Una de telerrealidad irreal (recompuesto)

Muchas gracias a Molinos por haberme pasado de nuevo el post, porque yo, salvo que aparezca de nuevo por obra de google, lo doy por perdido. Gracias también a todos los que me habéis ayudado y dado consejos para recuperarlo. Los comentarios se han perdido de momento, pero no se puede tener todo...

Ayer sucedió algo poco habitual. Estaba bastante cansado después del congreso de trenes sin trenes (Amanita dixit) y de ir con J a la compra. Me engatusó para comprar media sandía, aunque estaba bastante cara, pero después de quedarse tan buenecito mientras su hermana se iba de cumple no pude negársela.

Cargar con media sandía, un kilo de naranjas, otro de peras, dos litros de zumo, las mochilas de los niños y a la vez darle la mano a J me dejó la otra mano hecha unos zorros. Además, me había puesto unas deportivas viejas que me han destrozado un dedo del pie. Va a ser verdad que me crecen los pies, porque antes me quedaban bien.

El caso es que me iba a ir a dormir incluso antes de las 10 cuando vi un tuit de Bichejo en el que hablaba sobre Alaska y Mario Vaquerizo y puse la tele para verlo. Me quedé atrapado en el sofá.

No podía creerme lo que veía. Es un reality show tipo americano en el que las cámaras son testigos del día a día de los protagonistas. Para empezar la casa es indescriptible. Todas las paredes de colores vitamínicos (el otro día lo dijeron en un anuncio en la radio de El Corte Inglés, y si el corte lo dice, pues se llamarán así) sin un solo hueco en paredes y suelos. Todo abigarrado y alucinante. Ese cuarto de baño con Elvis Presley en las paredes, esa cocina en negro, el otro cuarto de baño verde pistacho... puff. Pero los protagonistas son ellos dos. Es otro tipo de vida, por supuesto, no tiene ni un punto de contacto con la mía y a lo mejor por eso me quedé totalmente atrapado. A Anniehall le pasó lo mismo y tuvimos una conversación en directo a través del twitter entre Bichejo, Juanjo, Anniehall y yo mismo que fue muy divertida. A Anniehall se le saltaban las lágrimas en algunos momentos. Tenía total posesión del ordenador y a mí me tocaba tuitear a través del teléfono.

Hubo momentos de gran perplejidad como cuando rompieron las anillas de plástico de los packs de cervezas para no matar a los delfines (¿delfines en Madrid?) o cuando están tirando la comida porque se ponen a dieta y Mario le dice a Alaska 'también te da tentación las lentejas?' o cuando compran una báscula y no les funciona y Mario dice 'a lo mejor va por solar' y... bueno, infinitud de momentos estelares. Cuando van con el carro por el corte inglés y tiran los botes de tomate. Las clases de inglés de Mario o cuando llega a la casa de su cirujano plástico y le atiende un filipino con cara de mala leche. Impresionante. Me dejaba anonadado y me lo pasé muy bien. Entiendo que ellos son conscientes de la imagen que ofrecen, que es la que ellos quieren y ciertamente a mí me ha enganchado. Yo nunca he visto programas como gran hermano o supervivientes o todos esos, nunca me ha interesado lo más mínimo, pero éste sí. Cosas.

En fin, me dejo muchas cosas en el tintero, pero os recomiendo que lo veáis. Vedlo y comentadlo en twitter porque yo me lo pasé muy bien que creo que es el objeto del programa. Yo creo que ellos son los primeros que se toman a broma a sí mismos. El próximo miércoles no me lo pierdo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario