El guardarropa

Hasta que yo tuve, no sé, unos catorce años mi madre no usó pantalones. Los había llevado de más joven, sí, campanas, vaqueros... Pero mis primeros recuerdos de ella son siempre con falda. También me acuerdo de unas navidades, cuando las cuatro hermanas, en una de esas conversaciones desquiciantes en las que todas hablan a la vez, decidieron que si la Preysler podía, ellas también. Que se iban a atrever con la minifalda. Y entonces empezaron a ponerse unas atrevidísimas minis... medio palmo por encima de la rodilla. A ver, no es que sean unas mojigatas, es que ya habían cumplido los cuarenta y no les parecía estar en edad de lucir muslamen. (Horror, ahora que lo pienso no debían de ser mucho mayores de lo que yo soy ahora, al menos las 'pequeñas').

Y también llegó un momento, no se muy bien por qué, en que decidió volver a los pantalones. Y poco a poco, fueron adueñándose de su armario y ahora lo raro es que se ponga falda o vestido. Durante muchos años renegó de los vaqueros, esa prenda incomodísima que da calor en verano y frío en invierno y que además es durísima y se clava en todas partes. Ya habréis imaginado que también cayó ¿no? Pues eso.

La evolución en los guardarropas de sus hermanas y mi otra tía ha sido muy similar por lo que esta muestra tan representativa (de cinco mujeres, cinco) para mí es paradgimática de esa su generación. Ahora estoy por ver si caen en las aberraciones al pantalón en las que sí han caído otras muchas mujeres de mediana edad, a saber:
  • El chándal. Jamás las he visto en chándal. Mi madre estuvo exenta en el cole (donde además la hacían con ¡pololos!) y aunque después sí ha hecho gimnasia de mantenimiento con cierta inconstancia, nunca, nunca la he visto en chándal. Supongo que (ella sí) solo se lo pone para lo que es menester, o sea, hacer deporte. No para comprar el periódico ni para pasear al perro que nunca tuvimos.
  • La bermudita. Otro punto para ellas. Sí, unos shorts en una jovencita están muy bien. Incluso unos pantalones cortos si el cuerpo acompaña. Pero a ciertas edades y con determinados tipos, ese pantaloncito un poco por encima de la rodilla con las perneras anchas es como ponerse un saco de patatas. Un horror.
  • El piratita. Esto es una plaga. Te vas de vacaciones y te las encuentras en el avión, en la playa, de paseo... Pues que lo sepáis: os sienta de angustia. Es verdad que no parecéis sacos de patatas. Es verdad que su longitud, un pelín por debajo, oculta las rodillas que muchas veces no son para enseñarlas. Pero también es verdad que esa longitud acorta las piernas y ensancha el culo (culos que a esas edades, la verdad, no son como para ensancharlos con efectos ópticos). O sea que os hacen más bajitas y más culonas. Justo lo que estabais necesitando. Y luego están los géneros. ¿Qué demonios ha sido del algodón? No, ahora, en el mejor de los casos son de lino. Que sí, en verano es muy fresquito pero se arruga con mirarlo y parece que te acabes de levantar de una siesta de cinco horas en cuanto te lo pones, así que no es lo mejor para un viaje en avión. Mucho peores son todos esos tejidos sintéticos medio chándal, medio chubasquero (¡en pantalones!), medio brillantes, en colores de camuflaje... que parece que solo a mí me dan grima. ¡Cuánto daño han hecho la tienda azul y el coronel aventurero esos! No sigo, no sigo que ya os haceis una idea de lo que me va el piratita.
Pues eso, ellas, mis mujeres, todavía no han caído en esto y yo se lo agradezco. Y sería malo (para mí verlo, supongo que todas ellas irán tan cómodas) pero más miedo todavía me da pensar que la moda del legging dure dos o tres temporadas más. Porque entonces lo del pirata no será nada, queridos, nos parecerá el colmo del refinamiento en cuanto empecemos a ver en todas partes hordas de mujeres con leggings y sin vergüenza. Dios no lo quiera.

16 comentarios:

  1. Gracias por escribir un post para no seguir flagelándome por el escaso (nulo) éxito del anterior!!

    Respecto a los ropajes de gente de 'mediana edad' no tengo nada que añadir. Sí diré que en Berlín casi todas las mujeres llevaban leggings negros, fueran a la compra, a trabajar o de fiesta.

    ResponderEliminar
  2. Es que los estilismos alemanes... no me hagas hablar y acotemos este post a los estilismos españoles.

    ResponderEliminar
  3. Mi madre no usaba pantalones, siempre faldas.

    ResponderEliminar
  4. Mucho mejor que los piratas, el chándal o las bermudas, Peque. Mujer sabia.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. ¿Qué son los leggins? me quedé en los lemmings y en los gremlins.

    A mi los pantalones piratas me gustan, en verano y en tiempo libre los uso mucho, ¿o lo que dices no aplica al género masculino? yo creo que no me hacen el culo nada de gordo ni me acortan las piernas.

    ResponderEliminar
  7. Hablo de mujeres en cierto tramo de edad, pensé que había quedado claro...

    Hermano E, tu madre debe de ser algo mayor que la mía, supongo. En esa generación el pantalón es más raro.

    ResponderEliminar
  8. Annie, eres malvada, seguro que a alguien le sientan bien los piratas... si tiene menos de 10 años, claro.

    ResponderEliminar
  9. Mi madre es una moderna. Y es delgadísima, pesaba 40 kilos cuando se casó, y casi 40 años después pesa 10 más.

    Total, que se ha puesto las minifaldas más minis que he visto...ahora ya no, claro, dice que "tengo las piernas, pero no la edad", y no quiere. No querrá, pero en mi boda iba cortísima!!

    No era yo consciente de lo de los piratas, hasta hace un rato, que ha aparecido mi jefa cincuentona con unos. Angustia es poco.

    ResponderEliminar
  10. Los leggins son el horror, y cuanto más mayor eres peor. Mi madre más o menos va en el mismo estilo, yo recuerdo verla de pequeña siempre con faldas o vestidos; ahora lleva pantalones de tela para trabajar, y vaqueros en su tiempo libre. Y tan contenta, oye XD.

    ResponderEliminar
  11. Que conste que yo piratas y leggins tengo o he tenido. Lo que digo es que a determinadas edades ya no pega y además, salvo excepciones, suelen sentar de angustia.

    ResponderEliminar
  12. Por eso yo no los uso. Claro, que faldas tampoco...

    Anniehall tuvo el gusto de indicarme el otro día el aspecto de una portuguesa con leggings como de imitación de piel o algo así... todavía me duelen las retinas!

    ResponderEliminar
  13. De imitación de piel y drapeados por toda la costura lateral exterior. EL HO-RROR!!

    ResponderEliminar
  14. Pues plenamente de acuedo con Anijol en sus apreciaciones, y además amigo Juanjo a los tíos los piratas tampoco nos alargan la pierna ni estilizan el culo. Vamos que ha hecho mucho daño Nadl y sus piratas al género masculino.

    ResponderEliminar
  15. Ya sabía yo que tú eres un hombre razonable, Peter.

    ResponderEliminar
  16. Annie... qué miedo... "esa franja de edad", "esos culos"... Coño, ¡¡que yo estoy en puertas!!

    Creo que te voy a contratar como asesora a partir de mi próximo cumpleaños. ¿No sabrás de alguien que me pueda hacer un tarta de cumpleaños, por cierto?

    Peque, nuestra madre jamás uso pantalones porque tenía muy buen gusto, mucho sentido común, y sabía lo mal que le quedaban.

    ResponderEliminar