar
  3. A mí esta historia me la va contando a trozos y yo hago como que no me entero, pero sí que tenía todas las piezas encajadas.

    Buen, y erudito, post.

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado el post. Sobre todo porque dos de ellas son mis más favoritas (My Fair Lady y West Side Story). ¿No sabrás algun cotilleo de "Los Paraguas de Cherburgo", no? Igual no que los franchutes, ya se sabe.
    Anónima Marta

    ResponderEliminar
  5. Buenísimos cotilleos... habría que ver si en los musicales de ahora hay alguna que no esté doblada...

    ResponderEliminar
  6. Anónima Marta, Los paraguas de Cherburgo es una carencia que tengo que subsanar pronto. Está ahí en mis pendientes pero no la he visto. Lo siento.

    ResponderEliminar
  7. María, los musicales de ahora no sé yo si son musicales siquiera ;)

    Doctora, Amanita me alegro de que os guste

    ResponderEliminar
  8. ND, empiezo a sospechar que lo tuyo de cerrar los oídos es solo pose, mmmhhhhh

    ResponderEliminar